Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

ip/00/520

Bruselas, 24 de mayo del 2000

La Comisión aprueba el último eslabón de las nuevas reglas de competencia para el sector de la distribución

La Comisión Europea ha aprobado hoy el último eslabón de sus nuevas reglas de competencia referentes a acuerdos de suministro y distribución. Se trata de directrices sobre las "restricciones verticales" que complementan al nuevo Reglamento de exención por categorías decidido en diciembre de 1999(1). Las directrices y el Reglamento forman conjuntamente la base para una política de la competencia más económica y menos reguladora de lo que se llaman a veces "acuerdos verticales", es decir, acuerdos para la venta o compra de mercancías o servicios entre empresas que actúan a diversos niveles de la cadena de producción o distribución. La reforma afecta sobre todo a los acuerdos de suministro industrial, a los acuerdos de distribución exclusiva y selectiva, a los acuerdos de franquicia y a los acuerdos de inhibición de la competencia en sectores como la cerveza o la gasolina. Tales acuerdos son muy importantes para el funcionamiento de la economía. Esta reforma de un ámbito fundamental de la política de la competencia es parte del estudio más amplio emprendido por la Comisión para modernizar sus normas de competencia(2).

"Esta importante reforma confirma el compromiso de la Comisión de revisar y modernizar las normas comunitarias sobre competencia", declaró el Comisario Mario Monti. "El objetivo es simplificar nuestras normas y reducir las que las empresas deben aplicar, asegurando al mismo tiempo un control más efectivo de las restricciones verticales ejecutadas por empresas que tienen un poder de mercado significativo. Esto permitirá a la Comisión concentrarse en el futuro en casos importantes, en cooperación con los Estados miembros, que desempeñarán un papel cada vez mayor en la aplicación de las reglas de competencia comunitarias".

Las nuevas normas se aplicarán a partir del 1 de junio del 2000 y reemplazarán a tres antiguos Reglamentos de exención por categorías aplicables a la distribución exclusiva, a la compra exclusiva y a acuerdos de franquicia(3). Los acuerdos existentes continuarán beneficiándose de estos antiguos Reglamentos de exención por categorías hasta finales del 2001. El reglamento de exención por categorías para los acuerdos de distribución y de servicios de venta y postventa de vehículos de motor, que expira en septiembre del 2002, no se ve afectado por las nuevas normas.

Los "acuerdos verticales" pueden contener ciertas restricciones a la competencia que, a falta de poder significativo de mercado por las empresas implicadas, mejoran en general la producción y la distribución de los bienes y servicios afectados. No obstante, tales acuerdos pueden también tener efectos negativos en el mercado, en especial al dividir o excluir a mercados.

Las nuevas normas concretan un cambio del planteamiento normativo formalista, subyacente en la antigua legislación, hacia un planteamiento más económico en la evaluación de los acuerdos verticales bajo las reglas de competencia de la UE. El objetivo básico de este nuevo planteamiento es simplificar las normas aplicables a los acuerdos de suministro y distribución y reducir los trámites legales, especialmente para empresas que carecen de poder de mercado, como las PYME, garantizando al mismo tiempo un control más efectivo de los acuerdos firmados por empresas que sí tienen un poder significativo. La nueva política está basada en un solo Reglamento con un alcance amplio, que exime por bloques los acuerdos de suministro y distribución referentes a las mercancías finales e intermediarias así como los servicios. El nuevo Reglamento de exención por categorías permite a las empresas cuya cuota de mercado está por debajo del 30% beneficiarse de un "espacio protegido" por la normativa comunitaria de competencia.

Este espacio protegido del 30% de la cuota de mercado ofrece a las empresas la libertad de establecer acuerdos de suministro y distribución más adaptados a sus intereses comerciales individuales y de adaptarse a las condiciones económicas cambiantes. Sin embargo, el Reglamento de exención por categorías no se aplica a dos grupos de restricciones.

El primer son las llamadas 'restricciones incondicionales'. No se permite que las empresas utilicen estas restricciones en sus acuerdos, en especial:

  • un productor no puede imponer a sus distribuidores el precio al que deben revender sus productos; sin embargo, los precios máximos y recomendados están normalmente permitidos.

  • un productor no puede impedir a sus distribuidores vender a ningún cliente si se trata de un pedido no solicitado (ventas pasivas). Esto significa que cada distribuidor es libre de responder a un pedido del producto o del servicio hecho por cualquier cliente de la Comunidad. Los distribuidores también tendrán libertad para utilizar Internet para responder a tales peticiones.

  • un productor que aplica un sistema selectivo de distribución, por ejemplo en el campo de los cosméticos, no puede restringir las ventas activas ni pasivas por parte de los distribuidores autorizados a usuarios finales o a otros distribuidores autorizados.

  • un productor que compre componentes para incorporarlos en sus propios productos, por ejemplo la fabricación de un electrodoméstico, no puede impedir que el proveedor de los componentes los venda como recambios a usuarios finales o reparadores independientes.

Estas restricciones están prohibidas para mantener la competencia de precios entre distribuidores en beneficio de los consumidores y garantizar el derecho de los consumidores a comprar bienes y servicios en cualquier parte de la Comunidad. La Comisión hará cumplir estrictamente estas normas de prohibición que pueden también ser aplicadas directamente por las autoridades de competencia y los tribunales nacionales. Las violaciones de estas normas puede multarse y dar lugar a demandas por daños.

El segundo grupo de restricciones no cubiertas por el nuevo Reglamento se refiere a ciertas restricciones que no están exentas pero que pueden, bajo ciertas circunstancias, ser compatibles con las reglas de competencia comunitarias. Las más importantes se refieren a las obligaciones de no competencia (que obligan a los distribuidores a revender solamente las marcas de un proveedor) cuando su duración sobrepase cinco años. Tales acuerdos no están cubiertos por el nuevo Reglamento de exención por categorías pues pueden tener un fuerte efecto de exclusión en el mercado. En las directrices se describe en qué circunstancias las inversiones a largo plazo pueden justificar una duración más larga de las obligaciones de no competencia.

Por encima del umbral de cuota de mercado del 30% los acuerdos verticales no estarán cubiertos por el nuevo Reglamento de exención por categorías pero tampoco se presumirá automáticamente que son ilegales. Podrán requerir un examen individual de conformidad con el artículo 81 del Tratado que detalle las condiciones bajo las cuales los acuerdos entre empresas pueden eximirse de las reglas comunitarias de competencia. Se pide a las empresas en esa situación que hagan una autovaloración de las posibles consecuencias de sus acuerdos verticales conforme a la ley. Las directrices las ayudan a esta evaluación con arreglo a las reglas de competencia comunitarias.

Antecedentes

Debe recordarse que las nuevas reglas de competencia son el resultado de una revisión en profundidad de la política cuyos principales pasos fueron la publicación de un libro verde en enero de 1997 y la publicación, en septiembre de 1998, de una comunicación sobre la aplicación de las reglas de competencia comunitarias a las restricciones verticales(4). Una amplia consulta ayudó a la Comisión a establecer en este último documento el marco para la reforma propuesta.

Las directrices ayudan a las empresas a realizar su propia evaluación bajo las reglas de competencia comunitarias explicándoles:

  • qué acuerdos verticales no distorsionan generalmente la competencia y por lo tanto no están incluidos en el apartado 1 del artículo 81. Esto concierne en especial a los acuerdos particulares entre PYME, los contratos de representación y los acuerdos donde ni el proveedor ni el comprador tienen un grado significativo de poder de mercado;

  • qué acuerdos verticales se benefician de la salvaguardia creada por el Reglamento de exención por categorías. Esto se logra describiendo las condiciones para la aplicación del Reglamento de exención por categorías;

  • qué circunstancias pueden requerir que la Comisión o las autoridades de los Estados miembros deroguen el beneficio del Reglamento de exención por categorías;

  • varios problemas de definición de mercado y cálculo de cuota de mercado que pueden surgir cuando las empresas utilizan el umbral de cuota de mercado del 30% para aplicar el Reglamento de exención por categorías;

  • la política que aplica la Comisión en casos no cubiertos por el Reglamento de exención por categorías. Se facilita un marco general de análisis que se aplica a las restricciones verticales específicas más importantes, tales como marca única, distribución exclusiva y distribución selectiva.

La nueva política incrementará la libertad para contratar, especialmente para las PYME y en general para empresas sin poder de mercado y eliminará la limitación que suponían los antiguos Reglamentos de exención por categorías.

Las directrices serán revisadas dentro de cuatro años teniendo en cuenta la evolución del mercado y la experiencia adquirida por la Comisión en la aplicación de la nueva política.

Por lo que se refiere al sector del automóvil, debe recordarse que en el momento en que esta revisión se puso en marcha en 1997, el Reglamento n° 1475/95 de exención por categorías referente relativo a la distribución de automóviles sólo había estado en vigor durante dos años. Además, este Reglamento expira el 30.9.2002, es decir, más tarde que los antiguos Reglamentos de exención por categorías sobre distribución exclusiva, compra exclusiva y franquicia. La Comisión decidió por lo tanto excluir a este sector de la actual revisión. Durante las discusiones en el Consejo sobre las propuestas de la Comisión en el campo de las restricciones verticales, los Estados miembros estaban preocupados para no prejuzgar la elección del régimen futuro de exenciones para la distribución de automóviles. Así pues, la Comisión se comprometió formalmente a consultar al comité consultivo y a la industria inmediatamente después de redactar un informe ad hoc de conformidad con el artículo 11 del Reglamento n° 1475/95 (que debe estar concluido a finales del 2000) y antes de decidir el futuro régimen de exenciones para este sector.

Los textos del nuevo Reglamento de exención por categorías y de las directrices están disponibles en Internet, en la siguiente dirección:

http://ec.europa.eu/dg04/lawenten/en/entente3.htm#iii_1

(1)Reglamento (CE) n° 2790/1999 de la Comisión, de 22 de diciembre de 1999, relativo a la aplicación del apartado 3 del artículo 81 del Tratado CE a determinadas categorías de acuerdos verticales y prácticas concertadas , DO L 336 de 29.12.1999, pp. 21-25.

(2)Véanse en especial los planes de la Comisión para modernizar los aspectos procesales de la política comunitaria de la competencia (libro blanco) y su estudio de la política de la competencia hacia "acuerdos horizontales" (DO C 118 de 27.4.2000).

(3)Reglamentos (CEE) n° 1983/83 de la Comisión, DO L 173 de 30.6.1983, p. 1, (CEE) n° 1984/83, DO L 173 de 30.6.1983, p. 5, y (CEE) n° 4087/88, DO L 359 de 28.12.1988, p. 46.

(4)Publicados, respectivamente, como documentos COM(96) 721 final y COM(98) 544 final.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website