RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Estrategia comunitaria para reducir los daños derivados del consumo del alcohol

La presente Comunicación define una estrategia europea cuyo objetivo consiste en apoyar a los Estados miembros para reducir los daños derivados del consumo nocivo y peligroso de alcohol. Para ello, fija los ámbitos prioritarios, define los distintos niveles de acción y cataloga las acciones aplicadas por los Estados miembros para fomentar las buenas prácticas. La actuación de la Comisión consistirá en complementar las estrategias nacionales en este ámbito.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 24 de octubre de 2006, «Una estrategia de la Unión Europea para ayudar a los Estados miembros a reducir los daños relacionados con el alcohol» [COM (2006) 625 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente estrategia contempla específicamente el consumo nocivo y peligroso de alcohol, y no el producto en sí mismo. El objetivo consiste en reducir los daños asociados a dicho consumo, tanto para la salud como en cuanto a su impacto económico y social.

Cinco prioridades

La estrategia establece cinco prioridades para reducir el consumo nocivo y peligroso de alcohol en la Unión Europea. Para cada una de estas prioridades, expone la justificación de la acción y destaca las buenas prácticas aplicadas en los Estados miembros.

Protección de los jóvenes y los niños

Se perseguirán tres objetivos:

  • controlar el consumo de alcohol en los menores y reducir el consumo peligroso y nocivo entre los jóvenes;
  • reducir los efectos negativos que sufren los niños en las familias con problemas de alcohol;
  • disminuir el consumo de alcohol durante el embarazo.

La acción pública puede ser eficaz para limitar el consumo nocivo de alcohol entre los jóvenes. Entre las medidas aplicadas por los Estados miembros, se pueden destacar las restricciones a la venta de alcohol, al acceso a las bebidas alcohólicas y a las prácticas comerciales que puedan influir en los jóvenes.

En este ámbito, la industria de las bebidas alcohólicas y los minoristas pueden desempeñar un papel determinante.

Luchar contra la conducción en estado de embriaguez

Aproximadamente un accidente de cada cuatro puede atribuirse al consumo de alcohol. Los accidentes de tráfico son la primera causa de mortalidad entre los adolescentes.

El riesgo de accidentes de tráfico relacionados con el alcohol aumenta con la concentración de alcohol en la sangre del conductor. Por ello, todos los Estados miembros han tomado medidas para introducir límites en la tasa de alcoholemia. Las buenas prácticas en la materia se basan en la introducción y realización de pruebas de alcoholemia aleatorias, frecuentes y sistemáticas, apoyadas por campañas de educación y sensibilización. Otro ejemplo de política eficaz es la introducción de una tasa más baja, o cero, de alcohol en sangre para los conductores jóvenes, así como para los conductores de transporte público y los de vehículos comerciales.

Prevención de los daños relacionados con el alcohol entre los adultos

La estrategia perseguirá:

  • reducir las enfermedades crónicas, tanto físicas como mentales, causadas por el alcohol;
  • disminuir el número de muertes relacionadas con el alcohol;
  • proporcionar información a los consumidores para que puedan adoptar decisiones con conocimiento de causa;
  • reducir los daños relacionados con el alcohol en el lugar de trabajo.

El consumo nocivo y peligroso de alcohol constituye una de las principales causas de muerte prematura de los adultos. Tiene también repercusiones negativas sobre la productividad (absentismo, por ejemplo).

Una serie de medidas son necesarias para prevenir los daños relacionados con el alcohol entre los adultos y reducir las incidencias negativas en el lugar de trabajo. Puede tratarse, en particular, del cumplimiento de las normas sobre las licencias para la venta de alcohol, la formación de los que sirven alcohol, las intervenciones en el lugar de trabajo y las campañas para promover un consumo moderado.

Acciones de sensibilización

La estrategia tendrá por objeto sensibilizar a los ciudadanos de la Unión Europea sobre las consecuencias del consumo nocivo y peligroso de alcohol para la salud, el rendimiento en el trabajo y la conducción.

Entre las acciones con las que puede alcanzarse este objetivo, cabe mencionar la instauración de programas generales de educación para la salud, que se empiecen en la primera infancia y continúen, preferentemente, durante la adolescencia. Este tipo de intervención puede contribuir a reforzar la toma de conciencia sobre los peligros del alcohol y limitar los comportamientos de riesgo. Las campañas en medios de comunicación, como la iniciativa «Euro-Bob», destinada a prevenir la conducción en estado de embriaguez, pueden también contribuir a ello.

Elaboración y mantenimiento de una base común de datos comprobados a escala de la UE

La Comisión elaborará y actualizará estadísticas referentes al consumo de alcohol y al impacto de las medidas adoptadas por las autoridades públicas. Estos datos permitirán acompañar la elaboración y la aplicación de acciones para luchar contra el consumo nocivo y peligroso de alcohol.

Niveles de actuación

Acción nacional

La problemática del alcohol se trata esencialmente en las políticas nacionales y es competencia de los Estados miembros. La mayoría de ellos han establecido disposiciones legislativas y políticas en materia de consumo abusivo de alcohol. Por otra parte, en 2005 quince Estados miembros informaron de que habían adoptado planes de acción nacionales, o de que ya contaban con organismos de coordinación para la política relativa al consumo de alcohol.

Los Estados miembros han introducido una gran variedad de medidas que afectan a cuestiones como la educación, la información al consumidor, los controles de tráfico, la instauración de niveles máximos de alcoholemia, las licencias para la venta de bebidas alcohólicas y la fijación de niveles impositivos sobre el alcohol.

Acción de la Comisión Europea

En el marco de la presente estrategia, el papel de la Comunidad consiste en complementar la labor de los Estados miembros, añadir valor a sus acciones y ocuparse de las cuestiones comunes que desbordan el marco nacional.

Además, la Comisión intervendrá mediante dos programas comunitarios:

Coordinación de las acciones a escala de la Unión Europea

La Comisión intentará mejorar la coherencia entre las políticas comunitarias que pueden tener repercusiones en la acción realizada en el ámbito del alcohol. Por otra parte, la Comisión creará un foro sobre el alcohol y la salud (junio 2007) que reunirá a expertos de las organizaciones interesadas, de los Estados miembros y de las instituciones de la UE. El foro apoyará la puesta en práctica de la estrategia europea en materia de alcohol.

La Comisión cooperará con las partes involucradas con el fin de promover una comercialización responsable de las bebidas alcohólicas, en particular en materia de publicidad. Esta cooperación tendrá como uno de sus objetivos alcanzar un acuerdo con representantes de diversos sectores (hostelería, productores, medios de comunicación, sector publicitario, etc.) sobre un código de comunicación comercial aplicado a escala nacional y de la UE. Por otra parte, la Comisión examinará con regularidad las prácticas publicitarias y el impacto de los códigos de autorregulación en el consumo de alcohol por los jóvenes, así como el respeto de estos códigos por las empresas.

Contexto

El consumo abusivo de alcohol constituye un verdadero problema de salud pública en la Comunidad. Se calcula que el abuso de alcohol es responsable del 7,4 % de los problemas de salud y las muertes prematuras en la UE. Los jóvenes se ven especialmente afectados: en el grupo de edad de 15 a 29 años, el 10 % de las muertes femeninas se deben al abuso de alcohol; la cifra asciende al 25 % entre los varones. Por otra parte, el consumo abusivo de alcohol entre los jóvenes es una práctica cada vez más extendida en los Estados miembros, en particular el consumo masivo ocasional («binge drinking»). A este fenómeno se añaden las 10 000 muertes anuales en accidentes de tráfico relacionados con el alcohol.

La presente estrategia se inscribe en la línea de dos documentos del Consejo:

Última modificación: 30.06.2011

Véase también

  • Dirección General de Salud y Consumidores - Alcohol
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba