RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Poner en práctica la asociación para el crecimiento y el empleo (primer informe)

En la presente Comunicación se hace balance del programa comunitario de Lisboa y de los programas nacionales de reforma. Se evalúan estos últimos en los ámbitos macroeconómico, microeconómico y del empleo, y se proponen cuatro acciones dirigidas a paliar las lagunas observadas al efectuarse las evaluaciones. Por último, se enuncian medidas de aplicación.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 25 de enero de 2006, al Consejo Europeo de Primavera - Parte 1 - Ha llegado la hora de acelerar: La nueva asociación para el crecimiento y el empleo [COM (2006) 30 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La asociación para el crecimiento y el empleo debe traducirse en una verdadera reforma a través del programa comunitario de Lisboa y de los programas nacionales de reforma (PNR). La Comisión examina cuál es la situación.

Programa comunitario de Lisboa

La Comisión ya ha adoptado dos terceras partes de las acciones previstas; sin embargo, algunas acciones aún están pendientes de la aprobación del Consejo y del Parlamento Europeo, o su financiación depende de un acuerdo sobre el marco financiero (2007-2013). Además de las acciones ya previstas, se han añadido algunas acciones importantes:

Programas nacionales de reforma (PNR)

Todos los Estados miembros han elaborado PNR y han designado a un coordinador nacional de Lisboa. Algunos han racionalizado, además, la coordinación interna para mejorar la coherencia de las políticas. La Comisión estima que por el momento no es necesario adaptar las directrices integradas (DI), y que es demasiado pronto para emitir recomendaciones formales específicas para cada Estado miembro. En esta fase es preciso hacer hincapié en la puesta en práctica de la asociación, y deben proponerse acciones concretas a escala comunitaria y a escala nacional. Asimismo, la Comisión llama la atención de los Estados miembros, por una parte, sobre las evaluaciones individuales de cada uno de los PNR sobre los cuales saca algunas conclusiones generales en los sectores macroeconómico, microeconómico y del empleo, y, por otra, sobre los elementos específicos que exigirán especial atención (puntos débiles).

Dimensión macroeconómica

El análisis de los PNR en el ámbito macroeconómico muestra lo siguiente:

  • Numerosos factores complican la disciplina presupuestaria a corto y largo plazo y la convierten en el problema macroeconómico más grave para los Estados miembros.
  • Los Estados miembros se inclinan más por reducir los gastos que por incrementar la fiscalidad. Sin embargo, aún hay que definir claramente dónde y cómo podrán obtenerse ahorros.
  • Las medidas propuestas en la zona del euro están dirigidas sobre todo a lograr la viabilidad de las finanzas públicas futuras, pero no se refieren a los ajustes de los mercados de trabajo ni a la creación de unos mercados interiores más competitivos.
  • A pesar del reconocimiento del problema del envejecimiento de la población europea, las medidas en los PNR parecen fragmentarias o insuficientes.
  • Sólo algunos Estados miembros han programado su PNR de forma integrada.

Dimensión microeconómica

En el ámbito microeconómico, pueden sacarse las siguientes conclusiones:

  • Los PNR reflejan claramente la necesidad de aumentar las inversiones en investigación y de fomentar la innovación.
  • 18 de los 25 Estados miembros han fijado unos objetivos de coeficientes de inversión con relación al PIB que, en la Unión Europea, se traducirán en un coeficiente del 2,6 % de aquí a 2010, por debajo del objetivo global fijado en un 3 %. En la actualidad, esa cifra es del 1,9 % en la UE.
  • Las iniciativas en materia de infraestructura de transporte y de comunicación podrían recibir el apoyo de los fondos de cohesión y de desarrollo rural.
  • La accesibilidad de los mercados interiores (energéticos y de servicios) merece más atención. La aplicación de las directivas comunitarias en este ámbito es un primer paso.
  • Las iniciativas dirigidas a promover una actitud más positiva respecto del espíritu empresarial siguen siendo demasiado escasas. La educación puede ayudar a luchar contra la estigmatización del fracaso.
  • Los Estados miembros deben adoptar métodos más integrados a fin de mejorar las normativas que afectan a las empresas y que complementen la acción comunitaria.
  • Una aplicación exhaustiva y coordinada de las distintas políticas microeconómicas puede arrojar un resultado superior a la suma de las partes.

El empleo

En materia de empleo, la Comisión saca las siguientes conclusiones:

  • Los objetivos propuestos en materia de empleo se basan en los de la Comunidad, pero en muchos casos están fragmentados y no cubren todo el ciclo de vida.
  • Sería conveniente prestar más atención a la «flexiguridad», que facilita el paso de un empleo a otro con una protección social adecuada, y al aprendizaje continuo fiable.
  • La reforma de los sistemas de enseñanza persigue sobre todo la calidad y la transparencia de las cualificaciones, así como el acceso a las mismas. También habría que invertir más en este sentido.

Conclusiones generales

Los PNR son un buen punto de partida para la puesta en práctica de la asociación para el crecimiento y el empleo. No obstante, no todos ellos tienen la misma calidad:

  • Algunos fijan objetivos cuantitativos y calendarios precisos, acompañados de medidas concretas y de detalles presupuestarios, mientras que en otros no figuran esos datos.
  • La integración entre las tres dimensiones (macroeconómica, microeconómica y del empleo) puede incrementarse, de tal forma que una acción beneficie a varios sectores.
  • Sólo algunos Estados miembros prevén medidas para salvar los obstáculos que impiden el acceso a los mercados.
  • Los Fondos de cohesión y de desarrollo rural serán necesarios para alcanzar los objetivos de Lisboa, si bien será preciso tener en cuenta las repercusiones macroeconómicas de la utilización de dichos Fondos. Deben crearse mecanismos de coordinación en lo concerniente a la programación de la utilización de dichos fondos y a la elaboración de los PNR.

Principales ámbitos

La Comisión invita a los Estados miembros a que apliquen sus PNR íntegramente y dentro de los plazos establecidos. Para salvar las lagunas constatadas al realizarse la evaluación, la Comisión propone las siguientes cuatro acciones integradas (que propone aplicar antes de finales de 2007):

Acción 1: Invertir más en conocimiento e innovación

El objetivo de Lisboa era invertir un 3 % del PIB de aquí a 2010 en investigación y desarrollo (1 % procedente del sector público y un 2 % procedente del sector privado). Los Estados miembros deberán incrementar las inversiones públicas y su rendimiento, mediante una mayor utilización de los incentivos fiscales y una mejor coordinación de las inversiones con los demás Estados miembros. Los contratos públicos tienen un papel importante en la transformación de los resultados de la investigación en innovación. Al mismo tiempo, unos mercados más competitivos incitan a las empresas a ser más innovadoras (EN).

El sector privado debe poder participar más en la financiación de la enseñanza superior, y ha de incrementarse la relación entre las universidades y las empresas. El objetivo debería ser alcanzar un nivel de inversión en la enseñanza superior de un 2 % del PIB.

Acción 2: Liberar el potencial de las PYME

De aquí a 2007, los Estados miembros deben crear una ventanilla única para la creación de empresas, si es posible, por medios electrónicos, con objeto de que los empresarios potenciales puedan cumplir sus obligaciones administrativas en un solo lugar. Asimismo, deben establecer sistemas comparables en lo que respecta al IVA y a la contratación del primer empleado. El plazo para crear una empresa debería reducirse a la mitad, y los costes de puesta en marcha deberían ser lo más bajos posible.

Asimismo, de aquí a entonces los Estados miembros deberían adoptar una metodología a fin de calibrar la carga administrativa de las normativas nacionales. Ese ejercicio debería permitir lanzar iniciativas dirigidas a reducir dicha carga administrativa. La Comisión lanzará el mismo ejercicio a nivel comunitario.

Acción 3: Hacer frente a la globalización y al cambio demográfico

Los Estados miembros deben prolongar la vida activa de los ciudadanos y reformar los regímenes de jubilación, por ejemplo adaptando la edad legal de jubilación, aumentando los incentivos financieros para que los trabajadores de más edad sigan en activo, ofreciendo más posibilidades de formación a los trabajadores mayores de 45 años o permitiendo la jubilación progresiva. Los regímenes de invalidez, de asistencia sanitaria y de asistencia de larga duración también deberían revisarse y hacerse más eficaces.

La integración de los jóvenes en el mercado de trabajo, de conformidad con el Pacto Europeo para la Juventud, es otro punto importante. De aquí a 2007, los jóvenes que abandonan la escuela deben recibir una oferta de empleo o una formación suplementaria en un plazo de seis meses, o incluso de 100 días, de aquí a 2010.

La Comisión desea consultar a los interlocutores sociales sobre la mejor forma de conciliar la vida familiar y profesional. También quiere, antes de finales de 2007, proponer un informe dirigido a alcanzar un acuerdo sobre «flexiguridad», que incluya los siguientes elementos:

  • La reducción de la segmentación del mercado de trabajo y del trabajo no declarado.
  • La adopción de estrategias globales de aprendizaje permanente por parte de los Estados miembros a fin de preparar a los ciudadanos para el cambio y de aprovechar la ayuda financiera del Fondo Social Europeo y del Fondo de Adaptación a la Globalización.
  • La supresión de los obstáculos a la movilidad en el mercado de trabajo mediante un acuerdo político sobre la transferencia de los derechos de pensión complementarios.

Acción 4: Hacia una política energética europea eficaz e integrada

La Comisión propone que se establezca una política energética para una energía sostenible, competitiva y segura. La seguridad del abastecimiento se beneficiará en particular de lo siguiente:

  • El refuerzo y la intensificación del mercado energético interno (en particular a través de la realización del mercado energético antes del 1 de julio de 2007, de la promoción de una mayor competencia en los mercados de la electricidad y del gas, y de una mayor integración de los sistemas de abastecimiento de gas en los Estados miembros).
  • La promoción y explotación de las fuentes de energía renovables y una utilización más eficaz de la energía.
  • Un método más centrado, coherente e integrado para garantizar la seguridad del abastecimiento.

Se ha publicado un Libro Verde sobre la forma de alcanzar esos objetivos.

Aplicación

En lo que respecta a la aplicación de los PNR, la Comisión desea que participen en ella los parlamentos nacionales (y regionales), las autoridades locales y otras partes interesadas, en particular cuando no haya habido tiempo para ello al elaborarse los PNR. Propone igualmente que participen los interlocutores sociales, organizando una cumbre social extraordinaria. Es preciso desarrollar y reforzar los PNR, a través del aprendizaje mutuo entre los Estados miembros. Los Estados miembros que aún no lo hayan hecho deben fijarse objetivos de inversión en investigación y desarrollo y en materia de empleo. La Comisión y los Estados miembros velarán por que el método abierto de coordinación en los ámbitos de la educación y la formación, la protección social y la inclusión social contribuyan sustancialmente a alcanzar los objetivos.

En lo que respecta a la aplicación del programa comunitario de Lisboa, la Comisión ha propuesto una hoja de ruta en la que se indican las etapas necesarias de las medidas que completan los PNR.

Las instituciones de la Unión Europea y los Estados miembros deben definir una estrategia de comunicación a fin de mejorar la comprensión de los retos y las oportunidades de la nueva asociación para el crecimiento y el empleo a escala local, regional y nacional. Ésa es una condición para desarrollar el sentido de pertenencia y compromiso para con el programa por parte de todos los interesados.

Contexto

Como se previó en la reunión del Consejo de Primavera de 2005, la Comisión preparó un primer informe de aplicación de la nueva asociación para el crecimiento y el empleo. Dicho informe debe permitir al Consejo de Primavera de 2006 examinar los progresos realizados y pronunciarse, en su caso, sobre los ajustes de las directrices integradas, que sirven de base a los programas nacionales de reforma y al programa comunitario de Lisboa.

Última modificación: 09.11.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba