RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Impuestos indirectos sobre la concentración de capitales

La presente Directiva regula la percepción de impuestos indirectos, por parte de los Estados miembros, sobre la concentración de capitales. Prevé la prohibición general de tales impuestos, en particular del impuesto sobre las aportaciones, si bien algunos países podrán continuar percibiéndolo temporalmente.

ACTO

Directiva 2008/7/CE del Consejo, de 12 de febrero de 2008, relativa a los impuestos indirectos que gravan la concentración de capitales.

SÍNTESIS

El impuesto sobre las aportaciones es un impuesto indirecto, que interfiere con la libre circulación de capitales. La presente Directiva reconoce que la mejor solución consistiría en abolir el impuesto, que considera perjudicial para el desarrollo de la actividad empresarial dentro de la Unión Europea (UE). Sin embargo, algunos países consideran inaceptables las pérdidas de ingresos que se derivarían de la aplicación inmediata de tal medida. En consecuencia, aquellos Estados miembros que aplicaran el gravamen a 1 de enero de 2006 podrán mantenerlo, en condiciones muy estrictas.

Impuestos y empresas a los que concierne

La presente Directiva tiene como objetivo regular la percepción de impuestos indirectos sobre:

  • las aportaciones a las sociedades de capital;
  • las operaciones de reestructuración de sociedades de capital;
  • la emisión de determinados valores y obligaciones.

La Directiva se aplica a las sociedades:

  • anónimas;
  • comanditarias por acciones;
  • de responsabilidad limitada;

Se aplica asimismo a toda sociedad, asociación o persona jurídica:

  • cuyas acciones puedan negociarse en una bolsa de valores; y
  • cuyos socios puedan enajenar libremente sus acciones y sólo sean responsables de las deudas de la sociedad por el importe de su participación;
  • y cualquier otra sociedad, asociación o persona jurídica que persiga fines lucrativos.

Por «aportaciones de capital» se entienden:

  • la constitución de una sociedad de capital o la transformación en tal sociedad;
  • los incrementos del capital social mediante la aportación de bienes o la capitalización de beneficios o de reservas;
  • los incrementos del patrimonio social en contrapartida de derechos de la misma naturaleza que los de los socios o mediante prestaciones de servicios que den lugar una modificación de los derechos sociales;
  • el traslado, de un tercer país a un Estado miembro, de la sede de dirección efectiva o del domicilio social de la sociedad;
  • los préstamos contratados, si confieren al acreedor el derecho a una cuota parte de los beneficios de la sociedad o si están garantizados por un socio.

Por operaciones de reestructuración se entienden:

  • las fusiones efectuadas mediante aportación de activos;
  • las fusiones realizadas mediante canje de acciones.

Prohibición de gravar con impuestos indirectos la concentración de capitales

Los Estados miembros no pueden someter a las sociedades de capital a imposición indirecta sobre la concentración de capitales. Las operaciones consideradas son las siguientes:

  • aportaciones de capital;
  • préstamos o prestaciones efectuadas en el marco de aportaciones de capital;
  • inscripción en registro o cualquier otra formalidad previa al ejercicio de la actividad, a que las sociedades puedan estar sometidas por razón de su forma jurídica;
  • modificación de la escritura de constitución de la sociedad, en particular cuando comporte la transformación de la sociedad en otro tipo de sociedad, el traslado, de un Estado miembro a otro, de la sede de gestión efectiva o el domicilio social, la modificación del objeto social de la sociedad o la prolongación de su existencia;
  • operaciones de reestructuración.

Se prohíbe asimismo la aplicación cualquier forma de de imposición indirecta sobre la emisión de determinados valores y obligaciones.

No obstante, los Estados miembros pueden percibir determinados impuestos sobre las transmisiones y derechos que tengan un carácter remunerativo, así como el impuesto sobre el valor añadido (IVA).

Derogaciones

Se han previsto disposiciones especiales respecto de aquellos Estados miembros que aplicasen el impuesto sobre las aportaciones a 1 de enero de 2006. En efecto, dichos Estados miembros podrán continuar aplicando el impuesto, a un tipo único que no podrá exceder del 1 %, y que únicamente podrá gravar las aportaciones de capital. Así pues, el impuesto sobre las aportaciones no podrá gravar otro tipo de operaciones, como las de reestructuración.

El impuesto sobre las aportaciones sólo puede ser percibido por el Estado miembro en el cual se encuentre la sede de dirección efectiva de la sociedad de capital en el momento en que se realice la aportación de capital. En consonancia con los principios en que se asienta el mercado interior, el impuesto sobre las aportaciones puede aplicarse, a lo sumo, una sola vez.

Podrán concederse exenciones a las sociedades de capital que presten servicios de utilidad pública o persigan fines culturales o sociales. El procedimiento de excepción permite aplicar excepciones, en forma de exenciones o de reducciones de los tipos del impuesto, por motivos de equidad fiscal o de orden social, o para permitir a un Estado miembro hacer frente a situaciones especiales.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2008/7/CE

12.3.2008 (artículos 1, 2, 6, 9, 10, 11 a partir del 1.1.2009)

Artículos 3, 4, 5, 7, 8, 12, 13 y 14 antes del 31.12.2008

DO L 46 de 21.2.2008

ACTO CONEXO

Propuesta de Directiva del Consejo, de 28 de septiembre de 2011, relativa a un sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras y por la que se modifica la Directiva 2008/7/CE [COM(2011) 594 final – no publicada en el Diario Oficial].
La crisis económica y financiera mundial de 2008 ha tenido graves repercusiones sobre las administraciones públicas y los ciudadanos europeos. Para lograr unos servicios financieros más seguros, la presente propuesta pretende establecer un sistema común del impuesto sobre las transacciones financieras cuyo objetivo es:

  • evitar la fragmentación del mercado interior de servicios financieros;
  • garantizar que las entidades financieras contribuyan equitativamente a la financiación de los costes generados por la crisis;
  • poner en práctica las medidas adecuadas para lograr unos mercados financieros más eficaces.
Última modificación: 10.10.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba