You are here:

Asuntos económicos y monetarios

Los países de la UE coordinan sus políticas económicas nacionales para poder hacer frente juntos a retos como las crisis económicas y financieras. En los 19 países que han adoptado el euro esta cooperación va incluso más allá.

Todos los países de la UE (sean o no de la zona del euro) forman parte de la unión económica y monetaria (UEM), marco de cooperación económica creado para fomentar la creación de empleo y el crecimiento sostenible y para coordinar nuestra respuesta a los retos económicos y financieros mundiales.

Respuesta coordinada a la crisis de 2008

Desde que comenzó la crisis económica y financiera en octubre de 2008, los gobiernos nacionales, el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión han colaborado para:

  • recuperar la estabilidad financiera y crear las condiciones propicias para el crecimiento y la creación de empleo, coordinando la supervisión y la intervención y apoyando a los bancos
  • proteger los ahorros, elevando las garantías de las cuentas bancarias en los países miembros a un mínimo de 100.000 euros por cliente y por banco
  • mantener un flujo de crédito asequible para las empresas y los hogares
  • implantar un sistema mejor de gobernanza económica y financiera de la UE.

Para prevenir alteraciones graves del sistema bancario, varios gobiernos de la UE fueron al rescate de sus bancos con una ayuda urgente de dimensiones sin precedentes. Entre 2008 y 2011, se inyectaron en el sistema —a través de garantías o en forma de capital directo— 1,6 billones, el equivalente al 13% del PIB anual de la UE.

Para mantener la estabilidad financiera de la UE y resolver las tensiones en los mercados de deuda soberana de la zona del euro, la UE también tendió una red de seguridad para los Estados miembros en dificultad, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) Elija traducciones del enlace precedente   English (en) , que sustituía a los instrumentos temporales existentes hasta entonces y que es la mayor institución financiera multilateral del mundo, con una capacidad efectiva de préstamo de hasta 500.000 millones de euros.

Entre 2011 y 2013 la UE introdujo también normas nuevas y más estrictas (incluso un Tratado internacional) para mantener un control más estrecho de la deuda y el déficit públicos y garantizar que los gobiernos no gastaran por encima de sus posibilidades.

Se añadió el principal instrumento de la UE para proteger la estabilidad financiera y la disciplina presupuestaria, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que fortalece exhaustivamente su aplicación:

  • dando mayor importancia a la reducción de la deuda pública
  • retocando el procedimiento de déficit excesivo Elija traducciones del enlace precedente   English (en) de manera que pudiera ponerse en marcha no solo por el déficit en un año dado sino por cambios subyacentes y profundos en la deuda pública
  • estableciendo un ciclo anual de coordinación de la política económica dirigido por la Comisión, que cada año efectúa un análisis detallado de los planes de reforma económica de los gobiernos de la UE y les da recomendaciones para los 12 o 18 meses siguientes
  • obligando a cumplir más estrictamente la normativa presupuestaria, incluso con sanciones significativas a los países de la zona del euro que la incumplen
  • introduciendo nuevos medios para controlar los desequilibrios económicos, como las burbujas inmobiliarias y la pérdida de competitividad, y abordándolos antes de que constituyan una amenaza para la estabilidad económica de un país o incluso de la zona del euro o la UE.

Más información sobre la respuesta de la UE a la crisis de 2008.

Ventajas del euro

La moneda única de casi 340 millones de ciudadanos de la UE beneficia a todos:

  • Ya no hace falta cambiar dinero al viajar o hacer negocios dentro de la zona del euro, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero al eliminarse los costes de las transacciones.
  • Hacer pagos transfronterizos cuesta mucho menos (o nada en absoluto).
  • Consumidores y empresas pueden comparar precios más fácilmente, lo que anima a las empresas a bajar los precios.

Estar en la zona del euro garantiza unos precios estables. El BCE fija los tipos de interés en niveles que permiten mantener la inflación cercana, pero inferior, al 2%. También gestiona una parte de las reservas de divisas de zona del euro y puede intervenir en los mercados para influir en los tipos de cambio del euro.

La extensión y la solidez de la zona del euro crea también una divisa más fuerte y estable que protege mejor a sus miembros de las perturbaciones externas y las turbulencias del mercado de divisas que un país aisladamente.

Adopción del euro por los países de la UE

Se espera que todos los países de la UE adopten el euro cuando sus economías están preparadas para ello, excepto Dinamarca y el Reino Unido que han decidido oficialmente no hacerlo.

Para poder incorporarse a la zona del euro, la divisa del país debe haber mantenido un tipo de cambio estable durante dos años. Hay otras condiciones estrictas referidas a:

  • tipos de interés
  • déficit presupuestario
  • deuda pública
  • tasas de inflación.

Pagos transfronterizos más baratos

El BCE no solo mantiene la estabilidad de los precios, sino que también garantiza que el coste de las transferencias en euros a otros países de la zona del euro sea el menor posible para los bancos y sus clientes.

Para importes elevados, el BCE y los bancos centrales nacionales utilizan un sistema de pagos en tiempo real denominado TARGET2. Con la creación de TARGET2-Securities en junio de 2015, las transacciones de valores dentro de Europa también se liquidarán de manera más segura y eficaz desde una plataforma única operada por el Eurosistema (bancos centrales de la zona del euro y BCE).

El BCE y la Comisión han unido sus esfuerzos para ampliar las ventajas de unos pagos más eficaces y baratos en todo el continente a través de la zona única de pagos en euros.

En la práctica esto quiere decir que, en 34 países europeos Elija traducciones del enlace precedente   English (en) , todos los pagos en euros (transferencias bancarias, domiciliaciones, tarjetas, etc.) se tratarán exactamente igual, independientemente de si se efectúan en el mismo país o entre distintos países.