Navigation path

Left navigation

Additional tools

Fiscalidad: La Comisión expone sus prioridades

European Commission - IP/01/737   23/05/2001

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

IP/01/737

Bruselas, 23 de mayo de 2001

Fiscalidad: La Comisión expone sus prioridades

La Comisión Europea ha presentado una estrategia global para la futura política fiscal de la Unión Europea. La Comisión considera que la Comunidad debe garantizar que la política fiscal apoye objetivos más amplios de las políticas de la Unión Europea como el definido en el Consejo Europeo de Lisboa de convertir a la Unión Europea en la economía más competitiva del mundo para el año 2010. Una mayor coordinación fiscal ayudaría a los Estados miembros a cumplir esos objetivos. Pero mientras que es necesaria una amplia armonización en materia de IVA e impuestos especiales, en otros ámbitos de impuestos la coordinación fiscal no implica una armonización fiscal. La Comisión se propone prestar una mayor atención, en particular a los problemas fiscales a los que se enfrentan los individuos y las empresas que operan dentro del mercado interior. Va a presentar en breve opciones para una acción coordinada para resolver obstáculos y carencias en el campo del impuesto de sociedades, así como informes sobre la fiscalidad de los productos alcohólicos y los vehículos. Para avanzar en este sentido, la Comisión tiene el propósito de ser más activa a la hora de adoptar medidas jurídicas cuando las normas o prácticas nacionales de los Estados miembros en el terreno fiscal no se ajusten a las disposiciones del Tratado. Además, cuando proceda, podrían utilizarse mecanismos de "cooperación reforzada" y planteamientos no vinculantes, como por ejemplo recomendaciones, en lugar de propuestas legislativas.

Hablando de la nueva estrategia, Frits Bolkstein, Comisario responsable de fiscalidad, ha dicho: "Debemos eliminar los problemas fiscales a los que se enfrentan los individuos y las empresas que operan dentro del mercado interior. Transcurridos ocho años después del plazo para la realización del mercado interior, es inaceptable que los contribuyentes sigan encontrando tantos obstáculos transfronterizos de carácter fiscal. Este documento estratégico establece unos objetivos claros y específicos de política fiscal de la UE para corregir esa situación."

Las políticas fiscales deben apoyar objetivos más amplios de la UE

La Comisión sugiere que la política fiscal deberá orientarse hacia la consecución de objetivos más generales de las políticas de la Unión Europea. La política fiscal debe contribuir a la consecución de la meta definida en el Consejo Europeo de Lisboa en marzo de 2000 y confirmada en el Consejo Europeo de Estocolmo en marzo de este año de convertir a la Unión en la economía, basada en conocimientos, más competitiva y dinámica del mundo para el año 2010. Eso significa que se debe hacer un esfuerzo para lograr una reducción duradera de la presión fiscal global en la UE, garantizando el equilibrio entre la reducción de impuestos, la inversión en servicios públicos y el apoyo a la consolidación fiscal.

Al mismo tiempo, la política fiscal debe ser plenamente coherente con otras políticas de la UE, como las políticas de economía, empleo, salud y protección de los consumidores, innovación, medio ambiente y energía. Pero los regímenes fiscales deben hacer posible en particular que los individuos y las empresas aprovechen plenamente las ventajas del mercado interior. Eso implica que es necesario centrarse en eliminar los disfuncionamientos debidos a la coexistencia de quince regímenes fiscales diferentes dentro de la UE y en definir unos regímenes fiscales más sencillos y comprensibles para los contribuyentes.

Objetivos específicos

La Comisión define unos objetivos específicos de coordinación de política fiscal, haciendo particular hincapié en los problemas prácticos para los individuos y las empresas que operan en el mercado único. Los objetivos principales son los siguientes:

    Impuesto de sociedades

La Comisión va a presentar este año un estudio sobre el impuesto de sociedades en la UE y un análisis de los resultados del estudio y las correspondientes implicaciones de política fiscal. El estudio tendrá en cuenta las diferencias existentes en la fiscalidad efectiva de las empresas en la Comunidad y otros obstáculos de carácter fiscal que impiden que las empresas se beneficien plenamente del mercado interior. Actualmente, las empresas que realizan actividades transfronterizas pueden enfrentarse a problemas tales como normas fiscales discriminatorias, doble imposición, costes administrativos excesivos debido a la complejidad de los procedimientos administrativos o retrasos en la devolución de impuestos. Aunque la Comisión no aboga por una armonización del impuesto de sociedades, es necesario un cierto grado de coordinación para resolver esos problemas fiscales transfronterizos. Una de las cuestiones importantes que el estudio va a plantear es si deberían encontrarse soluciones a los obstáculos fiscales sobre una base individual o si se debería buscar una solución más general y políticamente ambiciosa, como por ejemplo ofrecer a las empresas la posibilidad de un bloque único de normas básicas de impuesto de sociedades que fuera aplicable a escala de la UE. Cualquiera que sea la solución, es evidente que la eliminación de obstáculos fiscales contribuiría de forma sustancial a mejorar la competitividad de las empresas de la Unión Europea.

    Fiscalidad de las pensiones

En una reciente Comunicación (véase IP/01/575), la Comisión ha propuesto una estrategia general para abordar los obstáculos fiscales que actualmente pueden ser considerados como un importante escollo por las personas que quieren contribuir a planes de pensiones fuera de su país de origen y por las instituciones de pensiones que desean prestar estos servicios a través de las fronteras. Se propone seguir este tema con los Estados miembros. En concreto, va a vigilar las normas de los Estados miembros en el ámbito de la fiscalidad de las pensiones y dará los pasos necesarios para garantizar que se ajustan a las disposiciones del Tratado y, en caso necesario, iniciará acciones legales contra los Estados miembros.

    Fiscalidad de los vehículos

La Comisión pretende presentar una Comunicación sobre la fiscalidad de los vehículos en la UE hacia finales de este año con objeto de iniciar un debate con los Estados miembros y las instituciones de la Comunidad sobre futuras posibilidades de acción a escala comunitaria y nacional. La Comunicación, por ejemplo, abordará problemas como el doble pago y la no devolución del impuesto de matriculación pagado cuando los vehículos de motor privados se trasladan con carácter permanente de un Estado miembro a otro. La Comunicación analizará también los muy diferentes niveles de imposición de los vehículos en los Estados miembros y los problemas que pueden generar esas diferencias para la libre circulación de mercancías dentro del mercado interior. Por otra parte, el trabajo de la Comisión tendrá en cuenta nuevos parámetros relacionados con los objetivos de la Comunidad en el campo del medio ambiente y, en particular el objetivo de diferenciar la carga financiera asociada a la compra o propiedad de un vehículo en función de sus emisiones de dióxido de carbono.

    Impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol

En marzo de este año (véase IP/01/368), la Comisión propuso una Directiva con la que se introducían modificaciones significativas de los índices y la estructura de los impuestos especiales aplicables al tabaco manufacturado. Si las aprueban los Estados miembros, las medidas propuestas deberían aumentar la convergencia entre los niveles fiscales de los diversos Estados miembros y restringir el fraude y el contrabando en el mercado interior. Este año, pero más tarde, la Comisión va a presentar un informe sobre la fiscalidad del alcohol en el que abordará temas tales como el buen funcionamiento del mercado interior en este campo, la competencia entre las diversas categorías de bebidas alcohólicas, el valor real de los tipos de derechos y los objetivos más amplios del Tratado (como la salud y la política agrícola).

    Informatización del sistema de impuestos especiales

La Comisión se propone presentar este año una propuesta para la introducción de un sistema informatizado de transmisión y control de impuestos especiales entre los Estados miembros, en sustitución del sistema existente, en papel, de control de la circulación de productos entre los Estados miembros en virtud de acuerdos de suspensión de derechos. Un sistema informatizado ayudaría a los Estados miembros a luchar contra el fraude. También ayudaría a los hombres de negocios ya que simplificaría los trámites, haría más seguros los intercambios y garantizaría una expedición más rápida de garantías.

    IVA

La Comisión se propone trabajar activamente para introducir los cambios que propuso en su estrategia legislativa sobre el IVA en junio de 2000 (véase IP/00/615) con objeto de llevar a cabo una mejora pragmática del régimen del IVA. Se ha puesto en marcha un programa de acción en virtud de esta estrategia que se centra en la simplificación, la modernización y una aplicación más uniforme de los acuerdos vigentes y en una cooperación administrativa más estrecha, al tiempo que retiene la tendencia a un régimen del IVA basado en el origen como meta a largo plazo de la Comunidad.

Tras este programa de acción, la Comisión pretende fomentar una rápida aplicación de propuestas ya hechas, como la relativa a la fiscalidad de los servicios prestados por medios electrónicos (véase IP/00/583). Se considerará la posibilidad de una revisión y racionalización de las normas y exenciones aplicables a la definición de tipos reducidos de IVA tras una evaluación a finales de 2002 de los resultados de la introducción en 2000 de un tipo de IVA reducido experimental para determinados servicios intensivos en mano de obra.

Nuevos instrumentos

Los avances en la aprobación de propuestas de directivas en el terreno fiscal siempre han sido lentos debido al requisito de la votación por unanimidad en ese ámbito. Con la ampliación, será todavía más difícil llegar a un acuerdo sobre temas fiscales. En consecuencia, la Comisión sugiere que, para aplicar su nueva estrategia, se debería utilizar una gama de mecanismos, además de la legislación comunitaria. La Comisión se propone, en particular, ser más activa y determinada a la hora de incoar acciones legales cuando considere que las medidas fiscales de los Estados miembros infringen el Derecho comunitario. También considerará la posibilidad de hacer un uso mayor de planteamientos no legislativos, como las recomendaciones. También se deberá tener en cuenta, cuando proceda, la posibilidad de llegar a una cooperación más estrecha entre grupos de Estados miembros que compartan planteamientos similares. La Comisión sugiere que este planteamiento de "cooperación reforzada" podría considerarse en particular en el campo de la fiscalidad medioambiental y energética, donde una mayoría de Estados miembros han manifestado el deseo de que se desarrolle una acción coordinada.

El texto completo de la Comunicación "Política fiscal en la Unión Europea - Prioridades para los próximos años" estará disponible en el sitio Internet Europa siguiente:

http://ec.europa.eu/taxation_customs/whatsnew.htm


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website