Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

ECA/13/29

Cour des comptes - ECA/13/29   01/10/2013

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO HR


TRIBUNAL DE CUENTAS EUROPEO

COMUNICADO DE PRENSA

ECA/13/29

Luxemburgo, 1 de octubre de 2013

Auditores de la UE: «la UE tiene que mostrarse más exigente con las autoridades congoleñas»

Un informe publicado hoy por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) resulta crítico con los resultados de la ayuda proporcionada por la UE para promover elementos clave de la gobernanza en la República Democrática del Congo (RDC). «Aunque el apoyo de la UE es bien intencionado y está consiguiendo algunos resultados, el progreso es lento, irregular y, en general, limitado», afirmó Hans Gustav Wessberg, Miembro del TCE responsable del informe, quien añadió que «menos de la mitad de los programas examinados han obtenido, o pueden obtener, la mayoría de los resultados previstos, y en la mayoría de los casos la sostenibilidad es una perspectiva poco realista».

Si como principal socio para el desarrollo de la RDC y defensor de la buena gobernanza y los derechos humanos quiere seguir apoyando la gobernanza en la RDC, la UE necesita mejorar significativamente la eficacia de su ayuda. En este sentido, la Comisión debe ser más realista respecto de lo que se puede lograr y de la concepción de los programas de la UE y más exigente con las autoridades congoleñas al supervisar el cumplimiento de las condiciones acordadas y de los compromisos contraídos.

La buena gobernanza es un valor europeo fundamental y un componente clave de la cooperación de la UE al desarrollo de países terceros. Desde que reanudó su cooperación estructural con la RDC, la UE ha aportado entre 2003 y 2011 unos 1 900 millones de euros, constituyendo así uno de los más importantes socios para el desarrollo de dicho país.

En la fiscalización se examinó la eficacia del apoyo de la UE al proceso electoral, la justicia y la policía, las reformas de la gestión de la Hacienda pública y el proceso de descentralización.

El TCE constató que la mejora de la gobernanza en la RDC será un proceso largo. Al igual que otros socios para el desarrollo, la UE afronta importantes obstáculos en sus esfuerzos por contribuir a la mejora de la gobernanza en la RDC. Sin embargo, aunque la Comisión conoce bien las principales causas y consecuencias de la fragilidad del Estado en la RDC, no tomó suficientemente en cuenta estas circunstancias al concebir los programas de la UE.

Con el fin de garantizar al máximo las posibilidades de gasto eficaz de los fondos de la UE, la fiscalización terminó con la conclusión de que «la EU tiene que asegurarse de que la financiación se vincula estrechamente al acuerdo del país socio sobre las condiciones, objetivos y riesgos del programa, y está respaldada firmemente por un diálogo político eficaz con el gobierno sobre la definición y aplicación de políticas y estrategias de reforma adecuadas».

El TCE recomienda que la Comisión y el SEAE revisen determinados componentes de la estrategia de cooperación de la UE con la RDC, valoren mejor los riesgos que afectan a la aplicación satisfactoria de los programas, establezcan objetivos viables en el contexto nacional y refuercen el uso de la condicionalidad y el diálogo político.

Nota destinada a las redacciones:

Los informes especiales del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) se publican a lo largo del año y presentan los resultados de su fiscalización de ámbitos presupuestarios o temas de gestión específicos de la UE.

En este informe especial (IE 09/2013) que lleva por título «Apoyo de la UE a la gobernanza en la República Democrática del Congo», el TCE examina si el apoyo de la UE a la gobernanza se ajusta a las necesidades y logra los resultados previstos, y si tiene suficientemente en cuenta la Comisión la fragilidad de la situación de la RDC al diseñar los programas de la UE. La fiscalización abarcó el proceso electoral, la reforma del sector de la seguridad (justicia y policía), la Hacienda pública y la descentralización durante el período comprendido entre 2003 y 2011.

La fiscalización terminó con la conclusión de que la eficacia de la asistencia de la UE a la gobernanza en la RDC es limitada. El apoyo de la UE a la gobernanza se inscribe en una estrategia de cooperación por lo general sólida, aborda las principales necesidades de gobernanza del país y ha logrado algunos resultados. Sin embargo, el progreso es lento, irregular y, en general, limitado. Menos de la mitad de los programas examinados han obtenido, o pueden obtener, la mayoría de los resultados previstos, y en la mayoría de los casos la sostenibilidad es una perspectiva poco realista.

Al igual que otros socios para el desarrollo, la Comisión afronta importantes obstáculos en sus esfuerzos por contribuir a la mejora de la gobernanza en la RDC: la ausencia de voluntad política, la dinámica impulsada por los donantes de los programas y la falta de capacidad de absorción. Sin embargo, aun conociendo bien las principales causas y consecuencias de la fragilidad del Estado en la RDC, la Comisión no tomó suficientemente en cuenta estas circunstancias al concebir los programas de la UE. Los riesgos no se han afrontado adecuadamente, los objetivos de los programas son con frecuencia demasiado ambiciosos, la condicionalidad tiene un débil efecto incentivador y no se ha aprovechado todo el potencial del diálogo político ni se ha coordinado adecuadamente con los Estados miembros de la UE.

A partir de estas conclusiones, el TCE formula, entre otras, las siguientes recomendaciones:

  • a la Comisión y al SEAE i) prestar más atención a garantizar un equilibrio adecuado de la ayuda entre provincias, especialmente en las más pobres; ii) combinar el apoyo a las instancias centrales con programas provinciales que vinculen la descentralización política y territorial a la mejora de las estrategias de gestión de recursos, y rehabilitación y desarrollo de infraestructuras; y iii) reconsiderar el apoyo de la UE a la mejora de la gestión de los recursos naturales efectuando una evaluación completa de sus necesidades;

  • a la Comisión, establecer medidas para evitar o mitigar los riesgos y definir claramente la línea de acción que debe seguirse en caso de que se materialicen los riesgos;

  • a la Comisión, favorecer la flexibilidad durante la aplicación de los programas para poder revisar los objetivos en caso necesario sin demoras;

  • a la Comisión, reforzar su uso de la condicionalidad y el diálogo político para que la ayuda de la UE sea más eficiente, y así deberá: i) establecer condiciones claras, pertinentes, realistas y con un plazo específico, ii) evaluar periódicamente el cumplimiento de las condiciones acordadas, y iii) responder de manera firme, proporcionada y oportuna cuando el Gobierno de la RDC no se implique satisfactoriamente en el cumplimiento, en su caso suspendiendo o cancelando el programa.

Persona de contacto:

Aidas Palubinskas

Agente de prensa

Tribunal de Cuentas Europeo

Oficina: +352 4398 45410 Móvil: +352 621 552224

press@eca.europa.eu www.eca.europa.eu Twitter: @EUAuditorsECA


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site