Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools


TRIBUNAL DE CUENTAS EUROPEO

COMUNICADO DE PRENSA

ECA/13/18

Luxemburgo, 18 de junio de 2013

Según los auditores de Tribunal, «la cooperación de la UE con Egipto en materia de gobernanza es bienintencionada pero ineficaz»

El nuevo informe publicado por el Tribunal de Cuentas Europeo es muy crítico con el gasto de la UE en ayudas para fomentar ámbitos clave de la gobernanza en Egipto en los períodos anteriores y posteriores al Levantamiento de enero de 2011. Según Karel Pinxten, Miembro del Tribunal de Cuentas responsable del informe, «el planteamiento cauteloso no ha funcionado y ha llegado el momento de aplicar un enfoque más específico que obtenga resultados significativos y garantice el mejor aprovechamiento del dinero de los contribuyentes europeos».

La fiscalización se centró en la gestión de la Hacienda pública y en la lucha contra la corrupción por una parte, y en los derechos humanos y la democracia por otra.

Durante el período 2007‑2013, Egipto percibió una asignación de la UE de aproximadamente 1 000 millones de euros. Puesto que más de la mitad de estos fondos se canalizan a través del apoyo presupuestario sectorial al Gobierno egipcio, se concede una considerable fiabilidad a la gestión de las finanzas públicas del país.

La Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) no lograron que las autoridades egipcias resolvieran las principales insuficiencias en la gestión de las finanzas públicas. La falta de transparencia presupuestaria, una función de auditoría ineficaz y una corrupción endémica constituyen ejemplos de insuficiencias que socavan el sistema. La Comisión y el SEAE no reaccionaron ante la falta de progresos adoptando medidas enérgicas que garantizasen la rendición de cuentas de un importe considerable de fondos comunitarios, que siguió pagándose directamente a las autoridades egipcias.

Las intervenciones de la UE en favor de los derechos humanos y la democracia tampoco lograron grandes avances. El programa de derechos humanos ha resultado ser en gran parte infructuoso. Se inició con lentitud y se encontró con el obstáculo de la actitud negativa de las autoridades egipcias. La Comisión y el SEAE no aprovecharon los estímulos financieros y políticos de que disponían para contrarrestar esta intransigencia. Los fondos canalizados a través de las organizaciones de la sociedad civil no bastaron para lograr resultados palpables.

A raíz del Levantamiento no se tomaron nuevas iniciativas importantes para resolver cuestiones de derechos humanos y las medidas adoptadas han tenido escasa repercusión hasta la fecha. En la subsiguiente revisión no se prestó atención suficiente a los derechos de las mujeres y de las minorías, pese a la necesidad imperiosa de actuar con urgencia para contrarrestar el creciente clima de intolerancia.

Nota destinada a las redacciones:

Los informes especiales del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) se publican a lo largo del año y presentan los resultados de su fiscalización de ámbitos presupuestarios o temas de gestión específicos de la UE.

El Informe Especial nº 4/2013 se titula «Cooperación de la UE con Egipto en materia de gobernanza». La fiscalización examinó si la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) habían gestionado eficazmente la ayuda de la Unión Europea para mejorar la gobernanza antes y después del levantamiento de 2011. El informe presenta numerosas constataciones ilustrativas que demuestran que la ayuda de la UE no ha sido eficaz para mejorar la gobernanza.

Gestión de las finanzas públicas

Falta de transparencia y responsabilidad presupuestaria

  • Falta de transparencia de importantes ámbitos presupuestarios. No se declara el gasto militar, y no hay información sobre los gastos del Presidente (véase el apartado 47, letra a)).

  • Las autoridades egipcias tienen al menos 36 000 millones de libras egipcias (aproximadamente 4 000 millones de euros), el equivalente al 2,4 % del PIB de Egipto, al margen del presupuesto del Estado en los denominados «fondos especiales». Se desconoce su cuantía exacta y los fines a que están destinados así como el modo en que se emplean (véase el apartado 47, letra b)).

  • No se ha avanzado en la reforma de la auditoría externa. La Organización Central de Auditoría, entidad fiscalizadora superior de Egipto, dependía directamente del presidente Mubarak, y la mayor parte de sus informes de auditoría son secretos. La falta de reforma y de transparencia en la Organización Central de Auditoría constituye un grave impedimento para la mejora de la gestión de las finanzas públicas (véase el apartado 47, letra c)).

Los programas de apoyo presupuestario sectorial apenas han contribuido a solucionar este problema. Algunos de los programas de apoyo presupuestario de la UE en otros países imponían condiciones específicas sobre la corrupción, pero no así en Egipto. También hay que destacar que la Comisión es el único donante que facilita apoyo presupuestario a Egipto.

Derechos humanos y democracia

Un rasgo fundamental del Acuerdo de Asociación entre la UE y Egipto es su insistencia en el respecto de los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales. Esto refleja el ya antiguo compromiso de la UE en el fomento de los derechos humanos y la democracia en sus relaciones internacionales como establece el artículo 21, apartado 1, del Tratado de la Unión Europea.

El principal programa afrontó numerosos problemas, muchos de los cuales se debían a la falta de compromiso de las autoridades egipcias:

  • treinta meses después de la firma del convenio de financiación, solo se había gastado el 22% de los fondos (apartado 29, letra b));

  • se canceló un importante componente (4 millones de euros) componente para aumentar la capacidad de las organizaciones de la sociedad civil (apartado 29, letra c)).

Tras el Levantamiento peligran cada vez más los derechos de las minorías, la violencia sectaria ha aumentado y los cristianos sufren sus graves consecuencias. La investigación sobre la violencia es exigua o nula.

Tras el Levantamiento, el nuevo Parlamento pidió la abolición de varias instituciones que defendían los derechos de las mujeres y también la reducción de la edad legal para contraer matrimonio, la despenalización de la mutilación genital femenina y una revisión de la Ley del Estatuto Personal and Ley de la Infancia con arreglo a los principios de la Ley islámica (véase el apartado 63 del informe).

Recomendaciones

La Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior aceptaron la práctica totalidad de las recomendaciones formuladas en el informe del Tribunal (apartados 80 a 82).


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site