RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Seguridad marítima: nivel mínimo de formación en las profesiones marítimas

La formación de la gente de mar desempeña un papel decisivo para la seguridad marítima y la protección del medio marino. Por consiguiente, es esencial establecer un nivel mínimo de formación de los marinos en la Comunidad, respetando para ello las normas de formación ya adoptadas a escala internacional.

ACTO

Directiva 2008/106/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 3 de diciembre de 2008 relativa al nivel mínimo de formación en las profesiones marítimas (Versión refundida) (Texto pertinente a efectos del EEE).

SÍNTESIS

La Directiva 2001/25/CE establece las normas mínimas en materia de formación, titulación y guardia para la gente de mar que preste servicio a bordo de buques comunitarios. Pretende garantizar la aplicación simultánea y coherente en todos los Estados miembros del Convenio de la Organización Marítima Internacional (OMI) (EN) sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar de 1978, en su versión revisada (Convenio STCW).

Ámbito de aplicación

La directiva es aplicable a los marinos que presten servicio a bordo de buques de navegación marítima que enarbolen pabellón de un Estado miembro, con excepción de:

  • los buques de guerra u otros tipos de buques que pertenezcan a un Estado miembro y se dediquen exclusivamente a servicios gubernamentales de carácter no comercial;
  • los buques pesqueros;
  • los yates de recreo no utilizados comercialmente;
  • los buques de madera de construcción primitiva.

Formación

La directiva establece las normas en materia de formación y competencia que han de cumplir los aspirantes para obtener o revalidar un título que les permita ejercer las funciones en él consignadas. Tales normas se ajustan a las disposiciones del Convenio. Así, la directiva establece con respecto a los diversos rangos de marinos las prescripciones mínimas obligatorias para la expedición de los títulos correspondientes a las distintas categorías.

Las categorías de marinos a las que se aplican tales prescripciones son las siguientes: capitanes, pilotos de primera, oficiales de puente, maquinistas navales, jefes y primeros oficiales de máquinas, algunas categorías de marineros (los que trabajen en una cámara de máquinas, formen parte de la guardia o trabajen en determinados tipos de buques), así como el personal de radiocomunicaciones.

La directiva prevé una formación especial en lo que se refiere a determinadas categorías de buques, como los buques tanque y los buques de pasaje de transbordo rodado. Establece los requisitos mínimos obligatorios relativos a la formación y cualificación de los marinos que presten servicio a bordo de estas categorías específicas de buques. Por otra parte, la directiva establece normas de formación y educación para la gestión de situaciones de emergencia, así como en materia de lucha contra incendios, cuidados médicos y para los miembros de la tripulación responsables de los servicios de restauración.

Títulos y refrendos

Los títulos son expedidos por la autoridad competente de los Estados miembros para facultar al titular a ejercer las funciones indicadas en el documento o autorizadas por las reglamentaciones nacionales. Estos documentos son expedidos a los candidatos que cumplen las normas nacionales de aptitud física (especialmente por lo que respecta a la vista y oído) y determinados requisitos básicos relativos a la identidad, edad, cumplimiento del periodo de embarco prescrito y a las cualificaciones (aptitudes, funciones y niveles). Los Estados miembros pueden expedir un título distinto a los operadores de radiocomunicaciones. Los titulares deben demostrar periódicamente que siguen reuniendo las condiciones de aptitud y de competencia profesional.

Los refrendos pueden incorporarse en los títulos o ser expedidos por separado. Los títulos pueden utilizar el modelo del código STCW (sección A-I/2) u otro distinto (en este caso debe proporcionar la información requerida). Todo marino debe estar en condiciones de presentar su título original. Los Estados miembros hacen cumplir las medidas adecuadas para prevenir y sancionar el fraude y otras prácticas ilícitas relacionadas con el proceso de titulación.

Sanciones y medidas disciplinarias

Los Estados miembros habilitan los procedimientos necesarios para la investigación imparcial en los casos de incompetencia, omisiones u otros actos que puedan hacer peligrar directamente la seguridad de la vida humana en el mar, de los bienes o del medio marino. Se establecen y aplican sanciones principalmente respecto de:

  • la compañía o capitán que contrate a una persona que no posea el título exigido por la presente Directiva;
  • el capitán que haya permitido a un marino desempeñar una función sin el título exigido, sin el título reconocido por los Estados miembros o sin una dispensa válida;
  • la persona que obtenga mediante fraude un contrato para ejercer alguna función o desempeñar determinada tarea que requiera estar en posesión de un título.

Control y evaluación de la formación

Los Estados miembros velan por:

  • la continua supervisión de las actividades de formación, evaluación de la competencia, expedición de los títulos y definición de un sistema de normas de calidad, estableciendo los objetivos y el ámbito de aplicación;
  • la definición de los objetivos de formación y de enseñanza, y la correspondencia de los niveles de formación con los requisitos del Convenio STCW;
  • la calidad de los exámenes y evaluaciones, las calificaciones y la experiencia de los evaluadores;
  • la auditoría independiente, a intervalos no superiores a cinco años, de las actividades de evaluación relacionadas con la adquisición de conocimientos, comprensión, aptitudes y competencias.

Periodos de descanso del personal de guardia

Con objeto de prevenir la fatiga del personal encargado de la guardia, causante muy a menudo de accidentes marítimos, la directiva establece disposiciones relativas a los períodos mínimos de descanso del citado personal.

Toda persona a la que se hayan asignado tareas como oficial encargado de una guardia o como marinero que forme parte de la misma tendrá, como mínimo, diez horas de descanso en cada período de veinticuatro horas.

Las horas de descanso podrán agruparse en dos períodos como máximo, uno de los cuales habrá de tener un mínimo de seis horas de duración.

Dispensas

En casos muy excepcionales las autoridades competentes podrán otorgar una dispensa en virtud de la cual se permita a un marino prestar servicio en un buque determinado durante un período determinado que no exceda de seis meses desempeñando un cargo para el que no tenga el título idóneo, siempre y cuando su cualificación sea suficiente para garantizar las condiciones normales de seguridad.

Responsabilidades de los Estados miembros

Los Estados miembros designarán a las autoridades u organismos facultados para:

  • impartir la formación;
  • organizar o supervisar los exámenes;
  • expedir los títulos;
  • otorgar las dispensas.

Comunicación

Con el fin de aumentar la seguridad marítima y prevenir la pérdida de vidas humanas y la contaminación marina, debe mejorarse la comunicación entre los miembros de las tripulaciones de los buques que navegan en aguas de la Comunidad.

Debe establecerse una lengua de trabajo común a bordo de todos los buques de pasaje que naveguen bajo pabellón de un Estado miembro, así como a bordo de todos los buques de pasaje que comiencen o terminen un viaje en un puerto de un Estado miembro.

La directiva establece que, a bordo de los petroleros, de los buques cisterna para productos químicos y de los buques cisterna para gases licuados, el capitán, los oficiales y los marineros deberán poder comunicarse entre sí en una o varias lenguas de trabajo comunes.

Control por el Estado del puerto

La directiva autoriza a los Estados miembros a controlar a la gente de mar que presta servicios a bordo de todos los buques que hagan escala en sus puertos, independientemente de su pabellón, con el fin de comprobar que todos los marinos que deben estar en posesión de un título con arreglo al Convenio STCW poseen efectivamente dicho título.

Los Estados miembros han de velar por la aplicación de las disposiciones y procedimientos pertinentes de la Directiva 95/21/CE relativa al control por el Estado del puerto, conforme a su versión modificada. En algunos casos, es preciso proceder a una evaluación de la aptitud de la gente de mar (comprobación del título) en lo que respecta a la observancia de las normas relativas a la guardia prescritas en el Convenio. Ello es necesario, en particular, en los casos en que el funcionamiento del buque sea tal que plantee un peligro para las personas, los bienes o el medio ambiente, cuando el buque que hace escala en un puerto comunitario enarbola pabellón de un país que no haya ratificado el Convenio STCW o cuando el capitán, un oficial o un marinero posee un título expedido por un país que no haya ratificado el Convenio. En otros casos, se puede solicitar a los miembros de la tripulación que demuestren su competencia en el lugar de trabajo.

Por último, la directiva expone los motivos que pueden justificar la inmovilización de un buque como la falta de formación o las condiciones laborales de la tripulación, cuando se establece que estas deficiencias entrañan peligro para las personas, los bienes o el medio ambiente.

REFERENCIAS

ActoFecha de entrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2008/106/CE [adopción: codecisión]

22.12.2008

-

DO L 323 de 3.12.2008

Última modificación: 18.02.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba