RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Seguridad vial: promoción de la seguridad vial en la Unión Europea

Archivos

La presente Comunicación presenta un balance del período 1993-1996 en materia de seguridad vial; su objetivo es definir una nueva política para reducir el número de accidentes en la Unión Europea.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones - Promoción de la seguridad vial en la Unión Europea: programa para 1997-2001 [COM (97) 131 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Comunicación hace balance de los años 1993-1996 en materia de seguridad vial en la Unión Europea:

  • casi todas las medidas legislativas anunciadas en el programa de acción presentado en 1993 se han iniciado;
  • se han realizado todos los estudios previstos, fundamentalmente relativos a vehículos (seguridad pasiva), aplicaciones telemáticas y análisis de comportamientos;
  • se han aplicado una serie de medidas no legislativas, tales como el Año del Conductor Joven 1995 y las campañas YES;
  • se ha iniciado el proyecto CARE (EN), que ha permitido crear una base de datos detallada en los distintos Estados miembros sobre accidentes de carretera con daños corporales.

Las tendencias y características de la seguridad vial en la Unión Europea son las siguientes:

  • las cifras son muy variables entre los países;
  • el auge del número de coches en algunos Estados miembros tiene por consecuencia un deterioro de la situación en estos países;
  • disminuye el número de accidentes mortales;
  • las personas que corren mayor riesgo son los peatones, los ciclistas, los motociclistas, los adultos jóvenes y las personas de edad;
  • el alcohol es un importante factor de accidentes, aunque en algunos países los programas específicos a este respecto han obtenido un claro éxito.

La Comisión aboga por un planteamiento costes-beneficios en su definición de la futura política de seguridad vial.
El hecho es el siguiente: los accidentes de circulación tienen un coste calculado en 45.000 millones de euros, a saber, 15.000 millones de euros en cuidados médicos, intervenciones de los servicios de policía y reparaciones de vehículos, y 30.000 millones de euros en pérdidas de producción económica por las personas fallecidas o heridas. Con 45.000 víctimas anuales, evitar un accidente mortal equivaldría a ahorrar un millón de euros para la sociedad. Existe, pues, una justificación económica para adoptar medidas por importe de un millón de euros para salvar una vida («regla del millón de euros»).
A partir de este planteamiento, la Comisión ha determinado una serie de ámbitos de actuación relativos:

  • al uso del cinturón de seguridad;
  • al diseño de los vehículos (limitación de riesgos para los peatones, aumento del grado de seguridad pasiva);
  • al empleo de alarmas de colisión y reguladores de velocidad;
  • al alumbrado diurno;
  • a la velocidad;
  • a la tasa de alcoholemia al volante;
  • a la influencia de drogas o medicamentos en la conducción;
  • a las infraestructuras.

Esta nueva política aspira a reducir el número de víctimas cada año hasta alcanzar 18.000 en el año 2010 (frente a 27.000 si se mantiene la política actual).

El papel de la Comisión en este ámbito es, en particular:

  • supervisar globalmente la evolución de la seguridad vial en la Unión;
  • recoger, interpretar y difundir datos sobre todos los aspectos de la seguridad vial;
  • garantizar la difusión de las prácticas más eficaces en toda Europa;
  • recoger datos sobre las infracciones que dan origen a accidentes graves en la Unión;
  • apoyar la investigación.

Los principales elementos del programa para 1997-2001 son los siguientes:

  • recomendación de la Comisión para atender a los elevados costes de los accidentes de carretera mediante la evaluación de costes y beneficios en las medidas de seguridad vial;
  • sistema de información integrado para la Unión Europea que incluya información sobre estadísticas de accidentes, datos sobre la aplicación de medidas de seguridad vial, labores de investigación, etc.;
  • medidas contra la conducción en estado de cansancio o bajo la influencia de alcohol, medicamentos o drogas;
  • aplicación de la tecnología y la telemática para garantizar una conducción más segura;
  • coordinación y fomento de un sistema de clases de seguridad a fin de proporcionar a los consumidores datos científicamente exactos sobre las características de seguridad de los vehículos.

ACTOS CONEXOS

Resolución del Consejo de 26 de junio de 2000 sobre el refuerzo de la seguridad vial [Diario Oficial C 218 de 31.7.2000].
El Consejo acoge con satisfacción la publicación del informe de situación (véase el punto 8), que se enmarca en el segundo programa de acción comunitario para la promoción de la seguridad vial en la Unión Europea para el período 1997-2001. El Consejo considera que es preciso avanzar en tres campos:

  1. Desde el punto de vista legislativo, el Consejo propone adoptar medidas para ampliar el uso obligatorio del cinturón de seguridad, modificar la legislación sobre los dispositivos de limitación de velocidad para incluir a los vehículos de más de 3,5 toneladas y legislar a propósito de la obligación de llevar casco para usuarios de motocicletas y ciclomotores así como del límite máximo de alcoholemia.
  2. Por lo que se refiere a la investigación, el Consejo desea continuar los programas de investigación ya iniciados (evaluación de nuevos modelos de vehículos, influencia de las drogas y medicamentos sobre los conductores, sistemas telemáticos, sistemas de seguridad, etc.) y empezar otros trabajos de investigación (efectos secundarios del airbag, repercusión del uso obligatorio del caso, etc.).

Por último, el Consejo quiere promover las campañas y el intercambio de información en temas de seguridad vial.

Informe de situación y clasificación de las acciones: prioridades de la seguridad vial de la Unión Europea. Comunicación de la Comisión de 17 de marzo de 2000 [COM (2000) 125 final - No publicado en el Diario Oficial].

Esta Comunicación es la respuesta a las sugerencias del Consejo y el Parlamento Europeo de publicar un informe de situación sobre el programa de acción. En la comunicación se establece un orden de prioridad de las medidas que van a adoptarse en el futuro a nivel comunitario y se formula una recomendación dirigida a los responsables en todos los niveles del proceso de decisiones para que tengan más en cuenta el hecho de que el coste de la prevención de accidentes es en general bastante inferior al coste económico que representan las víctimas y daños que provocan.

Según la Comisión, el programa de acción para el período 1997-2001 es un proceso en curso que puede considerarse acertado. Es mucho lo que se ha hecho en las áreas estratégicas del cumplimiento de las normas y códigos de circulación, de la sensibilización pública a la seguridad vial y de la recogida y divulgación de información sobre cuestiones de seguridad.

A partir de un análisis basado en varios criterios, seguido de una evaluación de la rentabilidad de las acciones enumeradas en el programa de 1997-2001, se ha determinado una serie de prioridades a corto y medio plazo en relación con la seguridad vial en la Unión Europea:

  • Continuar y profundizar la labor realizada en el marco del programa europeo de evaluación de nuevos modelos de vehículos (EuroNCAP).
  • Campañas y normas legales en materia de cinturones de seguridad y sistemas de retención para niños.
  • Recomendación a los Estados miembros sobre los niveles máximos de alcoholemia permitidos en la carretera.
  • Legislación sobre limitadores de velocidad para vehículos comerciales ligeros.
  • Elaborar orientaciones para la gestión de «puntos negros» (lugares con mayor frecuencia de accidentes) y el diseño de carreteras con laterales «benignos» (es decir, que tienen menos probabilidades de causar lesiones en caso de accidente).
  • Normas legales en materia de diseño de vehículos con el morro más seguro para peatones y ciclistas.

Además de estas grandes prioridades, la comunicación aborda otras cinco medidas cuya rentabilidad convendría estudiar más a fondo: criterios médicos para la concesión de permisos de conducir, normas para los exámenes de conducir, luces de circulación diurna, efectos de los medicamentos en el comportamiento de los conductores y cuidados después de un accidente.

También se ha dado un alto grado de prioridad a tres medidas de apoyo: la base de datos CARE de estadísticas de accidentes, un sistema de información integrado y la investigación en materia de normas y telemática aplicables a los vehículos.

Por último, en la comunicación se formula una recomendación de la Comisión que anima a los gobiernos y a las autoridades locales y regionales de los Estados miembros a definir una práctica para el cálculo de los costes y efectos de las medidas de seguridad vial, incrementar las inversiones en estas medidas y desarrollar mecanismos que permitan que los responsables de la toma de decisiones y quienes sufragan los costes de su aplicación puedan percibir más directamente los beneficios de las medidas de seguridad vial.

Última modificación: 31.08.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba