You are here:

Consumidores

Nueva política de consumidores de la UE:

  • protege mediante la legislación los derechos de los consumidores, por ejemplo facilitando la resolución de litigios con los comerciantes rápida y eficazmente (gracias a la resolución alternativa de litigios y los centros europeos de los consumidores)
  • garantiza que los derechos de los consumidores se adapten a los cambios económicos y sociales, sobre todo en el sector digital, la energía y los servicios financieros
  • garantiza la seguridad de cualquier producto comprado dentro del mercado único
  • ayuda a elegir a partir de información clara, exacta y coherente, por ejemplo en las compras online.

Un mercado para los consumidores de la UE

En una economía europea eficiente e integrada, los consumidores necesitan tener garantías de que sus derechos estarán protegidos si surge algún problema en la adquisición de bienes o servicios en otros países de la UE.

Con un coste anual de tan solo 5 céntimos de euro por persona, el programa de protección de los consumidores de la UE para 2014-2020 hace cumplir la legislación sobre consumo en el mercado único y ofrece a los consumidores un alto nivel de protección jurídica.

Velar por los intereses del consumidor

Con su política, la UE garantiza a los consumidores un elevado nivel de seguridad en muchos ámbitos. Se aplican rigurosos requisitos de seguridad en juguetes, aparatos eléctricos, cosméticos, productos farmacéuticos, alimentos, encendedores, equipos de protección individual, maquinaria y embarcaciones de recreo.

La existencia de normas estrictas permite retirar los productos defectuosos. La UE recibe cada año más de 2.000 notificaciones de productos poco seguros, sobre todo juguetes, prendas de vestir y productos textiles (cordones sueltos en ropa infantil, sustancias tóxicas en tapicerías, etc.).

La UE también protege los intereses generales del consumidor en áreas como:

  • prácticas comerciales justas
  • publicidad engañosa y comparativa
  • indicación y etiquetado de precios
  • cláusulas contractuales abusivas
  • venta a distancia y a domicilio
  • multipropiedad y vacaciones combinadas
  • derechos de los viajeros (vacaciones o negocios).

Prácticas comerciales justas

Ante la proliferación de los servicios financieros y el comercio electrónico, la Comisión Europea ha establecido derechos para los consumidores que contraigan préstamos o recurran a otros instrumentos de crédito. La Comisión ha propuesto también directrices de buenas prácticas de comercio electrónico y normas sobre todo lo relacionado con los medios de pago distintos del efectivo, incluido el derecho a tener una cuenta bancaria.

Muchos consumidores desconfían de las compras de bienes o servicios en otros países de la UE porque no están seguros de sus derechos y temen las estafas. Sin embargo, las nuevas normas europeas les garantizan la misma protección frente a las prácticas comerciales agresivas y los profesionales deshonestos tanto si compran en la tienda de la esquina como si lo hacen en una web de otro país de la UE.

En toda la UE son ahora ilegales las prácticas comerciales desleales, como la publicidad engañosa y las técnicas comerciales agresivas que recurren al acoso, la coacción y el abuso de influencia.

Los intereses de los consumidores se tienen en cuenta en la legislación que liberaliza los principales servicios públicos:

  • transporte público
  • electricidad y gas
  • telecomunicaciones
  • correos.

Esto significa que los consumidores deben tener acceso a servicios de calidad a precios asequibles en toda la UE.

Hacer respetar las normas

Los ciudadanos tienen que poder recurrir en caso de aplicación incorrecta de las normas europeas. Para ello los países de la UE deben cooperar mejor. Los procesos judiciales pueden ser largos y costosos, sobre todo cuando deben celebrarse fuera del propio país. Para fomentar la resolución extrajudicial de litigios, la Comisión ha creado modalidades gratuitas o baratas para resolver conflictos, como un servicio en línea que se pondrá en marcha en 2016.

Los consumidores que tienen problemas con compras en otros países de la UE pueden informarse sobre sus derechos y recurrir dirigiéndose a la Red de Centros Europeos del Consumidor, que ofrece gratuitamente asesoramiento y asistencia a los residentes en la UE que compran bienes o servicios a vendedores de otros países de la UE. Encuentre aquí el más próximo.