RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Escasez de recursos humanos en el sector sanitario

Archivos

La escasez de recursos humanos en el sector sanitario constituye una crisis mundial relacionada con la falta de formación, malas condiciones laborales y la ausencia de medidas de incentivo. Todos estos factores contribuyen a alejar a los profesionales de la salud de las regiones donde las necesidades son más acuciantes. Dichos factores les incitan a buscar mejores perspectivas en regiones urbanas, en países vecinos más ricos o en países con muchos recursos, que resultan atractivos para emigrar. La presente comunicación expone la respuesta de la Unión Europea en el contexto del «Decenio de la acción en materia de recursos humanos», propuesto por la 57 Asamblea Mundial de la Salud, que comenzó en 2006.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo - Estrategia de acción de la UE relativa a la escasez de recursos humanos en el sector sanitario en los países en desarrollo [COM (2005) 642 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

África es el continente que sufre más de la escasez de profesionales de la salud. No obstante, en esta Comunicación se reconoce que este problema existe también en otras regiones, como Asia, que se enfrenta a graves problemas de distribución interna de los prestadores de servicios de atención sanitaria, y el Caribe, que se ve amenazado por la emigración de los profesionales de la salud hacia los Estados Unidos.

En 2005, el programa de acción europeo para luchar contra el VIH/sida, el paludismo y la tuberculosis con medidas exteriores, reconoció que la escasez de prestadores de servicios de atención sanitaria en los países pobres representa un obstáculo para luchar contra estas tres enfermedades y para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Además, en dos Comunicaciones de la Comisión sobre la migración se evalúa el impacto de la emigración de trabajadores cualificados y se definen soluciones para limitar este impacto negativo y aumentar las capacidades en el ámbito de los recursos humanos. El objetivo de la presente Comunicación es presentar la respuesta coherente y coordinada de la Unión Europea ante esta escasez.

Dimensión regional

Según el informe de la iniciativa de aprendizaje mixta (JLI - Joint Learning Initiative) sobre lo que representan los recursos humanos en el ámbito de la salud en África, es éste el continente en el que el lastre de la enfermedad supone una mayor carga por habitante, el que dispone de menos profesionales de la salud y en el que el 80 % de la población no tiene acceso a la protección social.

La situación deficitaria de las prestaciones de atención sanitaria entre la población pobre se agrava más aún por la elevada movilidad de los profesionales de la salud, la falta de perspectivas decentes de empleo, y la inexistencia de protección social y de incentivos para animar a los profesionales del sector a trabajar en regiones mal comunicadas y en las que sólo vive gente pobre, junto con una demanda global elevada de profesionales de la salud.

Aunque algunos países como la India, Filipinas, Cuba, Indonesia y China han incrementado la formación de profesionales, a pesar de la escasez local, la mayoría de éstos se marcha a trabajar al extranjero respondiendo así a la demanda mundial de profesionales de la salud. Para responder a esta escasez relacionada con la falta de formación, la inexistencia de políticas de incentivo a la permanencia del personal y la emigración de profesionales de los países pobres hacia países ricos donde su aspiración a más recursos puede ser satisfecha, es necesario realizar esfuerzos a escala nacional, regional y mundial.

Análisis de los problemas

La emigración de los profesionales obedece a varios factores: no sólo se trata de la gran diferencia de salarios entre países ricos y países pobres, sino también del grado de eficacia del sistema de atención sanitaria y de las condiciones laborales, del hecho de que en los países pobres no se tengan en cuenta las necesidades familiares y no se garantice la seguridad necesaria a las mujeres que trabajan en un entorno aislado y potencialmente peligroso. Por consiguiente, habría que ofrecer incentivos eficaces para empujar a los profesionales de la salud a trabajar allí donde las necesidades sean más acuciantes. Estas medidas deberían incluir mejoras del alojamiento, ayuda a la educación de los hijos y pago de indemnizaciones para los puestos de trabajo situados en regiones aisladas o mal comunicadas.

La cuestión de la movilidad de los profesionales de la salud debe incluir acciones a escala internacional, ya que los traslados de las regiones rurales a regiones urbanas, de los países pobres a los ricos y del sector público al privado, forma un círculo vicioso: estas migraciones permiten a los países ricos ahorrar mucho dinero y causan pérdidas considerables a los países pobres en concepto de costes de formación y oportunidades para las instalaciones sanitarias con escasez de personal. La estrategia en favor de la salud, elaborada por la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD), demuestra que es necesario instaurar una gestión eficaz de los recursos humanos mediante la actualización de las políticas de empleo y de reconversión, la flexibilidad en la progresión de la carrera, los programas de formación continua y las estrategias en el ámbito de la motivación y de la permanencia del personal.

Otro elemento que propicia esta escasez tiene que ver con los riesgos inherentes al VIH/sida, ya que, de un modo u otro, muchos profesionales de la salud se verán contaminados o bien personalmente afectados por el VIH/sida. Además, las prestaciones de atención sanitaria pudieran verse comprometidas si se favorecen las intervenciones en favor del VIH/sida en detrimento de la prestación de otros servicios igualmente indispensables. Es necesario, por tanto, velar por que los recursos suplementarios movilizados para el VIH/sida vengan a completar y no a competir con unos recursos humanos ya limitados.

Las actuaciones de la Unión Europea para frenar esta crisis se basan en el principio de solidaridad, apoyándose en la responsabilidad compartida, y en un conjunto global y coherente de intervenciones a escala nacional, regional y mundial. La programación de las asignaciones presupuestarias para las actuaciones propuestas en el Anexo de la presente Comunicación se hará en el marco de las perspectivas financieras para el período 2007-2013.

Financiación

Europa se comprometió a alcanzar el objetivo del 0,7 % del PNB en forma de ayuda exterior al desarrollo de aquí a 2015, y el G8 prometió fomentar un mayor alivio de la deuda, lo que permitirá dedicar más recursos al desarrollo. Como es indispensable una ayuda suplementaria, habrá que garantizar la ayuda internacional a largo plazo, hacer que sea previsible y no abandonar a los países beneficiarios con unas deudas que ya no estarán en condiciones de reembolsar. La Comisión Europea mantendrá la ayuda presupuestaria, especialmente eficaz para apoyar costes recurrentes como los vinculados al desarrollo de los recursos humanos, con el fin de garantizar un apoyo más previsible y sostenible.

Última modificación: 28.06.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba