RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Un futuro sostenible para el transporte europeo

La presente Comunicación resume los resultados de una amplia reflexión sobre el futuro del sistema de transporte de la Unión Europea (UE). Refleja las últimas novedades de la política europea de transportes, identifica los desafíos a los que se enfrentará la UE en el futuro y propone objetivos estratégicos para hacer frente a los nuevos retos de este sector, así como modos de alcanzarlos.

ACTO

Comunicación de la Comisión de 17 de junio de 2009 – «Un futuro sostenible para los transportes: hacia un sistema integrado, tecnológico y de fácil uso final» [COM(2009) 279 final – no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Los objetivos de la política de la Unión Europea (UE) en materia de transportes se establecieron en la revisión intermedia del Libro Blanco de 2001 y en la Estrategia de Desarrollo Sostenible (EDS) de 2006. La política europea de transportes ha alcanzado gran parte de los objetivos definidos en tales documentos estratégicos, al facilitar la liberalización e integración del mercado, establecer normas de alta calidad en materia de seguridad, protección y derechos de los pasajeros y mejorar las condiciones laborales.

No obstante, en el ámbito del medio ambiente siguen siendo necesarias nuevas mejoras. Dentro de la UE, el sector de los transportes es el que presenta la mayor tasa de crecimiento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a los niveles de 1990: este sector ha experimentado un notable aumento de su actividad sin que ello haya venido acompañado de suficientes progresos en la reducción del consumo energético y la intensidad de GEI.

Varias tendencias sociales supondrán un desafío para el sector de los transportes en el futuro:

  • el envejecimiento de la población hará necesario reforzar la seguridad y fiabilidad de los servicios de transporte, y supondrá un mayor gasto social y recortes en los fondos públicos destinados a este sector;
  • la creciente escasez de petróleo ejercerá una presión sobre los precios;
  • los retos medioambientales, ya que las emisiones de los transportes siguen aumentando y la contaminación local es aún demasiado elevada;
  • la migración, la movilidad interna y la globalización de la economía aumentarán los desplazamientos de personas y mercancías y repercutirá en los puertos, los aeropuertos y sus respectivos accesos;
  • la creciente urbanización aumentará la congestión en los núcleos urbanos.

Objetivos políticos hacia un transporte sostenible

La política comunitaria en materia de transportes pretende desarrollar un sistema de transporte sostenible y que satisfaga las necesidades de la sociedad en el plano económico, social y medioambiental, al tiempo que contribuye a una Europa competitiva y plenamente integrada. Esta meta puede dividirse en los siguientes objetivos políticos:

  • transportes seguros y cómodos;
  • una red bien mantenida y plenamente integrada;
  • unos transportes más sostenibles ambientalmente;
  • mantenimiento de la UE en la vanguardia de los servicios y tecnologías del transporte;
  • protección de los trabajadores del transporte y sus derechos y, de manera simultánea, fomento del capital humano en aras de la eficiencia y competitividad de la economía de la UE;
  • mejores señales de precios para aumentar la eficiencia económica a través de incentivos económicos por el uso de las carreteras en horas valle o de medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente, entre otras medidas;
  • mejora de la accesibilidad.

POLÍTICAS EN PRO DE UN TRANSPORTE SOSTENIBLE

La Comisión sugiere modos de aprovechar los siguientes instrumentos políticos para abordar el reto de la sostenibilidad:

Infraestructura

La integración y la interoperabilidad de los distintos componentes de la red de transportes son esenciales para lograr un buen funcionamiento del sistema de transporte europeo en su conjunto. El desarrollo de nuevas infraestructuras es muy costoso, mientras que la modernización de la red ya existente en la UE puede resultar de gran utilidad. Asimismo, se puede recurrir a los sistemas de transporte inteligentes y los sistemas europeos de radionavegación mundial por satélite para complementar y optimizar las redes de transporte «tradicionales».

Financiación

La transición hacia una economía de baja emisión de carbono conllevará un esfuerzo de financiación considerable y bien coordinado. El sector de los transportes debe tender a la autofinanciación en lo que respecta a la infraestructura. La Comisión sugiere que los gastos en los que se incurre por motivo de la congestión, la contaminación atmosférica, las emisiones de CO2, el ruido y los accidentes pueden aportar financiación al transporte, al tiempo que se fomenta un comportamiento más sostenible y se dan señales más adecuadas para las inversiones.

Tecnología

Existe una necesidad imperiosa de un cambio tecnológico a favor de vehículos con pocas emisiones y de la creación de soluciones alternativas de transporte sostenible. La Comisión propone estimular el gasto en I+D a favor de la movilidad sostenible, por ejemplo, mediante la Iniciativa Europea por unos Coches Ecológicos y las iniciativas tecnológicas conjuntas.

Marco jurídico

Cada vez más empresas operan en varios mercados nacionales, lo que redunda en beneficio de los resultados económicos generales y del empleo en la UE. Para establecer plenamente el mercado interior es preciso eliminar las barreras aún existentes entre países y modos de transporte, así como reducir los trámites administrativos que afectan a las empresas de transporte. El marco jurídico del sector de los transportes precisa de un mayor desarrollo encaminado a armonizar las obligaciones medioambientales, lograr una supervisión eficaz y una protección uniforme de las condiciones de trabajo y de los derechos de los usuarios.

Educar, informar y hacer participar

La educación, la información y las campañas de sensibilización ejercen una gran influencia en el comportamiento de los consumidores y podrían facilitar las elecciones sostenibles de movilidad. Se debería informar mejor a los ciudadanos sobre la justificación de las decisiones políticas de la UE en materia de transporte y sobre las posibles alternativas. Se debe implicar a los trabajadores del sector de los transportes informándoles y consultándoles sobre el desarrollo, la aplicación y la supervisión de la política de transportes.

Gobernanza: medidas eficaces y coordinadas

El sistema de transporte de la UE conlleva interacciones entre los factores políticos, económicos, sociales y técnicos. Se precisará una coordinación efectiva para garantizar la interoperabilidad de los avances tecnológicos y las prácticas reglamentarias y prevenir la proliferación de varios sistemas a nivel nacional. La cooperación a escala comunitaria puede ayudar a las autoridades urbanas a hacer más sostenibles sus sistemas de transporte, respetando en todo momento el principio de subsidiariedad.

Dimensión exterior

La UE ocupa una posición destacada a nivel internacional en el sector de los transportes y promueve normas que se están aplicando cada vez con más frecuencia fuera de sus fronteras, como es el caso de las normas sobre emisiones EURO para los vehículos de carretera. Es preciso fomentar la cooperación internacional en el sector de los transportes a fin de interconectar los principales ejes de transporte de regiones vecinas.

Última modificación: 10.11.2010

Véase también

  • Página web sobre transporte sostenible (EN) de la Unión Europea
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba