RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Acuerdos de servicio de transporte aéreo entre Estados miembros y países terceros

La Comisión ha adoptado un paquete de medidas al efecto de crear un marco jurídico para todas las relaciones bilaterales entre la Unión Europea (UE) y el resto del mundo en el ámbito del transporte aéreo. Se trata de acabar con la incertidumbre que reina en el sector del transporte aéreo a raíz de la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) que declara no conformes al Derecho comunitario los acuerdos bilaterales (acuerdos de «cielo abierto») entre los Estados Unidos y ocho Estados miembros.

ACTO

Reglamento (CE) nº 847/2004 del Parlamento Europeo y el Consejo, de 29 de abril de 2004, sobre la negociación y aplicación de acuerdos de servicios de transporte aéreo entre Estados miembros y países terceros.

SÍNTESIS

Contexto

Estos acuerdos fueron concluidos por Suecia, Finlandia, Bélgica, Luxemburgo, Austria, los Países Bajos, Dinamarca y Gran Bretaña tras la segunda guerra mundial. En ellos se autoriza a los Estados Unidos a revocar, suspender o limitar el derecho de tráfico de los transportistas aéreos designados por los Estados signatarios.

Según el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE), dichos acuerdos violan el Derecho comunitario por dos razones. En primer lugar, atentan contra el derecho de acceso no discriminatorio al mercado de las compañías aéreas europeas para la explotación de las conexiones entre los Estados miembros y países terceros mediante la introducción de cláusulas de nacionalidad. En segundo lugar, la Comunidad es la única habilitada para suscribir este tipo de compromiso cuando los acuerdos afectan al ejercicio de una competencia comunitaria, es decir, cuando se trate de uno de los ámbitos cubiertos por la legislación comunitaria.

El Tribunal explica que, dado que los Estados Unidos tienen el derecho de rechazar un transportista, estos acuerdos constituyen también un obstáculo para la libertad de establecimiento y para la libre prestación, ya que la apertura del cielo europeo a las compañías americanas no es recíproca para el conjunto de las compañías aéreas comunitarias.

El nuevo Reglamento

El Reglamento en cuestión, que se inscribe en el conjunto de medidas propuestas antes citadas, plantea una serie de principios que puedan garantizar un intercambio de información adecuado en la Comunidad con el fin de que, en sus relaciones bilaterales con países terceros en materia de servicios aéreos, los Estados miembros no corran el riesgo de infringir el Derecho comunitario.

El Tribunal de Justicia confirmó la competencia exclusiva de la Comunidad para negociar, firmar y celebrar tales acuerdos cuando afecten a materias de su competencia. El Tribunal también confirmó el derecho de los transportistas comunitarios a beneficiarse del derecho de establecimiento en la Comunidad, así como su derecho al acceso no discriminatorio al mercado para las conexiones entre todos los Estados miembros y los países terceros (cláusula de nacionalidad).

La Comunidad deberá rectificar, en los acuerdos bilaterales existentes, los elementos que afecten al Derecho comunitario. No obstante, y dado el gran número de acuerdos bilaterales, los Estados miembros podrán llevar a cabo negociaciones con terceros países para celebrar un nuevo acuerdo o modificar un acuerdo existente, siempre que la UE no haya iniciado una negociación. Sin embargo, en tal caso, deberán actuar dentro del respeto de las obligaciones recogidas en el presente Reglamento para garantizar la compatibilidad de dicho acuerdo con el Derecho comunitario.

El nuevo Reglamento crea un sistema de notificación y autorización para las negociaciones bilaterales que mantengan los Estados miembros con el fin de garantizar la conformidad de los acuerdos vigentes con el Derecho comunitario mediante la introducción de cláusulas estándar. También impone algunas obligaciones a los Estados miembros para velar por la instauración de sistemas no discriminatorios de consulta del sector industrial y de asignación de los derechos de tráfico conseguidos en las negociaciones.

Un Estado miembro podrá entablar negociaciones con un tercer país sobre un nuevo acuerdo o sobre la modificación de un acuerdo existente de servicios de transporte aéreo, sus anexos o cualquier otro acuerdo bilateral o multilateral relacionado, cuyo objeto sea parcialmente competencia de la Comunidad, siempre que se incluyan en la negociación las cláusulas pertinentes, elaboradas conjuntamente entre los Estados miembros y la Comisión, y que se cumpla el procedimiento de notificación.

Cuando un Estado miembro decida entablar negociaciones, lo notificará por escrito a la Comisión. Si, en los 15 días hábiles a partir de la recepción de la notificación, la Comisión llegara a la conclusión de que las negociaciones pueden comprometer los objetivos de las negociaciones comunitarias en curso con el tercer país, o conducir a un acuerdo incompatible con el Derecho comunitario, informará de ello al Estado miembro.

Ningún Estado miembro celebrará un nuevo acuerdo con un tercer país que reduzca el número de compañías aéreas comunitarias que puedan ser designadas para prestar servicios entre su territorio y dicho país.

REFERENCIAS

Acto Entrada en vigor Transposición en los Estados miembros Diario Oficial
Reglamento (CE) n° 847/2004 30.5.2004 - DO L 157 de 30.4.2004

ACTOS CONEXOS

Reglamento (CEE) nº 2408/92 del Consejo, de 23 de julio de 1992, relativo al acceso de las compañías aéreas de la Comunidad a las rutas aéreas intracomunitarias [Diario Oficial L 240 de 24.8.1992].

 
Última modificación: 19.09.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba