Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

Ip/03/436

Bruselas, 26 de marzo de 2003

Mercados de valores: La Comisión propone una Directiva para aumentar la protección de los inversores y la transparencia

La Comisión Europea ha presentado una propuesta de Directiva que introduce requisitos mínimos de transparencia para la información que deben proporcionar las sociedades cuyos valores se negocian en un mercado regulado como la bolsa. La propuesta, pieza fundamental del Plan de acción en materia de servicios financieros, pretende a incrementar la protección de los inversores, atraer inversores al mercado europeo y mejorar la eficacia, apertura e integridad de los mercados europeos de capitales. También suprimirá algunos obstáculos nacionales a los requisitos de transparencia, que pueden hacer que los emisores no quieran que sus valores estén admitidos a cotización en más de un mercado regulado de la UE. Para lograr estos objetivos, la Directiva propuesta modernizará el nivel y la frecuencia actuales de la información financiera obligatoria que los emisores tienen que facilitar a los mercados a lo largo del ejercicio presupuestario. También simplifica los requisitos que los emisores deben cumplir sobre el régimen lingüístico y sobre el modo en que se difunde la información. La propuesta se presentará al Parlamento Europeo y al Consejo de Ministros de la UE para su adopción según el procedimiento denominado de "codecisión".

El Comisario de Mercado interior, Frits Bolkestein, manifestó que: "La propuesta pretende asegurar que las decisiones en materia de inversión estén basadas en una información sólida sobre los emisores de valores -información disponible para todos los inversores, grandes y pequeños, expertos y no expertos. Unas decisiones en materia de inversión mejores y más fundadas propiciarán una mejor asignación del capital. Esto ayudará tanto a las sociedades con cotización en bolsa como a los inversores, y reportará enormes beneficios a la economía europea en general. Un mercado interior verdadero de servicios financieros necesita que los inversores puedan invertir fácilmente y con confianza a través de las fronteras. Quiero que esto se consiga sin una carga excesiva sobre los emisores. Así pues, en comparación con la práctica actual en los EE.UU. hemos optado por unos períodos de publicación menos exigentes y una mezcla más pragmática de informes financieros semestrales más detallados y una información financiera trimestral más breve pero fiable. Esto es lo mínimo que necesitan los mercados modernos de capitales para atraer más inversión de más personas. Las empresas avanzadas no ven la transparencia como un esfuerzo inútil, sino como una inversión en pro de la lealtad y la confianza."

La propuesta de la Comisión, que se produce tras amplias consultas desarrolladas a lo largo de dos años con los mercados, reguladores y otras partes interesadas, se integra en una estrategia general para mejorar la claridad, fiabilidad y comparabilidad de la información proporcionada a los inversores. Otras iniciativas afines de la Comisión se ocupan de las normas de contabilidad, los prospectos y el derecho de sociedades.

La Directiva propuesta modernizará la legislación actual de la UE para alinearla con los requisitos de una economía de ámbito más internacional.

Alcance

La Directiva propuesta se aplicará a todas las empresas cuyos valores estén admitidos a cotización en un mercado regulado de la UE. Tiene en cuenta las particularidades de los mercados de obligaciones al por mayor, como los mercados Eurobond, siguiendo la misma línea que la Directiva sobre prospectos (actualmente ante el Consejo y el Parlamento). No habrá así requisitos periódicos de información para los emisores que solamente emitan bonos de una denominación igual o superior a 50.000€.

Información que debe divulgarse

La Directiva pone al día y moderniza los requisitos de información periódica para los emisores de los valores. La actual legislación de la UE tiene ya unos veinte años, y debe modernizarse para tener en cuenta la introducción de las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) para todas las sociedades con cotización en bolsa de la UE a partir de 2005 (véase IP/02/827 and IP/01/200 and MEMO/01/40). Varios Estados miembros han incrementado ya sus requisitos de divulgación obligatoria de información para los emisores, superando con creces los requisitos que actualmente impone la legislación de la UE.

La Directiva propuesta establece una mayor transparencia de mercado para todos los inversores al tiempo que evita cargas y costes innecesarios para los emisores. Introduce una combinación pragmática de unos informes financieros semestrales más detallados y una información financiera trimestral menos extensa durante el primer y el tercer el trimestre de cada ejercicio.

La Directiva propuesta exige a todos los emisores de valores que faciliten periódicamente al público:

  • un informe financiero anual auditado (estados financieros basados en las Normas Internacionales de Contabilidad) y un informe de actividad, en el plazo de tres meses a partir del fin de cada ejercicio

  • un informe financiero semestral condensado basado en las Normas Internacionales de Contabilidad sobre la información financiera intermedia (NIC 34) así como una actualización del último informe anual de actividad.

Además, los emisores de acciones deberán también publicar un informe de información financiera trimestral menos extenso durante el primer y el tercer trimestre de cada ejercicio. Incluirá el volumen de negocios, las pérdidas y ganancias netas antes o después de la deducción de impuestos, más una información, si así lo decide el emisor, sobre la tendencia a corto plazo del futuro desarrollo de la empresa para el resto del ejercicio. Los Estados miembros no podrán exigir a los emisores de valores que hagan pública esta información sobre la tendencia a corto plazo en sus informes trimestrales.

Según la propuesta, se requerirá a las sociedades que solamente emiten títulos de deuda, que actualmente no están sujetas a ningún requisito de información intermedia, que publiquen informes financieros semestrales durante los primeros seis meses del ejercicio.

Toda esta información intermedia deberá presentarse en el plazo de 60 días después del fin del período de que se trate.

La Directiva propuesta también moderniza los actuales requisitos de la información no periódica:

  • para dar el público una información más rápida y mejor sobre los intereses materiales de los accionistas importantes, deberán divulgarse los cambios de la estructura del accionariado de los emisores dentro de plazos más cortos. Los accionistas implicados y la propia sociedad tendrán que garantizar la publicación de esa información

  • los emisores de valores tendrán que facilitar información a los tenedores de acciones y obligaciones para facilitar su participación en las juntas generales. Esto incluiría información sobre la votación por poderes conforme al derecho del Estado miembro de origen del emisor.

La propuesta permitiría a las sociedades transmitir esta información por medios electrónicos, bajo ciertas condiciones (véase a continuación). Sin embargo, no trata sobre las condiciones de la votación electrónica ni armoniza la votación por poderes en la UE. Estos problemas están relacionados con el derecho de sociedades y la gobernanza corporativa, para los que la Comisión publicará esta primavera una Comunicación por separado que recoge el informe de noviembre 2002 del Grupo de alto nivel de la Comisión de expertos en derecho de sociedades (véase IP/02/1600).

Régimen lingüístico

La Directiva propuesta establece requisitos sobre el régimen lingüístico. Actualmente, cada Estado miembro en el que cotiza una sociedad puede exigir que la divulgación de información al público se efectúe en su lengua o lenguas oficiales. Las respuestas a la consulta demostraron que los emisores cuyos valores se cotizan en varios Estados miembros deben incurrir en gastos y complicaciones para divulgar la información en muchas lenguas distintas. Según la Directiva propuesta, cuando divulguen información al mercado de un Estado miembro de acogida, los emisores podrían utilizar, además de la lengua de su propio Estado miembro de origen, una lengua habitual en ámbito internacional de las finanzas.

Difusión de la información al público

La Directiva propuesta se aseguraría de que los emisores difunden puntualmente la información en su Estado miembro de origen y en el extranjero. Para ello, los emisores podrían, bajo su discreción, utilizar medios de difusión situados fuera de su Estado miembro de origen o canalizar toda la información financiera a través de una sola fuente. Los Estados miembros de acogida donde se negocian los valores de un emisor no podrían imponer su propia política, sino que tendrían que permitir que el emisor se sirva de su sitio Internet, dotado de un sistema eficaz de alerta electrónica cuyos detalles serían fijados más adelante mediante normas de aplicación. La propuesta también prevé, en su caso, que la Comisión determine una lista de los medios que el Estado miembro de origen pueda imponer.

Antecedentes

La Comisión elaboró su propuesta sobre la base de amplias consultas realizadas a lo largo de más de dos años con autoridades nacionales, emisores de valores, inversores, auditores, bolsas y participantes del mercado (véase IP/02/684).

La propuesta se ha elaborado de conformidad con los acuerdos institucionales establecidos en la resolución del Consejo Europeo de Estocolmo, que se basaban en las recomendaciones del Comité de sabios presididos por el barón Alexander Lamfalussy sobre la eficacia y la transparencia del proceso legislativo de la UE relativo a los mercados de valores (véase IP/02/195). Es por tanto una "directiva marco", conforme al acuerdo de febrero de 2002 con el Parlamento Europeo sobre la mejora de la regulación de los mercados de valores de la UE.

La propuesta establece las obligaciones generales de alto nivel que las autoridades de los Estados miembros tendrían que hacer cumplir. También prevé el uso de medidas técnicas de aplicación para asegurar una puesta en práctica uniforme y adaptarse a los cambios del mercado y a las realidades de la supervisión. El alcance de las medidas de aplicación se decidirá por el procedimiento de codecisión entre el Parlamento Europeo y el Consejo. Las medidas de aplicación de la Comisión se desarrollarán con el asesoramiento técnico del Comité de reguladores europeos de valores (CESR), tras efectuar una consulta abierta con los profesionales del mercado.

El texto completo de la propuesta puede consultarse en el sitio Internet de la Comisión en:

http://ec.europa.eu/internal_market/en/finances/mobil/index.htmVer también :

MEMO/03/68.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website