RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Cohesión y transporte

La presente Comunicación presenta una serie de ideas para desarrollar un sistema de transporte europeo eficaz y sostenible que tenga en cuenta las perspectivas de desarrollo económico a escala regional, la ampliación de la Unión Europea a nuevos Estados y la importancia de los transportes públicos.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones de 14 de enero de 1999: «Cohesión y transporte» [COM(1998) 806 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La política de transporte desempeña un papel fundamental en el fortalecimiento de la cohesión económica y social de la Unión Europea. Esta política contribuye a reducir las disparidades regionales, mejorando el acceso a las regiones insulares y periféricas. Además, tiene un efecto positivo para el empleo, ya que fomenta las inversiones en infraestructuras de transporte y favorece la movilidad de los trabajadores.

El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el Fondo de Cohesión han contribuido de forma sustancial a la financiación de infraestructuras de transporte, especialmente en las regiones menos desarrolladas (denominadas "regiones del Objetivo nº 1") y en las regiones más remotas. Para el período 1994-1999, el FEDER asignó 13,7 millones de ecus a las regiones del Objetivo nº 1: un 70% de estos fondos se destinó a carreteras y autopistas, y un 16% al ferrocarril. Además, la mitad de los recursos del Fondo de Cohesión se destinó a infraestructuras de transporte, especialmente a las redes transeuropeas (RTE). El Banco Europeo de Inversiones (BEI), cuya actividad está orientada al desarrollo regional, también contribuye con sus préstamos a la financiación de las infraestructuras de transporte.

Los transportes son un elemento fundamental de la Perspectiva Europea de Ordenación Territorial (PEOT), que desarrolla un enfoque común e integrado de la ordenación territorial a escala europea. En efecto, para garantizar la coherencia del desarrollo territorial de Europa, es imprescindible mejorar el acceso a la infraestructura eliminando los obstáculos técnicos derivados de los sistemas nacionales de transporte y fomentando el desarrollo de las regiones menos favorecidas.

El desarrollo de las RTE contribuye a la cohesión económica y social. Se han tenido en cuenta las necesidades de las regiones periféricas y se ha hecho hincapié en los aeropuertos de las islas o de las regiones remotas. Se trata asimismo de reforzar el papel de los puertos para favorecer la integración del transporte marítimo en una red global. En las regiones periféricas, también es necesario realizar inversiones complementarias en las redes secundarias para que puedan sacar plenamente provecho de las redes transeuropeas.

Por múltiples razones, los transportes públicos locales y regionales contribuyen a la lucha contra la exclusión social. Por un lado, son necesarios para permitir el funcionamiento del mercado laboral y el desarrollo económico, al tiempo que reducen el aislamiento de los barrios residenciales periféricos y de las zonas rurales. Por otro lado, contribuyen a la mejora de la calidad de vida en materia de medio ambiente (reducción del ruido, calidad del aire).

Ahora bien, la liberalización de los servicios de transporte puede dar lugar a una oferta insuficiente en las regiones poco pobladas o demasiado remotas, lo que sería perjudicial para la cohesión; por consiguiente, es preciso velar por el mantenimiento de estos servicios, especialmente mediante contratos de servicio público.

Con la vista puesta en el objetivo de la cohesión económica y social, se están estudiando otros aspectos de la política de transporte. Se trata de los siguientes puntos:

  • un sistema de tarificación, que incluya los costes sociales marginales, como el impacto medioambiental o el coste de los atascos;
  • el transporte intermodal, que deberá desarrollarse teniendo especialmente en cuenta los puertos fluviales y marítimos;
  • el modo de financiación, para ampliar la participación del sector privado.

En adelante se considerará primordial la integración de los aspectos ambientales en el desarrollo de las políticas de la Unión Europea, máxime en el caso de los transportes, que constituyen una fuente de contaminación importante. En efecto, un 25% de las emisiones de dióxido de carbono en la Unión Europea proceden del transporte. Para garantizar un desarrollo sostenible, es preciso utilizar lo mejor posible las capacidades existentes y fomentar las alternativas al transporte por carretera.

En la perspectiva de la ampliación de la Unión Europea, es necesario desarrollar la red transeuropea allende el territorio comunitario. En la tercera Conferencia Paneuropea de Transportes de Helsinki, se seleccionaron diez corredores de transporte prioritarios entre el Este y el Oeste. Además, el instrumento estructural de preadhesión (ISPA) concentra sus recursos en los proyectos de infraestructura, especialmente en el ámbito del transporte.

Habida cuenta de todo lo expuesto anteriormente, las prioridades en los próximos años serán las siguientes:

  • Deberá sacarse pleno provecho de la contribución comunitaria para mejorar la competitividad y el empleo. Por consiguiente, los proyectos financiados por los Fondos Estructurales se seleccionarán en función de su impacto en el crecimiento, la competitividad, el medio ambiente y la creación de puestos de trabajo permanentes. Además, se fomentará la inversión en el transporte ferroviario y marítimo, así como en el transporte combinado y en los transportes públicos. Se fomentará la financiación privada y se reforzará la coordinación entre los instrumentos del Presupuesto comunitario.
  • La red transeuropea (RTE) deberá desarrollarse teniendo especialmente en cuenta las regiones periféricas y los países candidatos, ya que el éxito de su integración dependerá del desarrollo y de la modernización de sus redes de transporte.
  • Por último, se hará hincapié en el fomento de servicios de transporte accesibles y poco perjudiciales para el medio ambiente. Para ello, será preciso reconocer el papel del transporte público y adoptar medidas favorables en este ámbito.
 
Última modificación: 05.09.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba