Navigation path

Left navigation

Additional tools

ES

Comunicado de Prensa

ECA/14/08
Luxemburgo, 17 de marzo de 2014

Los resultados de los controles del gasto agrícola de la UE realizados por los Estados miembros no son fiables, según los auditores de la UE

Un informe publicado hoy por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) revela que los resultados de los controles del gasto agrícola efectuados por los Estados miembros y notificados a la Comisión no son fiables. La Comisión utiliza esta información para estimar los porcentajes de error residual que presenta al Parlamento Europeo y al Consejo en el contexto del procedimiento de aprobación de la gestión.

«Los Estados miembros desempeñan un papel clave para garantizar que la ayuda agrícola de la UE que se distribuye a los beneficiarios es conforme a la legislación de la UE”, afirmaba Rasa Budbergytė, Miembro del TCE responsable del informe. «Por lo tanto deben facilitar a la Comisión información fiable de los resultados de sus controles para permitirle estimar mejor la incidencia de irregularidades en los pagos efectuados».

La Comisión Europea comparte la responsabilidad de la ejecución de la política agrícola común (PAC) con los Estados miembros. La ayuda a los agricultores de la UE es administrada y pagada por organismos pagadores nacionales o regionales, que informan de ello a la Comisión. Los organismos de certificación independientes, designados por los Estados miembros, se encargan de certificar a la Comisión la fiabilidad de las cuentas anuales de los organismos pagadores y la calidad de los sistemas de control implantados por dichos organismos.

Los organismos pagadores llevan a cabo controles de las solicitudes de ayuda, con el fin de comprobar su admisibilidad y también realizan controles sobre el terreno de una muestra de solicitantes. Los errores detectados en el curso de dichos controles pueden dar pie a la reducción del importe de la ayuda que puede abonarse al solicitante. Los Estados miembros presentan anualmente los resultados de estos controles a la Comisión a través de informes estadísticos, que constituyen la base para la estimación por la Comisión de una tasa de error residual, que se considera que representa la repercusión financiera, expresada como porcentaje de la cuantía de los pagos, que tienen las irregularidades en los pagos abonados tras haber realizado todos los controles.

El TCE concluye que los informes estadísticos de los Estados miembros no son fiables debido, por una parte, a errores en su elaboración y, por otra, a que los sistemas de controles administrativos y sobre el terreno son solo parcialmente eficaces para detectar gastos irregulares. Además, el trabajo de los organismos de certificación no ofrece garantías suficientes de la idoneidad de los controles sobre el terreno ni de la fiabilidad de los informes estadísticos. Por último, los auditores de la UE no consideran estadísticamente válidos los ajustes de la Comisión de los porcentajes de error resultantes de los informes.

Notas a la redacción:

Los informes especiales del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) se publican durante todo el año y presentan los resultados de auditorías seleccionadas de ámbitos presupuestarios específicos de la UE o temas de gestión.

Este informe especial (IE 18/2013) – lleva por título «Fiabilidad de los resultados de los controles del gasto agrícola realizados por los Estados miembros». El TCE evalúa la fiabilidad de los informes estadísticos de los Estados miembros, que recogen los resultados de sus controles administrativos y sobre el terreno, así como la validez estadística de la tasa de error residual estimada por la Comisión sobre la base de estos informes.

Esta y otras auditorías anteriores del TCE, y las auditorías de la Comisión, muestran que los sistemas implantados para los controles administrativos y sobre el terreno solo son parcialmente eficaces, lo que resta fiabilidad a la información proporcionada a la Comisión por los Estados miembros.

Aunque la Comisión emite directrices para la elaboración de los informes estadísticos, la auditoría puso de manifiesto que estas no siempre se aplican correctamente. La mayoría de los organismos pagadores no garantizan la exactitud de los informes antes de su presentación a la Comisión.

El TCE también concluye que el trabajo realizado actualmente por los organismos de certificación no ofrece garantías suficientes de la idoneidad de los controles sobre el terreno ni de la fiabilidad de los informes estadísticos. La limitada revisión por la Comisión de las estadísticas de los Estados miembros tampoco puede garantizar su fiabilidad.

Debido a las insuficiencias detalladas en el informe, la información de que dispone la Comisión no constituye una base fiable sobre la que estimar la tasa de error residual. Por otra parte, los ajustes de la Comisión de los porcentajes de error derivados de los informes estadísticos no son estadísticamente válidos y, por consiguiente, tampoco lo es la tasa de error residual.

Basándose en sus constataciones, el TCE recomienda que:

  • los organismos pagadores lleven a cabo los controles administrativos y sobre el terreno de modo más riguroso y que se mejore la calidad de las bases de datos del sistema de identificación de parcelas;

  • se aclaren las directrices publicadas por la Comisión para la implantación de sistemas de control adecuados y la elaboración de informes estadísticos y se realice un seguimiento más estricto de su aplicación;

  • se modifiquen las directrices publicadas por la Comisión para los organismos de certificación, con el fin de aumentar el tamaño de las muestras de los controles sobre el terreno realizados, exigir la repetición de los controles y vigilar más de cerca la elaboración de los informes estadísticos;

  • la Comisión vuelva a examinar el sistema actual de presentación de informes al que están sujetos los organismos pagadores, con el fin de garantizar que recibe en el momento más indicado información completa y pertinente que pueda utilizar en el procedimiento de aprobación de la gestión. Asimismo, la Comisión debería aumentar la eficacia de sus verificaciones documentales y sobre el terreno de los informes estadísticos de los Estados miembros;

  • la Comisión adopte las medidas necesarias para obtener una estimación estadísticamente válida de las irregularidades en los pagos, basada en el trabajo de los organismos pagadores y en el papel ampliado de los organismos de certificación, siempre que se hayan aportado mejoras suficientes al trabajo de dichos órganos.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website