RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Preparación para una posible pandemia de gripe y otras amenazas para la salud

La Comisión Europea ha adoptado dos planes de acción para ayudar a la Comunidad y a los Estados miembros a hacer frente a emergencias de salud pública transfronterizas y a una posible pandemia de gripe.

ACTOS

Comunicación de la Comisión, de 28 de noviembre de 2005, relativa al refuerzo de la coordinación en el ámbito de la planificación genérica de la preparación frente a emergencias de salud pública a escala de la UE [COM (2005) 605 final - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión, de 28 de noviembre de 2005, sobre la planificación de la preparación y la respuesta en la Comunidad Europea ante una pandemia de gripe [COM (2005) 607 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

PREPARACIÓN FRENTE A EMERGENCIAS DE SALUD PÚBLICA A ESCALA DE LA UE

Objeto y ámbito de aplicación

La Comunicación de la Comisión relativa a la coordinación europea en casos de emergencia de salud pública tiene como objetivo general ayudar a los Estados miembros en la elaboración de planes generales respecto de todas las clases de emergencias de salud pública teniendo en cuenta la dimensión europea. La Comunicación y el documento de orientación técnica sientan las bases a partir de las cuales los Estados miembros pueden definir sus propios planes y describen los principales elementos que deben tomarse en consideración en la preparación frente a emergencias de salud pública.

A fin de elaborar los planes nacionales de emergencia en el ámbito de la salud pública, la Comisión describe medidas que deben incorporarse o tenerse en cuenta en dichos planes con respecto a cada uno de los componentes esenciales siguientes: gestión de la información, comunicación, asesoramiento científico, estructuras de enlace, mando y control de las operaciones, preparación del sector sanitario y preparación intersectorial.

Gestión de la información

La gestión de la información afecta a la recogida, el tratamiento, el uso y la difusión de la información vinculada con una emergencia, con el fin de detectar e identificar los peligros y riesgos, verificar la evolución de la emergencia y precisar los medios y recursos disponibles.

Los Estados miembros han de organizar la supervisión sanitaria apropiada antes de que se produzca un incidente. Para ello, las normas de vigilancia de los diferentes ámbitos deben ser detalladas y aplicarse de forma rigurosa. Además, es importante asegurar la colaboración con y entre las distintas fuentes de información (sector de la sanidad pública y fuentes exteriores a este sector, tales como los medios de comunicación, el sector veterinario y los servicios de seguridad).

Comunicación

La gestión de la información implica la distribución puntual de la misma. La infraestructura que hace posible dicha distribución debe crearse por tanto del modo más sólido posible con el fin de mantener en caso de emergencia el funcionamiento de los canales de comunicación cuando algunas formas de comunicación no puedan utilizarse.

Las autoridades públicas deben mantener una comunicación adecuada con el público y los medios de comunicación. Esto supone una buena anticipación de los acontecimientos y la toma de posición de las autoridades públicas en su calidad de fuentes de información principales, si no únicas, sobre los acontecimientos.

La coordinación es en este caso fundamental para transmitir a la población mensajes precisos y coherentes. Los Estados miembros, la Comisión y las agencias comunitarias pertinentes deben trabajar para coordinar del mejor modo su comunicación en caso de crisis.

Asesoramiento científico

En la gestión de la emergencia ha de integrarse la preparación y presentación de asesoramiento científico. Esto implica:

  • el establecimiento de estructuras, en todos los niveles y ámbitos, tales como grupos de expertos o comités;
  • la consulta rápida de la base científica y técnica en materia de evaluación y examen de los riesgos a fin de elaborar opciones de respuesta.

A escala comunitaria, se han establecido mecanismos y estructuras para prestar asesoramiento científico en diferentes sectores:

  • el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCM);
  • la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA);
  • el Centro Común de Investigación (CCI) (EN);
  • la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA);
  • la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA);
  • el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT);
  • la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (OSHA).

En el sector de las enfermedades transmisibles, se han establecido medios para elaborar modelos de predicción coordinada en tiempo real a escala de la Unión Europea, que contribuirán a determinar las acciones más apropiadas para hacer frente a la propagación de la enfermedad y los agentes, y asistir a las autoridades inspirando la política sanitaria pública y su planificación anticipada.

Estructuras de enlace, mando y control de las operaciones

El mando y el control abarcan todas las funciones y operaciones de planificación y respuesta. En particular, las estructuras de mando y control de las operaciones asumen la tarea de atajar la propagación de la enfermedad y la contaminación en la población y el medio ambiente.

Los requisitos para ejercer correctamente el mando y el control incluyen en particular:

  • el conocimiento de la situación en cuanto a víctimas y recursos;
  • la coordinación de la respuesta y la comunicación;
  • el análisis y la gestión de la información.

Las estructuras de mando y de control de las operaciones ayudan a los responsables a realizar su labor eficazmente a pesar de la complejidad de la situación (incertidumbre, información disponible contradictoria o incompleta, etc.). La simulación puede utilizarse en este sentido como una herramienta valiosa para reducir la complejidad y anticipar los resultados.

Los centros de mando y control en los Estados miembros necesitan disponer de sistemas de enlace adecuados con los demás Estados miembros, la Comisión, las agencias comunitarias y las organizaciones internacionales, en especial la Organización Mundial de la Salud (OMS). La Comunidad dispone de muchos sistemas de enlace, la mayoría de los cuales responde a las necesidades de detección y alerta precoz. La notificación de las amenazas para la salud a través del sistema de alerta precoz y respuesta o el sistema comunitario de alerta rápida ante atentados y amenazas biológicos, químicos y radionucleares, puede conducir al reconocimiento de una emergencia para la salud pública y activar las correspondientes estructuras de enlace y coordinación en la UE y dentro de la Comisión Europea. Por otro lado, ésta ha instaurado el sistema ARGUS, que conecta todos los sistemas de alerta rápida comunitarios, y un centro de crisis dotado de las estructuras de coordinación adecuadas.

Preparación del sector sanitario

El estado de preparación del sector sanitario abarca varios aspectos:

  • el intercambio de información entre los Estados miembros sobre los principios nacionales que regulan la planificación (entre otros, la puesta en común de la información sobre las actividades y la ayuda previstas);
  • la puesta en común de los recursos destinados a la investigación epidemiológica y de laboratorio;
  • el refuerzo de los procedimientos para el traslado de pacientes entre Estados miembros;
  • el establecimiento de procedimientos de aislamiento;
  • el desarrollo de nuevos medicamentos e instrumentos médicos; en este ámbito, debe realizarse un esfuerzo a escala comunitaria para garantizar el acceso equitativo a los medicamentos esenciales y la constitución de reservas de tales medicamentos; también es necesaria una estrategia comunitaria para el desarrollo y la producción de medicamentos prioritarios contra amenazas sanitarias graves; la Comunidad ha adoptado ya una serie de iniciativas con el objetivo de velar por la disponibilidad de medicamentos antivíricos y vacunas para el caso de una pandemia de gripe.

Preparación en los demás sectores y preparación intersectorial

Los mecanismos requeridos para hacer frente a las emergencias de salud pública más allá del sector sanitario se refieren a estos dos aspectos:

  • ayudar a las autoridades públicas sanitarias cuando han de realizar intervenciones médicas;
  • llevar a cabo actividades que corresponden esencialmente a sectores distintos del de la salud pública, tales como la logística, la descontaminación, el transporte, las telecomunicaciones, las operaciones de protección civil y defensa civil, el mantenimiento del orden, etc.

La aplicación de algunas medidas requerirá la intervención de autoridades ajenas a los servicios sanitarios y por tanto necesitará una coordinación entre unos y otros.

La preparación en otros países es también un aspecto fundamental para que la Unión Europea pueda estar protegida de los riesgos para la salud que pudieran propagarse desde estos países hacia la UE. Es importante pues elaborar un planteamiento coordinado dentro y fuera de la Unión Europea con el fin de proteger la salud de los ciudadanos de la UE contra amenazas tanto conocidas como imprevistas que afectan a la salud pública.

PREPARACIÓN E INTERVENCIÓN DE LA UE EN CASO DE PANDEMIA DE GRIPE

En marzo de 2004, la Comisión Europea adoptó un primer plan comunitario de preparación frente a pandemias de gripe [COM (2004) 201 final]. Esta estrategia establece el papel de la Comisión y de los Estados miembros en la preparación frente a pandemias y define las acciones fundamentales, en fases y niveles predeterminados, dentro de los principales ámbitos, a saber, la gestión y la coordinación, la vigilancia, la prevención, la mitigación y la respuesta, la comunicación, la protección civil y la investigación. Esta estrategia se basa en particular en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Comunicación de 28 de noviembre de 2005 sobre la preparación en caso de pandemia de gripe tiene por objeto revisar esta estrategia y adaptarla a los nuevos desarrollos en este ámbito, a saber:

  • la publicación de las recomendaciones revisadas de la OMS en materia de pandemia de gripe;
  • el establecimiento del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades Transmisibles (CEPCM).

Las seis fases de una pandemia de gripe

El plan de acción presenta una propuesta de respuesta de la Unión Europea para cada una de las seis fases de una pandemia de gripe definidas por la OMS:

  • Fase 1 - periodo interpandémico: no se han detectado nuevos subtipos del virus de la gripe en los seres humanos;
  • Fase 2 - periodo interpandémico: no se han detectado nuevos subtipos del virus de la gripe en los seres humanos, pero un subtipo del virus de la gripe en animales representa un riesgo elevado de enfermedad para las personas;
  • Fase 3 - periodo de alerta pandémica: infección humana con un nuevo subtipo del virus, pero sin propagación de persona a persona;
  • Fase 4 - periodo de alerta pandémica: se detectan uno o varios conglomerados pequeños con transmisión limitada de persona a persona, pero la propagación es muy localizada, lo cual indica que el virus no está bien adaptado a los seres humanos;
  • Fase 5 - periodo de alerta pandémica: se detectan uno o varios conglomerados más grandes, pero la transmisión de persona a persona sigue siendo limitada, lo cual indica que el virus está cada vez mejor adaptado a los seres humanos, pero tal vez no es aún plenamente transmisible (riesgo pandémico considerable);
  • Fase 6 - periodo pandémico: transmisión acrecentada y continuada en la población general; varios brotes declarados en al menos un país de fuera de la UE con continuada transmisión entre humanos y propagación a otros países.

Definición de las responsabilidades a nivel comunitario y nacional

Para cada fase de la pandemia, el plan de acción expone con detalle las responsabilidades respectivas de los Estados miembros, de la Comisión y del CEPCM. A nivel operativo, las acciones que deben realizarse se refieren a:

  • la planificación y la coordinación;
  • el seguimiento y la evaluación;
  • la prevención y la contención;
  • la respuesta de los sistemas sanitarios;
  • la comunicación entre los Estados miembros y la UE, y la comunicación al público.

CONTEXTO

Los ataques terroristas perpetrados en septiembre de 2001 en los Estados Unidos demostraron la necesidad de reforzar las políticas sanitarias, los planes de emergencia y los recursos destinados a prevenir estos ataques y paliar sus efectos.

La epidemia de SRAS de 2003 constituyó otro acontecimiento importante en el ámbito sanitario y dio origen a una reflexión generalizada sobre las defensas de las que dispone la sanidad pública contra las enfermedades transmisibles. El SRAS permitió poner a prueba la utilidad de la coordinación establecida en la UE mediante el sistema de alerta precoz y respuesta. Gracias a este sistema, se informó de la situación a los Estados miembros, que pudieron prepararse para frenar la posible propagación de la enfermedad.

En el siglo xx hubo tres pandemias de gripe. Recientemente, y a raíz del aumento de la gripe aviar en Asia y de su propagación en el mundo, fue necesario reevaluar el riesgo de una nueva pandemia mundial de gripe. Aunque es imposible predecir la próxima aparición de una pandemia, sus repercusiones serían considerables, no sólo con respecto a la movilización de los servicios sanitarios y sociales, sino también debido a las perturbaciones sociales y económicas que provocaría. Una planificación metódica de la preparación y la respuesta a nivel de la Comunidad y de los Estados miembros puede ayudar a mitigar su alcance y sus repercusiones.

Por esta razón, la Comisión Europea ha adoptado dos planes de acción con el fin de preparar a la Comunidad y a los Estados miembros a hacer frente a amenazas para la salud pública a nivel europeo. Uno de ellos tiene por objeto reforzar la coordinación europea en casos de emergencia de salud pública previendo una estrategia general aplicable a los diversos tipos de amenazas para la salud, ya sea anticipándose a ellas (por ejemplo, la pandemia de gripe) o cuando surgen de forma inesperada (por ejemplo, epidemias similares al SRAS). El otro se refiere más concretamente a la preparación y los planes de respuesta en caso de pandemia de gripe.

ACTOS CONEXOS

Conclusiones del Consejo, de 18 de octubre de 2005, sobre la gripe aviar y pandémica [no publicadas en el Diario Oficial].

Reglamento (CE) nº 851/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, por el que se crea un Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades [Diario Oficial L 142 de 30.4.2004].

Documento de trabajo de la Comisión, de 26 de marzo de 2004, sobre la planificación comunitaria de la preparación y la respuesta frente a pandemias de gripe [COM (2004) 201 final - no publicado en el Diario Oficial].

Decisión 2000/57/CE de la Comisión, de 22 de diciembre de 1999, relativa al sistema de alerta precoz y respuesta para la vigilancia y control de las enfermedades transmisibles en aplicación de la Decisión nº 2119/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo [Diario Oficial L 21 de 26.1.2000].

Última modificación: 10.03.2006

Véase también

  • Para más información, consúltese el sitio Salud Pública (EN) de la Comisión Europea.
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba