RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Estrategia europea para los problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad

Con este Libro Blanco, la Comisión esboza una estrategia europea para reducir los problemas sanitarios debidos a una mala alimentación. Esta estrategia, que se centra en asociaciones eficaces, trata de establecer medidas concretas que puedan adoptarse a escala comunitaria, con objeto de que la mala alimentación y la falta de actividad física dejen de ser las principales causas de enfermedades evitables y de fallecimientos prematuros en Europa.

ACTO

Libro Blanco, de 30 de mayo de 2007, «Estrategia europea sobre problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad» [COM (2007) 279 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El Libro Blanco tiene por objeto establecer un planteamiento integrado para contribuir a reducir los problemas de salud relacionados con la mala alimentación, el sobrepeso y la obesidad.

Para tratar este problema de salud pública, la Comisión es partidaria de un enfoque integrado de las políticas en materia de alimentación y de consumo, pero también en el ámbito del deporte, la educación y el transporte. Además, es fundamental tener en cuenta la dimensión socioeconómica del problema, puesto que son los grupos desfavorecidos los que se ven más afectados por la obesidad. Según la Comisión, las medidas comunitarias contra la obesidad deben basarse en cuatro pilares:

  • la reducción importante de los riesgos relacionados con la salud (mala alimentación y falta de ejercicio físico);
  • la transversalidad: las acciones deben aplicarse a todas las políticas gubernamentales en todos los niveles de actuación, mediante distintos instrumentos adecuados, como las disposiciones legislativas, las asociaciones públicas/privadas y el diálogo con la sociedad civil;
  • la participación de los agentes privados, como la industria agroalimentaria y la sociedad civil, así como de los agentes locales;
  • la evaluación sistemática y el seguimiento de esas medidas, con objeto de valorar su eficacia.

Un planteamiento colaborativo

La Comisión promueve determinadas iniciativas, como la Plataforma Europea de Acción sobre Alimentación, Actividad Física y Salud, que empezó a funcionar en marzo de 2005. En efecto, en casi dos años, los miembros de la Plataforma iniciaron más de 200 iniciativas en favor de la nutrición y de la actividad física en la Unión Europea. Además, se optó por las ideas basadas en la creación de un sistema claro y fiable para el seguimiento de los compromisos, así como en un enfoque local de las acciones.

La implicación de los agentes locales (asociaciones o PYME) es una de las claves del éxito de la estrategia. Con vistas a crear una dinámica de grupo, es fundamental crear foros adecuados que permitan poner en contacto a los agentes a todos los niveles. Las autoridades nacionales se encargarían de la coordinación, a fin de garantizar la pertinencia de las medidas en el ámbito de la salud pública. Además, los Estados miembros tienen la misión de fomentar la participación de los medios de comunicación en la elaboración de los mensajes comunes y de las campañas.

Para facilitar el intercambio de las prácticas y mejorar el vínculo con los gobiernos, la Comisión creará un grupo de alto nivel sobre salud, alimentación y actividad física. Este grupo tendrá como misión velar por que los Estados miembros intercambien ideas y buenas prácticas en todas sus políticas gubernamentales. La Plataforma Europea facilitará la comunicación entre los distintos sectores, y se ampliará el mandato de la Red Europea sobre la Nutrición, con objeto de respaldar los trabajos del grupo.

Consumidores mejor informados

En muchos casos, las preferencias en materia de hábitos alimentarios o de estilo de vida de una persona están determinadas por su entorno. La Comisión esboza tres vías de reflexión a este respecto:

  • la mejora de la información al consumidor, en particular con el etiquetado nutricional, cuya refundición es un tema que la Comisión está examinando actualmente. Por otra parte, otro aspecto relacionado con la información al consumidor es el de la normativa relativa a las declaraciones que los productores hacen sobre sus productos, cuyo objeto es velar por la fiabilidad de los datos científicos y nutricionales transmitidos por la empresa productora;
  • la promoción de códigos de conducta en el ámbito de la publicidad y el marketing, cuyo mensaje influya en la dieta, en particular la de los niños;
  • la elaboración de campañas de información y de educación específicas (mala alimentación o sobrepeso) destinadas a públicos vulnerables, en cooperación con los Estados miembros y los agentes interesados pertinentes.

Una alimentación sana más accesible

La política agrícola común (PAC) es un instrumento para la Comisión en la consecución de los objetivos en materia de salud pública. La reforma de la organización común de mercados (OCM) en el sector de las frutas y hortalizas es uno de esos instrumentos: la Comisión promoverá la distribución de los excedentes en los centros educativos y los centros vacacionales para niños. La Comisión también dispone de otros instrumentos de promoción gracias a la reforma de la OCM, como la realización de campañas destinadas a los jóvenes consumidores, o la creación de un proyecto que promueve el consumo de fruta en la escuela, cofinanciado por la UE.

Fomento de la actividad física

Para la Comisión, la actividad física comprende una amplia serie de actividades, desde los deportes organizados hasta los desplazamientos activos entre el domicilio y el trabajo, y desea que los Estados miembros y la UE adopten medidas proactivas en este ámbito, incluso acciones de transporte urbano sostenibles.

Grupos y lugares prioritarios

Se observa un pronunciado aumento de la obesidad entre los niños, en particular en los grupos socioeconómicos más bajos. No obstante, determinadas acciones a nivel local destinadas a niños de hasta 12 años en el ámbito de la educación alimentaria y de la educación física han demostrado su eficacia, razón por la cual ambas materias son prioritarias en el nuevo Programa de aprendizaje permanente 2007-2013.

El papel de la investigación

La investigación desempeña un papel crucial en la lucha contra la obesidad; por ello, la Comisión desea ampliar sus conocimientos en lo que respecta a los factores determinantes de las opciones alimenticias, en particular a través del apartado salud y alimentación del Séptimo Programa Marco de Investigación de la UE.

Políticas de seguimiento

La Comisión ha decidido intensificar el seguimiento de los datos sobre la obesidad y el sobrepeso en tres niveles clave:

  • a nivel macro, para garantizar la existencia de datos coherentes y comparables sobre indicadores de progreso globales -en el contexto de los indicadores de salud de la Comunidad Europea (ECHI)- relacionados con la alimentación y la actividad física;
  • a nivel de los Estados miembros, para determinar qué acciones se están llevando a cabo y evaluar su impacto;
  • a nivel de los programas individuales.

No obstante, la Comisión señala que toda la serie de acciones propuestas está destinada a complementar y apoyar las medidas existentes en los Estados miembros.

Implicación de los agentes privados

Los agentes privados pueden contribuir a fomentar hábitos alimentarios entre los consumidores, es decir:

  • facilitar la opción de una alimentación sana consiguiendo que sea más accesible: la industria alimentaria también tiene un papel que desempeñar en la reformulación de los alimentos (contenido en sal, grasas y azúcar);
  • informar a los consumidores, los minoristas y las empresas, y contribuir a las iniciativas nacionales voluntarias en curso;
  • fomentar la actividad física; las organizaciones deportivas podrían cooperar con los representantes del sector de la salud pública para organizar campañas de publicidad y de marketing destinadas a promover la actividad física;
  • elegir los principales grupos destinatarios; podría crearse una asociación no comercial apropiada entre las escuelas y los agentes privados. Además, sería conveniente que las empresas pudieran contribuir a la promoción de estilos de vida sanos entre sus empleados en el lugar de trabajo;
  • basarse en las buenas prácticas, en particular las de las organizaciones de la sociedad civil que llevan a cabo su actividad en el ámbito de la salud, la juventud y los deportes cuyos métodos hayan demostrado ser eficaces.

Cooperación internacional

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión colaboran actualmente en el desarrollo de un sistema de seguimiento de la alimentación y la actividad física para la UE-27 como una de las acciones consecutivas a la Carta Europea contra la Obesidad, adoptada el 16 de noviembre de 2006 en Estambul.

Última modificación: 30.06.2011

Véase también

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba