Recorrido de navegación

Competencia


La finalidad de las normas de competencia de la UE es garantizar condiciones leales y equitativas a las empresas, dando cabida al mismo tiempo a la innovación, la unificación de las normas técnicas y el desarrollo de las pequeñas empresas.

La competencia debe ser leal

Descarga de un camión © Imageselect

Algunas empresas de mudanzas internacionales han sido multadas por ponerse de acuerdo para fijar los precios.

De acuerdo con las normas de la UE, las empresas no pueden:

  • fijar precios o repartirse los mercados entre ellas
  • abusar de su posición dominante en un mercado determinado para expulsar a sus competidores
  • fusionarse si eso las sitúa en una posición de control del mercado. En la práctica, esta norma solo impide un pequeño número de operaciones de este tipo. Las grandes empresas que hacen muchos negocios en la UE no pueden fusionarse sin la autorización previa de la Comisión Europea, aunque tengan su sede fuera de la UE.

La Comisión puede aceptar monopolios en determinadas circunstancias; por ejemplo, cuando se trate de infraestructuras costosas ("monopolios naturales") o deba garantizarse un servicio público. Sin embargo:

  • el monopolio debe demostrar un comportamiento leal hacia las demás empresas
  • los monopolios naturales deben poner la infraestructura a disposición de todos los usuarios
  • los beneficios obtenidos por la prestación de servicios públicos no pueden destinarse a subvencionar operaciones comerciales, y así batir los precios de sus competidores.

El pez grande no siempre se come al chico

Las grandes empresas, en sus relaciones con sus competidoras más pequeñas, no pueden aprovechar su poder de negociación para imponer condiciones que dificulten sus relaciones con los proveedores o clientes. La Comisión puede multar, y multa, a las empresas que incurren en prácticas semejantes.

Cuando la UE investiga las prácticas que distorsionan la competencia, no solo se centra en los bienes, sino que también puede investigar a las profesiones liberales y los servicios, incluidos los financieros (por ejemplo, banca minorista o tarjetas de crédito).

Reparación de un coche © Carofoto

Gracias a la UE la competencia es mayor en el sector de la reparación de vehículos.

Sin andaderas

La Comisión también vigila cuánta ayuda conceden a las empresas los gobiernos de los países de la UE ("ayudas estatales"), por ejemplo:

  • préstamos y subvenciones
  • desgravaciones fiscales
  • suministro de bienes y servicios a tarifas preferentes
  • garantías públicas que mejoran la calificación crediticia de una empresa con respecto a sus competidoras.

Los gobiernos no están autorizados a conceder ningún tipo de ayuda a las empresas en crisis que no tengan perspectivas de recuperar su viabilidad económica.

Excepciones

Estas normas generales admiten algunas excepciones, ya que se puede permitir:

  • que las empresas cooperen en la elaboración de una norma técnica unificada para todo el mercado
  • que las empresas más pequeñas cooperen si con ello sale reforzada su capacidad para competir con las más grandes.
  • que los gobiernos concedan ayudas estatales cuando haya verdaderas posibilidades de que una empresa en crisis —o una nueva empresa— llegue a ser rentable y su salvamento vaya en interés de la UE (por ejemplo, al mantener o crear puestos de trabajo).

El criterio fundamental es si el acuerdo beneficiará a los consumidores y si perjudicará a otras empresas. La Comisión suele permitir las ayudas a la investigación e innovación, al desarrollo regional o en favor de las PYME por servir a objetivos generales de la UE.

Beneficios en la práctica

Entre los asuntos de competencia más conocidos en que haya intervenido la Comisión Europea figura el que le opuso al gigante informático Microsoft. El Ejecutivo europeo multó a la empresa estadounidense por vender juntos distintos tipos de programas en un paquete único, lo que limitaba las posibilidades de elección de los consumidores, mantenía los precios en un nivel artificialmente alto e impedía la innovación en la industria del software.

La Comisión también ha intervenido en el sector de la industria automovilística para aumentar la transparencia en la fijación de los precios, con lo que se han reducido considerablemente las diferencias de precios antes de impuestos en la UE.

Además, la Comisión ha intervenido despejando el camino para los concesionarios multimarca, permitiendo que los distribuidores puedan operar en más de un país miembro y facilitando a los distribuidores no oficiales la venta de piezas y las reparaciones homologadas.

Control y equilibrio

Las amplias competencias de la Comisión para investigar y poner fin a infracciones a las normas de competencia de la UE están sujetas al control jurisdiccional del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Las empresas y los gobiernos de los Estados miembros recurren con cierta regularidad, y a veces con éxito, las decisiones de la Comisión.

Comienzo

Competencia

Publicado en julio de 2013

Esta publicación forma parte de la serie “Comprender las políticas de la Unión Europea”


Comienzo



DIRECCIÓN DE CONTACTO

Información general

Llame al
00 800 6 7 8 9 10 11 Consultar detalles del servicio

Preguntas por correo electrónico

Direcciones de contacto y visitas a las instituciones, contactos con la prensa

Ayúdenos a mejorar

¿Ha encontrado la información que buscaba?

No

¿Qué buscaba?

¿Tiene alguna sugerencia?