RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Proceso ASEM - Cumbre de Copenhague: fuerza y unidad en la diversidad

Archivos

En la tercera Cumbre ASEM celebrada en Seúl, los socios pidieron que se intensificara el proceso y que se tornara más interactivo e informal. Con este fin, la Comisión propone para la Cumbre de Copenhague una serie de actuaciones en los ámbitos político, económico, comercial, social, medioambiental, de la inmigración, las finanzas y las relaciones entre los pueblos.

ACTO

Documento de trabajo de la Comisión, de 23 de julio de 2002, Cuarta Cumbre Asia-Europa - Copenhague - 22-24 de septiembre de 2002 (ASEM 4): Fuerza y unidad en la diversidad [SEC (2002) 874 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Comisión preparó un documento de trabajo para la Cumbre de Copenhague, que tiene por objeto intensificar el proceso ASEM. En él se señala el refuerzo de dicho proceso gracias a la organización de dos reuniones ad hoc de los ministros de medio ambiente y los ministros encargados de la gestión de los flujos migratorios y se acoge con satisfacción el acuerdo alcanzado sobre numerosas cuestiones relativas a la protección del medio ambiente.

Además de ello, indica los principales acontecimientos internacionales que pueden influir en el proceso:

  • el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001; desde un punto de vista político, todos los socios del ASEM creen en la necesidad de luchar contra el terrorismo internacional;
  • el euro; constituye una ventaja considerable para los terceros países, puesto que simplifica las relaciones comerciales y de inversión entre la zona euro y sus socios comerciales;
  • la Cumbre mundial sobre desarrollo sostenible celebrada en Johannesburgo y el Protocolo de Kioto. Los miembros asiáticos del ASEM son cada vez más conscientes de que la protección del medio ambiente debe formar parte integrante de las políticas de desarrollo económico y que las medidas de prevención son más eficaces y menos costosas que la reparación;
  • la nueva ronda de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), denominada Programa de Doha para el desarrollo; siete de los diez socios del proceso ASEM son países en desarrollo y el nuevo programa refleja sus intereses;
  • la entrada en vigor en 2002 del Acuerdo de libre comercio de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) en Tailandia, Singapur, Malasia, Indonesia, Filipinas y Brunei, lo cual crea una zona de libre comercio con aranceles a la importación de entre el 0 y el 5 % para casi todos los intercambios interiores de mercancías y sitúa el tipo medio de arancel preferente efectivo común en el 3,57 %.

Como preparación para la Cumbre de Copenhague, el documento propone diversos objetivos.
Por lo que respecta a las cuestiones políticas:

  • un debate exhaustivo sobre el terrorismo internacional;
  • el fomento de una cooperación destinada a incrementar la seguridad, en particular en el ámbito de la aviación civil y el transporte marítimo;
  • la intensificación de las consultas informales y ad hoc;
  • una reflexión sobre la gestión y la organización del proceso ante la ampliación del ASEM.

En el ámbito de la inmigración, el documento propone:

  • intensificar la cooperación, con arreglo al compromiso confirmado en la declaración de Lanzarote;
  • prestar especial atención a los grupos de mujeres y niños más vulnerables;
  • poner en práctica otras iniciativas, como la lucha contra el tráfico de seres humanos y el terrorismo.

Con respecto a las cuestiones económicas, comerciales y sociales, se aconseja:

  • dirigir un mensaje político firme para explicar que las consecuencias del 11 de septiembre son pasajeras y superables;
  • confirmar que las cuestiones sociales y laborales forman parte del programa de trabajo en el pilar económico del ASEM;
  • intensificar la labor para mejorar el acceso al mercado y las condiciones de inversión en Asia y Europa;
  • estrechar la colaboración de los socios ASEM en el marco de la OMC;
  • incrementar la eficacia de los instrumentos definiendo las prioridades fundamentales;
  • facilitar los intercambios por medio de una página web;
  • fomentar un compromiso más activo de los agentes económicos mediante un proceso continuo de información en ambos sentidos;
  • apoyar el desarrollo de la red de información transeurasiática.

Por lo que se refiere a las finanzas, se recomienda:

  • intensificar el diálogo relativo a la política económica y financiera y completarlo con medidas de reforma en los sectores financiero y empresarial;
  • elaborar, además del programa de liberalización del comercio, planes de acción comunes en los sectores financiero y de movimiento de capitales.

En relación con el medio ambiente se preconiza:

  • estudiar los resultados de la Cumbre de Johannesburgo para contribuir a su aplicación y su coherencia;
  • intensificar los compromisos adquiridos para la ratificación y la rápida entrada en vigor de determinados acuerdos multilaterales (Kioto, bioseguridad, contaminantes orgánicos persistentes, etc.);
  • destacar la importancia de las cuestiones medioambientales en el diálogo político y desarrollar sinergias entre ambos.

Con respecto a las relaciones entre los pueblos:

  • proceder a un intercambio de opiniones relativo al desarrollo de los recursos humanos, los intercambios educativos y el concepto de formación permanente;
  • fomentar la participación de los ciudadanos y la sociedad civil en el proceso ASEM, para lo cual debería encomendarse a los ministros de asuntos exteriores la elaboración de una propuesta;
  • invitar a los parlamentarios de todos los socios ASEM a reunirse periódicamente.

Se destaca la madurez del proceso y la Comisión señala que no se trata únicamente de un «taller de debate», sino de un proceso concreto que permite sentar las bases de iniciativas comunes en favor de sus ciudadanos. Por ello se aconseja establecer objetivos y calendarios para transformar las ideas en acciones. Además de ello, la Comisión subraya la necesidad de ahondar el conocimiento de Asia en Europa y viceversa.

Última modificación: 16.05.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba