Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL

iP/00/423

Bruselas, 3 de mayo de 2000

La Comisión propone reforzar la protección de la salud pública con una propuesta para eliminar de la cadena alimentaria los materiales de riesgo específicos de la EEB

En un nuevo esfuerzo para establecer normas armonizadas para garantizar que los tejidos que pueden infectarse por la EEB se retiran de la cadena alimentaria animal y humana, la Comisión ha adoptado hoy una propuesta de Decisión para regular la utilización de materiales de riesgo específicos (MRE) que presenten riesgos de EEB. El método propuesto obliga a todos los Estados miembros a eliminar determinados materiales de riesgo - una lista amplia en el Reino Unido y Portugal y una más reducida en los demás Estados miembros. La eliminación de los MRE es la medida más importante que puede adoptarse para reducir el riesgo de EEB en las personas y, por consiguiente, reducir la posibilidad de una infección humana de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jakob (nvECJ). La nueva estrategia tiene en cuenta los continuos dictámenes científicos, recientemente reiterados, para eliminar los tejidos de alto riesgo de la cadena alimentaria animal y humana. Además, el primer caso diagnosticado de EEB en una vaca nacida en Dinamarca en marzo de este año plantea más dudas sobre el estatuto de país indemne de EEB de muchos países en los que no se han registrado casos de EEB. Esta propuesta sustituirá a las anteriores propuestas de la Comisión presentadas con este fin que hasta ahora no han sido aceptadas por los Estados miembros. Al no existir un sistema de retirada de los materiales de riesgo a escala comunitaria, ocho Estados miembros han introducido normas nacionales (B, DK, F, IRL, L, NL, PT, UK). La UE ya ha adoptado un programa generalizado de tests en materia de EEB para garantizar un elevado nivel de protección.

"Si deseamos ofrecer a nuestros ciudadanos las normas más elevadas, tenemos que eliminar aquellos materiales de riesgo que ocasionan el 95% de la infecciosidad" afirma David Byrne, comisario responsable de Sanidad y Protección de los Consumidores. "Tenemos que aprender las lecciones del pasado a partir del reciente caso de EEB en Dinamarca. Hace tiempo que la Unión debería disponer de un programa de eliminación de los MRE, de importancia decisiva para la protección de la salud pública".

Medidas comunitarias

Todos los Estados miembros estarán obligados a eliminar el cráneo (incluidos el encéfalo y los ojos), las amígdalas y la médula espinal del ganado vacuno, ovino y caprino de más de doce meses, el íleon del ganado vacuno de más de doce meses y el bazo del ganado ovino y caprino de cualquier edad.

En los países de elevado riesgo, como el Reino Unido y Portugal, también deberán excluirse de la cadena alimentaria la totalidad de la cabeza, excepto la lengua, el timo, el bazo, los intestinos y la médula espinal del ganado vacuno de más de seis meses de edad. Además, en Portugal deberá eliminarse la columna vertebral del ganado vacuno de más de seis meses y en el Reino Unido en el caso de ganado vacuno de más de treinta meses.

Técnicas de sacrificio

La propuesta también prohíbe, tras el dictamen científico emitido en abril de 2000, el uso de determinadas técnicas de sacrificio que conlleven un riesgo de contaminación de la sangre animal al pasar al flujo sanguíneo el tejido cerebral infectado con EEB.

La propuesta se presentará a los representantes de los Estados miembros en el Comité veterinario permanente el 10 de mayo. Si los Estados miembros están de acuerdo con la propuesta, ésta será adoptada formalmente por la Comisión y entrará en vigor el 1 de julio de 2000. La decisión estará sujeta a revisión a la luz de nuevas pruebas científicas. Las disposiciones de la Decisión quedarán derogadas cuando entre en vigor la propuesta de Reglamento del Consejo y del Parlamento Europeo sobre la prevención y control de determinadas encefalopatías transmisibles.


Side Bar