Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Autres langues disponibles: FR EN DE IT PL

CES/6/2013

24 de enero de 2013

La UE necesita una nueva estrategia para luchar contra la piratería marítima

Dado el carácter fragmentado de las actuales medidas de la UE en la lucha contra la piratería, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) ha presentado una estrategia global de lucha contra esta lacra. La estrategia se aprobó ayer, en forma de dictamen de iniciativa, en el pleno del CESE.

«La piratería no es solo un problema marítimo. Es también un problema de índole humanitaria, comercial y global, que afecta a los consumidores y contribuyentes de todo el planeta», señaló Anna Bredima (Grecia, vicepresidenta del Grupo de Empresarios), ponente del dictamen.

El coste de la piratería a nivel mundial asciende a una escalofriante suma que oscila entre los 7 000 y los 12 000 millones de dólares anuales. Cada año, 18 000 buques navegan por aguas atestadas de piratas. Cada día, tres millones de barriles de petróleo y la mitad del transporte comercial de contenedores del planeta atraviesan áreas del océano Índico bajo la amenaza de la piratería.

El CESE considera que la UE, como responsable del 40 % de la navegación marítima mundial, no puede permitirse una escalada incontrolable de la piratería. «Si no se controla la ola de piratería, toda la cadena logística y de abastecimiento de bienes y energía podría verse interrumpida», señaló Anna Bredima.

Es por este motivo que el CESE ha pedido a las instituciones y Estados miembros de la UE que reúnan la voluntad política necesaria para presentar una estrategia antipiratería polifacética. «La UE necesita una combinación adecuada de las herramientas que tiene a su disposición: el comercio y la ayuda al desarrollo, la presencia militar, la reconstrucción y el desarrollo de capacidades», aseguró Anna Bredima.

El CESE puede contribuir a este proceso movilizando a la sociedad civil europea y a la opinión pública para que obliguen a los responsables políticos a tomar cartas en el asunto.

Si bien respalda la decisión de las Naciones Unidas de extender el mandato de la fuerza naval de la Unión Europea en Somalia (UE-NavFor-Atalanta) hasta 2014, el CESE considera que su ámbito geográfico debe ampliarse para incluir África Occidental. «En la actualidad, la presencia naval en el océano Índico equivale a patrullar un área con la extensión de Europa con veinte coches de policía», señaló Anna Bredima.

El CESE estima que las medidas militares deben ir acompañadas de una actuación decisiva destinada a desbaratar las redes financieras de los piratas. «El primer paso debería consistir en rastrear mejor los flujos financieros y crear una lista negra de entidades involucradas en el blanqueo de capitales asociado a la piratería», señaló la Sra. Bredima, quien añadió que «es preciso encontrar y confiscar parte del dinero de los rescates que podría haberse depositado en bancos de la UE».

El pago del rescate sigue siendo una forma de asegurarse de que los marineros vuelven a casa sanos y salvos, motivo por el cual el CESE se ha pronunciado en contra de su prohibición absoluta. La muerte de marineros no puede aceptarse como un «daño colateral» de la guerra contra la piratería.

Solo en 2012, seis marineros fueron asesinados y 448 retenidos como rehenes por piratas en diversos lugares del planeta. El Comité aboga por reforzar la formación antipiratería de la gente de mar, que debería incluir formación en materia de preembarque, prácticas de a bordo, repatriación y atención psicológica tras la liberación. Además, la UE debería establecer nuevas directrices consolidadas para el bienestar de los marineros que han sido o pueden ser víctimas de la piratería.

Asimismo, señaló que los Estados miembros podrían recurrir a agentes de seguridad armados privados, debidamente cualificados, para la protección de los buques vulnerables, siempre que el uso de fuerzas privadas esté sujeta a normas estrictas de la UE e internacionales. El Comité advirtió que la presencia de agentes de seguridad privados en los buques no debería convertirse en una práctica habitual.

El CESE se mostró categórico al afirmar que la legislación de los Estados miembros debe modificarse con el fin de recriminalizar la piratería y crear un marco jurídico coherente para enjuiciar a los piratas.

«Sabemos perfectamente que las medidas a corto plazo no acabarán con la piratería», señaló Anna Bredima, quien insistió en medidas a largo plazo que combinen el desarrollo de capacidades en estados fallidos con incentivos económicos directos, que ofrezcan alternativas viables a la piratería como medio de vida.

La estrategia de lucha contra la piratería del CESE será examinada por responsables políticos y partes interesadas en un acto público que tendrá lugar el 24 de enero. Si desea saber más, pulse aquí.

Para más información, sírvase dirigirse a:

Karin Füssl, jefa de la Unidad de Prensa

E-mail: karin.fussl@eesc.europa.eu

Tel.: +32 2 5468722


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site