Recorrido de navegación

Asuntos económicos y monetarios


Los países de la UE coordinan sus políticas económicas nacionales para poder hacer frente juntos a retos como la actual crisis económica y financiera. Diecisiete países han ido más allá incluso en cuanto a cooperación al adoptar el euro.

Todos los países de la UE forman parte de la unión económica y monetaria (UEM), que constituye el marco de cooperación económica. Los objetivos comunes son:

  • promover el crecimiento, el empleo y un alto grado de bienestar social para todos
  • reaccionar de manera coordinada a los retos económicos y financieros globales
  • aumentar la resistencia de los países de la UE ante las turbulencias externas.
Pareja enviando dinero por internet © Imageselect

Gracias a la UE, ahora es más barato enviar dinero a los hijos que estudian en el extranjero.

Respuesta coordinada a la crisis

Desde que comenzó la actual crisis económica y financiera en octubre de 2008, los gobiernos nacionales, el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión han colaborado para:

  • recuperar la estabilidad y crear las condiciones propicias para el crecimiento y la creación de empleo, coordinando la intervención y apoyando a los bancos
  • proteger los ahorros, elevando las garantías de las cuentas bancarias en los países miembros a un mínimo de 100.000 euros por cliente y por banco
  • mantener un flujo de crédito asequible para las empresas y los hogares, e
  • implantar un sistema mejor de gobernanza financiera.

Los gobiernos de la UE han destinado hasta la fecha más de 1,6 billones de euros a los esfuerzos de rescate.

Para mantener la estabilidad financiera de la UE y resolver las tensiones en los mercados de deuda soberana de la zona del euro (o eurozona), la UE también ha tendido una red de seguridad para los Estados miembros en dificultad: el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que ahora sustituye a otros instrumentos anteriores de carácter temporal y es la mayor institución financiera internacional del mundo. Junto con las contribuciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), dispone de un paquete de estabilidad financiera por valor de 750.000 millones de euros y se ha convertido en un elemento permanente e integral de la estrategia global de la UE para garantizar la estabilidad financiera en la eurozona.

Mapa de los países que utilizan el euro

Ventajas del euro

Contar con el euro como moneda común de gran parte de Europa ha permitido a la UE reaccionar ante la contracción global del crédito de manera coordinada y garantizar mayor estabilidad de la que hubiera sido posible de otro modo. Por ejemplo, como el BCE pudo reducir los tipos de interés en toda la eurozona (en lugar de que cada país fijase su propio tipo de cambio), los bancos de toda la Unión están ahora en igualdad de condiciones para prestar y tomar prestado entre sí.

Más del 60% de los ciudadanos de la UE utilizan el euro cada día. La moneda única beneficia a todos:

  • ya no hace falta cambiar dinero al viajar o hacer negocios dentro de la zona del euro, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero al eliminarse los costes de las transacciones
  • hacer pagos transfronterizos cuesta mucho menos (o nada en absoluto)
  • consumidores y empresas pueden comparar precios más fácilmente, lo que anima a las empresas a bajar los precios.

Estar en la zona del euro es garantía de estabilidad de precios. El BCE fija los tipos de interés en niveles que permiten mantener la inflación en la eurozona por debajo del 2% a medio plazo. También gestiona las reservas de divisas de la UE y puede intervenir en los mercados para influir en los tipos de cambio del euro.

El euro para todos los europeos

Está previsto que los países de la UE que están fuera de la zona del euro se sumen a ella cuando su economía esté preparada. Los países que ingresaron en la UE en 2004, 2007 y 2013 lo van adoptando gradualmente, mientras que Dinamarca y el Reino Unido se han mantenido fuera de la eurozona en virtud de un acuerdo político especial.

Para poder sumarse a la zona del euro, la antigua divisa del país debe haber mantenido un tipo de cambio estable durante dos años. También deben cumplirse otras condiciones relacionadas con los tipos de interés, el déficit presupuestario, la tasa de inflación y la deuda pública.

Pagos transfronterizos más baratos

El BCE no solo es responsable de mantener la estabilidad de los precios, sino también de garantizar que el coste de las transferencias transfronterizas en euros sea el menor posible para los bancos y sus clientes.

Para importes elevados, el BCE y los bancos centrales nacionales utilizan un sistema de pagos en tiempo real denominado TARGET2, que en el futuro ofrecerá las mismas ventajas en el caso de las operaciones de valores.

El BCE y la Comisión Europea colaboran en la creación de una zona única de pagos en euros (SEPA) que permitirá generalizar las ventajas de unos pagos más eficaces y baratos. En última instancia, todos los pagos en euros —ya sean por transferencia bancaria, por débito directo o por tarjeta— se tratarán exactamente igual, con independencia de que sean nacionales o transfronterizos. La UE ya está ampliando estas ventajas a los pagos por débito directo.

Comienzo

La unión económica y monetaria y el euro

Publicado en abril de 2013

Esta publicación forma parte de la serie “Comprender las políticas de la Unión Europea”


Comienzo


Vídeos


Síganos

Twitter

  • Comisión Europea – Asuntos Económicos y FinancierosEnglish (en)

Comienzo

DIRECCIÓN DE CONTACTO

Información general

Llame al
00 800 6 7 8 9 10 11 Consultar detalles del servicio

Preguntas por correo electrónico

Direcciones de contacto y visitas a las instituciones, contactos con la prensa

Temas relacionados

Ayúdenos a mejorar

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?