Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE NL IT SV PT FI EL

IP/00/232

Bruselas, 8 de marzo de 2000

El cambio climático: la Comisión lanza el Programa Europeo del Cambio Climático y propugna un doble enfoque para la reducción de emisiones.

La Comisión Europea quiere dar un nuevo impulso al esfuerzo comunitario para la reducción de los gases de invernadero que provocan el calentamiento del planeta. Al poner en marcha el Programa Europeo del Cambio Climático con las dos iniciativas aprobadas, la Comisión preconiza una doble estrategia para alcanzar el objetivo de reducción de emisiones al que se ha comprometido la Unión Europea en virtud del Protocolo de Kioto de 1997. En el Libro Verde sobre el intercambio de emisiones se prevé la creación de un sistema de intercambio de derechos de emisión dentro de la Unión Europea para el sector de la energía y las grandes instalaciones industriales. El segundo pilar de la estrategia consiste en medidas específicas destinadas a reducir las emisiones de determinadas fuentes.

Al presentar los dos documentos, la Comisaria de Medio Ambiente, Margot Wallström, ha manifestado: "Estoy muy satisfecha de que se hayan aprobado conjuntamente la Comunicación y el Libro Verde, porque la clave para cumplir nuestros compromisos no es concentrarse en uno otro sector, o uno u otro instrumento, sino intervenir simultáneamente en una amplia gama de fuentes de emisión. Por eso hemos decidido lanzar un Programa Europeo del Cambio Climático. Junto con otras políticas y medidas, el intercambio de emisiones será parte integrante de este programa y de la estrategia comunitaria para su aplicación".

Los dos documentos son un paso importante en la preparación de la ratificación por la Unión Europea del Protocolo de Kioto después de la VI Conferencia de las Partes (COP6) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en La Haya.

El Programa Europeo del Cambio Climático

La Comisión pone hoy en marcha el Programa Europeo del Cambio Climático, anunciado por primera vez por la señora Wallström en el Parlamento Europeo el pasado mes de octubre. En la Comunicación sobre políticas y medidas comunitarias para reducir las emisiones de gases de invernadero se detallan los principales componentes de este programa, en el que se establece un proceso consultivo de todos los interesados (incluidos los expertos de los Estados miembros, la industria y las organizaciones ecologistas no gubernamentales, además de los diferentes servicios de la Comisión), proceso que se centra en los ámbitos clave para la reducción de emisiones.

Está previsto crear una serie de grupos técnicos de trabajo para llevar a cabo la labor preparatoria necesaria, a partir de la cual la Comisión podrá elaborar propuestas políticas en campos como la energía, el transporte los gases industriales y el intercambio de emisiones. Se ha fijado un calendario estricto que obligará a los grupos de trabajo a presentar sus informes dentro de doce meses. La Comunicación incluye una lista de posibles medidas políticas comunitarias que podrían desarrollarse dentro del Programa y que la Comisión discutiría con el Consejo de Ministros.

La Comisión subraya que, como en anteriores ocasiones, se requiere un mayor esfuerzo para que la Unión Europea alcance el objetivo de reducción de gases de invernadero establecido en Kioto, que consiste en una disminución del 8% para el 2008/2014 con respecto a 1990. Los últimos datos disponibles muestran que las emisiones de CO2 están aumentado en vez de disminuir y que no se alcanzará el objetivo de reducción en un 8% si no se toman más medidas. Esta situación pone de manifiesto la necesidad de reforzar las políticas y medidas de reducción de emisiones en todos los sectores de la economía de la Unión Europea.

"El panorama no es muy halagüeño. Tenemos que aplicar nuevas medidas a nivel comunitario para poder cumplir lo que prometimos en Kioto. Al mismo tiempo, los Estados miembros no deben confiar en que la Comunidad lo hará todo. La mayoría de ellos no están en camino de alcanzar sus objetivos nacionales", ha advertido Margot Wallström.

El intercambio de emisiones

Uno de los pilares de la estrategia comunitaria sobre el cambio climático será un plan de intercambio interno de emisiones de gases de invernadero dentro de la Unión Europea, plan que se inscribe en el Programa Europeo sobre el Cambio Climático. Actualmente la Comisión ha aprobado un Libro Verde para mejorar la comprensión del intercambio de emisiones como posible instrumento para la política comunitaria sobre el cambio climático. El Libro Verde destaca la dimensión comunitaria de la compraventa de derechos de emisión, por ejemplo, en lo que se refiere al mercado interior y la competencia, aspectos que a menudo se descuidan al analizar el papel del intercambio dentro de la Comunidad. Esta cuestión es especialmente importante dado que en los próximos doce meses aproximadamente los Estados miembros van a tomar una serie de decisiones sobre sus estrategias nacionales de aplicación, preparando así la ratificación del Protocolo de Kioto.

El Libro Verde tiene tanto una función "informativa", al explicar un instrumento a menudo mal comprendido, y una función "analítica", al presentar un sólido alegato en favor de la necesidad de la intervención comunitaria en este campo. Sin embargo, tal como corresponde a un Libro Verde, se exploran en él una serie de opciones sin llegar a conclusiones definitivas. Además, para facilitar el ejercicio de consulta que se pone marcha, se formulan una serie de preguntas. Asimismo, se invita a las partes interesadas a presentar respuestas en el plazo de 6 meses, de tal manera que la Comisión pueda estudiar los puntos de vista de todos los interesados antes de seguir más adelante.

Reconociendo el considerable interés suscitado por el intercambio de emisiones dentro del debate sobre el cambio climático, la Comisaria Wallström insistía en que:

"En el Libro Verde se preconiza, acertadamente, un inicio prudente del intercambio de emisiones que, si tiene éxito, puede ampliarse. Hay que entender que con este sistema estamos abriendo nuevas vías y tenemos que hacerlo bien desde el principio. Sin embargo, estoy totalmente convencida de que puede funcionar si creamos un marco sólido con controles adecuados. Entonces, el intercambio de emisiones asegurará que las reducciones se hagan donde resulten más baratas y, por tanto, sean beneficiosas para todos desde el punto de vista económico. No se trata de abandonarse a las fuerzas del mercado, sino de crear las estructuras necesarias en las que puedan darse incentivos con una buena relación coste-eficacia."


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website