RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La política de cohesión como medio para la realización de la Estrategia de Lisboa (2007-2013)

La Comisión pasa revista a las estrategias y programas nacionales relacionados con la política de cohesión para el período 2007-2013. Destaca que la mayor parte de los 347 000 millones de euros asignados a esta política se invertirá en las prioridades de la Estrategia de Lisboa, a saber: economía del conocimiento, investigación, desarrollo e innovación, capital humano y desarrollo de las empresas.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 11 de diciembre de 2007 «Los Estados miembros y las regiones aplican la Estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo mediante la política de cohesión de la UE en el período 2007-2013» [COM (2007) 798 final - No publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Comisión presenta una primera síntesis de los resultados de las negociaciones sobre los nuevos programas y estrategias relacionados con la política de cohesión reformada. Reflexiona asimismo sobre los papeles que están llamados a desempeñar estos programas en la Estrategia de Lisboa renovada.

En la presente Comunicación, que forma parte del paquete que define las acciones de la Unión Europea (UE) encaminadas a hacer realidad los objetivos de Lisboa para 2008-2011, se evalúan los progresos realizados con vistas a la consecución de los objetivos de esta Estrategia durante el período 2005-2007.

La política de cohesión, elemento central del proceso de Lisboa

Desde su reforma en 2006, la política de cohesión se centra en la realización de las prioridades de la Estrategia de Lisboa para el período 2007-2013, a saber: hacer de Europa un lugar más atractivo en el que invertir y trabajar; fomentar la innovación, el espíritu empresarial y el crecimiento de la economía del conocimiento; y crear más empleo y de mejor calidad.

La reforma de la política de cohesión ha permitido una mayor descentralización de las responsabilidades en favor de los socios locales y regionales, la puesta en común de los conocimientos y los recursos y la concepción de estrategias adaptadas a escala local y regional.

Se debe dar continuidad a los esfuerzos desplegados en pos de los objetivos de Lisboa, teniendo en cuenta al mismo tiempo los distintos contextos y dificultades de cada país. Así, por ejemplo, los Estados miembros han de conceder sus ayudas en favor de las acciones que persiguen estos objetivos y de las reformas estructurales previstas en los programas nacionales de reforma (PNR).

Centrarse en las prioridades de Lisboa

Para el período 2007-2013, el presupuesto total disponible para la política europea de cohesión se eleva a 347 000 millones de euros, a los que hay que sumar 160 000 millones procedentes de recursos nacionales públicos y privados. Alrededor del 80 % de estos recursos se canalizarán hacia las regiones del objetivo de «Convergencia», y un 65 % de este porcentaje debe invertirse en objetivos relacionados con la Estrategia de Lisboa. Las regiones del objetivo de «Competitividad regional y empleo» movilizarán el 16 % de las ayudas de la política de cohesión y el 82 % de estos recursos se va a invertir en acciones relacionadas con la Estrategia de Lisboa.

Los esfuerzos se centrarán en las cuatro prioridades de la Estrategia de Lisboa, a saber:

  • invertir más en conocimientos e innovación;
  • liberar el potencial de las empresas (especialmente de las PYME);
  • mejorar la empleabilidad a través de la flexiguridad;
  • mejorar la gestión de los recursos energéticos.

Invertir más en conocimiento e innovación

Los programas de cohesión invierten 85 000 millones de euros en estos ámbitos, sobre todo con miras a la promoción de la capacidad de innovación en las empresas (49 500 millones) y las competencias; la difusión, utilización y desarrollo de tecnologías; la creación de empresas, y la promoción de una mano de obra más flexible.

En este ámbito, es necesario aprovechar el potencial de los polos de excelencia existentes, reforzar las capacidades nacionales y regionales, atraer financiación privada y sacar partido del potencial existente. Una forma de lograr este objetivo sería la puesta en práctica de una acción conjunta encaminada a poner a punto una nueva generación de infraestructuras, laboratorios e instrumentos de investigación de nivel mundial.

Liberar el potencial de las empresas

La política de cohesión apoya a las pequeñas y medianas empresas (PYME) para que inviertan en capital humano, creen estructuras de gestión eficientes, tengan un entorno más favorable, prevean mejor los cambios económicos y reduzcan los trámites administrativos.

Para 2007-2013, se asignarán cerca de 19 000 millones de euros para que las PYME puedan mejorar su competitividad y acceder a los mercados mundiales. Gracias a las iniciativas JEREMIE y JESSICA, con las que se pretende mejorar la disponibilidad de productos innovadores de ingeniería financiera en las regiones, las PYME también podrán acceder a otras fuentes de ayuda.

Se ha adoptado la iniciativa JASMINE de apoyo al microcrédito, que es importante para el desarrollo del empleo y la mejora de la integración social. Además, se ha publicado una Comunicación en la que se ofrece orientación sobre las sinergias entre las intervenciones de la política de cohesión de la UE, los programas marco de investigación y el programa para la innovación y la competitividad.

Mejorar la empleabilidad a través de la flexiguridad

Para el período 2007-2013, la política de cohesión va a financiar diversos componentes de la flexiguridad con unos 50 000 millones de euros. El objetivo de los nuevos programas es mejorar la empleabilidad a través de la flexiguridad, ayudar a las empresas a desarrollar estrategias de recursos humanos, introducir formas y organizaciones de trabajo más productivas y facilitar los procesos de transición provocados por las reestructuraciones.

Las políticas activas del mercado de trabajo, de educación y de formación contribuyen a la adquisición de las competencias y cualificaciones necesarias en el mundo del trabajo. Se prevén que aumenten las ayudas destinadas a la reforma de los sistemas de educación y formación (25 300 millones de euros).

Mejorar la gestión de los recursos energéticos

Los nuevos programas atribuyen más valor a la mejora de la gestión de los recursos energéticos y a la evolución hacia una política energética eficaz e integrada. En comparación con el período 2000-2006, las inversiones en energías renovables y en eficiencia energética serán cinco veces superiores en el marco del objetivo de «Convergencia» y siete veces superiores en el marco del objetivo de «Competitividad regional y empleo».

Responder a las recomendaciones y a las prioridades

Las inversiones en favor de la consecución de los objetivos de Lisboa afectan a múltiples ámbitos cuya complejidad puede plantear dificultades a los Estados miembros. Para ello, se prevé invertir 51 000 millones de euros en programas encaminados a reforzar las sinergias entre la protección del medio ambiente, la prevención de riesgos y el crecimiento.

El desarrollo económico requiere una red de transporte adaptada. Se da prioridad al desarrollo de las redes transeuropeas de transporte (RTE-T) con una dotación de 38 000 millones de euros. Otras inversiones, por un valor de 34 000 millones de euros, irán a proyectos encaminados a mejorar el acceso a las RTE-T y promover sistemas de transporte más sostenibles desde el punto de vista del medio ambiente.

Van a destinarse unos 3 600 millones de euros a las administraciones y los servicios públicos para que puedan acometer su modernización y desarrollar y aplicar políticas eficaces. Además, el mecanismo de asistencia técnica JASPERS ayudará a los nuevos Estados miembros a preparar proyectos de calidad que podrían recibir apoyo financiero de la UE.

Promover las asociaciones

En general, la cooperación entre los responsables de coordinar la ejecución de los PNR y los responsables de las estrategias y los programas relacionados con la política de cohesión es intensa, pero es preciso seguir trabajando en aquellos ámbitos en los que esta cooperación sea aún insatisfactoria.

Todas las partes interesadas han de colaborar estrechamente en el desarrollo y la ejecución de los programas de la política de cohesión. Esta última implica tanto a socios «verticales» (autoridades comunitarias, nacionales, regionales y locales) como a participantes «horizontales» (representantes de las empresas, sindicatos, ONG, etc.).

Evaluación y seguimiento de la política de cohesión sobre el proceso de Lisboa

Regularmente se presentan informes sobre la contribución de la política de cohesión a la mejora del crecimiento y el empleo, a fin de permitir una verificación cruzada y garantizar una gestión coherente de los PNR y los programas de la política de cohesión.

Cada año, los Estados miembros presentan un informe sobre las ayudas asignadas a cada programa, así como sendos informes en 2009 y 2012 sobre el papel de la política de cohesión en relación con la agenda de Lisboa.

La Comisión redacta (en 2010 y 2013) un informe sobre las contribuciones nacionales y sobre la necesidad de ajustar los programas en función de los nuevos retos.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 14 de mayo de 2008 sobre los resultados de las negociaciones relativas a las estrategias y los programas de la política de cohesión del periodo de programación 2007-2013 [COM(2008) 301 final – No publicada en el Diario Oficial].
Tras las negociaciones mantenidas con los Estados miembros, la Comisión presenta las prioridades de la programación 2007-2013 de la política de cohesión. Cumpliendo con los objetivos de la Estrategia de Lisboa, los recursos financieros destinados a los objetivos de convergencia, de competitividad y de cooperación territorial apoyan la innovación, la investigación, las cualificaciones y el capital humano.

Las estrategias regionales y sectoriales se han adaptado los nuevos retos. De este modo, las inversiones deben contribuir a la competitividad mundial de las empresas europeas, facilitando su acceso a los mercados y ayudándoles a afrontar la reestructuración. El envejecimiento de la población y la evolución demográfica de la sociedad europea necesitan sobre todo mejorar la participación en el mercado laboral y las cualificaciones de los trabajadores. El principal objetivo de la política de cohesión es la inclusión de los inmigrantes, la lucha contra la discriminación, la pobreza y la exclusión. Los programas apoyan el desarrollo de nuevos servicios medioambientales, de nuevas competencias y la financiación de infraestructuras, con el fin de alcanzar los objetivos europeos en materia de desarrollo sostenible, de cambio climático y de política energética.

La gestión descentralizada de los fondos constituye un elemento esencial para la eficiencia de los programas. La cooperación a distintos niveles entre las autoridades públicas y la sociedad civil en la elaboración de estrategias permite, asimismo, mejorar la adaptación de las inversiones a las realidades regionales y locales. Además, el intercambio de buenas prácticas efectuado en programaciones anteriores contribuye a la eficiencia del gasto público.

Su difusión está garantizada por diversas iniciativas comunitarias, en especial, por la nueva iniciativa «las regiones, por el cambio climático» (EN) (FR) y el objetivo de cooperación territorial.

Última modificación: 03.03.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba