Navigation path

Left navigation

Additional tools

Presentación del informe anual relativo a 2012 ante el Consejo de la Unión Europea (Asuntos Económicos y Financieros)

Court of Auditors - ECA/13/45   10/12/2013

Other available languages: EN FR DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO HR


TRIBUNAL DE CUENTAS EUROPEO DISCURSO

Luxemburgo, 10 de diciembre de 2013

ECA/13/45

Discurso de Vítor Caldeira,

Presidente del Tribunal de Cuentas Europeo

Presentación del informe anual relativo a 2012 ante el Consejo de la Unión Europea (Asuntos Económicos y Financieros)

Bruselas, 10 de diciembre de 2013


Solo es auténtico el texto pronunciado. Prevalecerá la presentación oral.

Señor Presidente,

Señoras y Señores Ministros,

Comisario Šemeta

Es un gran honor para mí presentar hoy ante el Consejo de la Unión Europea el Informe Anual del Tribunal sobre la ejecución del presupuesto de la UE relativo al ejercicio 2012.

Los ciudadanos europeos no solo tienen derecho a saber cómo se gasta su dinero y si se emplea adecuadamente, sino también si obtiene la rentabilidad debida, especialmente en un momento de tanta presión para las finanzas públicas.

El informe anual del Tribunal contribuye a transmitir a las instituciones de la UE y a sus ciudadanos una idea general de lo que sabemos acerca de la gestión financiera de la UE.

En opinión del Tribunal, la imagen que se ofrece de 2012 es coherente con la de ejercicios anteriores. En resumen, su informe anual relativo a dicho ejercicio viene a decir lo siguiente:

  • Sabemos en qué se gastan los fondos europeos: las cuentas de la UE elaboradas por la Comisión son fiables, como viene sucediendo desde 2007.

  • Sabemos también que no todos los fondos se utilizan correctamente: el Tribunal ha llegado a la conclusión de que los pagos del presupuesto de la UE siguen estando significativamente afectados por errores.

  • Pero no se conoce suficientemente el valor que el presupuesto de la UE aporta globalmente a los ciudadanos. Los sistemas de gestión y de comunicación referentes a dicho presupuesto siguen sin facilitar información suficiente, pertinente y fiable sobre los resultados obtenidos por el gasto de la Unión.

Por lo que se refiere a la legalidad y regularidad de los pagos, el Tribunal estima en un 4,8 % el porcentaje de error más probable que afecta a los pagos contabilizados como gastos subyacentes a las cuentas de la UE.

El informe anual relativo a 2012 encierra un conocimiento considerable de la naturaleza de estos errores, de los ámbitos en que se producen y de la razón por la que se mantienen, y quisiera destacarles las tres conclusiones fundamentales a que llega.

En primer lugar, es importante clarificar lo que representan los «errores» a que hace referencia el Tribunal. Se trata de casos en los que los fondos europeos no se utilizaron con arreglo a la legislación pertinente ni se ajustaron, por tanto, a los deseos del Parlamento y del Consejo en su calidad de legislador y autoridad presupuestaria. En otras palabras, son casos en los que los fondos europeos no tendrían que haberse desembolsado.

De hecho, más de dos terceras partes del porcentaje de error estimado obedecen a la falta de admisibilidad de las solicitudes de pago presentadas y a incumplimientos graves de las normas de contratación pública.

En segundo lugar, querría subrayar el hecho de que Ios errores no afectan únicamente a un ámbito específico del presupuesto, sino que todos los grupos de políticas que abarcan gastos operativos están significativamente afectados por errores. Los gastos administrativos son el único ámbito en el que no se halló un nivel de error significativo.

El porcentaje de error más probable estimado por el Tribunal para el conjunto de los ámbitos de gasto operativos ha aumentado, pasando del 3,9 % en 2011 al 4,8 % en 2012.

En tercer lugar, al igual que en ejercicios anteriores, el porcentaje de error estimado por Tribunal es más elevado en los ámbitos de gestión compartida de la Comisión con los Estados miembros. La diferencia este año en nuestro informe anual es que las mejoras metodológicas del Tribunal permiten realizar comparaciones justas entre las diversas modalidades de gestión.

El Tribunal calcula que el porcentaje estimado de error en los gastos de gestión compartida ascendía al 5,3 % frente al 4,3 % registrado en las restantes modalidades de gastos operativos.

Sin embargo los ámbitos más proclives a errores son los de gestión compartida, sobre todo el de desarrollo rural, con un porcentaje de error estimado del 7,9 %, seguido por política regional, con un porcentaje de error del 6,8.

Pero las constataciones del Tribunal no indican que los errores en los ámbitos de gestión compartida afecten únicamente a determinados Estados miembros. Las evaluaciones realizadas por el Tribunal en 2012 de los sistemas de control y supervisión señalan, de hecho, insuficiencias en gran número de autoridades nacionales y regionales.

Las autoridades nacionales y regionales encargadas de gestionar los fondos europeos podrían hacer más por impedir que se produzcan errores. La verificación de operaciones efectuada por el Tribunal revela que más de la mitad de los errores hallados en la gestión compartida podrían haber sido corregidos por dichas autoridades antes de presentar las solicitudes de reembolso a la Comisión.

La Comisión puede y, de hecho, trata de proteger el presupuesto de la UE aplicando correcciones financieras, pero el sistema aplicado para ello resulta complejo y el impacto de las correcciones en los Estados miembros y los beneficiarios depende de la normativa aplicable.

Por ejemplo, en el ámbito de agricultura, la mayoría de las correcciones financieras no dan lugar a que los Estados miembros recuperen los pagos de los beneficiarios, mientras que, en Cohesión, la mayoría de las correcciones son a tanto alzado, por lo que no se traducen en correcciones pormenorizadas por proyectos.

Señor Presidente, señoras y señores ministros,

El problema principal reside en que los actuales marcos legislativos del gasto no contribuyen suficientemente a mejorar su calidad. El nuevo período del marco financiero supone una oportunidad de cambiar esta situación.

Ahora bien, tenemos ante nosotros una oportunidad, y una necesidad creciente, de lograrla. Ante la gradual presión sobre las finanzas públicas tanto a escala europea como nacional, el Tribunal recomienda centrar la atención en el aspecto del rendimiento en los programas de gasto de la UE.

Lo anterior significa establecer objetivos claros, indicadores pertinentes y resultados previstos en todos los programas de gasto. Como pueden ver en el capítulo 10 de nuestro informe, el Tribunal considera que estos parámetros no se han establecido de modo suficientemente uniforme para que sirvan de base a la gestión y la comunicación del rendimiento.

Para que los fondos europeos se gasten mejor en el futuro es igualmente importante simplificar los mecanismos de gestión y control nacionales y garantizar que funcionen eficazmente desde el comienzo del nuevo período de programación.

En resumen, la Unión tiene que crear una cultura de rendimiento a fin de que la próxima generación de programas de gasto obtenga valor añadido para Europa y sus ciudadanos y lo haga de manera ostensible.

Señor Presidente, señoras y señores ministros,

Las instituciones de la UE tendrán que trabajar juntas para mejorar el rendimiento e intensificar la rendición de cuentas de la Unión en los próximos años.

Es el ferviente deseo del Tribunal desempeñar su cometido al lado del Consejo, del Parlamento y de la Comisión para alcanzar este objetivo en beneficio de los ciudadanos de la Unión.

Muchas gracias por su atención.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website