Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE

IP/03/944

Bruselas, 3 de julio de 2003

Loyola de Palacio acoge con satisfacción el voto del Parlamento Europeo sobre los derechos de los pasajeros aéreos: gran aumento de las indemnizaciones por denegación de embarque y cancelación de vuelos

Loyola de Palacio, Vicepresidenta de la Comisión Europea responsable de los transportes y la energía, ha acogido con satisfacción el voto de hoy del Parlamento Europeo sobre la propuesta del reglamento de proteger los derechos de los pasajeros aéreos frente a la denegación de embarque, la cancelación de su vuelo o un gran retraso. Según ha declarado: «El voto de hoy es otro paso adelante que confirma los nuevos niveles de indemnización, su extensión a los viajes combinados y la incorporación de indemnizaciones por cancelación: éste es un gran día para nuestro esfuerzo común por centrar las políticas de la UE en los ciudadanos. El apoyo dado a estas propuestas de la Comisión Europea reforzará considerablemente los derechos de los pasajeros y confío en que el Parlamento Europeo y el Consejo llegarán en breve a un acuerdo definitivo sobre este tema tan importante».

Aproximadamente un cuarto de millón de pasajeros aéreos cada año se llevan una sorpresa desagradable al facturar en los aeropuertos de la UE. Han comprado un billete y han reservado un asiento. Entonces la compañía les comunica que su vuelo está sobrerreservado y tienen que embarcarse en otro más tarde. La denegación de embarque ocasiona a los pasajeros grandes molestias y pérdidas de tiempo. Otras malas sorpresas son las cancelaciones no anunciadas y los retrasos que hacen pasar a los pasajeros horas y horas en un aeropuerto.

El texto apoyado por el voto de hoy del PE sustituirá al vigente, que data de 1991 y parecía insuficiente por no disuadir eficazmente a las compañías aéreas de seguir practicando la denegación de embarque, además de no cubrir las cancelaciones por razones comerciales o los grandes retrasos y no aplicarse a los vuelos no regulares, fletados por los operadores turísticos. Esta situación cambiará radicalmente con el nuevo reglamento.

El nuevo reglamento, cuando lo aprueben definitivamente el Parlamento Europeo y el Consejo dentro de unos meses, protegerá eficaz y completamente a los pasajeros gracias a cuatro disposiciones principales

Extender los derechos de los pasajeros aéreos a los pasajeros de todas las clases de vuelos.

El reglamento vigente se limita a los vuelos regulares, que suman casi la mitad del mercado. El nuevo contemplará todos los vuelos, regulares o no (incluido el transporte aéreo vendido como parte de vacaciones combinadas).

Atajar las denegaciones de embarque.

El nuevo reglamento reducirá radicalmente la frecuencia de la denegación de embarque contra la voluntad del pasajero gracias a la combinación de dos medidas:

  • En primer lugar, cuando tengan previsto denegar el embarque a pasajeros y antes de hacer cualquier otra cosa, los compañías aéreas y los operadores turísticos estarán obligados a solicitar voluntarios que renuncien a sus asientos a cambio de ventajas; entonces acordarían con ellos las condiciones del intercambio. Sólo a falta de voluntarios suficientes, se permitiría denegar el embarque a pasajeros contra su voluntad.

  • En segundo lugar, si después de todo las compañías aéreas u operadores turísticos deniegan el embarque a pasajeros, tendrían que abonar una indemnización disuasiva:

    • 250 euros en vuelos de menos de 1500 km.

    • 400 euros en vuelos de entre 1500 y 3500 km.

    • 600 euros en vuelos de 3500 km o más.

Habrá que revisar estas cantidades en un plazo de 4 años.

Así habría un fuerte incentivo en favor de la búsqueda de voluntarios y una disuasión convincente contra la denegación de embarque. En los Estados Unidos, gracias al sistema de voluntarios, la mayoría de los pasajeros de vuelos sobrerreservados renuncian a sus asientos voluntariamente y pocos acaban fuera del avión.

Además de la compensación financiera, los pasajeros a los que se haya denegado el embarque seguirían disfrutando de los dos derechos siguientes:

  • La posibilidad de elegir entre un vuelo alternativo lo antes posible y la devolución del importe de su billete en el caso de que el retraso haya vuelto inútil su viaje.

  • Atención mientras aguarda un vuelo posterior (refrescos, comidas y alojamiento).

Los voluntarios también podrían elegir entre un vuelo alternativo y la devolución del importe de su billete.

Reducir lo más posible las molestias de las cancelaciones.

Cuando las compañías aéreas o los operadores turísticos cancelen vuelos por su culpa (a falta de circunstancias extraordinarias), los pasajeros tendrán el derecho a una indemnización equivalente a las fijadas para la denegación de embarque (la cancelación es una forma extrema de denegación de embarque), a menos que se les haya informado dos semanas antes de la hora programada de salida o se les informe a tiempo y se les reencamine a una hora muy cercana a la del vuelo regular anterior.

Además de la compensación financiera, estos pasajeros disfrutarían de otros dos derechos:

  • La posibilidad de elegir entre un vuelo alternativo lo antes posible y la devolución del importe de su billete

  • Atención mientras aguardan un vuelo posterior.

Ayudar a los pasajeros afectados por grandes retrasos.

Los retrasos en los aeropuertos de la UE se están agravando y es inaceptable dejar en tierra a los pasajeros durante horas. El nuevo reglamento obligaría a atender a los pasajeros afectados por grandes retrasos (refrescos, comidas y alojamiento), los cuales también podrían elegir entre un vuelo alternativo lo antes posible y la devolución del importe de su billete. Además, se obligaría a las compañías aéreas a atender a los pasajeros con necesidades especiales, tales como aquéllos con menor movilidad o niños solos. Sin embargo, no se contempla ninguna indemnización por los retrasos normales por considerarse en general que, aunque muchas deciden hacerlo, sería injusto obligar a las compañías aéreas a atender a todos los pasajeros retrasados porque los retrasos no siempre se pueden imputar a ellas.

El nuevo reglamento se aplicará a los pasajeros:

  • Que partan de un aeropuerto situado en el territorio de un Estado miembro,

  • Que partan de un aeropuerto de un tercer país con destino a un aeropuerto de un Estado miembro, salvo si reciben ventajas o indemnización y se les ha atendido ya en ese tercer país, si la compañía aérea que explota el vuelo afectado es una compañía aérea comunitaria.

Se aplicará a todos los vuelos, lo que significa que van a extenderse los derechos actuales, que se limitan a los vuelos regulares, a los vuelos chárter y a los vuelos de vacaciones combinadas (en este último caso se considerará únicamente la indemnización, ya que otros derechos los contempla ya otra legislación vigente de la UE).


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website