RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Régimen fiscal común: pagos de intereses y cánones entre sociedades asociadas

La Unión Europea establece un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones entre sociedades asociadas de Estados miembros diferentes a fin de eliminar la imposición en origen de dichos pagos y suprimir así su doble imposición.

ACTO

Directiva 2003/49/CEE del Consejo, de 3 de junio de 2003, relativa a un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros [Véanse los actos modificativos].

SÍNTESIS

Contexto y objetivos

En el contexto del establecimiento de un «paquete de medidas fiscales» para hacer frente a la competencia fiscal perniciosa, la Comisión Europea (CE) ha decidido dotarse de un instrumento normativo destinado a lograr que los pagos de intereses y cánones entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros sean objeto de una única imposición en un Estado miembro.

En efecto, en un mercado único que reúne las características de un mercado interior, las transacciones entre sociedades de diferentes Estados miembros no deberían estar sujetas a condiciones fiscales menos favorables que las que se aplican a las mismas transacciones cuando éstas tienen lugar entre sociedades del mismo Estado miembro.

A finales de 1990, la Comisión había presentado una primera propuesta de directiva para la supresión de las retenciones en origen aplicadas a los pagos entre sociedades matrices y filiales de diferentes Estados miembros. Aunque este proyecto figurase en 1992 entre las medidas prioritarias que debían adoptarse con vistas a la plena realización del mercado único, el Consejo no consiguió alcanzar un consenso. La Comisión tuvo que retirar esta primera propuesta a finales de 1994, pese a la necesidad de adoptar un instrumento comunitario en este ámbito para lograr la total supresión de la doble imposición.

La Actual Directiva, que se inspira en gran medida en la propuesta de la Comisión de 1998, tiene por objeto suprimir las retenciones en origen sobre los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros. De esta forma, los Estados miembros eximen los intereses y cánones de todo gravamen aplicado a tales categorías de ingresos, para ese tipo de sociedades, con independencia de que el gravamen se aplique mediante retención en origen o mediante estimación de la base imponible. No obstante, se han previsto disposiciones transitorias para Grecia y Portugal por lo que respecta a los intereses y los cánones y para España en lo que respecta a los cánones, con objeto de atenuar la repercusión inmediata de la Directiva en los presupuestos de dichos países.

El Consejo conviene en que las ventajas previstas por la Directiva no deben beneficiar a las empresas exentas del impuesto sobre los ingresos contemplados por dicha Directiva y ha invitado a la Comisión a que presente, llegado el momento, las eventuales modificaciones que deban introducirse en el texto.

Ámbito de aplicación y procedimiento

Los pagos de intereses o cánones procedentes de un Estado miembro están exentos de cualquier impuesto aplicado en dicho Estado de origen sobre dichos pagos, ya sea mediante retención en origen o mediante estimación de la base imponible, siempre que el beneficiario efectivo de los intereses o cánones sea una sociedad de un Estado miembro situada en otro Estado miembro o un establecimiento permanente situado en un Estado miembro distinto del de la sociedad de la que depende.

Se considera que procede de un Estado miembro «Estado de origen» el pago efectuado por una sociedad de dicho Estado o por un establecimiento permanente radicado en dicho Estado de una sociedad de otro Estado miembro.

El Estado de origen debe reembolsar la retención en origen percibida en exceso en el plazo de un año a partir de la recepción de la solicitud y de la información acreditativa que pueda solicitar legítimamente. De no devolverse en dicho plazo el importe de la retención fiscal en origen, la sociedad o establecimiento permanente receptores tendrán derecho, al finalizar el año en cuestión, a cobrar intereses sobre el impuesto reembolsado a un tipo de interés equivalente al tipo de interés nacional aplicable en casos similares, en virtud de la legislación nacional del Estado de origen .

Definiciones

Se entiende por «intereses» el rendimiento de los créditos de cualquier clase, estén o no garantizados por una hipoteca o una cláusula de participación en los beneficios del deudor y, en particular, el rendimiento de bonos y obligaciones, incluidas las primas y lotes vinculados a éstos. Los recargos por pago atrasado no se consideran intereses.

Se entiende por «cánones» las remuneraciones de cualquier clase percibidas por el uso o la cesión del derecho de uso de cualquier derecho de autor sobre obras literarias, artísticas o científicas, incluidas las películas cinematográficas y los programas y sistemas informáticos, cualquier patente, marca registrada, diseño o modelo, plano, fórmula o procedimiento secretos, o por informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas. Se consideran cánones las remuneraciones percibidas por el uso o la cesión del derecho de uso de equipos industriales, comerciales o científicos .

Se entiende por «sociedad de un Estado miembro» cualquier sociedad que responda a los siguientes criterios:

  • que se haya constituido con arreglo a la legislación de un Estado miembro (es decir, cuya sede social, administración central o centro de actividad principal se encuentre en la Comunidad, y cuyas actividades mantengan un vínculo real y continuado con la economía de ese Estado miembro);
  • que tenga su residencia fiscal en ese Estado miembro;
  • que esté sujeta al impuesto sobre sociedades.

Se considera que dos sociedades están «asociadas» cuando:

  • una de ellas posee una participación de un 25%, como mínimo, en el capital de la otra, o
  • una tercera sociedad posee una participación directa de un 25%, como mínimo, en el capital de cada una de las dos sociedades.

Las participaciones sólo pueden referirse a sociedades domiciliadas en territorio comunitario. No obstante, los Estados miembros tienen la opción de sustituir el criterio de una participación mínima en el capital por el de una participación mínima en los derechos de voto.

Por último, por «establecimiento permanente» se entiende un centro de actividades fijo, situado en un Estado miembro, a través del cual se realiza una parte o la totalidad de las actividades empresariales de una sociedad de otro Estado miembro.

Exclusión de determinados pagos en concepto de intereses o cánones

El Estado miembro de origen puede excluir del ámbito de aplicación de la Directiva determinados pagos que puedan constituir intereses, como por ejemplo:

  • los pagos que se consideren distribución de beneficios o reembolso del capital con arreglo a la legislación del Estado de origen;
  • los pagos procedentes de créditos que comprendan un derecho a participar en los beneficios del deudor;
  • los pagos procedentes de créditos que autoricen al acreedor a cambiar su derecho a percibir intereses por un derecho a participar en los beneficios del deudor;
  • los pagos procedentes de créditos que no contengan disposiciones sobre la devolución del principal o cuya devolución sea devengable más de 50 años después de la fecha de emisión.

Cuando, debido a una relación especial entre el pagador y el beneficiario efectivo de los intereses o cánones, o entre ambos y un tercero, el importe de dichos intereses o cánones supere el que habrían convenido ambos de no existir dicha relación especial entre ellos, lo dispuesto en la Directiva se aplicará exclusivamente a este último importe.

Fraude y abusos

La presente Directiva no se opone a la aplicación de disposiciones nacionales o contractuales destinadas a impedir el fraude fiscal y los abusos. Los Estados miembros pueden denegar el amparo de la presente Directiva o negarse a aplicarla a cualquier transacción cuyo móvil principal o uno de cuyos móviles principales sea el fraude fiscal, la evasión fiscal o el abuso.

Medidas transitorias en favor de Grecia, España y Portugal

Grecia y Portugal están autorizadas a no aplicar las disposiciones de la Directiva hasta la entrada en vigor, el 1 de enero de 2005, de la Directiva 2003/48/CE en materia de fiscalidad de los rendimientos del ahorro. Durante un período transitorio de 8 años a partir de la fecha mencionada, el tipo del impuesto sobre los pagos de intereses y cánones a una sociedad asociada de otro Estado miembro o a un establecimiento permanente radicado en otro Estado miembro de una sociedad asociada de un Estado miembro no deberá superar el 10 % durante los cuatro primeros años ni el 5 % durante los cuatro últimos años.

España estará autorizada no aplicar las disposiciones de la Directiva hasta el 1 de enero de 2005, aunque exclusivamente en relación con el pago de los cánones. Durante un período transitorio de seis años a partir de la fecha mencionada más arriba, el tipo del impuesto sobre los pagos de cánones a una sociedad asociada de otro Estado miembro o a un establecimiento permanente radicado en otro Estado miembro de una sociedad asociada de un Estado miembro no deberá superar el 10 %.

No obstante, dichas disposiciones transitorias quedan subordinadas a la aplicación continuada de cualquier tipo de interés inferior estipulado en acuerdos bilaterales celebrados entre Grecia, España o Portugal y otros Estados miembros.

Cuando una sociedad de un Estado miembro o un establecimiento permanente radicado en dicho Estado miembro y perteneciente a una sociedad de un Estado miembro perciba intereses o cánones de una sociedad asociada de Grecia o Portugal, cánones de una sociedad asociada de España, intereses o cánones de un establecimiento permanente radicado en Grecia o Portugal y perteneciente a una sociedad asociada de un Estado miembro, o cánones de un establecimiento permanente radicado en España y perteneciente a una sociedad asociada de un Estado miembro, el primer Estado miembro deberá autorizar que se deduzca un importe equivalente al impuesto pagado en Grecia, España o Portugal de conformidad con el apartado 1 por estos ingresos del importe del impuesto sobre la renta de la sociedad o del establecimiento permanente que percibió esta remuneración.

La Directiva 2004/76/CE permite introducir un período transitorio en lo que atañe a la aplicación de la Directiva 2003/49/CE, a raíz de la solicitud de la República Checa, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2003/49/CE [adopción : consulta CNS/1998/0087]26.6.20031.1.2004DO L 157 de 26.6.2003

Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2004/66/CE1.5.20041.5.2004DO L 168 de 1.5.2004
Directiva 2004/76/CE1.5.20041.5.2004DO L 157 de 30.4.2004 rectificado por DO L 195 de 2.6.2004
Directiva 2006/98/CE1.1.20071.1.2007DO L 363 de 20.12.2006

ACTOS CONEXOS

Propuesta de Directiva del Consejo, de 30 de diciembre de 2003, por la que se modifica la Directiva 2003/49/CE relativa a un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros [COM(2003) 841 - Diario Oficial C 96 de 21.4.2004].

La Comisión propone la ampliación del ámbito de aplicación de la Directiva 2003/49/CE, que prevé la supresión de las retenciones en origen sobre los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros, de forma que abarque otras formas jurídicas de sociedad, como la sociedad europea y la sociedad cooperativa europea. Dicha propuesta se sitúa en la línea de la estrategia de la Comisión en relación con la futura política fiscal de la Unión Europea, según la cual, la doble imposición basada exclusivamente en el carácter transfronterizo de una actividad resulta inaceptable. Por el contrario, la supresión de la doble imposición no debe incrementar las posibilidades de fraude y evasión fiscales.

Procedimiento de consulta (CNS/2003/0331)

 
Última modificación: 03.04.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba