Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

LIFE necesita mejoras en su diseño y en su ejecución, según los auditores de la UE.

Cour des comptes - ECA/14/4   17/01/2014

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO HR


TRIBUNAL DE CUENTAS EUROPEO

COMUNICADO DE PRENSA

ECA/15/04

Luxemburgo, 17 de enero de 2014

LIFE necesita mejoras en su diseño y en su ejecución, según los auditores de la UE.

Un informe publicado hoy por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) insta a la Comisión Europea a incrementar la eficacia del programa LIFE mejorando la difusión y reproducción de los proyectos medioambientales satisfactorios.

Según Jan Kinšt, Miembro del TCE responsable del informe: «La difusión y reproducción de los proyectos LIFE resultan claramente insuficientes y merman en gran medida la capacidad del programa para actuar como catalizador de los cambios medioambientales, que es su objetivo principal».

La política medioambiental de la UE está integrada en los principales ámbitos políticos europeos, como los fondos estructurales y la política agrícola común. LIFE (L’Instrument Financier pour l’Environnement), y en particular su componente medioambiental, es un instrumento financiero específico concebido para servir de plataforma para el desarrollo y el intercambio de mejores prácticas, así como para compartir los conocimientos, y catalizar y acelerar los cambios en cuestiones medioambientales y climáticas. Por tanto, su eficacia depende en gran medida de que los proyectos financiados actúen como catalizadores del cambio medioambiental. LIFE está directamente gestionado por la Comisión.

El último programa LIFE abarcó el período 2007-2013 y contó con un presupuesto anual medio de 239 millones de euros para la financiación de proyectos, menos del 1,5 % del total estimado de gastos relacionados con el medio ambiente. En la fiscalización se constató que, debido a la ausencia de un mecanismo para asignar sus limitados recursos a las acciones indicativas preferidas, faltaba una masa crítica de buenos proyectos que favorecieran avances significativos en la política medioambiental de la UE. Asimismo, las asignaciones nacionales indicativas dificultaron la selección de los mejores proyectos porque estos no se elegían únicamente según sus méritos, sino también según su Estado miembro de origen.

Los auditores de la UE también señalaron que la Comisión no justificó suficiente la selección de los proyectos y que, aunque algunos de los proyectos subvencionados lograron resultados positivos, el programa no cumplió su papel fundamental de garantizar su eficaz difusión y reproducción.

Nota destinada a las redacciones:

Los informes especiales del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) se publican a lo largo del año y presentan los resultados de su fiscalización de ámbitos presupuestarios o temas de gestión específicos de la UE.

En este informe especial (IE 15/2013), titulado «¿Ha sido eficaz el componente medio ambiente del programa LIFE?», se examina si la concepción y ejecución del componente contribuyó a la eficacia del programa. La fiscalización se centró en los proyectos financiados entre 2005 y 2010. El Tribunal visitó los servicios correspondientes de la Comisión y cinco Estados miembros situados entre los principales beneficiarios de LIFE (Alemania, España, Francia, Italia y el Reino Unido), lo cual representa el 55 % del presupuesto LIFE y el 15 % de sus proyectos.

El Tribunal constató que, en general, el componente LIFE-Medio Ambiente no funcionaba con eficacia porque no estaba suficientemente bien concebido ni ejecutado.

A partir de estas conclusiones, el TCE formuló las siguientes recomendaciones:

  • En el establecimiento de los programas de trabajo plurianuales previstos en el nuevo programa LIFE, las autoridades legislativas deben permitir a la Comisión y a los Estados miembros restringir las solicitudes admisibles a unas prioridades estratégicas limitadas, y establecer objetivos claros, específicos, mensurables y realizables para los proyectos que reciban la financiación. El establecimiento de un número limitado de prioridades fijadas para una serie de años racionalizaría el procedimiento de selección, concentraría los esfuerzos en cuestiones específicas y facilitaría la evaluación del impacto del programa.

  • La propuesta de la Comisión para el nuevo programa LIFE pone fin a la asignación nacional a los proyectos tradicionales pero mantiene el equilibrio geográfico de los proyectos integrados. Al aplicarla, la Comisión debe asegurarse de que los proyectos integrados son seleccionados por su mérito, y de que el equilibrio geográfico no debe contravenir el principio de igualdad de oportunidades para los solicitantes.

  • La Comisión debe mejorar los formularios de evaluación para la selección de proyectos y exigir a los evaluadores que valoren y califiquen por separado los principales aspectos de los proyectos (como el carácter innovador o demostrativo de la propuesta, la calidad de las acciones de difusión previstas o el potencial de reproducción de los resultados), con objeto de mejorar la calidad y transparencia del procedimiento de selección y de garantizar que los proyectos seleccionados tienen potencial para contribuir a la consecución de los objetivos del programa.

  • La Comisión debe mejorar sus herramientas de gestión del programa y considerar la introducción de indicadores comunes de realización y resultados adecuados, así como información de seguimiento en cada proyecto, para permitir una apropiada supervisión del programa. En la medida de lo posible, estos indicadores han de ser pertinentes, aceptados, creíbles, sencillos y rigurosos (criterios «RACER»).

  • La Comisión debe mejorar su evaluación de la moderación de los costes de personal declarados, especialmente en los proyectos comparables, utilizando mejor la información recabada durante la fase de supervisión. De este modo, dicha información podría ser mejor utilizada para facilitar la identificación de los costes excesivos.

  • La Comisión debe exigir al equipo de seguimiento que incorpore a sus evaluaciones un análisis crítico de las medidas de difusión, sostenibilidad y reproducción propuestas por el beneficiario y de los posibles obstáculos que pueden encontrar, tanto en sus informes de evaluación durante la ejecución de los proyectos como en los elaborados en sus visitas ex post.

  • La Comisión debe considerar el mejor modo de fomentar la difusión y reproducción de los resultados de los proyectos entre los beneficiarios privados que deseen proteger sus intereses comerciales.

  • La Comisión debe estudiar el modo de exigir a los beneficiarios la presentación de información simple y actualizada en formato electrónico una vez finalizado el proyecto (si el proyecto sigue funcionando, si se ha reproducido y, en caso afirmativo, cuántas veces, etc.). Así la Comisión podría mejorar eficazmente su información ex post sobre la eficacia del programa.

El Tribunal de Cuentas Europeo fiscalizó anteriormente la sostenibilidad de los proyectos LIFE-Naturaleza y su gestión por la Comisión en el Informe Especial nº 11/2009, el cual puede consultarse aquí: http://www.eca.europa.eu/en/Pages/BrowsePublications.aspx?k=&ty=Special Report&y=2009


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site