Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Defender la empresa y social en Europa: un modelo social y millones de empleos en juego

Comité économique et social - CES/12/60   04/10/2012

Autres langues disponibles: FR EN DE IT EL PL

CES/12/60

4 de octubre de 2012

Defender la empresa y social en Europa: un modelo social y millones de empleos en juego

La Europa social puede significar oportunidades de negocio y la tan necesaria creación de empleo. En la actual situación de crisis en la que no deja de crecer el número de personas sin trabajo ni acceso a recursos económicos, el Comité Económico y Social Europeo (CESE) desea reforzar el crecimiento, el empleo y la competitividad por medio de empresas sociales al mismo tiempo que se crea una sociedad más inclusiva que esté en línea con la Estrategia Europa 2020.

En la conferencia Las empresas sociales y la Estrategia Europa 2020: soluciones innovadoras para una Europa sostenible, celebrada el 3 de octubre en Bruselas, el Grupo de Actividades Diversas del CESE analizó el presente y el futuro de las empresas sociales en Europa. «Las empresas sociales han demostrado ser más resistentes y flexibles a la crisis actual y, por tanto, deben desempeñar un papel clave en la estrategia de Europa para salir de las crisis contribuyendo al mismo tiempo a una recuperación más rápida y más equitativa. Hacemos un llamamiento a los responsables políticos nacionales y europeos para que apoyen políticamente la economía social y las empresas sociales, y para que creen unas condiciones equitativas que permitan aprovechar el potencial de este sector económico de importancia clave», señaló Luca Jahier, presidente del Grupo de Actividades Diversas del CESE.

El sector de la economía social emplea ya a más de 14 millones de personas en la UE, lo que representa más del 6 % del total de trabajadores. La economía social es un elemento fundamental del modelo social europeo, especialmente en época de crisis. No obstante, las empresas sociales no disfrutan de unas condiciones equitativas con los operadores económicos tradicionales. Si no consiguen superar los obstáculos jurídicos, administrativos, financieros y políticos, las empresas sociales no podrán disfrutar plenamente de las ventajas del mercado único, a pesar de la riqueza que representan y del liderazgo innovador que existe a todos los niveles en este sector.

«Mil millones de personas en todo el mundo no pueden equivocarse. Mil millones de personas han optado por gestionar una empresa cooperativa, y esto es algo que debe tenerse en cuenta en los foros de responsables políticos», añadió Pauline Green, Presidenta de la Alianza Cooperativa Internacional.

«Nos gustaría que nuestra contribución fuera la de aportar una imagen más precisa de la situación de las empresas sociales en la UE. Por eso estamos a punto de acometer un amplio proyecto que tiene por objeto trazar un mapa de las empresas sociales. Esto es en realidad una respuesta al llamamiento realizado por el Comité Económico y Social Europeo de que se establezca una comparativa de planteamientos, a nivel de la UE, sobre la financiación pública que resulten especialmente adecuados para las empresas sociales», declaró László Andor, Comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión.

Estatuto de la Fundación Europea y acceso a la contratación pública

El CESE está decidido a defender el papel de las empresas sociales a la hora de prestar servicios de interés general. En opinión del CESE, los Estados miembros deberían facilitar la participación en la contratación pública a aquellos operadores económicos cuyo principal objetivo sea la integración social y profesional de personas con discapacidad o trabajadores desfavorecidos, siempre que se respete un umbral del 30 %.

El CESE asimismo insta a que se promulgue en breve plazo un Estatuto de la Fundación Europea, se adopte un Estatuto de la Asociación Europea y se revise el valor y la utilidad de una etiqueta de las empresas sociales europeas, lo cual sin duda representaría un valor añadido para el sector. Esto contribuiría a que las empresas sociales pudiesen operar en diferentes Estados miembros de la UE sin incurrir en nuevas cargas administrativas.

Por último, el CESE pide que se movilice la partida 2014 del Fondo Social Europeo a fin de que se dé prioridad de inversión a las empresas sociales y un mejor acceso a otros fondos tales como capitales para nuevas empresas y crecimiento, especialmente para los emprendedores sociales jóvenes. «Tengo el convencimiento de que los fondos de la política de cohesión pueden usarse aun mejor en el futuro y, especialmente, si se utilizan en el marco de una estrategia verdaderamente integrada», concluyó László Andor, Comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión.

Si desea más información puede ponerse en contacto con:

Karin Füssl, responsable de la Unidad de Prensa

Tel.: +32 25468722

E-mail: Karin.Fussl@eesc.europa.eu


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site