RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Contratos de crédito para los consumidores

Archivos

La futura legislación sobre contratos de crédito a los consumidores armonizará la legislación existente en la materia garantizando el mismo nivel de protección de los consumidores y facilitando el acceso al crédito transnacional a nivel europeo. Estas mayores facilidades deberían traducirse en una disminución de los tipos de interés para los consumidores (gracias al incremento de la competencia y a la apertura de los mercados nacionales a los prestamistas extranjeros).

PROPUESTA

Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a los contratos de crédito a los consumidores por la que se modifica la Directiva 93/13/CEE del Consejo [COM (2002) 443 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El siguiente texto recoge la última propuesta modificada de la Directiva [COM (2005) 483 final] que consolida las modificaciones introducidas desde 2002 por la Comisión a la propuesta inicial.

Esta última concede al consumidor ciertas ventajas: un derecho de retractación de catorce días, un derecho de reembolso anticipado y el derecho de anular un crédito si se renuncia a la compra de la que deriva aquél.

En resumen, la futura legislación define el acceso a las bases de datos, la información y los derechos relativos a los contratos de crédito, el tipo de interés efectivo global, el registro, el estatuto y el control de los prestamistas e intermediarios de crédito, las disposiciones de ejecución y las disposiciones transitorias.

Ámbito de aplicación

La futura legislación sobre el crédito a los consumidores armonizará determinados aspectos de la legislación existente en la materia e incluye el principio del reconocimiento mutuo para todos los Estados miembros.

Dejará fuera del ámbito de aplicación aspectos que no se incluían en la propuesta inicial, como los contratos inmobiliarios, que serán objeto de una futura legislación (véase el Libro Verde sobre el crédito hipotecario). Por la misma razón, la Comisión ha propuesto que se excluyan de la propuesta los préstamos superiores a 50 000 euros. Por encima de esa cantidad, los consumidores utilizan los créditos principalmente como préstamos hipotecarios.

Contratos de crédito excluidos

La futura Directiva no se aplicará a:

  • los contratos de crédito garantizados con una hipoteca u otro crédito utilizado a ese fin;
  • los contratos de crédito superiores a 50 000 euros;
  • los contratos de arrendamiento, salvo cuando contemplen que el título de propiedad pase en última instancia al arrendatario;
  • el arrendamiento financiero;
  • los contratos de crédito restituidos a plazos;
  • los contratos de crédito concedidos a los empresarios y a sus empleados a título subsidiario y sin intereses;
  • los contratos de crédito suscritos con una empresa de inversión;
  • los contratos que son resultado de una decisión legal;
  • los contratos de crédito relativos al pago aplazado, sin cargas, de una deuda existente;
  • los contratos de crédito relativos a un depósito;
  • los contratos de crédito relativos a los préstamos concedidos a un público restringido.

Información facilitada al consumidor

La Comisión propone una serie de informaciones obligatorias de carácter precontractual y una información contractual.

Antes de la firma del contrato, deberá mencionarse en la publicidad una serie de informaciones relativas a la información financiera con objeto de que el consumidor pueda comparar las distintas ofertas. También se aplicarán a los intermediarios principales del crédito.

Las informaciones que deben incluirse en la publicidad son las siguientes:

  • el importe total del crédito (incluido el del seguro cuando sea obligatorio para la obtención del crédito o cuando se haya contratado con el prestamista o el intermediario);
  • el tipo de interés anual efectivo global (indicado con un ejemplo representativo);
  • la duración del contrato de crédito;
  • el importe, el número y la periodicidad de los pagos;
  • todos los gastos relativos al crédito solicitado.

La información precontractual incluye:

  • las informaciones financieras actualizadas en caso de que el prestamista pueda modificar el importe después de la fecha de celebración del contrato de crédito;
  • las informaciones básicas a que tiene derecho el consumidor de forma clara y precisa en formato papel o en otro formato permanente: duración del contrato, coste total, plan de pago, gastos de mantenimiento de una cuenta en la que se consignan las operaciones de pago y las detracciones, la obligación de contratar un seguro, el interés por demora, etc.

Las informaciones obligatorias contractuales incluyen las informaciones precontractuales, más el derecho de retractación y el derecho de reembolso anticipado.

En detalle, el contrato de crédito debe incluir:

  • la información sobre el acceso a los procedimientos de resolución extrajudicial de litigios;
  • la identidad y la dirección de las partes contratantes y, en su caso, la del intermediario;
  • la duración del contrato;
  • el importe total del mismo y las condiciones de detracción;
  • el tipo de interés deudor, sus condiciones y todo índice de referencia relacionado con el mismo;
  • el tipo de interés anual efectivo global y el coste total del crédito;
  • el importe, el número y la periodicidad de los pagos que deberán efectuarse;
  • un cuadro de reembolso periódico en caso de firma de un contrato de crédito de duración y tipo de interés fijos;
  • una relación de los periodos y las condiciones de pago de los intereses deudores y de las cargas recurrentes y no recurrentes en caso de pago de cargas e intereses sin amortización de capital;
  • los costes de mantenimiento de la cuenta que registre a la vez operaciones de pago y otros gastos;
  • una relación de los costes;
  • las garantías y los seguros exigidos;
  • la existencia o ausencia del derecho de retractación y el plazo durante el que puede ejercerse este derecho;
  • el procedimiento aplicable y los costes en caso de reembolso anticipado;
  • el procedimiento que deberá seguirse en caso de rescisión del contrato de crédito.

Contexto

La legislación comunitaria consta actualmente de tres Directivas relativas al crédito al consumo (87/102/CEE, 90/88/CEE y 98/8/CE). La nueva legislación armonizará estas tres Directivas en un texto único.

REFERENCIAS Y PROCEDIMIENTO

PropuestaDiario OficialProcedimiento
COM (2002) 443 final-COD/2002/222
Última modificación: 27.03.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba