Navigation path

Left navigation

Additional tools

Derecho de sociedades y gestión empresarial: la Comisión presenta un Plan de acción

European Commission - IP/03/716   21/05/2003

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

IP/03/716

Bruselas, 21 de mayo de 2003

Derecho de sociedades y gestión empresarial: la Comisión presenta un Plan de acción

Reforzar los derechos de los accionistas, intensificar la protección de los trabajadores y de los acreedores y mejorar la eficiencia y la competitividad de las empresas son los principales objetivos del Plan de acción titulado "Modernizar el Derecho de sociedades y mejorar la gestión empresarial en la UE" que la Comisión Europea acaba de presentar. El Plan prevé un conjunto de propuestas de medidas globales y prioritarias que abarca varios años. El Plan de acción presta una atención especial a una serie de iniciativas en el ámbito de la gestión empresarial que pretenden aumentar la confianza en los mercados de capitales. El Plan estará sometido a consulta pública durante tres meses. La Comisión publicará una síntesis de los comentarios recibidos que se tendrán debidamente en cuenta. La Comisión tiene intención de poner en marcha algunas iniciativas este año o a principios del próximo año. Simultáneamente al Plan de acción, la Comisión ha publicado diez prioridades para mejorar y armonizar la calidad de las auditorías legales en la Unión Europea (véase IP/03/715).

Frits Bolkestein, Miembro de la Comisión responsable del Mercado interior, afirmó que: "el Derecho de sociedades y la gestión empresarial ocupan un lugar destacado en el debate político en ambas orillas del Atlántico. Ello se debe a que las economías sólo funcionan cuando la gestión empresarial es eficiente y transparente. Hemos comprobado claramente lo que sucede en caso contrario: descienden las inversiones, se destruyen puestos de trabajo y, en los peores casos, de los que existen demasiados ejemplos, los accionistas, los trabajadores, los acreedores y el público en general se ven seriamente perjudicados. Por consiguiente, es necesario adoptar urgentemente medidas para restaurar de forma duradera la confianza del público en los mercados financieros. El Plan de acción proporciona un marco claro, cuidadosamente concebido, que combina la adopción de nuevas normas, cuando ello resulta necesario, con otras soluciones. El Plan contribuirá a realizar con éxito la integración y la modernización del Derecho de sociedades y de la gestión empresarial que reclaman las empresas, los mercados y el público en general. La Comisión asume sus responsabilidades: el sector empresarial europeo debería hacer otro tanto: trabajando conjuntamente, tendremos una oportunidad única para fortalecer y mejorar la gestión de las empresas europeas y convertirnos en un modelo para el resto del mundo."

El Plan de acción constituye la respuesta de la Comisión al informe final que el Grupo de expertos de alto nivel en Derecho de sociedades, nombrado por Frits Bolkestein y presidido por Jaap Winter, presentó en noviembre de 2002. (véase IP/02 /1600).

Finalidades y objetivos

El Plan de acción pretende ser flexible en cuanto a su aplicación, pero firme en lo que se refiere a los principios. También pretende influir en la evolución futura de la normativa internacional.

Sus principales objetivos son:

  • Reforzar los derechos de los accionistas e intensificar la protección de los trabajadores, acreedores y otras partes con las que las empresas mantienen relaciones, velando al mismo tiempo por adaptar adecuadamente el Derecho de sociedades y las normas sobre gestión empresarial a las diversas categorías de empresas.

  • Estimular la eficacia y la competitividad de las empresas, prestando una atención especial a determinados problemas transfronterizos específicos.

¿Por qué es necesario el Plan?

El marco normativo europeo en materia de Derecho de sociedades y de gestión empresarial debe modernizarse por las siguientes razones: el incremento cada vez mayor de las actividades transfronterizas de las empresas europeas en el mercado interior, la continua integración de los mercados de capitales europeos, la rápida evolución de las nuevas tecnologías de información y comunicación, y la próxima ampliación de la UE a 10 nuevos Estados miembros y el impacto sumamente negativo de los recientes escándalos financieros.

El Plan de acción distingue entre prioridades a corto plazo (2003-2005), a medio plazo (2006-2008) y a largo plazo (2009 en adelante), indicando para cada propuesta el tipo de instrumento normativo que debe utilizarse y un calendario aproximado.

El Plan de acción prevé un amplio conjunto de propuestas, tanto legislativas como de otra índole, agrupadas bajo los siguientes títulos:

Gestión empresarial

La Comisión no cree que un Código europeo de gestión empresarial ofrezca un valor añadido significativo y considera, por el contrario, que añadiría un estrato más entre las normas internacionales y los códigos nacionales. Sin embargo, un planteamiento basado en una autorregulación del mercado asentada exclusivamente en recomendaciones no vinculantes, no basta para garantizar una gestión empresarial sana. Teniendo en cuenta la integración cada vez mayor de los mercados de capitales europeos, sería conveniente que la Unión Europea adoptase un planteamiento común que incluyese un pequeño número de normas esenciales y que garantizase una coordinación adecuada de los códigos nacionales de gestión empresarial.

La Comisión considera que las siguientes iniciativas son las más urgentes:

  • Introducción de un informe anual sobre gestión empresarial. Las sociedades que cotizan en bolsa tendrían que incluir en su documentación anual un informe que describa de forma coherente los principales aspectos de sus estructuras y prácticas de gestión empresarial.

  • Elaboración de un marco normativo con el fin de ayudar a que los accionistas ejerzan diversos derechos (por ejemplo el derecho a plantear preguntas, presentar resoluciones, votar sin estar presentes, participar en las juntas generales a través de medios electrónicos). Estas posibilidades deberían ofrecerse a todos los accionistas de la UE y los problemas específicos que plantea el voto tranfronterizo deberían solucionarse lo más rápidamente posible.

  • Aprobación de una recomendación dirigida a reforzar el papel de los consejeros no ejecutivos y de los miembros de los consejos de vigilancia (independientes). Deberían definirse unos estándares mínimos europeos en lo que atañe a la creación, la composición y el papel de los comités de nombramientos, de remuneración y de auditoría, que los Estados miembros tendrían que aplicar sobre la base del principio "cumplir o justificar el incumplimiento".

  • Aprobación de una recomendación sobre la remuneración del personal directivo. Se debería invitar rápidamente a los Estados miembros a establecer un sistema normativo que refuerce la influencia de los accionistas y les proporcione una información más transparente, lo que incluye una información más detallada sobre las remuneraciones individuales.

  • Creación de un Foro Europeo sobre Gestión Empresarial que contribuya a fomentar la coordinación y la convergencia de los códigos nacionales, tanto en lo que se refiere a su aplicación como al control de dicha aplicación.

El Plan de acción propone otras iniciativas sobre gestión empresarial: mejorar la información sobre el papel desempeñado por los inversores institucionales en la gestión empresarial; dar mayor importancia al principio de proporcionalidad entre participación en el capital y control; ofrecer a las empresas que cotizan en bolsa la opción de elegir entre estructuras directivas monistas y dualistas, y aumentar la responsabilidad del personal directivo en lo referente a los informes financieros y de otra índole claves. Por último, el Plan de Acción señala que existen sobrados motivos para que, a medio o largo plazo, se intente instaurar una verdadera democracia accionarial. A tal efecto, la Comisión tiene intención de efectuar un estudio sobre las consecuencias que ello acarrearía.

Mantenimiento y modificación del capital

La Comisión considera que una simplificación de la Segunda Directiva "Derecho de sociedades" de 1976, sobre la constitución de las sociedades anónimas y el mantenimiento y las modificaciones de su capital, aumentaría la eficacia y la competitividad de las empresas sin reducir, por ello, la protección de los accionistas y de los acreedores.

Por consiguiente, a corto plazo, es prioritario presentar una propuesta para modificar la Segunda Directiva. Esa propuesta puede incluir una relajación parcial de determinadas normas (aplicables fundamentalmente a las contribuciones en especie, a la adquisición de acciones propias o a la limitación o la supresión del derecho de suscripción preferente que obliga a las empresas a ofrecer en primer lugar a sus accionistas los nuevos títulos emitidos).

Esta propuesta también podría incluir la introducción de un "derecho de cesión obligatoria", lo que supondría que el poseedor de una participación ampliamente mayoritaria en una empresa podría forzar a los accionistas minoritarios a vender sus títulos a un precio justo, así como un "derecho de compra obligatoria" que permitiría a los accionistas minoritarios obligar a un accionista ampliamente mayoritario a comprarles sus títulos a un precio justo. Estas reformas serían más ambiciosas que las previstas en la propuesta de directiva sobre las ofertas públicas de adquisición, que sólo admite el ejercicio de esos derechos en el caso de sociedades que coticen en bolsa y siempre que se haya producido una oferta de adquisición.

Posteriormente, podría proponerse como opción a los Estados miembros un sistema alternativo que no esté basado en el concepto de capital legal. A medio plazo, la Comisión realizará un estudio sobre la viabilidad de una alternativa basada en una prueba de solvencia.

Grupos y pirámides

Los grupos de empresas, que son frecuentes en la mayor parte de los Estados miembros, constituyen una manera legítima de operar, pero pueden entrañar riesgos para los accionistas y los acreedores. Una mayor transparencia puede contribuir a minimizar esos riesgos. Las iniciativas dirigidas a mejorar la información financiera y no financiera facilitada por los grupos se consideran prioritarias a corto plazo. Con tales iniciativas se pretendería garantizar una mejor información sobre la estructura del grupo y las relaciones intragrupales, así como sobre la situación financiera de los diversos componentes del grupo.

El Plan de acción aboga por una normativa marco que permita a aquéllos que gestionan una empresa que pertenece a un grupo aplicar una política de grupo coordinada. El Plan subraya la necesidad de combatir las pirámides abusivas, definidas por el Grupo de expertos de alto nivel como cadenas de sociedades de cartera cuyos únicos o principales activos son su participación en el accionariado de otra empresa que cotiza en bolsa.

Reestructuración y movilidad empresariales

Las empresas europeas deben poder extender más fácilmente sus actividades a otros Estados miembros de la UE. La Comisión tiene intención de presentar a corto plazo una nueva propuesta de Décima Directiva "Derecho de sociedades" para facilitar las fusiones entre sociedades de Estados miembros diferentes, así como una propuesta de decimocuarta directiva "Derecho de sociedades" referente la transferencia de los centros de actividad o las sedes sociales de las empresas de un Estado miembro a otro.

El Plan de acción también aborda: la simplificación de algunos de los requisitos exigidos por la Tercera Directiva "Derecho de Sociedades" (fusiones nacionales) y la Sexta Directiva (escisiones nacionales), y la introducción de los derechos de cesión y compra obligatorias para todas las sociedades anónimas (véase más arriba).

Otros asuntos

El Plan de acción incluye otras propuestas:

  • Realizar un estudio de viabilidad sobre la posible introducción de un Estatuto de la empresa privada europea, que fundamentalmente respondería a las necesidades de las PYME que desarrollen sus actividades en más de un Estado miembro.

  • Apoyar a corto plazo el proceso en curso dirigido a introducir una serie de nuevas formas jurídicas europeas (cooperativa europea, asociación europea, mutua europea), y reflexionar a largo plazo sobre la posible elaboración de una fundación europea.

  • Ampliar las obligaciones de información a una serie de entidades de responsabilidad limitada que existen a escala nacional.

  • Simultáneamente al Plan de acción, la Comisión ha publicado diez prioridades para mejorar y armonizar la calidad de las auditorías legales en la Unión Europea para garantizar que los inversores y otras partes interesadas puedan confiar plenamente en la exactitud de las cuentas revisadas y evitar conflictos de intereses (véase IP/03/715)

Próximos pasos

El Plan de acción se someterá a la consideración del Parlamento Europeo y del Consejo.

El Consejo "Competitividad", que fue quien inicialmente invitó a la Comisión a presentar el Plan de acción una invitación refrendada por el Consejo de Ministros de Economía y Hacienda y por los Jefes de Estado y de Gobierno en el Consejo Europeo de 20 y 21 de marzo de 2003 - ha declarado su intención de dar carácter prioritario a este Plan.

Mientras tanto, se invita a todas las partes interesadas a enviar sus observaciones, antes del 31 de agosto de 2003, a la siguiente dirección electrónica:

MARKT-COMPLAW@ec.europa.eu

La Comisión publicará una síntesis de los comentarios recibidos, y los tendrá en cuenta a la hora de aplicar el Plan de acción. El texto íntegro del Plan puede consultarse en:

http://ec.europa.eu/internal_market/en/company/company/news/index.htm Véase asimismo MEMO/03/112


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website