Navigation path

Left navigation

Additional tools

Servicios financieros : La Comisión crea dos nuevos comités de valores (véase también MEMO/01/213)

European Commission - IP/01/792   06/06/2001

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

IP/01/792

Bruselas, 6 de junio de 2001

Servicios financieros : La Comisión crea dos nuevos comités de valores  (véase también MEMO/01/213)

La Comisión Europea ha adoptado dos decisiones por las que se crean un Comité Europeo de Valores (CEV) y un Comité Europeo de Responsables de Reglamentación de Valores (CERV). La iniciativa de la Comisión responde a la Resolución del Consejo Europeo de Estocolmo de marzo sobre una reglamentación más eficaz de los mercados de valores, en la cual el Consejo Europeo acogió con satisfacción el plan de la Comisión de establecer de inmediato estos comités. Los dos comités consultivos desempeñarán un papel crucial a la hora de ayudar a la Comisión en su tarea de aplicar el Plan de acción en materia de servicios financieros y acelerar el proceso legislativo. El CEV estará integrado por representantes de alto nivel de los Estados miembros. Asesorará a la Comisión sobre los problemas relativos a la política de valores. Posteriormente, cuando se le atribuyan poderes ejecutivos con arreglo al procedimiento de la codecisión, también actuará como comité regulador. El CERV se crea como órgano consultivo independiente, integrado por representantes de los poderes públicos nacionales competentes en el ámbito de los valores de los Estados miembros. Asesorará a la Comisión sobre los detalles técnicos de la legislación en materia de valores. También ayudará a reforzar la cooperación entre las autoridades supervisoras a fin de garantizar una aplicación cotidiana más coherente de la legislación de la Unión en los Estados miembros.

Según el Comisario de Mercado Interior, Frits Bolkestein, "estas dos decisiones de creación de los Comités de valores y de responsables de reglamentación ponen de manifiesto la determinación de la Comisión a aplicar rápidamente la Resolución del Consejo Europeo de Estocolmo y las propuestas de Lamfalussy. Estos Comités desempeñarán un papel vital al acelerar la aplicación del Plan de acción en materia de servicios financieros y garantizar una mejor y más coherente aplicación del Derecho comunitario. Constituyen los componentes esenciales de una nueva red europea de reglamentación que permitirá construir un mercado de capitales integrado en la Unión Europea. Mucho está en juego; debemos por ello completar los esfuerzos de la Unión Europea poniendo a su disposición los mejores cerebros en materia de reglamentación y trabajar juntos en la misma dirección."

Un mercado integrado de valores antes de finales de 2003

En Estocolmo, los Jefes de Estado y de Gobierno abogaron porque "todas las partes implicadas se esfuercen al máximo para lograr un mercado integrado de valores mobiliarios para finales de 2003". Para ello debe acelerarse el proceso legislativo. La reglamentación de los mercados de valores debe ser lo suficientemente flexible para responder a la evolución del mercado y garantizar que la Unión sea competitiva y pueda adaptarse a las nuevas prácticas de mercado y reglamentaciones. Esto debe lograrse con respeto a los requisitos de transparencia y seguridad jurídica y cumpliendo plenamente lo dispuesto en el Tratado, así como atendiendo a las prerrogativas de las respectivas instituciones y el equilibrio institucional actual.

Aceleración del proceso legislativo: planteamiento en cuatro niveles

El Comité de Sabios sobre regulación de los mercados de valores, presidido por Alexandre Lamfalussy, fue creado por el Consejo de Ministros de Economía y Hacienda en julio de 2000, a fin de examinar las actuales condiciones de aplicación de la reglamentación sobre mercados de valores en la Unión y evaluar de qué modo el mecanismo de reglamentación de estos mercados puede responder mejor a su evolución. A fin de eliminar trabas y obstáculos, se invitó a este Comité a proponer soluciones de adaptación de las prácticas actuales con vistas a asegurar una mayor convergencia y cooperación en la aplicación cotidiana de las normas, teniendo en cuenta la evolución de los mercados de valores.

El Comité de Sabios presentó su informe final en febrero de 2001. Propuso una reforma de la reglamentación basada en un planteamiento en cuatro niveles, así como el establecimiento de dos comités que asistan a la Comisión: el Comité Europeo de Valores (CEV) y el Comité Europeo de Responsables de Reglamentación de Valores (CERV). Las recomendaciones del informe merecieron la aprobación de la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo de Estocolmo.

El planteamiento reglamentario en cuatro niveles puede describirse del siguiente modo:

  • El nivel 1 consistirá en actos legislativos, a saber, Directivas o Reglamentos, adoptados en codecisión por el Consejo y el Parlamento Europeo con arreglo al Tratado CE. El Consejo y el Parlamento Europeo acordarán caso por caso la naturaleza y el grado de las medidas técnicas de aplicación que deberán decidirse en el nivel 2 a partir de las propuestas de la Comisión;

  • El nivel 2, que aplicará las medidas, se utilizará con mayor frecuencia, a fin de garantizar que las disposiciones técnicas se mantengan actualizadas ante los avances del mercado y de la supervisión. Se adoptarán en aplicación de la Decisión del Consejo de 1999 sobre comitología, que determina los procedimientos para el ejercicio de los poderes ejecutivos conferidos a la Comisión;

  • El nivel 3, cuyas medidas tendrán por objetivo fundamental mejorar claramente la común y uniforme aplicación de los actos de nivel 1 y 2 en los Estados miembros;

  • El nivel 4, en el que la Comisión fortalecerá la aplicación del Derecho comunitario;

Este planteamiento en materia de reglamentación será puesto en práctica por la Comisión, con ayuda del CEV y el CERV.

Comité Europeo de Valores (CEV)

El papel del CEV será doble. Actuará tanto con carácter consultivo como regulador. Como órgano consultivo, el CEV asistirá a la Comisión sobre asuntos de valores tales como la adopción de Directivas o Reglamentos propuestos por codecisión (nivel 1). El CEV actuará con carácter consultivo a partir del [7 de junio de 2001]. El CEV también funcionará formalmente como comité regulador una vez que sus funciones reguladoras hayan sido definidas por una legislación de nivel 2 (tal como las propuestas de Directivas sobre abuso de mercado y prospectos - v. IP/01/758 e IP/01/759) adoptada por el Consejo y el Parlamento Europeo según el procedimiento de codecisión. Como comité regulador, el CEV asistirá a la Comisión en el ejercicio de los poderes ejecutivos conferidos en virtud de actos legislativos adoptados por codecisión.

Comité Europeo de Responsables de Reglamentación de Valores (CERV)

El CERV actuará como grupo consultivo independiente que asistirá a la Comisión, en particular, si bien no exclusivamente, a la hora de elaborar medidas técnicas de aplicación (nivel 2). Así, el CERV actuará de manera completamente transparente, con la participación de los operadores del mercado, los consumidores y los usuarios finales. La Comisión desempeñará un papel fundamental, dirigiendo al CERV mandatos para actuar en plazos definidos. Informará al CERV de las prioridades políticas actuales y contribuirá a los debates sobre nuevas ideas. La Comisión estará representada en todas las reuniones del CERV y podrá participar en sus debates. El CERV también desempeñará un papel importante a la hora de garantizar una cooperación más eficaz entre los poderes públicos de los Estados miembros a fin de asegurar una aplicación cotidiana de la legislación comunitaria más coherente (nivel 3).

Cooperación entre los Comités

Para que existan estrechas relaciones entre ambos comités, el presidente del Comité Europeo de Responsables de Reglamentación de Valores participará en las reuniones del CEV en calidad de observador.

Parlamento Europeo

Cuando el CEV actúe cómo órgano regulador, y para garantizar la transparencia, la Comisión mantendrá periódicamente informado al Parlamento de las actividades del CEV. Asimismo le remitirá todos los documentos pertinentes. La Comisión también informará al Parlamento Europeo de todo mandato formal que dirija al CERV, que será independiente.

La creación de un mercado financiero integrado en la Unión presenta grandes ventajas económicas y sociales. Este mercado permitirá, con salvaguardias prudenciales y una protección del inversor adecuadas, un flujo libre de servicios financieros y de capitales en la Unión. Esto permitirá una asignación más racional del capital y mayor liquidez, lo que beneficiará a todas las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas. El coste del capital será en general inferior. Los consumidores estarán en mejores condiciones de comprar servicios financieros y valores a los mejores proveedores europeos, y los rendimientos netos aumentarán al ampliarse las opciones de inversión.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website