Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

ip/02/247

Bruselas, 13 de febrero de 2002

La Comisión adopta una nueva política de clemencia para las empresas que faciliten información sobre acuerdos entre empresas

La Comisión Europea dio el miércoles otro paso importante para poner al descubierto y desmantelar los acuerdos de fijación de precios y otros acuerdos tipificados. La Comisión adoptó por unanimidad una nueva política de clemencia que brinda mayores incentivos a las empresas para que denuncien las violaciones más graves de la normativa de competencia. Conforme a las nuevas normas, la Comisión concederá plena inmunidad frente a las multas a la primera empresa que presente pruebas respecto de un acuerdo desconocido para la Comisión o no autorizado por ésta. Esta política de clemencia constituye la actualización de un documento anterior de 1996. Mario Monti, comisario de Competencia, afirmó que la "detección y persecución de los acuerdos entre empresas es una de mis máximas prioridades. La política de clemencia de 1996 ha desempeñado un papel importante en el descubrimiento y la sanción de los acuerdos secretos en los últimos cinco años. La nueva política creará unos incentivos aún mayores para denunciar esta plaga de la economía que permite a ciertas empresas obtener beneficios ilícitos a costa de los consumidores".

Los acuerdos secretos entre empresas son la violación más grave de la normativa de competencia puesto que redundan invariablemente en unos precios más altos. Perjudican a la industria y a los consumidores europeos tanto si revisten la forma de fijación de precios o de acuerdos de reparto del mercado, de asignación de cuotas de producción o de ofertas fraudulentas. Tal comportamiento ilícito encarece las materias primas y los componentes y, a largo plazo, lleva a una pérdida de competitividad y a una reducción del empleo. Por ello, estos acuerdos están expresamente prohibidos por el artículo 81 del Tratado de la Unión Europea.

La detección, prohibición y sanción de acuerdos entre empresas es una de las máximas prioridades de la Comisión en el ámbito de la política de competencia.

El mayor desafío en la lucha contra los acuerdos tipificados es desmantelar el secreto que los envuelve y contrarrestar los cada vez más sofisticados medios con que cuentan las empresas para ocultar el comportamiento colusorio.

Siguiendo la experiencia de los Estados Unidos en este ámbito, la Comisión adoptó en 1996 su primera Comunicación sobre la no imposición o la reducción de multas para empresas que la asistan en la detección y persecución de estos carteles.

Esta política contribuyó significativamente a la adopción de diez decisiones en materia de carteles en 2001, en las que se multó a 56 empresas con un importe total de 1 836 millones de euros, una cifra récord en comparación con cualquier año previo y que supera incluso el importe total de las multas impuestas en todo el período anterior, es decir, desde la creación de la CE hasta el año 2000.

Con arreglo a lo decidido en 1996, la Comisión revisó el año pasado la experiencia adquirida en la aplicación de la Comunicación de no imposición o reducción de multas. Tras consultar con las autoridades de competencia de los quince Estados de la UE y con los sectores empresariales y jurídicos, concluyó que la política podía mejorarse en lo relativo a la transparencia y la seguridad jurídica para hacerla más atractiva de cara a las empresas que deseen denunciar un acuerdo.

Principales aspectos de la revisión

  • La Comisión concederá plena inmunidad frente a las multas:

    • al primer miembro del acuerdo que informe a la Comisión de un acuerdo no descubierto y proporcione información suficiente que permita a la Comisión poner en marcha una inspección en los locales de las empresas sospechosas; o

    • al primer miembro del acuerdo que proporcione las pruebas que permitan a la Comisión determinar la existencia de una infracción, cuando la Comisión ya esté en posesión de suficiente información para poner en marcha una inspección pero no para determinar la existencia de una infracción. Este tipo de inmunidad sólo se aplica en caso de que ningún otro miembro del acuerdo se haya acogido a la inmunidad del primer supuesto.

Por lo tanto, la inmunidad frente a las multas recompensará a las empresas que faciliten a la Comisión información privilegiada y pruebas importantes en dos fases cruciales de la investigación de un acuerdo, ya sea poniendo al descubierto un acuerdo hasta entonces desconocido o suministrando nuevas pruebas cruciales que permitan perseguir con éxito a los miembros del acuerdo.

Para obtener la plena inmunidad, la empresa debe además cooperar plenamente y de forma continuada con la Comisión, proporcionar todas las pruebas que obren en su poder, poner inmediatamente fin a la infracción y no haber tomado medidas para obligar a otras empresas a participar en el acuerdo.

La nueva política contrasta con la antigua Comunicación de 1996 por cuanto ésta exigía que una empresa proporcionara pruebas "determinantes" y excluía de la plena inmunidad a las empresas que hubieran actuado como instigadoras de un acuerdo o desempeñado un papel determinante en el mismo. Ambas disposiciones dejaban un margen de interpretación y, por tanto, de incertidumbre respecto de qué debía entenderse por información determinante y que significaba ser un instigador o desempeñar un papel determinante.

En los cinco años hasta finales de 2001, la Comisión concedió la plena inmunidad en tres ocasiones: a Rhône-Poulenc respecto de su participación en dos de los tres acuerdos sobre vitaminas en los que resultó estar implicada, a una filial de Interbrew en el acuerdo de cerveceros de Luxemburgo y a la empresa sudafricana Sappi por la valiosa información y cooperación proporcionada en el acuerdo sobre el papel autocopiativo (véase, respectivamente, IP/01/1625 de 21 de noviembre de 2001, IP/01/1740 de 5 de diciembre 2001, IP/01/1892 de 20 de diciembre de 2001).

  • Otra innovación consiste en que una empresa que cumpla las condiciones para la inmunidad recibirá rápidamente una carta de la Comisión confirmándole que se le concederá la inmunidad si se atiene a las condiciones establecidas en la Comunicación.

  • Al igual que en 1996, la nueva Comunicación también contempla la reducción de multas para empresas que no puedan acogerse a la inmunidad, pero que faciliten pruebas que tengan un "valor añadido significativo" respecto de las que ya obran en poder de la Comisión y pongan fin a su participación en el acuerdo.

La primera empresa que cumpla estas condiciones recibirá una reducción del 30-50% de la multa que se le habría impuesto en otras circunstancias; la segunda, una reducción del 20-30%, y las empresas subsiguientes, una reducción de hasta el 20%.

En cada una de estas franjas, la cantidad final de la reducción dependerá, a su vez, del momento en que se hayan proporcionado las pruebas y de la calidad de dichas pruebas. También se tendrá en cuenta el grado de cooperación de la empresa a lo largo del procedimiento de la Comisión.

Las empresas que soliciten con éxito una reducción de multa también recibirán una carta en la que se les indicará la franja de reducción a la que, en principio, tendrán derecho. Esta carta se enviará a más tardar el día de la notificación del pliego de cargos.

La nueva política no sólo aumentará la seguridad jurídica brindada a las empresas, sino que además aumentará su transparencia y previsibilidad.

El Comisario Monti añadió que "esta nueva Comunicación no debe en modo alguno interpretarse como un planteamiento más clemente en la lucha contra la fijación de precios y otras prácticas anticompetitivas. Al contrario, la nueva política aumentará la probabilidad de detección de acuerdos, un hecho que, junto con la determinación de la Comisión de imponer multas de alcance disuasorio, debería disuadir a las empresas de antemano de adoptar un comportamiento colusorio".

Entrada en vigor y publicación de la nueva Comunicación

La nueva Comunicación entrará en vigor mañana, día 14 de febrero de 2002, y se aplicará a las empresas que soliciten clemencia en un asunto relacionado con un acuerdo entre empresas, siempre que no haya otra empresa que ya esté cooperando con la Comisión en una investigación del mismo acuerdo.

La «Comunicación relativa a la inmunidad frente a las multas y la reducción de su importe en los asuntos relacionados con acuerdos entre empresas» se publicará en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas en los próximos días y ya está disponible en Internet en la siguiente dirección:

http://ec.europa.eu/competition/antitrust/leniency

Solicitudes de clemencia

Las empresas que deseen ponerse en contacto con la Comisión para acogerse a la nueva Comunicación pueden hacerlo directamente o a través de un intermediario, tal como un asesor jurídico.

Para presentar una solicitud de clemencia, el primer contacto deberá establecerse por medio del número de fax dispuesto especialmente al efecto:

Número de fax especial:  + 322 299 45 85

La utilización de este fax permite registrar debidamente la hora y la fecha exactas del contacto y garantiza que la información se tratará con la máxima confidencialidad dentro de la Comisión.

En su caso, el primer contacto también podrá realizarse excepcionalmente llamando a los siguientes números de teléfono especiales:

Números de teléfono:    + 322 298 41 90 y 298 41 91


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website