RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Resistencia a los antibióticos

Esta Resolución trata de establecer una estrategia común y una acción coordinada en la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

ACTO

Resolución del Consejo, de 8 de junio de 1999, sobre la resistencia a los antibióticos «Plan de prevención de la amenaza microbiana» [Diario Oficial C 195 de 13.7.1999].

SÍNTESIS

La resistencia a los antibióticos constituye un grave problema sanitario, tanto a escala europea como a escala mundial, que aumenta la morbilidad y la mortalidad debidas a las enfermedades transmisibles, conduce a la disminución de la calidad de vida y produce un aumento de los costes suplementarios en materia de salud y asistencia sanitaria.

Los antibióticos son indispensables en la lucha contra las enfermedades infecciosas. Por ello, es imperativo preservar la eficacia de los productos farmacéuticos que aún son eficaces.

La resistencia a los antibióticos y sus distintas causas requieren un enfoque pluridisciplinario e intersectorial. En este ámbito, las iniciativas nacionales no son suficientes ni para reducir los riesgos y evitar de forma eficaz que los microorganismos desarrollen una resistencia a los antibióticos utilizados tanto en la medicina humana y veterinaria como en los piensos, ni para preservar la eficacia de los antibióticos en el tratamiento de las enfermedades infecciosas. Por consiguiente, es necesaria una planificación común y una acción coordinada a escala comunitaria e internacional.

Habida cuenta de la dimensión mundial de este problema, es necesario que tanto los Estados miembros como la Comisión Europea promuevan de forma activa los Objetivos de la presente Resolución en las organizaciones internacionales, en particular la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Oficina Internacional de Epizootias (OIE).

El Consejo considera que esta estrategia global debería estar basada en una evaluación del riesgo e incluir un control coordinado y una actuación preventiva (por ejemplo, control de la resistencia a los antibióticos y de sus consecuencias para las personas, para los animales y en los alimentos; lucha contra las enfermedades infecciosas, tanto en los servicios de asistencia sanitaria como en la producción animal; obtención de nuevos productos farmacéuticos, terapéuticos y preventivos, etc.), así como tareas de investigación (especialmente en relación con los efectos de las medidas preventivas; la obtención de nuevos antibióticos y de productos alternativos; un mejor uso de los antibióticos; los mecanismos de difusión y desarrollo de la resistencia a los antibióticos; la mejora de las prácticas ganaderas a fin de mejorar la salud animal).

En el marco de esta estrategia, se invita a los Estados miembros a que:

  • elaboren políticas pluridisciplinarias e intersectoriales para frenar la proliferación de la resistencia a los antibióticos;
  • cooperen a fin de que que pueda controlarse de manera eficaz y comparable el abastecimiento y el uso de los antibióticos y la resistencia a los mismos;
  • defiendan el principio según el cual los antibióticos autorizados como medicamentos humanos y veterinarios «sólo pueden obtenerse con receta», y velen por que se aplique este principio;
  • fomenten la adhesión a los principios de la lucha contra las infecciones, tanto en los hospitales como fuera de los mismos y en la producción animal;
  • fomenten la prescripción y uso óptimos de los antibióticos (mediante la formación de profesionales sanitarios, la publicación de directrices, etc.) y eviten el uso innecesario e inapropiado de los mismos, tanto en la medicina humana como en la veterinaria;
  • fomenten acciones destinadas a aumentar el grado de conciencia de los profesionales de la sanidad, los ganaderos y el público en general acerca del problema de la resistencia a los antibióticos;
  • promuevan sistemas de producción animal salubres, de manera que haya una menor necesidad de antibióticos;
  • impulsen la investigación en este campo;
  • cooperen estrechamente con la Comisión, especialmente en los ámbitos citados.

Se invita a la Comisión a que:

  • infunda carácter prioritario al control de la resistencia a los antibióticos en la medicina humana y en el ámbito del control de las zoonosis, y fomente la complementariedad de este control en la red comunitaria de vigilancia epidemiológica y de control de las enfermedades transmisibles;
  • garantice, sobre la base de datos comparables facilitados por los Estados miembros, la elaboración, por un lado, de un informe sobre el abastecimiento y el uso de los antibióticos en la medicina humana y en la veterinaria, así como en los piensos, la horticultura y otras formas de producción agrícola y en los alimentos, y, por otro, de las conclusiones pertinentes;
  • respalde el intercambio de experiencia y de información en relación con el uso racional de los antibióticos mediante actividades comunitarias adecuadas;
  • fomente, en el contexto del quinto programa marco, trabajo de investigación en relación, por ejemplo, con la evolución de la resistencia a los antibióticos en las poblaciones de bacterias, así como la comprensión de la transmisibilidad de bacterias resistentes en los seres humanos, en la población animal y en el medio ambiente;
  • estudie la conveniencia de preparar una propuesta de Recomendación con arreglo al Tratado;
  • estudie la necesidad de revisar la legislación comunitaria actual en los ámbitos de la medicina humana y veterinaria;
  • preste especial atención al problema de la resistencia a los antibióticos en las acciones sanitarias específicas relacionadas con los países candidatos, en particular en el marco del programa Phare 2000;

La Comisión fomentará la cooperación, en estrecha coordinación con los Estados miembros y con los organismos internacionales competentes.

Última modificación: 04.05.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba