RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Tercer informe sobre la cohesión económica y social: propuestas para la política regional posterior a 2006

Por primera vez desde el lanzamiento en 2001 del debate europeo, el tercer informe sobre la cohesión económica y social presenta propuestas concretas sobre el futuro de la política regional posterior a 2006. Se efectúa un análisis basado en la evaluación del impacto de las políticas comunitarias y nacionales en la cohesión y se actualizan los datos sobre la situación socioeconómica de la Unión Europea.

ACTO

Comunicación de la Comisión - Tercer informe sobre la cohesión económica y social [COM (2004) 107 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La política de cohesión económica y social produce efectos positivos en los territorios de la Unión Europea que se encuentran en situación de dificultad, aunque persisten importantes disparidades socioeconómicas entre los Estados miembros y entre las regiones. Estas divergencias de riqueza y dinamismo tienen su origen en deficiencias estructurales en algunos factores decisivos para la competitividad, como las inversiones en infraestructuras físicas, la innovación y los recursos humanos. Por esa razón, los Estados miembros y las regiones necesitan el apoyo de las políticas comunitarias para superar sus condicionantes, desarrollar sus ventajas comparativas y evolucionar mejor en un entorno cada vez más competitivo.

PROPUESTAS PARA UNA POLÍTICA DE COHESIÓN REFORMADA

El 10 de febrero de 2004, la Comisión adoptó una propuesta de presupuesto de la Unión Europea ampliada a 27 Estados miembros (los quince, los diez nuevos Estados miembros, Bulgaria y Rumania) para el período 2007-2013. En esta Comunicación sobre las perspectivas financieras se señala que la política de cohesión debe ser objeto de una única línea presupuestaria con más medios. El tercer informe sobre la cohesión se inscribe en ese enfoque y refleja el reto que representa la ampliación para la política de cohesión. Por primera vez la Comisión presenta propuestas concretas que surgen del debate sobre el futuro de la política regional posterior a 2006. Propone un presupuesto para 2007-2013 equivalente al 0,41 % del producto interior bruto (PIB) de la Unión de 27 Estados miembros. Este porcentaje representa 336 300 millones de euros para el período citado. La Comisión basa sus propuestas en la situación socioeconómica de la Unión así como en el estudio del impacto de la política regional, las demás políticas europeas y las políticas nacionales.

La ampliación modifica radicalmente la situación socioeconómica de la Unión

Con la ampliación del 1 de mayo de 2004, la población de la Unión Europea aumenta un 20 %, la superficie aproximadamente un 25 %, pero el PIB comunitario sólo un 5 %. Las disparidades regionales van a duplicarse. La riqueza media per cápita en una Unión de 25 disminuye un 12,5 %. La proporción de la población que vive en las regiones menos desarrolladas aumenta, pasando de 20 % a 25 %. Al mismo tiempo, las dificultades de las regiones desfavorecidas de la Unión actual no desaparecen, por lo que es preciso seguir prestándoles ayuda. La Unión Europea ha entrado en una fase de reestructuración económica. Esta evolución resulta de la universalización de los intercambios, de la instauración de la economía del conocimiento y de una población que envejece. Además, la coyuntura económica se ha deteriorado estos tres últimos años y el desempleo ha aumentado.

En marzo de 2000, el Consejo Europeo de Lisboa (DE) (EN) (FR) fijó para la Unión Europea el objetivo de convertirse en la zona más competitiva y dinámica del mundo. Una economía fuerte y basada en el conocimiento estimulará la creación de empleo y favorecerá políticas sociales y medioambientales que garanticen el desarrollo sostenible y la cohesión social. Los Consejos Europeos de Niza (EN) (FR) y de Gotemburgo plasmaron este objetivo transversal en estrategias sectoriales, respectivamente en los ámbitos de la inserción social y el desarrollo sostenible. Además, la política de cohesión contribuye a la realización del objetivo de Lisboa. La reforma de esta política deberá seguir avanzando en la misma dirección.

¿Qué apoyo comunitario recibirán los nuevos Estados miembros entre 2004 y 2006?

Los diez nuevos Estados miembros se benefician del apoyo comunitario a partir de su adhesión. Durante el período 2000-2006, recibirán 3 000 millones de euros en ayudas estructurales de conformidad con los instrumentos financieros de preadhesión ISPA (transportes y medio ambiente) y SAPARD (agricultura y desarrollo rural) y el programa Phare (refuerzo de las capacidades administrativas). Tras su adhesión, los nuevos Estados miembros, Bulgaria y Rumania dispondrán de 1 600 millones de euros anuales de ayudas a través de Phare hasta 2006.

Para los nuevos Estados miembros, 2004-2006 será un período de transición que les permitirá familiarizarse con la gestión de los Fondos Estructurales según las normas vigentes. Se beneficiarán del apoyo de los Fondos Estructurales por un importe total de 21 800 millones de euros. Las acciones se concentrarán en un número limitado de prioridades: las infraestructuras, los recursos humanos y las inversiones productivas.

Una política de cohesión renovada para el período 2006-2013

La futura política regional se concentrará en un número limitado de temas clave: la innovación y la economía del conocimiento, el medio ambiente y la prevención de los riesgos, la accesibilidad y los servicios de interés general. Para aplicar estas prioridades, se han fijado tres ejes principales comunitarios, que sustituyen el reparto actual entre Objetivo 1, Objetivo 2 y Objetivo 3:

  • El Objetivo «convergencia» apoyará el crecimiento y la creación de empleo en las regiones menos desarrolladas.
    Se referirá a las regiones de nivel NUTS II cuyo PIB per cápita sea inferior al 75 % de la media de la Unión de 25. A este objetivo se destinará el 78 % del presupuesto de la futura política regional y proporcionará hasta 2013 una ayuda transitoria a las regiones actualmente seleccionables pero que no respetarán ya este criterio por un simple efecto estadístico. Al ser el PIB de la Unión de 25 inferior al PIB de la Unión de 15, algunas regiones que actualmente pueden optar al Objetivo n° 1 dejarán de cumplir el criterio de subvencionabilidad.
    El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) cofinanciará la modernización de las infraestructuras básicas (redes de transporte, telecomunicaciones y energía), la diversificación económica de los territorios y la protección del medio ambiente (tratamiento del agua y los residuos, prevención de los riesgos naturales y tecnológicos). El Fondo Social Europeo (FSE) reforzará su papel de principal instrumento financiero comunitario en favor de la estrategia europea de empleo (EEE) que sostiene a los Estados miembros en sus reformas del mercado laboral.
    Sólo los Estados miembros cuyo PIB sea inferior al 90 % del PIB comunitario podrán además beneficiarse del Fondo de Cohesión para inversiones en los ámbitos de los transportes y del medio ambiente. El peso relativo de este fondo aumentará puesto que distribuirá un tercio de la ayuda destinada a los diez nuevos Estados miembros.
  • El Objetivo «Competitividad regional y empleo» favorecerá la dinamización del tejido económico de acuerdo con los objetivos de Lisboa y Niza.
    La Comisión propone un doble enfoque, a la vez regional y nacional. Los programas regionales permitirán anticipar mejor el cambio económico. Respaldados exclusivamente por el FEDER, irán dirigidos a las regiones actualmente seleccionables para el Objetivo n° 1 y que dejarán de estar incluidas en él, así como a las regiones que no se incluyen en los programas de convergencia.
    Los Programas nacionales reforzarán la aplicación de la EEE. Sostenidos exclusivamente por el FSE, se concentrarán en tres prioridades: adaptación de la población activa a los cambios en el trabajo (formación permanente), promoción del empleo y lucha contra la salida precoz del mercado laboral (envejecimiento activo, mayor participación de las mujeres), empleo de las categorías en dificultad (personas discapacitadas, minorías étnicas).
    Este Objetivo contará con el 18 % de la dotación presupuestaria, a partes iguales entre el FEDER y el FSE. La distribución de los créditos entre los Estados miembros se realizará sobre la base de criterios económicos, sociales y territoriales fijados a escala europea.
  • La cooperación territorial favorecerá un desarrollo equilibrado del territorio.
    Basándose en la experiencia reconocida de la iniciativa INTERREG III, la Comisión propone crear un nuevo objetivo de cooperación transfronteriza, transnacional e interregional que se beneficiará de un 4 % de los créditos de la futura política regional.
    Todas las regiones de nivel NUTS III situadas a lo largo de las fronteras internas y externas, terrestres y marítimas, podrán cooperar con la región o regiones vecinas, en particular, en los ámbitos clave de los programas de Lisboa y Gotemburgo.
    La Comisión desea crear dos nuevos instrumentos jurídicos de cooperación: la «colectividad regional transfronteriza» en las fronteras internas así como un «nuevo instrumento de vecindad» en las fronteras exteriores de la Unión. Estos instrumentos harán frente a los problemas jurídicos y administrativos que plantea este tipo de cooperación.

Las desventajas naturales intensifican los problemas de desarrollo. En el marco de la futura política de cohesión, se prestará especial atención a algunos territorios. Las acciones en favor de las zonas urbanas se integrarán plenamente en los programas regionales para que un mayor número de ciudades puedan beneficiarse de un apoyo con relación a la iniciativa comunitaria URBAN II. En el marco del futuro objetivo «Convergencia», la Comisión establecerá un programa específico para las siete regiones ultraperiféricas (Guadalupe, Martinica, Guyana, Reunión, Canarias, Azores, Madeira). Los problemas de accesibilidad son especialmente agudos en muchas islas, zonas de montaña y regiones poco pobladas. La asignación de recursos en favor del Objetivo «Competitividad regional y empleo» tendrá en cuenta esta realidad a través de la determinación de criterios regionales y el aumento del porcentaje máximo de financiación comunitaria. Además, los instrumentos de ayuda al desarrollo rural y al sector pesquero se simplificarán y clarificarán. La iniciativa LEADER+, que apoya estrategias innovadoras de desarrollo en el medio rural, se integrará completamente en la programación general.

La complementariedad de la política regional con las demás políticas comunitarias es un punto clave de la cohesión económica y social. Tienen un impacto territorial la política de innovación, la educación y la formación, la igualdad de oportunidades entre las mujeres y los hombres y los contratos públicos. Además, la coherencia entre la cohesión y la competencia resulta un elemento esencial. Las regiones menos desarrolladas podrán seguir recibiendo ayudas estatales, así como las regiones ultraperiféricas, aunque durante un período transitorio. Para los otros programas regionales, la Comisión propone abandonar el sistema actual que establece un mapa detallado de zonas seleccionables a nivel subregional. La coherencia estará garantizada por las prioridades que se vayan a financiar.

Reformar la gestión de los Fondos Estructurales

Los procedimientos de gestión de la política regional influyen en su eficacia. Imponen normas uniformes y rigurosas. La programación, la asociación, la cofinanciación y la evaluación seguirán siendo los principios generales de la futura política regional. Para aumentar el consumo de los créditos, es posible mejorar algunos aspectos:

  • Una estrategia más orientada hacia los objetivos prioritarios de la Unión.
    Esta estrategia se basará completamente en los objetivos definidos en Lisboa, Niza y Gotemburgo. Reforzará también la coherencia con las orientaciones generales de política económica (OGPE 2003). Cada año, las instituciones europeas examinarán los progresos registrados sobre la base de un informe de la Comisión.
  • Una gestión simplificada y basada en un mayor grado de subsidiariedad.
    En la programación, cada Estado miembro preparará un documento político sobre su estrategia de desarrollo. Este documento servirá de base para la aprobación de los programas regionales y nacionales. El complemento de programación y la gestión por medidas desaparecerán. El número de fondos se limita a tres (FEDER, FSE y Fondo de Cohesión) y cada programa será financiado por un único fondo. En el caso de las inversiones en los ámbitos del transporte y el medio ambiente, habrá un único sistema de programación que implique el FEDER y el Fondo de Cohesión.
    Los gastos se regirán por normas de subvencionalidad. Los pagos se efectuarán por prioridades y no por medidas. Se mantiene el sistema de anticipos y reembolsos. Lo mismo sucede para la liberación automática según la «norma N+2» que impone un consumo de los créditos en los dos años siguientes a su programación.
    En cuanto a control, el grado de intervención de la Comisión dependerá de la cofinanciación comunitaria. Por debajo de determinados umbrales, bastará el sistema nacional. No obstante, con el fin de ejercer sus responsabilidades en la ejecución del presupuesto, la Comisión aplicará los procedimientos de cierre de cuentas así como de los mecanismos de corrección financiera. También se prevén sanciones más firmes y una recuperación de fondos rápida en caso de irregularidades o fraude.
    El principio de adicionalidad, según el cual los recursos comunitarios deben añadirse a los recursos nacionales, se mantiene como uno de los principios clave de la política de cohesión. La Comisión velará por su aplicación en los programas del Objetivo «Convergencia».
    Por último, una mayor cooperación entre los Estados miembros, las autoridades locales, los interlocutores sociales y la sociedad civil consolidará la cooperación. El papel reforzado del Banco Europeo de Inversiones (BEI) permitirá una mejor movilización de formas modernas de financiación como el capital de riesgo.
  • La concentración de los recursos beneficiará a los Estados miembros y a las regiones más pobres, favoreciendo a los nuevos Estados miembros.
    La Comisión propone suprimir el sistema actual de microzonas. Para el Objetivo «Competitividad regional y empleo», la concentración se efectuará con la introducción de umbrales mínimos y las tres prioridades anunciadas: innovación y economía del conocimiento, accesibilidad y servicios de interés general, preservación del medio ambiente y prevención de los riesgos.
  • Aumentar la prioridad concedida a los resultados y a la calidad.
    La evaluación previa, durante y al final de los programas constituye un elemento esencial de la calidad. Además, la Comisión propone establecer una reserva comunitaria de eficacia con el fin de recompensar a los Estados miembros y las regiones que logren mejores resultados. Desea que los Estados miembros apliquen el mismo criterio para hacer frente rápidamente a las crisis sectoriales o locales.
    La Comunicación sobre las perspectivas financieras propone la creación de un instrumento especial, el Fondo de ajuste al crecimiento, que permita reaccionar rápidamente ante las crisis económicas y comerciales. La Comisión propone financiar este instrumento con 1 000 millones de euros con los fondos inutilizados del FEDER y el FSE.

La Comisión basa sus propuestas en la situación socioeconómica de la Unión así como en el estudio del impacto de la política regional, otras políticas europeas y políticas nacionales. Véase la ficha SCADPlus específica.

Para más información, puede consultarse el sitio IINFOREGIO de la Dirección General de Política regional:

ACTOS CONEXOS

Segundo informe intermedio sobre la cohesión económica y social [COM (2003) 34 final - no publicado en el Diario Oficial].
Véase la ficha SCADPlus específica.

Primer informe intermedio sobre la cohesión económica y social [COM (2003) 46 final - no publicado en el Diario Oficial].
Véase la ficha SCADPlus específica.

«Unidad de Europa, solidaridad de pueblos, diversidad de los territorios» - Segundo informe sobre la Cohesión económica y social [COM (2001) 24 finales - no publicado en el Diario Oficial].
Véanse las fichas SCADPlus específicas: situación y balance, conclusiones y recomendaciones, 10 cuestions para el debate.

Última modificación: 07.05.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba