Navigation path

Left navigation

Additional tools

CONSEJO EUROPEO DE COPENHAGUE: 21-22 DE JUNIO DE 1993- CONCLUSIONES DE LA PRESIDENCIA -

European Council - DOC/93/3   22/06/1993

Other available languages: EN FR DE DA NL IT PT EL

   INTRODUCCIÓN

   El Consejo Europeo acogió con agrado el resultado del referéndum danés  y
   la  perspectiva  de que se completen rápidamente  los  procedimientos  de
   ratificación del Tratado de Maastricht en todos los Estados miembros.  El
   Consejo Europeo está decidido a que este paso importante marque el  final
   de  un  período  prolongado de incertidumbre sobre  la  dirección  de  la
   Comunidad  y sea la ocasión de que la Unión afronte con vigor y  decisión
   renovados los muchos retos internos y externos que encara, haciendo pleno
   uso  de  las posibilidades que ofrece el nuevo  Tratado.  Los  principios
   expuestos en los Consejos Europeos de Birmingham y Edimburgo, relativos a
   democracia,  subsidiariedad  y apertura guiarán la aplicación  del  nuevo
   Tratado para acercar la Comunidad a sus ciudadanos.

   El Consejo Europeo de Copenhague prestó una atención especial a la acción
   encaminada, por una parte, a abordar los problemas económicos y  sociales
   a  que  se enfrentan la Comunidad y en particular el nivel  de  desempleo
   inaceptablemente  elevado  y, por otra, a la amplia  gama  de  cuestiones
   relativas a la paz y la seguridad en Europa. El Consejo Europeo  reconoce
   que  la  Comunidad  sólo puede contar con continuo  apoyo  público  a  la
   construcción  de  Europa si demuestra que es un instrumento  válido  para
   contribuir a la seguridad y al bienestar de todos los ciudadanos.

   Los miembros del Consejo Europeo sostuvieron un intercambio de  opiniones
   con  el  Presidente del Parlamento Europeo. El debate se celebró  con  el
   transfondo  del  mayor  papel político y legislativo  que  al  Parlamento
   Europeo atribuye el Tratado de Maastricht. El Consejo Europeo subrayó  la
   importancia de que se haga el mejor uso posible de dichas  disposiciones,
   al   tiempo  que  se  respete  plenamente  el  equilibrio   institucional
   establecido  en el Tratado de Maastricht. El Consejo Europeo  resaltó  al
   mismo  tiempo la necesidad de que los Parlamentos  nacionales  participen
   más  de  cerca en las actividades de la Comunidad. Se congratuló  de  los
   crecientes  contactos  entre los Parlamentos nacionales y  el  Parlamento
   Europeo.

   1.  Crecimiento, competitividad y desempleo

       El  Consejo  Europeo  expresa su honda preocupación  ante  la  actual
       situación  de  desempleo  y  los graves  peligros  inherentes  a  una
       coyuntura en que un número creciente de personas de la Comunidad está
       quedando permanentemente marginada del mercado de trabajo. El Consejo
       Europeo  garantizó  la determinación de la Comunidad  y  sus  Estados
       miembros de restablecer la confianza aplicando una estrategia  clara,
       que abarque tanto el corto plazo como el medio a largo plazo, con  el
       fin   de   restaurar   un   crecimiento   sostenible,   reforzar   la
       competitividad de la industria europea y reducir el desempleo.

       Medidas a corto plazo

       El  Consejo  Europeo  convino en que debe seguir  dándose  la  máxima
       prioridad  a  la  acción  económica concertada que  se  basa  en  los
       principios expuestos en "El plan de acción por los Estados miembros y
       la  Comunidad  con el fin de fomentar el crecimiento  y  combatir  el
       desempleo", establecido por el Consejo Europeo de Edimburgo.   Acogió
       con  agrado el conjunto inicial de medidas nacionales y  comunitarias
       establecidas por el Consejo de Economía y Finanzas en su reunión  del
       19  de  abril  y tomó nota con satisfacción de  que  algunos  Estados
       miembros han aplicado desde entonces medidas nuevas y adicionales con
       este mismo objetivo.

       Es decisivo el fomento de la inversión.

       El  Consejo Europeo acordó que a nivel nacional los Estados  miembros
       deben dar particular importancia a este objetivo en la  planificación
       de  su presupuesto nacional para 1994. La aportación, en su  momento,
       de inversión pública, en particular en infraestructuras y  protección
       del  medio  ambiente y renovación urbana, así como el fomento  de  la
       inversión  privada (con especial atención a las pequeñas  y  medianas
       empresas y a la vivienda), revisten particular importancia en la fase
       actual  del  ciclo  económico  en  Europa.  Sin  embargo,   impuestos
       inferiores sobre la mano de obra aumentarían la competitividad de  la
       industria europea. En este sentido, también deberían preverse medidas
       fiscales para reducir el consumo de recursos energéticos escasos.

       Aunque  la  acción  nacional  ulterior dependa  de  la  capacidad  de
       maniobra  de  cada Estado miembro, convendría  tener  debidamente  en
       cuenta  el  efecto multiplicador del mercado interior, que  apoya  la
       política  nacional  orientada a la recuperación económica, y  de  los
       efectos positivos sobre los presupuestos nacionales que se derivarían
       de un aumento del crecimiento.

       A nivel comunitario, el Consejo Europeo invitó al BEI, en cooperación
       con la Comisión, a que aumente en 3.000 millones de ecus la línea  de
       crédito temporal de 5.000 millones de ecus convenida en Edimburgo y a
       que amplíe su duración más allá de 1994; 2.000 millones de ecus  para
       las  redes  transeuropeas y 1.000 millones de ecus para  reforzar  la
       competitividad de las pequeñas y medianas empresas europeas. Se insta
       al  Consejo de Economía y Finanzas a estudiar en qué forma  la  parte
       disponible para las pequeñas y medianas empresas podría  beneficiarse
       de unos subsidios de tipos de interés de un máximo del 3% a lo  largo
       de cinco años. El subsidio de interés estaría vinculado a la creación
       de empleo (similar a los préstamos CECA existentes) y se  financiaría
       dentro  de las actuales perspectivas financieras. El Consejo  Europeo
       revisará  el  importe  de la línea de crédito  para  las  pequeñas  y
       medianas  empresas  en  su  reunión de diciembre a  la  vista  de  su
       utilización.

       El  Consejo Europeo subrayó la importancia de una  rápida  aplicación
       del  programa  de  política  estructural  de  la  Comunidad  para  el
       período 1994-1999. La aplicación de este programa de 160.000 millones
       de  ecus  (equivalente,  en  términos reales a  tres  veces  el  plan
       Marshall) es esencial para el crecimiento y la creación de empleo, no
       sólo  en  las zonas comunitarias menos favorecidas, sino en  toda  la
       Comunidad.   Por  lo  tanto,  el  Consejo  Europeo  exhortó   a   las
       Instituciones a que garanticen la adopción  formal, antes de  finales
       de julio de 1993,de los Reglamentos de los Fondos estructurales. Tomó
       nota  de que el Presidente del Parlamento Europeo estaba  de  acuerdo
       con  este  objetivo. Tanto los textos jurídicos  como  la  aplicación
       práctica  deben  respetar  en su totalidad el  acuerdo  alcanzado  en
       Edimburgo sobre el paquete Delors II.

       Además,  y al objeto de impulsar las previsiones de los proyectos  de
       inversión  bajo los Fondos estructurales, el Consejo  Europeo  acordó
       que  el Consejo de Economia y Finanzas estudiará una propuesta de  la
       Comisión que permitiría a los Estados miembros recurrir a una  "línea
       de  crédito puente" comunitaria a tipos de interés del mercado  hasta
       un máximo de 5.000 millones de ecus disponible hasta finales de 1995.
       El   reembolso  de  este  préstamo  comunitario  provendría  de   las
       asignaciones  del  Fondo  estructural  en  años  sucesivos.   Podrían
       aplicarse acuerdos similares al Fondo de Cohesión.

       El  Consejo Europeo subrayó la importancia del pleno  aprovechamiento
       de  las nuevas disposiciones del Tratado de Maastricht  relativas  al
       fomento  de  las redes transeuropeas de la más alta  calidad,  en  el
       contexto  del  fomento  del crecimiento económico  e  industrial,  la
       cohesión,  el  funcionamiento  eficaz  del  mercado  interior  y  del
       estímulo  de la industria europea para hacer pleno uso de la  moderna
       tecnología de la información. El Consejo Europeo instó a la  Comisión
       y  al Consejo a que completaran para comienzos de 1994 los planes  de
       redes    en    todos   los   sectores    pertinentes    (transportes,
       telecomunicaciones   y  energía),  a  la  vez  que  tomó   nota   con
       satisfacción  del  progreso realizado en trenes  de  alta  velocidad,
       carreteras, navegación interior y transporte combinado. También pidió
       al  Consejo  que estudie rápidamente las propuestas  de  la  Comisión
       sobre  redes telemáticas. El Consejo examinará también, basándose  en
       una  propuesta  de  la Comisión, las  conexiones  entre  los  Estados
       miembros periféricos y las regiones centrales de la Comunidad.

       La  ampliación en la duración y el aumento en el importe de la  línea
       de crédito temporal de Edimburgo ahora acordados permitirán una nueva
       contribución  importante  a  estas redes. Se  dará  prioridad  a  los
       proyectos  transeuropeos  que  hayan recibido  la  aprobación  de  la
       Comunidad  mediante  una  "declaración de  interés  comunitario"  con
       arreglo  a  este  instrumento  y  a  otros  instrumentos  financieros
       comunitarios.

       Medidas  a medio y largo plazo para fomentar la competitividad  y  el
       empleo

       El  Consejo  Europeo  acordó  que  la  política  macroeconómica  debe
       completarse   con  medidas  estructurales  en  cada  Estado   miembro
       adaptadas  a  sus  características  individuales,  para  lograr   una
       reducción  significativa  del nivel  de  desempleo,  inaceptablemente
       elevado,  en particular entre los jóvenes, los desempleados de  larga
       duración y los marginados.

       El  Consejo  Europeo oyó un análisis del Presidente  de  la  Comisión
       sobre  la  situación  de competitividad de la  economía  europea.  Se
       adhirió plenamente a su diagnóstico.

       El  Consejo Europeo acogió con agrado las sugerencias del  Presidente
       Delors para un plan europeo a medio plazo para reactivar la economía,
       "La  entrada  en el siglo XXI", que se adjunta a  estas  conclusiones
       (véase  Anexo  I). El Consejo Europeo instó a la Comisión  a  que  le
       presente  un Libro Blanco sobre la estrategia a medio plazo  para  el
       crecimiento,  la  competitividad y el empleo para  estudiarlo  en  la
       reunión  de diciembre de 1993. Los Estados miembros presentarán a  la
       Comisión,  antes  del  1  de  septiembre,  propuestas  de   elementos
       específicos  que  podrían incluirse en esta  iniciativa.  El  Consejo
       Europeo  instó  a  la  Comisión a que prepare  su  Libro  Blanco  con
       suficiente  tiempo para que pueda ser tomado en consideración  en  el
       trabajo  preparatorio  que  debe realizar el Consejo  de  Economía  y
       Finanzas  con  respecto  a las líneas  directrices  generales  de  la
       política  económica  para  la Comunidad y sus  Estados  miembros.  La
       Comisión consultará a los interlocutores sociales.

       El  Consejo  Europeo  recordó  que  deberá  examinar  dichas   líneas
       directrices  según lo dispuesto en el Tratado de la Unión  Europea  e
       instó  al  Consejo de Economía y Finanzas a que, a  propuesta  de  la
       Comisión,  presente  al Consejo Europeo en Bruselas en  diciembre  un
       proyecto  de líneas directrices basado en los objetivos  establecidos
       en los apartados anteriores relativo a los aspectos tanto a cortocomo
       a  medio plazo, al objeto de fomentar un crecimiento  sostenible,  no
       inflacionista y respetuoso del medio ambiente.

       Política monetaria y de tipos de cambio

       La estabilidad de la política monetaria y de los tipos de cambio  son
       factores  clave  de  los componentes a corto y  medio  plazo  de  una
       estrategia  para restaurar el crecimiento y reducir el desempleo.  El
       Consejo  Europeo  reconoció la primordial importancia  de  crear  las
       condiciones para rebajar rápidamente los tipos de interés en  Europa,
       reduciendo  con  ello  la diferencia existente  entre  los  tipos  de
       interés  en  Europa y los tipos de interés en  otros  grandes  países
       industriales.  Los movimientos en esta dirección serán  fundamentales
       para  la recuperación económica y a efectos de promover la  inversión
       en Europa.

       El  Consejo Europeo se dedicó a estudiar la reciente evolución de  la
       situación  en  materia  de  tipos  de  cambio.  En  su  opinión,  las
       orientaciones  acordadas  en  la reunión  informal  de  Ministros  de
       Economía  y Finanzas de Kolding en relación con el Sistema  Monetario
       Europeo van en la dirección adecuada. El Consejo Europeo recordó  que
       la  política  económica  y de tipos de cambio de  todos  los  Estados
       miembros es materia de común interés. Subrayó el importante papel que
       debe desempeñar el Instituto Monetario Europeo (IME) en este  ámbito.
       Instó a la Comisión a que presente propuestas sobre todas las medidas
       de  aplicación  necesarias relativas a la segunda fase  de  la  Unión
       Económica y Monetaria, de modo que el Consejo pueda adoptarlas lo más
       pronto posible después de la entrada en vigor del Tratado y antes del
       1 de enero de 1994.

       Aspectos internacionales

       El  efecto de la acción de la Comunidad y de sus Estados miembros  se
       intensificará mediante la coordinación internacional de la  política.
       A  este respecto, el Consejo Europeo se felicitó del resultado de  la
       reunión  conjunta  CE-AELC  de  Ministros  de  Economía  y   Finanzas
       celebrada  en abril e instó al Consejo de Economía y Finanzas  a  que
       continúe manteniendo contactos estrechos con los países de la AELC en
       este  ámbito. Con respecto a la economía mundial, el Consejo  Europeo
       espera  que la cumbre G-7 de Tokio proporcione una base pactada  para
       llevar  a  cabo  resueltos  esfuerzos  con  el  fin  de  fomentar  el
       crecimiento de la economía mundial.

   2.  El mercado único y las políticas comunes

       En  un  momento  en  que los problemas  de  creación  de  crecimiento
       económico y de estímulo del empleo causan una preocupación creciente,
       la existencia de un amplio mercado único de 350 millones de  personas
       constituye un activo importante para la Comunidad.

       El  Consejo  Europeo se congratuló de las  recientes  decisiones  del
       Consejo  del Mercado Interior y le exhortó a adoptar rápidamente  las
       últimas  medidas restantes que revisten una  importancia  fundamental
       para el funcionamiento correcto del mercado único.

       En   cuanto  al  transporte,  el  Consejo  Europeo  tomó   nota   con
       satisfacción   de  que  el  acuerdo  reciente  relativo  al   régimen
       tributario sobre transporte por carretera ha despejado el camino para
       una liberalización completa de las actividades de los  transportistas
       por  carretera dentro de la Comunidad, que ocupe su lugar junto a  la
       liberalización existente del transporte aéreo y marítimo.

       El   mercado   único  ha  sido  una  realidad   jurídica   desde   el
       1 de enero de 1993;  es  esencial que se convierta  en  una  realidad
       práctica  que  opere fluidamente, mejorando la competitividad  de  la
       economía  europea y rindiendo el máximo beneficio económico y  social
       para el ciudadano. Con tal fin, el Consejo Europeo pidió a todos  los
       interesados,  y  en  particular a la Comisión  y  a  las  autoridades
       competentes  de  los  Estados  miembros,  que  trabajen  juntos  para
       garantizar que el mercado único sea administrado de modo eficiente  y
       con el menor papeleo posible.

       El  Consejo  Europeo  insistió  en que  el  Mercado  Único  no  puede
       realizarse  sin  la  plena  aplicación de  la  libre  circulación  de
       personas,  así como de bienes, servicios y capitales, de  conformidad
       con el artículo 8A del Tratado. Esto requiere medidas, en  particular
       en  lo que se refiere a la cooperación destinada a luchar  contra  la
       delincuencia  y  el  tráfico de drogas, y para  asegurar  un  control
       eficaz en las fronteras exteriores.

       El  Consejo  Europeo  invitó  a  los  Ministros  responsables  a  que
       considerasen  materia  de  gran  urgencia  el  trabajo  sobre  dichas
       medidas.  Con  respecto  al último  problema  pendiente  relativo  al
       Convenio sobre Fronteras Exteriores, el Consejo Europeo tomó nota con
       satisfacción de que los Estados miembros interesados habían expresado
       su  determinación  de no escatimar esfuerzos para alcanzar  lo  antes
       posible una solución aceptable para todos.

   3.  GATT

       El Consejo Europeo se congratuló por el informe de la Comisión  sobre
       el progreso efectuado en la Ronda Uruguay hasta la fecha. Subrayó  la
       necesidad  de que la Comunidad continúe contribuyendo  activamente  a
       lograr  progresos  ulteriores, y que a la vez preserve  la  identidad
       europea a lo largo de las negociaciones.

       El  Consejo  Europeo  destacó que era esencial  relanzar  el  proceso
       multilateral  de  Ginebra  lo antes posible sobre  todos  los  temas,
       incluida la agricultura, con el fin de llegar a un acuerdo  completo,
       duradero y equilibrado antes de final de año, cosa que se  necesitaba
       con urgencia a fin de crear el nuevo sistema comercial mundial basado
       en normas que impidan la acción unilateral. Una Ronda concluida sobre
       esta   base   favorecerá   la   expansión   duradera   del   comercio
       internacional,  que  es  la clave de  la  promoción  del  crecimiento
       económico y de la creación de empleo en Europa y en todo el mundo.

       La  pronta identificación de los principales elementos de  un  amplio
       componente de acceso al mercado y un progreso real de los servicios y
       la  propiedad intelectual, incluidas las contribuciones de todos  los
       socios  del  GATT,  ayudarían a mantener el impulso y  a  allanar  el
       camino  para  la conclusión en el momento oportuno  del  conjunto  de
       medidas final.

   4.  Ampliación

       El Consejo Europeo tomó nota de los progresos en las negociaciones de
       ampliación con Austria, Finlandia, Suecia y Noruega. Tomó nota de que
       las dificultades iniciales encontradas al comenzar las  negociaciones
       ya  se  habían superado, y de que el ritmo de las  mismas  se  estaba
       acelerando.  Recordó  que  las  negociaciones, en  la  medida  de  lo
       posible,  se  llevarán a cabo de forma paralela y tratando  al  mismo
       tiempo con cada candidato según sus propios méritos.

       El  Consejo  Europeo instó a la Comisión, al Consejo y a  los  países
       candidatos  a  velar por que las negociaciones se lleven  a  cabo  de
       forma  constructiva y expeditiva. El Consejo Europeo  está  decididoa
       que  el  objetivo de la primera ampliación de la  Unión  Europea,  de
       acuerdo  con  las directrices expuestas en los Consejos  Europeos  de
       Lisboa y Edimburgo, se convierta en realidad el 1 de enero de 1995.

   5.  Relaciones con Malta y Chipre

       El  Consejo Europeo consideró que sus directrices con respecto  a  la
       ampliación  con  los  países de la AELC serán  sin  perjuicio  de  la
       situación  de  los  demás países que han solicitado  adherirse  a  la
       Unión.  La Unión estudiará cada una de estas solicitudes de  adhesión
       por sus propios méritos.

       El  Consejo  Europeo se felicitó de la intención de  la  Comisión  de
       presentar  en  breve sus dictámenes sobre Malta y  sobre  Chipre.  El
       Consejo estudiará rápidamente dichos dictámenes teniendo en cuenta la
       situación particular de ambos países.

   6. Relaciones con Turquía

       Con  respecto a Turquía, el Consejo Europeo pidió al Consejo  que  se
       asegurara  de  que  en la actualidad  se  aplican  efectivamente  las
       directrices  estipuladas  por  el Consejo  Europeo  de  Lisboa  sobre
       cooperación  intensificada y desarrollo de relaciones con  Turquía  a
       tenor  de  la  perspectiva establecida en el  Acuerdo  de  asociación
       de 1964  y el Protocolo de 1970 en la medida en que se relacione  con
       la creación de una unión aduanera.

   7.  Relaciones con los países de la Europa Central y Oriental

   A.  Los países asociados

   i)       El  Consejo  Europeo  celebró  un  detenido  debate  sobre   las
            relaciones entre la Comunidad y los países de la Europa  Central
            y  Oriental  con  los que la Comunidad  ha  celebrado  o  piensa
            celebrar  acuerdos europeos ("países asociados"), sobre la  base
            de  la  comunicación elaborada por la Comisión a  instancia  del
            Consejo Europeo de Edimburgo.

   ii)      El  Consejo  Europeo  acogió  con  agrado  la  esforzada   labor
            emprendida   por  los  países  asociados  para  modernizar   sus
            economías,  debilitadas  por  cuarenta  años  de   planificación
            centralizada,  y  para garantizar una rápida  transición  a  una
            economía  de  mercado.  La  Comunidad  y  sus  Estados  miembros
            prometen  su  apoyo  a  este proceso de reforma.  La  paz  y  la
            seguridad en Europa dependen del éxito de estos esfuerzos.

   iii)     El  Consejo Europeo acordó en el día de la fecha que los  países
            asociados  de  la  Europa Central y Oriental que  lo  deseen  se
            conviertan  en miembros de la Unión Europea. El  ingreso  tendrá
            lugar  en cuanto un país asociado pueda asumir las  obligaciones
            de  adhesión  cuando  cumpla con las  condiciones  económicas  y
            políticas requeridas.

            La  adhesión requiere que el país candidato haya  alcanzado  una
            estabilidad  de  instituciones que garantice la  democracia,  el
            Estado  de  Derecho,  los  derechos  humanos  y  el  respeto   y
            protección  de  las minorías, la existencia de una  economía  de
            mercado en funcionamiento, así como la capacidad de hacer frente
            a la presión competitiva y las fuerzas del mercado dentro de  la
            Unión.  La  adhesión  presupone la capacidad  del  candidato  de
            asumir las obligaciones de adhesión, incluida la observancia  de
            los fines de la Unión Política, Económica y Monetaria.

            La capacidad de la Unión de absorber nuevos miembros, sin  dejar
            de mantener el impulso de la integración europea, es también una
            consideración importante en el interés general tanto de la Unión
            como de los países candidatos.

            El Consejo Europeo continuará siguiendo de cerca el progreso  de
            cada  uno  de  los países asociados en el  cumplimiento  de  las
            condiciones  de adhesión a la Unión y extraerá las  conclusiones
            apropiadas.

   iv)      El  Consejo  Europeo acordó que la futura  cooperación  con  los
            países  asociados  se adaptará al objetivo de  la  adhesión  que
            ahora  se ha establecido. En este contexto, el  Consejo  Europeo
            aprobó lo siguiente:

       -    La  Comunidad  propone que los países asociados  entren  en  una
            relación  estructurada con las instituciones de la Unión  dentro
            del  marco de un diálogo multilateral reforzado y ampliado y  de
            una   concertación  sobre  problemas  de  interés   común.   Las
            disposiciones,  que  se  establecen  en  el  Anexo II  de  estas
            conclusiones  incluye  el diálogo y la  concertación  sobre  una
            amplia  gama  de  temas  y  en  varios  foros.  Cuando   resulte
            apropiado, además de las reuniones regulares entre el Presidente
            del  Consejo  Europeo  y el Presidente de la  Comisión  con  sus
            equivalentes   de  los  países  asociados,   podrán   celebrarse
            reuniones  conjuntas de todos los Jefes de Estado y de  Gobierno
            para debatir problemas específicos previamente determinados.

       -    El  Consejo  Europeo,  reconociendo  la  vital  importancia  del
            comercio en la transición hacia una economía de mercado,  acordó
            acelerar los esfuerzos de la Comunidad para abrir sus  mercados.
            Manifestó  su  esperanza de que este paso  hacia  adelante  vaya
            acompañado  del  ulterior  desarrollo del  comercio  entre  esos
            países  y  con  sus  interlocutores  comerciales  tradicionales.
            Aprobó  las concesiones comerciales establecidas por el  Consejo
            de  Asuntos  Generales en su reunión  del 8 de junio.  Pidió  al
            Consejo  que, basándose en una propuesta de la Comisión,  adopte
            los  textos  jurídicos  necesarios antes de  las  vacaciones  de
            verano.

       -    La Comunidad seguirá dedicando a los países de la Europa Central
            y   Oriental,   una   parte   considerable   de   los   recursos
            presupuestarios  previstos  para acción exterior  en  particular
            mediante el programa PHARE. La Comunidad también hará pleno  uso
            de  la posibilidad prevista en la línea de crédito  de  préstamo
            temporal  del  BEI  para  financiar  los  proyectos  de  la  red
            transeuropea en que intervienen los países de la Europa  Central
            y Oriental. De resultar apropiado, una parte de los recursos del
            programa   PHARE,   podrá   ser  utilizada   para   mejoras   de
            infraestructura  importantes, de acuerdo con  los  disposiciones
            adoptadas por el Consejo de Asuntos Generales de 8 de junio.

       -    El  Consejo Europeo, acogiendo con satisfacción  la  posibilidad
            ofrecida  a los países asociados de participar en los  programas
            comunitarios  con  arreglo a los acuerdos europeos, instó  a  la
            Comisión  a  formular propuestas antes de final de año  para  la
            apertura  de  nuevos programas a los países  asociados,  tomando
            como punto de partida aquellos ya abiertos a la participación de
            los países de la AELC.

       -    El Consejo Europeo subrayó la importancia de la aproximación  de
            las  legislaciones  de  los países asociados a las  que  son  de
            aplicación  en la Comunidad, en primer lugar con respecto  a  la
            distorsión  de la competencia y, además, ante la perspectiva  de
            la  ampliación,  a la protección de los trabajadores,  el  medio
            ambiente   y  los  consumidores.  Acordó  que  debía   ofrecerse
            formación a los funcionarios de los países asociados en  materia
            de  legislación  y  práctica  comunitarias  y  decidió  que   se
            establecerá un grupo de trabajo compuesto por representantes  de
            los  Estados miembros y de la Comisión para coordinar y  dirigir
            esta tarea.

       -    En el Anexo II se establecen las modalidades precisas  relativas
            a las materias antedichas.

   B.  Otros países de la Europa Oriental y Central

       El Consejo Europeo debatió la situación económica en Albania.  Acogió
       con  agrado las conclusiones del Consejo de Economía y  Finanzas  del
       7 de junio  y  el  reconocimiento por parte de  la  Comunidad  de  la
       necesidad  de  asegurar  un apoyo  adecuado,  mediante  subvenciones,
       préstamos  o  ambos  tipos de ayuda a  Albania.  El  Consejo  Europeo
       subrayó   también   la  importancia  de  hacer  pleno  uso   de   las
       disposiciones  relativas  al diálogo político previsto en  el  actual
       acuerdo con Albania.

       Con  el  fin de fortalecer los vínculos comerciales  entre  los  tres
       Estados  bálticos  y  la Comunidad, el Consejo  Europeo  instó  a  la
       Comisión  a  presentar  propuestas  para  transformar  los   acuerdos
       comerciales existentes con los Estados bálticos en acuerdos de  libre
       comercio. El objetivo de la Comunidad sigue siendo la celebración  de
       acuerdos europeos con los Estados bálticos tan pronto como se cumplan
       las condiciones necesarias.

   8.  Pacto sobre la estabilidad en Europa

       El  Consejo  Europeo debatió la propuesta francesa de  que  la  Unión
       Europea  tome una iniciativa en favor de un pacto de  estabilidad  en
       Europa. Esta iniciativa va encaminada a garantizar en la práctica  la
       aplicación de los principios acordados por los países europeos en  lo
       que  se  refiere al respeto de las fronteras y los  derechos  de  las
       minorías. El Consejo Europeo acordó que los acontecimientos recientes
       en Europa han demostrado que la acción en estos ámbitos es oportuna y
       apropiada.  Acogió  con  agrado la idea de  usar  el  instrumento  de
       "Acción  conjunta"  con  arreglo  al  procedimiento  previsto  en  la
       Política Exterior y de Seguridad Común.

       El Consejo Europeo pidió al Consejo de Asuntos Generales que  estudie
       la  propuesta y le informe en su reunión de diciembre de 1993 con  la
       perspectiva de convocar una conferencia preparatoria sobre el pacto.

   9.  Rusia

       El Consejo Europeo se felicitó de las nuevas iniciativas en el  campo
       de  las  reformas políticas en Rusia emprendidas  por  el  Presidente
       Yeltsin.  Espera  que estos esfuerzos den resultado y  contribuyan  a
       consolidar la democracia y una economía de mercado.

       El   Consejo  Europeo  acogió  con  agrado  los  avances   realizados
       últimamente  en las negociaciones sobre un acuerdo de colaboración  y
       cooperación  con Rusia. Manifestó su esperanza de llegar a la  pronta
       celebración de un acuerdo de este tipo, en el contexto de la creación
       de una relación contractual entre la Comunidad y Rusia que refleje el
       papel  político  y  económico que este país desempeña  en  la  escena
       internacional,  y en el que las consultas, sin exceptuar las  de  más
       alto nivel, constituyan una característica habitual de la relación.

       El  Consejo  Europeo expresa su vivo deseo de continuar  la  estrecha
       cooperación  con  Rusia  en  el  terreno  político  y  de  contribuir
       conjuntamente a la solución de las crisis internacionales, lo que  se
       considera  una contribución fundamental para la paz y la  estabilidad
       en  Europa  y  en el mundo. El Consejo  Europeo  acordó  proponer  la
       celebración   de  reuniones  periódicas  de  la  Comunidad   con   su
       Presidente, el Presidente de la Comisión y el Presidente ruso.

       El  Consejo  Europeo se muestra dispuesto a continuar  y  ampliar  su
       apoyo al proceso de reformas en Rusia. La próxima cumbre del G7 sería
       una  ocasión  oportuna para continuar los  esfuerzos  importantes  ya
       realizados  en  apoyo  de  las  medidas  de  reforma  que  se   están
       desarrollando  en  Rusia  y  en otros  países  de  la  antigua  Unión
       Soviética. El Consejo Europeo evaluó la preparación de los debates en
       la cumbre del G-7 sobre la ayuda a Rusia. La Comunidad y sus  Estados

       miembros concedieron particular importancia a que en Tokio se  avance
       sobre  temas relativos a la seguridad nuclear  (centrales  nucleares,
       residuos  nucleares y desmantelamiento de armas nucleares).  En  este
       sentido,  se  congratuló  del  considerable  seguimiento  que  se  da
       actualmente  a las directrices que estableció el Consejo  Europeo  de
       Lisboa, incluido el acuerdo recientemente alcanzado por el Consejo de
       Economía  y Finanzas sobre préstamos EURATOM destinados a mejorar  la
       seguridad  en  las  centrales nucleares en los países  de  la  Europa
       Central y Oriental y la antigua Unión Soviética.

       El  Consejo Europeo resaltó asimismo la importancia de  convertir  la
       "Carta Europea de la energía" en una realidad tangible.

       El  Consejo  Europeo  prometió el apoyo de la  Comunidad  para  otras
       medidas  concretas destinadas a estimular la eficacia de la  ayuda  a
       Rusia,  y para proyectos concretos encaminados a acelerar el  proceso
       de privatización, en particular mediante la formación adecuada de los
       empresarios rusos en el contexto de la asistencia técnica. El Consejo
       Europeo insistió en que la eficacia de los esfuerzos de ayuda depende
       de   la  existencia  de  medidas  económicas  orientadas   hacia   la
       estabilidad en Rusia.

   10. Ucrania

       El  Consejo Europeo manifestó vivo interés en ampliar la  cooperación
       con  Ucrania. Un avance importante en el cumplimiento, por  parte  de
       Ucrania,  de  sus compromisos adquiridos en virtud del  Protocolo  de
       Lisboa   de   ratificar  Start 1  y  adherirse  al  Tratado   de   No
       Proliferación en calidad de Estado sin armas nucleares es fundamental
       para la plena integración de Ucrania en la comunidad internacional  y
       fomentaría el desarrollo de sus relaciones con la Comunidad Europea y
       sus Estados miembros.

   11. Antigua Yugoslavia

       El Consejo Europeo adoptó la declaración sobre Bosnia-Herzegovina que
       figura en el Anexo III.

   12. Relaciones con los países del Magreb

       El  Consejo  Europeo  recordó que estaba  resuelto  a  considerar  la
       relación  con  los  países del Magreb a un  nivel  de  importancia  e
       intensidad  que corresponda a los estrechos vínculos que han  formado
       tanto  la geografía como la historia con estos países.  Ello  debiera
       hacerse  en el marco de una asociación gradual entre la Unión  y  los
       países del Magreb por separado.

       El  Consejo Europeo invitó al Consejo a que aprobara rápidamente  los
       proyectos  de  directivas que se estudian en la  actualidad  para  un
       Acuerdo de asociación con Marruecos.

       Tomó nota con satisfacción del propósito de la Comisión de  presentar
       rápidamente proyectos de directivas para la negociación de un acuerdo
       similar con Túnez.

   13. Conclusiones de los Ministros de Asuntos Exteriores

       El  Consejo  Europeo  tomó nota de las conclusiones  a  las  que  han
       llegado  los  Ministros de Asuntos Exteriores sobre los  asuntos  que
       figuran en el Anexo IV.

   14. Política  Exterior  y  de Seguridad Común  -  Trabajos  preparatorios
       relativos a la seguridad

       El  Consejo  Europeo  tomó  nota de  los  trabajos  preparatorios  ya
       realizados  por los Ministros de Asuntos Exteriores en lo relativo  a
       la  seguridad  como consecuencia del mandato del Consejo  Europeo  de
       Edimburgo,  y  les  instó  a que prosigan esta  labor  con  vistas  a
       delimitar los aspectos básicos necesarios de una política de la Unión
       para la fecha de entrada en vigor del Tratado.

   15. Una Comunidad próxima a sus ciudadanos

       El  Consejo Europeo instó a todas las instituciones a que  garanticen
       que  los  principios de subsidiariedad y apertura  queden  firmemente
       anclados  en  todos los ámbitos de la actividad  comunitaria  y  sean
       plenamente   respetados  en  el  funcionamiento  cotidiano   de   las
       Instituciones.

       En  lo  que  se refiere al principio de  subsidiariedad,  el  Consejo
       Europeo  tomó  nota  con  satisfacción de que  en  la  actualidad  la
       Comisión presenta propuestas sólo cuando considera que satisfacen los
       criterios de subsidiariedad y acogió con agrado, de forma general, la
       reducción sustancial del volumen de legislación comunitaria  prevista
       en  el programa legislativo de la Comisión para 1993, en  comparación
       con  el de años anteriores. Son también muy prometedores la  consulta
       más  amplia  por  parte  de la Comisión  antes  de  presentar  nuevas
       propuestas  importantes y, en particular, la utilización  de  "libros
       verdes" relativos a nuevas actividades importantes, así como análisis
       de  coste  y  beneficios de las nuevas propuestas.  Expresó  su  vivo
       interés por que, antes del Consejo Europeo de diciembre, se  complete
       la revisión por parte de la Comisión de la legislación ya existente y
       la que se propone con respecto al principio de subsidiariedad.

       El Consejo Europeo tomó nota con satisfacción de que el Consejo y  la
       Comisión  aplican  en  la actualidad los  principios,  directrices  y
       procedimientos sobre subsidiariedad decididos en Edimburgo como parte
       integrante  del  procedimiento de toma de decisiones. Espera  que  el
       Parlamento Europeo pueda unirse pronto a estos esfuerzos.

       En cuanto a la apertura, el Consejo Europeo tomó nota de los primeros
       pasos  dados en respuesta a las conclusiones del Consejo  Europeo  de
       Edimburgo  relativas a la apertura al público de ciertos debates  del
       Consejo,  a  la  simplificación y  consolidación  de  la  legislación
       comunitaria y a la información en general. Reafirmó su compromiso  de
       continuar  el  proceso  de creación de una Comunidad  más  abierta  y
       transparente.

       En el ámbito del acceso público a la información, instó al Consejo  y
       a  la Comisión a continuar su trabajo sobre la base del principio  de
       que  los  ciudadanos  tengan  el acceso más  completo  posible  a  la
       información.  La  finalidad debería ser la de que todas  las  medidas
       necesarias fueran operativas para finales de 1993.

       El  Consejo  Europeo  instó  al Parlamento Europeo  y  al  Consejo  a
       resolver  las últimas cuestiones pendientes en lo que respecta  a  la
       creación  de la función de Defensor del Pueblo antes de que entre  en
       vigor el Tratado de Maastricht.

   16. Fraudes que afectan a la Comunidad

       El  Consejo Europeo resaltó la importancia de seguir luchando  contra
       los  fraudes  e  irregularidades  relacionados  con  el   presupuesto
       comunitario,  tanto  a  causa  de las sumas  en  cuestión  como  para
       promover  la  confianza  en la construcción  de  Europa.  Subrayó  la
       importancia  de aplicar plenamente las disposiciones del  Tratado  de
       Maastricht,  según  las  cuales los Estados  miembros  adoptarán  las
       mismas  medidas  para combatir el fraude que afecte a  los  intereses
       financieros  de  la Comunidad que las que adopten  para  combatir  el
       fraude  que  afecte a sus propios intereses financieros.  El  Consejo
       manifestó  que  espera  con interés el informe  sobre  el  desarrollo
       posterior de la estrategia de la Comisión contra el fraude, así  como
       las  propuestas  correspondientes. Instó a la  Comisión  a  presentar
       dichas propuestas a más tardar en marzo de 1994.

   17. Racismo y xenofobia

       El  Consejo  Europeo  condenó con firmeza  los  recientes  ataques  a
       inmigrantes  y  refugiados  en  sus Estados  miembros  y  expresó  su
       solidaridad con las víctimas inocentes de dichas agresiones.

       El Consejo Europeo reiteró su firme resolución de combatir por  todos
       los medios a su disposición la intolerancia y el racismo en todas sus
       formas. Hizo hincapié en que estas manifestaciones de intolerancia  y
       racismo resultan inaceptables en nuestras sociedades actuales.

       El  Consejo  Europeo reafirmó su compromiso de proteger a  todas  las
       personas, incluidos inmigrantes y refugiados, contra las  violaciones
       de   derechos   y  libertades  fundamentales  incorporados   en   las
       constituciones y leyes de los Estados miembros, la Convención Europea
       de  Derechos Humanos y otros Convenios internacionales,  incluida  la
       Convención internacional de las Naciones Unidas sobre la  eliminación
       de todas las formas de discriminación racial.

       El  Consejo  Europeo recordó sus anteriores  declaraciones  sobre  el
       racismo  y  la xenofobia y decidió intensificar  los  esfuerzos  para
       identificar  y erradicar las causas. El Consejo Europeo prometió  que
       los Estados miembros realizarán los mayores esfuerzos para proteger a
       los  inmigrantes,  refugiados y otras personas contra  expresiones  y
       manifestaciones de racismo e intolerancia.

                                     - - -

   ANEXO I

                          LA ENTRADA EN EL SIGLO XXI
             ORIENTACIONES PARA LA RENOVACIÓN ECONÓMICA DE EUROPA

   1.  Mantener el rumbo hacia la Unión Económica y Monetaria

   Una moneda única

   -   consolidará  el mercado interior y permitirá una competencia  leal  y
       fructífera;

   -   aumentará   el   atractivo   de  las   inversiones   comunitarias   y
       extracomunitarias y, de forma general, estimulará el ahorro necesario
       para financiar los grandes proyectos de infraestructura;

   -   permitirá    influir   positivamente   en   el   sistema    monetario
       internacional,  generando  mayor  estabilidad y poniendo  coto  a  la
       especulación, que crea incertidumbre.

   Para ello, es necesario

   -   recobrar el camino de la convergencia, que permitirá elevar el índice
       de  crecimiento y la creación de empleo de la Comunidad: una  apuesta
       segura;

   -   situar  las políticas nacionales y las estrategias  empresariales  en
       una  perspectiva de credibilidad y claridad, que haga fructificar  el
       mercado interior;

   -   conciliar  la  construcción  europea  con  las  aspiraciones  de  los
       ciudadanos,  resaltando las ventajas que derivarán del desarrollo  de
       la Comunidad y haciéndolas extensivas a los demás países europeos,  y
       fundamentalmente  de  los del Este y Centro de  Europa,  que  ofrecen
       enormes posibilidades de crecimiento en beneficio de todos.

   2.  Una Comunidad abierta y solidaria en el mundo

   -   La  Comunidad  debe  continuar  trabajando  para  lograr  una  rápida
       conclusión de la Ronda Uruguay, con un acuerdo equilibrado que  tenga
       en cuenta todos los problemas aún no resueltos.

   -   Este  acuerdo  deberá  culminar en la creación  de  una  organización
       mundial  para  el  comercio adaptada a  la  universalización  de  los
       mercados y estrategias empresariales.

   -   Esta organización deberá partir, sin excepciones, del espíritu y  las
       prácticas  del  multilateralismo. Deberá basar su  actuación  en  los
       demás parámetros de la economía mundial: la evolución de las monedas,
       la  orientación de los flujos financieros, el reparto  equitativo  de
       las cargas de la política ambiental y el progreso social a que  todos
       tienen  derecho, en un proceso gradual y compatible con  el  progreso
       económico.

   3.  Una  mayor  cooperación  en  el  ámbito  de  la  investigación  y  el
       desarrollo

   -   Deberá  establecerse un objetivo del 3% del Producto  Nacional  Bruto
       para  los recursos destinados a la investigación y desarrollo y a  la
       innovación (frente al 2% actual).

   -   Las  actividades comunitarias deberán concentrarse en los ámbitos  en
       que  pueda obtenerse una plusvalía en relación con las  políticas  de
       los Estados miembros y las empresas.

   -   Deberán  crearse, a nivel europeo y con la ayuda comunitaria,  marcos
       de  cooperación entre nuestras empresas, para poner en  práctica  los
       procedimientos de innovación y modificar los procesos de producción.

   4.  Una    red   adecuada   de   infraestructuras   de    transporte    y
       telecomunicaciones

   -   Al  permitir  una  circulación  más rápida y  menos  onerosa  de  las
       personas,  bienes y servicios, se reforzará la competitividad  de  la
       economía europea.

   -   Las redes constituirán una aportación inestimable para el fomento  de
       los recursos de la Comunidad y la cohesión económica y social.

   -   Deberá  establecerse  un  objetivo  a  10 años  para  estimular   las
       industrias europeas (transporte, construcción, obras públicas,  etc.)
       comprometidas en la concepción y realización de estas estructuras. Un
       objetivo  de  30.000 millones de ecus anuales  constituye  un  mínimo
       realista (incluyendo todas las financiaciones).

   5.  Un  espacio común para la información: la revolución tecnológica  que
       se avecina

   -   Hacia una economía descentralizada con una mano de obra bien  formada
       y una multitud de pequeñas y medianas empresas que cooperen entre sí.

   -   Para  ello habrá que crear en Europa unas "infraestructuras  europeas
       de  información",  auténticos cimientos de la  economía  del  mañana.
       También han de hallarse medios para estimular a nuestras empresas  de
       la  información  (telecomunicaciones,  informática,  fibras  ópticas,
       etc.) con la perspectiva de una gran oferta repartida en varios años.
       Es  necesaria una inversión inicial de 5.000 millones de  ecus,  para
       pasar  posteriormente a un programa dotado de 5  a 8.000 millones  de
       ecus anuales.

   -   Habrá que crear estructuras europeas de información para estas nuevas
       funciones y estimular el trabajo a distancia (en la propia  industria
       de la información, en educación, en medicina y servicios sociales, en
       medio ambiente, gestión de los conjuntos urbanos, etc.; pero  también
       en   la   lucha  contra  los  grandes   males   contemporáneos:   las
       enfermedades, la drogadicción y la delincuencia).

   6.  Una modificación profunda de los sistemas de educación

   -   Aprender  a aprender durante toda la vida; combinar el "saber"  y  el
       "saber hacer".

   -   Desarrollar en cada cual la autonomía y la innovación.

   -   Crear  un derecho individual a la información a lo largo de  toda  la
       vida (cada joven deberá recibir un cheque de formación que le permita
       acceder a ciclos de educación o reciclaje de sus conocimientos).

   7.  Hacia un nuevo modelo de desarrollo

   -   La  toma  de  conciencia frente al  medio  ambiente  permitirá  crear
       numerosos puestos de trabajo.

   -   La  aplicación  de  impuestos sobre los  recursos  naturales  escasos
       permitirá  reducir  la  excesiva presión  fiscal  sobre  el  trabajo,
       dotando de mayor competitividad la economía europea.

   -   Los   beneficios  resultantes  de  la  mayor  productividad   deberán
       consagrarse  a  la mejora de la calidad de vida y a  la  creación  de
       nuevos  empleos;  he  aquí una concepción dinámica  del  reparto  del
       trabajo: aumentar la oferta de empleos para cubrir nuevas necesidades
       de  índole  cualitativa,  que ofrecen un campo  considerable  y  poco
       explorado, por no decir poco conocido.

   8.  Políticas más activas para el mercado de trabajo

   -   Deberá otorgarse prioridad a una oferta de empleo o a una  actividad,
       o  incluso una formación útil a todas las personas que se  incorporen
       al mercado de trabajo.

   -   No deberá retrasarse las mutaciones tecnológicas o económicas; por el
       contrario, habrá que prevenirlas y abordarlas oportunamente.

   -   Habrá  que  incrementar la calidad e importancia de los  servicios  o
       agencias  de empleo para poder prestar una ayuda eficaz a  todas  las
       personas  que  se  encuentren sin trabajo (gastos  que  pasan  en  la
       Comunidad del 0,1% al 0,5% del PNB).

                                     - - -

   ANEXO II

               COOPERACIÓN CON LOS PAÍSES ASOCIADOS ADAPTADA AL
            OBJETIVO DE LA ADHESIÓN EN CALIDAD DE ESTADOS MIEMBROS

   i)  RELACIÓN ESTRUCTURADA CON LAS INSTITUCIONES DE LA UNIÓN EUROPEA

   Con  miras a la adhesión y a sus correspondientes preparativos,  y  junto
   con la estructura bilateral de los Acuerdos europeos, se instaurará,  con
   los países de la Europa Central y Oriental vinculados a la Comunidad  por
   Acuerdos  europeos, un marco multilateral para un diálogo y consulta  más
   intensos sobre asuntos de interés común.

   Este  marco supondrá la celebración de reuniones entre el Consejo  de  la
   Unión, por una parte y, por otra, todos los países asociados de la Europa
   Central y Oriental sobre asuntos de interés común, decididos de  antemano
   y que surjan en los ámbitos de competencia de la Unión, es decir:

   -   ámbitos  comunitarios, en particular los de  dimensión  transeuropea,
       entre ellos la energía, el medio ambiente, el transporte, la  ciencia
       y la tecnología;

   -   política exterior y de seguridad común;

   -   asuntos de interior y judiciales.

   Estas reuniones tendrán carácter consultivo y no decisorio. Si se llegara
   a conclusiones que requiriesen una aplicación práctica, dicha  aplicación
   se  llevará  a cabo en el marco  institucional  apropiado  (procedimiento
   comunitario  normal o Consejo de Asociación con cada uno de  los  Estados
   asociados).

   Estas   reuniones   se   prepararán  a  nivel   interno   siguiendo   los
   procedimientos  habituales con el fin especial de definir, en función  de
   los temas tratados, la posición que deba adoptarse. Además, serán  objeto
   de contactos previos con los países de la Europa Central y Oriental.

   Además  de  la  aplicación  de la  estructura  general  para  el  diálogo
   mencionada,  el  diálogo  relativo a asuntos de política  exterior  y  de
   seguridad también incluirá las disposiciones siguientes:

   -   Celebración  de  una  reunión de la Troika de  Ministros  de  Asuntos
       Exteriores  y  de una reunión a nivel de  los  Directores  Políticos,
       durante cada presidencia.

   -   Reunión informativa a nivel de la Secretaría después de cada  Consejo
       de Asuntos Generales y de cada reunión de los Directores Políticos.

   -   Celebración de una reunión de la Troika a nivel de grupos de trabajo:
       por presidencia, para los grupos de trabajo correspondientes.

   A  lo  mencionado se añadirán consultas regulares de la  Troika  con  los
   países   asociados,  que  se  celebrarán  previamente  a   reuniones   de
   importancia de la Asamblea General de las Naciones Unidas y de la CSCE.

   ii)  MEJORA DEL ACCESO AL MERCADO

   a)  Eliminación  de los derechos de aduana para las importaciones  en  la
       Comunidad de productos industriales básicos y sensibles,  originarios
       de los países asociados (Anexo II b de los Acuerdos provisionales) al
       finalizar el segundo año tras la entrada en vigor del Acuerdo (en vez
       de al finalizar el cuarto año).

   b)  Eliminación  de  los  derechos de aduana para  las  importaciones  de
       productos  industriales  afectados  por  la  consolidación  del   SPG
       (Anexo III de los Acuerdos provisionales) al finalizar el tercer  año
       tras  la  entrada  en vigor del Acuerdo (en vez de  al  finalizar  el
       quinto año).

   c)  Incremento  anual  de  las cuotas y  límites  máximos  del  antedicho
       Anexo III  (consolidación  del  SPG)  de un  30%  (para  Polonia,  la
       República Checa, la República Eslovaca, Bulgaria y Rumania), y de  un
       25% (para Hungría) por año a partir del segundo semestre del  segundo
       año  posterior  a la entrada en vigor del Acuerdo (en vez de  un  20%
       para  Polonia,  Checoslovaquia, Bulgaria y Rumania y de un  15%  para
       Hungría).

   d)  Reducción de las exacciones y derechos aplicables a las cuotas de los
       productos agrícolas en un 60% seis meses antes de lo previsto en  los
       Acuerdos. Aplicación del 10% de incremento de las cuotas, previsto  a
       partir del tercer año, seis meses antes de lo acordado.

   e)  La supresión a partir de comienzos de 1994 de los derechos de  aduana
       para  los  productos afectados por operaciones  de  perfeccionamiento
       pasivo  a que se refiere el Reglamento 636/82 deberá ampliarse  según
       dicho Reglamento, debidamente modificado a tal fin.

   f)  Reducción de los derechos de aduana aplicables a las importaciones en
       la  Comunidad  de productos textiles para lograr  su  eliminación  al
       finalizar  un período de cinco años, que comenzará a contar a  partir
       de la entrada en vigor del Acuerdo (en vez de seis años).

   g)  Eliminación de los derechos de aduana aplicables a las  importaciones
       en  la  Comunidad de productos siderúrgicos CECA originarios  de  los
       países asociados a más tardar al finalizar el cuarto año a partir  de
       la  entrada  en vigor del Acuerdo (en vez de al finalizar  el  quinto
       año),  sin perjuicio del respeto de decisiones específicas  relativas
       al comercio de productos siderúrgicos.

   h)  El  Consejo insta a la Comisión a que proceda a un estudio  sobre  la
       viabilidad  y  el impacto de un conjunto de normas de origen  que  se
       extienden  a los productos originarios de los países asociados de  la
       Europa  Central y Oriental y de los países de la AELC y, a la luz  de
       los  resultados  de dicho estudio, a que le presente  las  propuestas
       apropiadas.

   iii) AUMENTAR LA EFICACIA DE LA AYUDA

   a)  La Comunidad apoyará el desarrollo de redes de infraestructura en  la
       Europa  Central  y  Oriental,  como  se  decidió  en  la  reunión  de
       Edimburgo.  El  BEI, el BERD y las  demás  instituciones  financieras
       internacionales tendrán una función preponderante en este proceso.

   b)  La Comunidad ofrecerá asistencia técnica a través del programa  PHARE
       con  el  fin  de  preparar y facilitar  importantes  mejoras  en  las
       infraestructuras  de  los  países de la Europa  Central  y  Oriental.
       Dentro  de los límites presupuestarios actuales, y sin desvirtuar  el
       carácter  esencial  del programa PHARE, la Comunidad  también  estará
       dispuesta,  como respuesta a las solicitudes de los países  asociados
       de  la Europa Central y Oriental, a facilitar  fondos  suplementarios
       limitados del programa PHARE para la inversión de capital que resulte
       de  dichas actividades de asistencia técnica, en  determinados  casos
       específicos en los que se demuestre que dichos fondos  suplementarios
       son esenciales e imprescindibles para proyectos

   -   financiados  conjuntamente  por el BEI  o  instituciones  financieras
       internacionales, o por ambos, y por los países beneficiarios,

   -   que no puedan ser financiados por organismos privados,

   -   que  sean de interés comunitario, en particular los definidos en  los
       textos comunitarios correspondientes.

   c)  Dichos  fondos  suplementarios no serán superiores al 15%  del  total
       anual de los compromisos de PHARE.

   d)  La  Comisión  revisará la utilización de los recursos de  PHARE  para
       apoyar  el  desarrollo de la infraestructura en la Europa  Central  y
       Oriental  basándose  en  cada caso particular. Tomará  en  cuenta  la
       situación  financiera  del  país beneficiario sobre la  base  de  los
       análisis   disponibles;  las  entidades  financieras   que   concedan
       préstamos  para  proyectos llevarán a cabo sus  propias  evaluaciones
       según  el  procedimiento  habitual.  En cada  caso,  la  Comisión  se
       encargará   de  que  haya  una  contribución  local  adecuada  a   la
       financiación del proyecto para garantizar el compromiso del  Gobierno
       beneficiario con el proyecto.

       La  Comisión  evitará que se concentren indebidamente los  fondos  de
       PHARE  destinados a dicho objetivo en particulares países  receptores
       y,  por  tanto,  evitará  toda  proporción  indebidamente  amplia  de
       programas nacionales dedicados a dicho propósito.

       Las  propuestas  se presentarán según el  procedimiento  habitual  al
       Comité de gestión de PHARE.

   iv) FOMENTAR LA INTEGRACIÓN ECONÓMICA

       En  materia  de aproximación de las legislaciones, los países  de  la
       Europa  Central  y  Oriental se han  comprometido  por  los  Acuerdos
       europeos a aplicar, en los tres años siguientes a la entrada en vigor
       de dichos Acuerdos, normas paralelas a las que figuran en el  Tratado
       de  Roma  y a prohibir las prácticas restrictivas, el  abuso  de  las
       posiciones  dominantes y las ayudas públicas que falsean  o  amenazan
       con falsear las condiciones de competencia. Además, en la perspectiva

       de  la adhesión es especialmente importante que se produzcan  avances
       en otros ámbitos previstos por los Acuerdos europeos, y en particular
       los relativos a la protección de los trabajadores, el medio  ambiente
       y los consumidores.

       La  formación de funcionarios de los países asociados en  materia  de
       normativa  y  procedimientos comunitarios contribuirá  también  a  la
       preparación de la adhesión.

   La  Comisión  y  las Administraciones  correspondientes  de  los  Estados
   miembros  se  pondrán  en marcha para ayudar a  la  aproximación  de  las
   legislaciones,  incluida  la  asistencia técnica  para  la  formación  de
   funcionarios. Se creará un grupo especial compuesto por representantes de
   los  Estados  miembros y de la Comisión para coordinar  y  dirigir  estos
   trabajos.

   La Comisión estudiará los programas comunitarios que podrían abrirse a la
   participación de los países de la Europa Central y Oriental y  presentará
   al Consejo sus propuestas al respecto antes de finales de 1993.

                                     - - -

   ANEXO III

                     DECLARACIÓN SOBRE BOSNIA-HERZEGOVINA

   El  Consejo  Europeo estudió la situación sumamente grave de  la  antigua
   Yugoslavia  y las últimas negociaciones entre las partes en conflicto  en
   Bosnia-Herzegovina  sobre  la  base  de un informe  de  Lord Owen  a  los
   Ministros.

   El Consejo Europeo expresa su absoluta confianza en los copresidentes del
   Comité  de  Dirección de la Conferencia Internacional  sobre  la  Antigua
   Yugoslavia y los anima a proseguir sus esfuerzos para lograr una solución
   justa  y factible que sea aceptable para los tres pueblos que  son  parte
   integrante  de Bosnia-Herzegovina. No aceptará una  solución  territorial
   impuesta por serbios y croatas a expensas de los musulmanes bosnios.

   El  Consejo Europeo reafirma su convicción de que una solución  negociada
   debe  basarse en los principios de la Conferencia de Londres,  reflejados
   en el plan de paz Vance/Owen, en especial la independencia, la  soberanía
   y  la integridad territorial de Bosnia-Herzegovina, la protección de  los
   derechos humanos y de los derechos de las minorías, la inadmisibilidad de
   la  adquisición  de territorio por la fuerza, la necesidad vital  de  que
   pueda proporcionarse ayuda humanitaria y que la misma llegue a quienes la
   necesiten,  las acciones legales por crímenes de guerra y violaciones  de
   la legislación humanitaria internacional.

   El  Consejo  Europeo  apoya  el  llamamiento  del  Gobierno  de   Bosnia-
   Herzegovina para lograr un alto el fuego inmediato. Reafirma la necesidad
   de  un  apoyo  internacional  más amplio a  la  ayuda  humanitaria  y  de
   garantizar la seguridad del paso de convoyes.

   La pronta aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de  las
   Naciones  Unidas  en  zonas  de  seguridad  constituye  una  contribución
   indispensable  a  la realización de los objetivos antes  mencionados.  El
   Consejo  Europeo decidió responder de forma afirmativa a la solicitud  de
   hombres  y  dinero formulada por el Secretario General  de  las  Naciones
   Unidas. Instó a los Estados miembros a responder a dicha solicitud en  la
   medida  de sus posibilidades. Al mismo tiempo hace un llamamiento  a  los
   demás miembros de la comunidad internacional para que hagan otro tanto.

   Las  sanciones  seguirán  en vigor y se harán más severas  hasta  que  se
   cumplan  las  condiciones  para su levantamiento,  establecidas  por  las
   Naciones  Unidas  y  la Comunidad Europea. La  Comunidad  y  sus  Estados
   miembros  contribuirán  con  más  recursos  a  garantizar  su  aplicación
   estricta.

                                     - - -

   ANEXO IV

   Los  Ministros  de Asuntos Exteriores, reunidos con ocasión  del  Consejo
   Europeo de Copenhague de los días 21 y 22 de junio de 1993, adoptaron las
   siguientes conclusiones:

   África

   Europa  es el principal interlocutor de Africa, desde el punto  de  vista
   político,  económico  y  en lo que se refiere a la  cooperación  para  el
   desarrollo. El Consejo Europeo subrayó la importancia de una  cooperación
   continuada que se base en la solidaridad.

   En  1993  la Comunidad y sus Estados miembros han iniciado una  serie  de
   acciones para una cooperación más intensa y amplia con Africa. El Consejo
   Europeo  insistió  en  la importancia de continuar  la  expansión  de  la
   cooperación  en la democratización, el desarrollo pacífico y la ayuda  al
   desarrollo.

   La  Comunidad  y  sus Estados miembros se han comprometido  a  apoyar  el
   proceso de democratización que está cobrando impulso en Africa,  incluido
   el apoyo a una buena administración, a la gestión económica adecuada y al
   respeto de los derechos humanos. El Consejo Europeo recordó la Resolución
   adoptada por el Consejo de Desarrollo el 28 de noviembre de 1991 relativa
   a los derechos humanos, la democracia y el desarrollo.

   La  Comunidad  y sus Estados miembros han participado activamente  en  el
   apoyo  del proceso electoral en varios países africanos. Continuarán  sus
   esfuerzos  para coordinar esta ayuda con el fin de garantizar  que  todos
   los  países  africanos que atraviesan un proceso de transición  hacia  la
   democracia reciban el apoyo y la atención necesarios.

   El  éxito  del referéndum sobre la independencia de  Eritrea  después  de
   30 años de guerra civil ha alimentado la esperanza de que los  conflictos
   de Africa puedan resolverse por la vía pacífica.

   El Consejo Europeo acoge con satisfacción el compromiso cada vez mayor de
   los  países africanos para resolver las crisis y los conflictos  armados,
   como  se ha podido ver recientemente en varios casos. El Consejo  también
   espera que los Jefes de Estado de la OUA aborden, en su próxima cumbre en
   El  Cairo,  la  importante  cuestión de la  prevención  y  resolución  de
   conflictos.  Se estableció un contacto provechoso con la OUA  durante  la
   visita   a  Copenhague,  en  junio,  del  Secretario  General  de   dicha
   organización.

   La Comunidad y sus Estados miembros han seguido reforzando la cooperación
   al  desarrollo  con  Africa. El Convenio de  Lomé  supone  un  importante
   elemento de esta cooperación. La eficacia y la prontitud en la aplicación
   del  Fondo  Europeo de Desarrollo son cada vez mayores, en  beneficio  de
   todas las partes.

   Los  Ministros  de  Desarrollo han acordado una  iniciativa  especial  de
   rehabilitación  para Africa. Al menos 100 millones de ecus se  destinarán
   inmediatamente  a  programas de rehabilitación urgente en  una  serie  de
   países  subsaharianos.  El  Consejo de  Ministros  está  estudiando  otro
   programa especial de rehabilitación para países en desarrollo.

   Sudáfrica

   El  Consejo  Europeo  acogió  con  agrado  los  recientes  e  importantes
   progresos  del  proceso de negociación en Sudáfrica. El  Consejo  Europeo
   expresó su esperanza de que las partes lleguen en un futuro muy próximo a
   un acuerdo que estabilice a Sudáfrica en la vía hacia la democracia.

   La creación de un Consejo Ejecutivo de transición constituirá un paso más
   en  la normalización y refuerzo de las relaciones políticas y  económicas
   entre la Comunidad y sus Estados miembros y Sudáfrica.

   El  Consejo  Europeo reafirmó su compromiso de contribuir  al  desarrollo
   económico  y  social  de  la nueva  Sudáfrica.  La  reconstrucción  y  el
   crecimiento   económico  sostenible  sólo  tendrán  lugar  en  un   medio
   democrático  y no violento. En consecuencia, la Comunidad y  sus  Estados
   miembros  están  dispuestos a facilitar apoyo sustancial a  las  primeras
   elecciones libres previstas para abril de 1994, incluidos observadores de
   las mismas, y también a reforzar su ayuda al proceso de democratización y
   a los esfuerzos para contener la violencia.

   Sudán

   El  Consejo Europeo expresó su preocupación por la continua guerra  civil
   en Sudán entre el Gobierno de Khartoum y las facciones del SPLA del  sur.
   Ya han muerto 500.000 personas y muchas más se han visto desplazadas. Las
   conversaciones  de Abuja entre las partes han hecho pocos progresos  para
   llegar  a  una solución. Igualmente es motivo de  grave  preocupación  la
   situación  de los derechos humanos en Sudán, incluida la represión de  la
   población  civil  que  el Gobierno está llevando a cabo en  el  norte  de
   Sudán,  las matanzas, detenciones y tortura por las fuerzas del  Gobierno
   en  las  zonas de guerra, y las matanzas, detenciones y  ejecuciones  por
   parte de las fuerzas rebeldes. Insta al Gobierno de Sudán a no apoyar las
   actividades  que  vayan  en contra de una relación  constructiva  con  la
   Comunidad y sus Estados miembros.

   El  Consejo Europeo mostró su satisfacción ante la mayor atención que  la
   comunidad  internacional presta ahora a la catástrofe que desde el  punto
   de  vista humanitario se registra en el país. Una misión de la Troika  de
   Ministros  de  Desarrollo  de la CE visita en la  actualidad  Sudán  para
   patentizar  la  seriedad con que la Comunidad y sus Estados  miembros  se
   plantean  la  crisis humanitaria y la urgente necesidad  para  todas  las
   partes de asegurar la resolución de los problemas. Tras el informe de  la
   misión, la Comunidad y sus Estados miembros estudiarán la mejor forma  de
   contribuir al alivio de las difíciles circunstancias en que se  encuentra
   el  pueblo sudanés, incluida la restauración del respeto de los  derechos
   humanos.

   Somalia

   El  Consejo  Europeo  acogió  con agrado los  grandes  esfuerzos  de  las
   Naciones  Unidas  para  contribuir  a la restauración  de  la  paz  y  la
   seguridad,  a  la reconciliación y estabilización política en  Somalia  e
   impedir  otra catástrofe humana. A tal fin, son objetivos de  importancia
   el  desarme de las facciones y la restauración de la ley y el orden.  Los
   Jefes  de  Estado y de Gobierno condenaron el  ataque  perpetrado  contra
   soldados  paquistaníes  de las Naciones Unidas, con el  resultado  de  23
   muertos y numerosos heridos. Debe juzgarse a los responsables. Igualmente
   lamentaron todas las víctimas civiles e hicieron llegar sus  condolencias
   a  todos  los afectados por estos trágicos  acontecimientos.  El  Consejo
   Europeo  pidió  a  todas  las partes que apliquen  en  su  totalidad  las
   Resoluciones del Consejo de Seguridad.

   Angola

   El   Consejo   Europeo  lamentó  profundamente  la  suspensión   de   las
   negociaciones  entre  el  Gobierno de Angola y  UNITA,  y  los  esfuerzos
   continuados de UNITA por ganar territorio mediante la fuerza militar.  El
   Consejo   Europeo  expresó  su  pleno  apoyo  a  la   Resolución 834   de
   1 de junio de 1993  del  Consejo de Seguridad, en la  que  se  condenaban
   firmemente las acciones de UNITA y se hacía un llamamiento a ambas partes
   para  que vuelvan cuanto antes a la mesa de negociaciones y  restablezcan
   el alto el fuego. El Consejo Europeo reafirmó que para resolver la crisis
   actual debe encontrarse una solución pacífica basada en la reconciliación
   nacional  y en los principios del acuerdo de paz. El Consejo  Europeo  se
   mostró  profundamente preocupado por la situación humanitaria en  Angola.
   Pide  a  UNITA  que  acepte  el plan de  las  Naciones  Unidas  de  ayuda
   humanitaria.  La  Comunidad y sus Estados miembros  se  comprometieron  a
   responder  al  llamamiento de las Naciones Unidas para la  asistencia,  a
   raíz de la Conferencia de Donantes del 3 de junio.

   Mozambique

   El Consejo Europeo lamentó el grave retraso en el proceso de pacificación
   en  Mozambique.  Si  bien resulta alentador que se mantenga  el  alto  el
   fuego,  decepciona  el  que  no se hayan hecho  muchos  progresos  en  la
   aplicación  del acuerdo de paz. El Consejo Europeo pidió al  Gobierno  de
   Mozambique  y a Renamo que cumplan con los compromisos contraídos  cuando
   se  firmó el acuerdo de paz. Además, la Comunidad y sus Estados  miembros
   reiteraron su compromiso a contribuir a la rehabilitación y al desarrollo
   económico y social de Mozambique.

   Liberia

   El  Consejo  Europeo deploró las absurdas matanzas de  civiles  acaecidas
   recientemente en Liberia. Estas muertes subrayan la urgente necesidad  de
   encontrar  una solución política a la crisis. La Comunidad y sus  Estados
   miembros   reafirmaron   su   convencimiento  de  que   el   Acuerdo   de
   Yamoussoukro IV  constituye  el mejor marco posible  para  esta  solución
   pacífica  del conflicto liberiano e instaron a todas las partes a  apoyar
   los  esfuerzos de los representantes de las Naciones Unidas y de  la  OUA
   para acabar de forma pacífica con la guerra civil.

   Malawi

   El  Consejo  Europeo  acogió con satisfacción  la  pacífica  y  eficiente
   celebración   del  referéndum  en  Malawi  el 14 de junio,  incluida   la
   sustancial mejora de las condiciones de las fases finales del período  de
   campaña electoral. La Comunidad y sus Estados miembros están  convencidos
   de  que el resultado refleja fielmente la opinión del pueblo  de  Malawi.
   Instaron  a los líderes políticos de Malawi a trabajar de forma  conjunta
   en  las nuevas circunstancias, en pro de la salvaguardia de los  derechos
   humanos y el fomento de la democracia, y a abordar los temas de  gobierno
   pendientes,  abriendo de esta forma el camino hacia la reanudación de  la
   plena cooperación económica.

   Zaire

   El Consejo Europeo reiteró su apoyo al proceso de reconciliación nacional
   y manifestó su preocupación por el deterioro de la situación en el Zaire,
   que se caracteriza por una interrupción del proceso de democratización  y
   por  reiteradas  violaciones de los derechos humanos,  en  particular  la
   detención  arbitraria  y  la encarcelación de  personas  por  delitos  de
   opinión.

   El Consejo Europeo denunció asimismo cualquier incitación al odio étnico,
   como  se  refleja en la violencia política y en los  excesos  en  algunas
   regiones  del  país  que  están  provocando  desplazamientos  masivos  de
   poblaciones. El Consejo Europeo reafirmó su apoyo al Presidente del  Alto
   Consejo de la República y le instó a continuar sus esfuerzos.

   Nigeria

   El  Consejo  Europeo  tomó nota, con gran preocupación,  de  los  últimos
   acontecimientos  en  Nigeria que podrían poner en peligro  la  transición
   hacia un gobierno civil tras el éxito de las elecciones presidenciales el
   12 de junio. El Consejo Europeo manifestó la esperanza de que se  permita
   que  continúe el proceso de transición hacia un gobierno civil, para  que
   pueda  implantarse sin demora la democracia plena en la mayor  nación  de
   Africa.

   Oriente Medio

   El  Consejo Europeo se felicitó de la reanudación de  las  conversaciones
   bilaterales  encaminadas a lograr una solución justa, duradera  y  global
   del  conflicto  árabe-israelí  y de la  cuestión  palestina.  El  Consejo
   Europeo  instó  a  todas  las partes interesadas  a  que  consoliden  los
   resultados ya obtenidos y a que potencien unas negociaciones sustantivas,
   fundadas en la buena voluntad y el compromiso.

   El  Consejo  Europeo hizo una vez más un llamamiento a todas  las  partes
   interesadas para que se abstengan de todo acto que pueda minar el proceso
   de paz. Reiteró su convicción de que tanto las medidas de recuperación de
   la confianza sugeridas por la Comunidad y sus Estados miembros, como  una
   mejora  significativa en la zona, incluida la situación de  los  derechos
   humanos, serían determinantes para hacer avanzar el proceso de paz  hacia
   una conclusión satisfactoria.

   De  acuerdo con sus ya conocidas posiciones de principio, la Comunidad  y
   sus Estados miembros seguirán desempeñando un papel activo,  constructivo
   y equilibrado en el proceso de paz del Oriente Medio, tanto en su aspecto
   bilateral  como  en el multilateral. Elogiaron  los  continuos  esfuerzos
   realizados  por  los copatrocinadores para impulsar el  proceso  y  están
   dispuestos  a  participar  en acuerdos internacionales en  apoyo  de  una
   solución pacífica.

   América Central

   El  Consejo Europeo tomó nota con satisfacción del progreso realizado  en
   la América Central para alcanzar la paz, el diálogo y la  reconciliación,
   así  como  de  los logros en la consolidación de la democracia  y  de  la
   integración regional.

   En  este  contexto,  el Consejo Europeo vio con agrado el  avance  en  la
   aplicación  de  los  acuerdos  de paz de El  Salvador  y  exhortó  a  los
   signatarios a que cumplan todos los compromisos pendientes, incluidas las
   recomendaciones de la Comisión ad hoc y de la Comisión de la Verdad, para
   completar el proceso de paz y alcanzar la reconciliación nacional.

   El  Consejo Europeo expresó su satisfacción por el resultado  pacífico  y
   constitucional  de  la  reciente  crisis de Guatemala  y  espera  que  el
   nombramiento   de  un  nuevo  Presidente  constitucional  contribuya   al
   fortalecimiento  de las instituciones democráticas, al pleno  respeto  de
   los derechos humanos y de las libertades fundamentales y a la reanudación
   de las negociaciones de paz.

   El Consejo Europeo se congratuló asimismo de la firma en San Salvador del
   Acuerdo de Cooperación entre la Comunidad Europea y los países del  istmo
   de  la  América Central, que contribuirá a intensificar y a  aumentar  la
   cooperación entre todos ellos.

   Camboya

   El  Consejo  Europeo se congratuló del desarrollo de  las  elecciones  en
   Camboya, realizadas gracias al apoyo de las Naciones Unidas, que han dado
   testimonio  de  la  aspiración  del pueblo camboyano a  la  paz  y  a  la
   democracia.

   El  Consejo  tomó  nota de la decisión de la  Asamblea  constituyente  de
   confirmar  al  Príncipe  Norodom Sihanouk en la Jefatura  del  Estado  de
   Camboya.  El  Consejo  expresó su deseo de que el proceso  de  paz  pueda
   completarse  en  las mejores condiciones con la adopción, antes  de  tres
   meses, de una Constitución y con la próxima formación de un Gobierno  que
   permita poner en marcha la reconciliación nacional.

                                     * * *

Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website