RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 23 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  BG - CS - ET - GA - LV - LT - HU - MT - PL - RO - SK - SL

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) («la Directiva IVA»)

El sistema común del IVA se aplica a la producción y a la distribución de bienes y servicios comprados y vendidos con fines de consumo en la Unión Europea (UE). Para asegurar la neutralidad del impuesto, sea cual sea el número de operaciones, los sujetos pasivos del IVA pueden deducir de su cuenta IVA el importe de impuesto que hayan pagado a otros sujetos pasivos. El IVA recae en última instancia en el consumidor final en forma de porcentaje sobre el precio final del bien o del servicio.

ACTO

Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido [Véanse los actos modificativos].

SÍNTESIS

El impuesto sobre el valor añadido (IVA) es un impuesto general sobre el consumo que se aplica a las actividades comerciales que implican la producción y la distribución de bienes y la prestación de servicios. Las disposiciones relativas al establecimiento del sistema común del IVA de la Unión Europea (UE) están codificadas por esta Directiva IVA.

El sistema común del IVA se aplica a los bienes y servicios comprados y vendidos con fines de consumo en la UE. El impuesto se calcula en función del valor añadido a los bienes y servicios en cada etapa de la producción y de la cadena de distribución.

El impuesto se percibe de manera fraccionada con arreglo a un sistema de pagos parciales que permite a los sujetos pasivos del IVA (empresas que tengan un número de identificación a efectos del IVA) deducir de su cuenta de IVA el importe de impuesto que hayan pagado a otros sujetos pasivos sobre las compras que hayan efectuado para su actividad comercial en la etapa precedente. Este mecanismo permite asegurar la neutralidad del impuesto, sea cual sea el número de operaciones.

El IVA recae en última instancia en el consumidor final, en forma de porcentaje aplicado al precio final del bien o del servicio. Este precio final es la suma de los valores añadidos en cada etapa de producción y de distribución. El proveedor de bienes o servicios (el sujeto pasivo) ingresa a la administración fiscal nacional el IVA pagado sobre los bienes o los servicios, una vez deducido el IVA que él ha pagado a sus propios proveedores.

Ámbito de aplicación

Están sujetas al IVA las operaciones efectuadas a título oneroso en el territorio de un Estado miembro por un sujeto pasivo que actúe como tal. También están sujetas al IVA las importaciones efectuadas por cualquier persona.

Los hechos imponibles incluyen:

  • las entregas de bienes por un sujeto pasivo;
  • las adquisiciones intracomunitarias en un Estado miembro de bienes procedentes de otro Estado miembro;
  • las prestaciones de servicios por un sujeto pasivo;
  • las importaciones de bienes procedentes del exterior de la UE (un territorio tercero * o un país no comunitario).

Una adquisición intracomunitaria de bienes únicamente se produce cuando hay transporte de bienes entre Estados miembros diferentes. Se efectúa cuando los bienes vendidos por un sujeto pasivo en el Estado miembro de partida son adquiridos en otro Estado miembro de llegada por un sujeto pasivo que actúe como tal, o por una persona jurídica no sujeta al impuesto. Tiene lugar también cuando se trata de medios de transporte nuevos * y de productos sujetos a impuestos especiales * adquiridos por otras personas.

Si el importe global de las adquisiciones intracomunitarias de bienes efectuadas por personas jurídicas que no sean sujetos pasivos y por determinadas categorías de sujetos pasivos exentos no rebasa un umbral mínimo de 10 000 euros al año, estas adquisiciones no están sometidas al IVA, salvo en el caso de que el comprador decida darse de alta en el censo tributario.

Las adquisiciones intracomunitarias de bienes de ocasión, de objetos de arte, de colección o de antigüedades no están sujetas al IVA cuando el vendedor es un sujeto pasivo revendedor o un organizador de ventas en subasta pública que ha pagado el impuesto sobre estos bienes utilizando el régimen particular de imposición del margen de beneficio.

Territorialidad

El IVA de la UE no se aplica en los territorios terceros, a saber:

  • Isla de Heligoland, Territorio de Büsingen, Ceuta, Melilla, Livigno, Campione d’Italia y las aguas italianas del lago de Lugano (territorios igualmente excluidos del territorio aduanero de la UE);
  • Monte Athos, Islas Canarias, departamentos franceses de ultramar, Islas Åland e Islas del Canal (territorios que sí forman parte del territorio aduanero de la UE).

De conformidad con las disposiciones del Tratado, el IVA tampoco se aplica a Gibraltar ni a la parte de Chipre que no está bajo control efectivo del Gobierno de la República de Chipre, regiones que son tratadas como territorios terceros.

El IVA sí se aplica en el Principado de Mónaco, la Isla de Man y las zonas de soberanía del Reino Unido en Akrotiri y Dhekelia, ya que no son considerados países no comunitarios.

Los sujetos pasivos

Son sujetos pasivos quienes realizan «con carácter independiente», y cualquiera que sea el lugar de realización, alguna actividad económica, cualesquiera que sean los fines o los resultados de esa actividad. La actividad económica incluye todas las actividades de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las actividades extractivas, las agrícolas y el ejercicio de profesiones liberales o asimiladas. En la medida en que estén vinculados a su empresario por un contrato de trabajo o por cualquier otra relación jurídica que cree lazos de subordinación, las actividades de los asalariados y otras personas no se consideran ejercidas de manera independiente.

Cualquier otra persona que efectúe con carácter ocasional la entrega de un medio de transporte nuevo transportado con destino a otro Estado miembro es también un sujeto pasivo.

Un Estado miembro puede considerar también sujetos pasivos a quienes realicen de modo ocasional una operación relacionada con una actividad económica, y, en especial, la entrega anterior a su primera ocupación de un edificio o parte del mismo y de la porción de terreno sobre la que éstos se levantan o la entrega de un terreno edificable.

Los Estados, las regiones, las provincias, los municipios y los demás organismos de Derecho público no tienen la condición de sujetos pasivos en cuanto a las actividades u operaciones en las que actúan como autoridades públicas, salvo en la medida en que el hecho de no considerarlos sujetos pasivos lleve a distorsiones significativas de la competencia. No obstante, cuando efectúan determinadas operaciones comerciales, estos organismos sí son considerados sujetos pasivos.

Hecho imponible

La entrega de bienes es la transmisión del poder de disposición sobre un bien corporal con las facultades atribuidas a su propietario.

Se consideran «prestaciones de servicios» todas las operaciones que no constituyen una entrega de bienes.

La adquisición intracomunitaria de bienes es la obtención del poder de disposición como propietario de un bien mueble corporal expedido o transportado con destino al adquiriente en un Estado miembro distinto del de partida.

La importación de bienes es la introducción en la UE de un bien que no esté en libre práctica. La introducción de un bien en libre práctica procedente de un territorio tercero es también una importación.

Lugar de realización del hecho imponible

El lugar de una entrega de bienes se sitúa:

  • en el lugar en que los bienes se hallen en el momento de la entrega (en los supuestos en que los bienes no hayan de ser expedidos o transportados);
  • en el lugar en que los bienes se encuentren en el momento de iniciarse la expedición o el transporte con destino al adquiriente (en los supuestos en que los bienes sean expedidos o transportados);
  • en el lugar de partida del transporte de pasajeros (en caso de que los bienes se vendan a bordo de un buque, avión o tren);
  • en el lugar en que se encuentra el comprador (cuando se trate del suministro de gas a través del sistema de distribución de gas natural dentro de la UE o de una red conectada a un sistema similar, el suministro de electricidad o el suministro de energía térmica o de refrigeración a través de redes térmicas o de refrigeración).

Se considera que la adquisición intracomunitaria de bienes se ha efectuado en el lugar donde se encuentren los bienes en el momento de la llegada de la expedición o del transporte con destino al adquiriente.

Los servicios se consideran prestados a sujetos pasivos en el lugar donde está situada la sede de la actividad económica del cliente o en el lugar donde este último posea un establecimiento permanente o, en defecto de la sede o el establecimiento mencionados, el lugar de su domicilio o residencia habitual. Los servicios se consideran prestados a personas jurídicas no sujetas a impuesto en el lugar donde está situada la sede de la actividad económica de quien los presta o en el lugar donde éste último posea un establecimiento permanente o, en defecto de la sede o el establecimiento mencionados, el lugar de su domicilio o residencia habitual.

No obstante, existe una serie de excepciones a estas reglas generales, que se refieren, entre otros, a los servicios relacionados con bienes inmuebles, el transporte de pasajeros y el transporte de bienes, los servicios conexos a actividades culturales, artísticas, deportivas, científicas, docentes, recreativas, de entretenimiento, de servicios de restauración y catering y del alquiler a corto plazo de medios de transporte. El objetivo principal de estas excepciones es asegurar que la imposición se efectúe en el lugar en el que el servicio será efectivamente consumido.

En las relaciones con países no comunitarios, a fin de evitar los casos de doble imposición, de no imposición o de distorsiones de la competencia, los Estados miembros pueden considerar:

  • situado fuera de la UE el lugar de determinadas prestaciones de servicios situado en el interior de un Estado miembro, cuando la utilización y la explotación efectivas se realicen fuera de la UE;
  • situado en el interior del Estado miembro el lugar de determinadas prestaciones de servicios situado fuera de la UE, cuando la utilización y la explotación efectivas se realicen en el interior del Estado miembro.

El lugar de importación de bienes se considera efectuada en el Estado miembro en cuyo territorio se encuentra el bien en el momento en que es introducido en la UE.

Devengo y exigibilidad del impuesto

El devengo del impuesto * se produce, y el impuesto se hace exigible, * en el momento en que se efectúa la entrega de bienes o la prestación de servicios, salvo en determinados casos enumerados específicamente.

En el caso de las adquisiciones intracomunitarias de bienes, el impuesto se devenga en el momento en que se efectúa la adquisición. El impuesto será exigible el día 15 del mes siguiente a la adquisición. Si se expide una factura antes de esa fecha, el impuesto será exigible en el momento de la expedición de esta factura.

No obstante, a partir del 1 de enero de 2013, cuando la Directiva 2010/45/UE entre en vigor, el IVA se cargará al emitir una factura o al caducar el límite de tiempo referido al que se hace referencia en el Artículo 222 de la presente Directiva si no se ha emitido ninguna factura por el momento.

En cuanto a la importación de bienes, el devengo del impuesto se produce, y el impuesto es exigible, en el momento en que el bien se introduce en el interior de un Estado miembro de la UE.

Base imponible

En el caso de las entregas de bienes y servicios y la adquisición intracomunitaria de bienes, la base imponible está constituida por la totalidad de la contraprestación que quien realice la entrega o preste el servicio obtenga, por estas operaciones, del adquiriente, incluidas las subvenciones directamente vinculadas al precio de estas operaciones. La base incluye también los impuestos, derechos, tasas y exacciones parafiscales (con excepción del propio IVA) y los gastos accesorios exigidos por el proveedor al adquiriente, pero no incluye determinadas disminuciones de precio, rebajas y descuentos de precio, ni las sumas recibidas en reembolso de los gastos soportados.

En las importaciones de bienes, la base imponible está constituida por el valor definido como valor en aduana. Los impuestos, derechos, exacciones y demás gravámenes que se devenguen fuera del Estado miembro de importación, así como los que se devenguen con motivo de la importación (excepto el IVA que haya de percibirse) y los gastos accesorios (embalaje, transporte, etc.) deben incluirse en la base imponible.

Tipos del IVA

Los tipos impositivos y las condiciones aplicables a los hechos imponibles son los vigentes en el Estado miembro en que tenga lugar el devengo del impuesto. El tipo normal de IVA está fijado en un porcentaje de la base imponible que no puede ser inferior al 15% hasta el 31 de diciembre de 2015.

Los Estados miembros pueden aplicar uno o dos tipos reducidos a un porcentaje que no puede ser inferior al 5%. Los tipos reducidos se aplican únicamente a las entregas de bienes y a las prestaciones de servicios de las categorías que figuran en el anexo III de la Directiva IVA (finalmente modificada por la Directiva 2009/47/CE).

Los Estados miembros también podrán aplicar, en determinadas condiciones, un tipo impositivo reducido al suministro de gas natural, de electricidad y de calefacción urbana.

Por último, como excepción a las reglas normales, determinados Estados miembros están autorizados a mantener tipos reducidos, incluidos tipos superreducidos o tipos nulos, en determinados ámbitos.

Algunas de estas excepciones previstas en el Acta de Adhesión de los diez Estados miembros que se incorporaron a la Unión Europea el 1 de mayo de 2004 únicamente eran aplicables hasta el 31 de diciembre de 2010. Otras fueron prorrogadas o recuperadas en las normas generales a través de la Directiva 2009/47/CE.

Exenciones

Los bienes y servicios exentos de IVA son vendidos al consumidor final sin aplicación del IVA a la venta. No obstante, al estar exentas la entrega de bienes o la prestación de servicios, el proveedor no puede deducir el IVA con que están gravadas las compras. Por lo tanto, en esta exención sin derecho a deducción, queda incluido un IVA «oculto» en el precio que paga el consumidor. Es preciso distinguir claramente esta exención del «IVA de tipo nulo», que se mantiene como excepción en determinados Estados miembros y que implica que el precio final que se pide al consumidor no incluye ningún IVA residual.

Por otra parte, existen exenciones con derecho a deducción, cuyo objetivo principal es tener en cuenta el lugar en el que se considera que los bienes o los servicios son consumidos y, por tanto, el lugar en el que serán gravados: estas transacciones están desgravadas de todo IVA en su Estado miembro de origen porque serán gravadas en el país de destino.

Exenciones sin derecho a deducción

Por razones socioeconómicas, se prevén exenciones en favor de:

  • determinadas actividades de interés general (como la hospitalización, la asistencia sanitaria, los bienes y servicios relacionados con la asistencia social y con la Seguridad Social, la enseñanza escolar o universitaria, determinadas prestaciones de servicios culturales);
  • determinadas operaciones relacionadas, entre otras actividades, con los seguros y la concesión de créditos, determinados servicios bancarios, las entregas de sellos de Correos, los juegos de azar o de dinero así como determinadas entregas de bienes inmuebles.

Para facilitar el intercambio de bienes, determinadas importaciones de bienes procedentes del exterior de la UE están exentas. Es el caso, por ejemplo, de las importaciones definitivas de bienes cuya entrega esté exenta en el Estado miembro de importación. Es el caso también de los bienes cuya importación esté regulada por las Directivas 2007/74/CE (mercancías transportadas en el equipaje personal de los viajeros), 2009/132/CE (mercancías importadas con fines no comerciales) y 2006/79/CE (mercancías que sean objeto de pequeños envíos sin carácter comercial).

Exenciones con derecho a deducción

En atención al lugar en el que se considera que los bienes o servicios son efectivamente consumidos y en el que, por lo tanto, son gravados, las operaciones exentas con derecho a deducción son:

  • las entregas intracomunitarias de bienes, incluidos los medios de transporte nuevos y los productos sujetos a impuestos especiales, expedidos desde un Estado miembro con destino a otro Estado miembro;
  • las exportaciones de bienes de la UE a un territorio o un país terceros;
  • determinadas operaciones relacionadas con los transportes internacionales o asimiladas a las exportaciones;
  • las prestaciones de servicios efectuadas por intermediarios cuando intervienen en las operaciones relacionadas con la exportación;
  • determinadas operaciones relacionadas con el tráfico internacional de bienes, por ejemplo, las correspondientes a los depósitos aduaneros y otros depósitos.

Deducciones

Si un sujeto pasivo adquiere bienes o servicios, tiene derecho a deducir el importe del IVA en el Estado miembro en el que efectúe sus operaciones, en la medida en que los bienes y los servicios adquiridos se utilicen para las necesidades de su actividad económica profesional. Cuando el sujeto pasivo ha pagado el IVA en un Estado miembro en el que no está establecido/a, puede obtener su reembolso mediante un procedimiento especial electrónico. El derecho de deducción no se aplica cuando se trata de una actividad económica exenta o cuando el sujeto pasivo se beneficia de un régimen particular (por ejemplo, exención de IVA para las pequeñas empresas).

En determinados casos, la deducción puede estar limitada o sujeta a regularización. Para poder ejercer el derecho a la deducción, hay que cumplir determinadas condiciones, en concreto, la obligación de estar en posesión de una factura.

Obligaciones de los sujetos pasivos y de determinadas personas que no son sujeto pasivo

Son deudores del IVA:

  • los sujetos pasivos que efectúen una entrega de bienes o una prestación de servicios gravadas, salvo en determinados casos específicos en que sea deudora del impuesto otra persona, en concreto un cliente que utilice el mecanismo de autoliquidación;
  • las personas que efectúen una adquisición intracomunitaria de bienes gravados;
  • en caso de importación, la persona o personas designadas o reconocidas como deudoras por el Estado miembro de importación.

Los sujetos pasivos deben declarar el comienzo, la modificación y el cese de su actividad como tales sujetos pasivos y están obligados a llevar registros suficientemente detallados.

Los sujetos pasivos deben asegurarse de que se expida una factura (DE) (EN) (FR) suficientemente detallada correspondiente a las entregas de bienes o las prestaciones de servicios que efectúen para otro sujeto pasivo o para una persona jurídica que no sea sujeto pasivo. Hay otros casos en los que debe expedirse también una factura.

Excepciones

En determinadas condiciones, los Estados miembros pueden ser autorizados a introducir excepciones para simplificar la percepción del IVA o para evitar determinados fraudes o evasiones fiscales.

Regímenes especiales

Existen regímenes especiales de IVA relativos a:

Consumidores

Algunos regímenes de IVA conciernen no sólo directamente a los agentes económicos, sino también a los particulares y los consumidores finales. Se trata, por ejemplo, del caso en que un particular compra bienes en otro Estado miembro. Cuando el bien es transportado por el consumidor hasta su domicilio, el IVA se paga en el Estado miembro en el que el bien ha sido vendido y comprado (es decir, «en su origen»). Determinados sujetos pasivos exentos o personas jurídicas no sujetas al impuesto tienen derecho también a adquirir una cantidad limitada de bienes en otro Estado miembro. Ésta es la consecuencia de las normas actuales de tributación de los intercambios entre los Estados miembros. Para estas personas, el régimen se basa ya en el principio de la tributación en el Estado miembro de origen de los bienes entregados y de los servicios prestados (véase el final del presente resumen).

No obstante, el principio «de origen» no se aplica cuando los bienes son vendidos a distancia, es decir, cuando el vendedor y el comprador se encuentran en un Estado miembro diferente en el momento de la expedición de los bienes. Si el valor de los bienes venidos anualmente supera un determinado umbral (35 000 euros o 100 000 euros, según el Estado miembro), el proveedor debe aplicar el principio de «destino». Debe en todo caso aplicar este principio para sus ventas a distancia de productos sujetos a impuestos especiales. Según este principio, el proveedor aplica el IVA en el Estado miembro de destino al tipo aplicable en ese Estado miembro.

El principio «de origen» no se aplica tampoco cuando se compran medios de transporte nuevos en otro Estado miembro. En este caso, el IVA es pagado por el comprador en el Estado miembro de destino.

Lucha contra el fraude

El fraude fiscal dificulta el buen funcionamiento del mercado interior porque genera flujos de bienes no justificados y permite la introducción en este de bienes a un precio anormalmente bajo.

Para luchar contra esta plaga, la Directiva 2008/117/CE aplica las medidas siguientes:

  • el establecimiento de un plazo de un mes en lo que respecta a las informaciones sobre las entregas intracomunitarias de bienes;
  • la aplicación de un mismo período imponible para el proveedor, el comprador o el destinatario de los servicios en el marco de las operaciones intracomunitarias;
  • la reducción de las cargas administrativas;
  • la autorización para que los operadores presenten trimestralmente los estados recapitulativos en relación con las entregas intracomunitarias de bienes.

CONTEXTO

Esta Directiva IVA es una refundición de la Sexta Directiva 77/388/CEE relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido y la base imponible uniforme, que ha sido modificada más de treinta veces desde su adopción. Codifica las disposiciones de la Directiva 77/388/CEE a partir del 1 de enero de 2007 sin modificar en esencia la legislación en vigor.

Términos clave del acto
  • Territorios terceros: los territorios que forman parte de un Estado miembro pero que, a efectos de IVA, se consideran situados fuera de la UE.
  • Medios de transporte nuevos:
    1. los vehículos terrestres con motor de cilindrada superior a 48 cm3 o de potencia superior a 7,2 kW, cuando la entrega se efectúe dentro de los seis meses siguientes a la primera puesta en servicio o cuando el vehículo haya recorrido un máximo de 6000 kilómetros;
    2. las embarcaciones con una longitud superior a 7,5 m (salvo las embarcaciones afectadas a la navegación en alta mar y que efectúen un tráfico remunerado de viajeros o al ejercicio de una actividad comercial, industrial o pesquera, así como las embarcaciones de salvamento y asistencia en el mar y las embarcaciones afectadas a la pesca costera), cuando la entrega se efectúe dentro de los tres meses siguientes a la primera puesta en servicio o cuando el barco haya navegado un máximo de 100 horas;
    3. las aeronaves cuyo peso total al despegue exceda de 1550 kg (salvo las aeronaves utilizadas por compañías de navegación aérea que efectúen esencialmente un tráfico internacional remunerado), cuando la entrega se efectúe dentro de los tres meses siguientes a la primera puesta en servicio o cuando la aeronave haya volado un máximo de 40 horas.
  • Productos sujetos a impuestos especiales: los productos energéticos, el alcohol y las bebidas alcohólicas y las labores del tabaco tal y como se definen en las disposiciones comunitarias vigentes, pero no el gas suministrado a través de la red de distribución de gas natural situado dentro del territorio de la UE ni una red conectada a un sistema similar..
  • Devengo del impuesto: el hecho mediante el cual quedan cumplidas las condiciones legales precisas para la exigibilidad del impuesto.
  • Exigibilidad del impuesto: el derecho que el Tesoro Público puede hacer valer, en los términos fijados en la Ley y a partir de un determinado momento, ante el deudor para el pago del impuesto, incluso en el caso de que el pago pueda aplazarse.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2006/112/CE

1.1.2007

1.1.2008

DO L 347 de 11.12.2006

Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigor – Fecha de vencimientoPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2006/138/CE

29.12.2006

1.1.2007

DO L 384 de 29.12.2006

Directiva 2007/75/CE

29.12.2007

1.1.2008

DO L 346 de 29.12.2007

Directiva 2008/8/CE

20.2.2008

Según las disposiciones, entre 1.1.2009 – 1.1.2015

DO L 44 de 20.2.2008

Directiva 2008/117/CE

21.1.2009

1.1.2010

DO L 14 de 20.1.2009

Directiva 2009/47/CE

1.6.2009

-

DO L 116 de 9.5.2009

Directiva 2009/69/CE

24.7.2009

1.1.2011

DO L 175 de 4.7.2009

Directiva 2009/162/UE

15.1.2010

1.1.2011

DO L 10 de 15.1.2010

Directiva 2010/23/UE

9.4.2010 – 30.6.2015

-

DO L 72 de 20.3.2010

Directiva 2010/45/UE

11.8.2010

31.12.2012

DO L 189 de 22.7.2010

Directiva 2010/88/UE

11.12.2010

-

DO L 326 de 10.12.2010

Las modificaciones y correcciones sucesivas de la Directiva 2006/112/CE se han integrado en el texto de base. Esta versión consolidada  solo tiene un valor documental.

ACTOS CONEXOS

Directiva 2009/132/CE del Consejo, de 19 de octubre de 2009, que delimita el ámbito de aplicación del artículo 143, letras b) y c), de la Directiva 2006/112/CE en lo referente a la exención del impuesto sobre el valor añadido de algunas importaciones definitivas de bienes [DO L 292 de 10.11.2009].

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 2 de julio de 2009, referente a la posibilidad de formar grupos de IVA, prevista en el artículo 11 de la Directiva 2006/112/CE del Consejo relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido [COM(2009) 325 final – no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo, de 28 de enero de 2009, titulada Avances tecnológicos en material de facturación electrónica y medidas destinadas a simplificar, modernizar y armonizar en mayor grado las normas de facturación del IVA [COM(2009) 20 final – no publicada en el Diario Oficial].

Directiva 2008/9/CE del Consejo, de 12 de febrero de 2008, por la que se establecen disposiciones de aplicación relativas a la devolución del impuesto sobre el valor añadido, prevista en la Directiva 2006/112/CE, a sujetos pasivos no establecidos en el Estado miembro de devolución, pero establecidos en otro Estado miembro [Diario Oficial L 44 de 20.2.2008].

Directiva 2007/74/CE del Consejo, de 20 de diciembre de 2007, relativa a la franquicia del impuesto sobre el valor añadido y de los impuestos especiales de las mercancías importadas por viajeros procedentes de terceros países [DO L 346 de 29.12.2007].

Comunicación de la Comisión, de 5 de julio de 2007, al Consejo y al Parlamento Europeo sobre los tipos del IVA distintos del tipo normal [COM(2007) 380 final – No publicada en el Diario Oficial].

Directiva 2006/79/CE del Consejo, de 5 de octubre de 2006, relativa a las franquicias aplicables a la importación de mercancías objeto de pequeños envíos sin carácter comercial provenientes de terceros países (Versión codificada) [Diario Oficial L 286 de 17.10.2006].

Reglamento (CE) 1798/2003 del Consejo, de 7 de octubre de 2003, relativo a la cooperación administrativa en el ámbito del impuesto sobre el valor añadido y por el que se deroga el Reglamento (CEE) n° 218/92 [Diario Oficial L 264 de 15.10.2003].

Última modificación: 04.02.2011

Véase también

  • Si desea más información, visite el sitio en Internet de la Dirección General de Fiscalidad (DE) (EN) (FR)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba