RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Transportes y CO2

Archivos

1) OBJETIVO

Proteger el medio ambiente mediante la reducción de las emisiones de CO2 procedentes del transporte en el marco de los compromisos adoptados durante la Conferencia de Kioto.

2) MEDIDA COMUNITARIA

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones, de 31 de marzo de 1998, sobre transportes y CO2: elaboración de un planteamiento comunitario.

3) CONTENIDO

En el acuerdo de Kioto se recoge la necesidad de reducir las emisiones de gas de efecto invernadero con el fin de proteger el medio ambiente y controlar los cambios climáticos. El objetivo fijado en Kioto prevé una reducción de las emisiones de todos los sectores de la economía del 8% en relación con los niveles de 1990, de aquí al año 2008 ó 2012.

En la Unión Europea, la parte de las emisiones totales de CO2 procedentes de los transportes pasó del 19% en 1985 al 26% en 1995. Además, las emisiones de CO2 producidas por los transportes en la Unión representan en la actualidad alrededor del 3,5% de las emisiones totales de CO2. Cualquier reducción de las emisiones de CO2 implica una intervención sobre las emisiones procedentes del transporte.

La Comisión afirma en la presente comunicación que las medidas propuestas o ya adoptadas, como parte de la política común de transportes o en el ámbito local, podrían permitir reducir a la mitad el aumento de las emisiones de CO2 y propone el establecimiento de una política global y coordinada en la materia de cara a la próxima conferencia de Buenos Aires de 1998.Por lo tanto define un conjunto de medidas que permiten la reducción de las emisiones de CO2 relacionadas con los transportes y elabora el marco de acción de los distintos niveles de intervención.

Transporte de mercancías por carretera:

Debe mejorarse la logística para reforzar la eficacia de las operaciones de transporte de mercancías por medio de diferentes medidas:

  • aumentar el índice de carga de los vehículos de transporte por carretera.
  • reducir el número de viajes sin carga,
  • mejorar la formación de los conductores (lo que podría permitir una reducción del 20% del consumo de combustible),
  • desarrollar la utilización de programas informáticos de gestión de los itinerarios para reducir las distancias recorridas.

Vehículos de turismo:

La mitad de las emisiones de CO2 relacionadas con los transportes en la Unión Europea está producida por este tipo de vehículos. Para reducir las emisiones contaminantes, los fabricantes de coches deberán diseñar automóviles de bajo consumo de combustible. Este enfoque deberá permitir un descenso de alrededor del 30% de las emisiones de CO2 de los nuevos vehículos comercializados.

La Unión Europea ya adoptó una estrategia de reducción de las emisiones de CO2 de los turismos mediante la reducción del consumo de combustible para alcanzar emisiones de un valor medio de 120g/km de aquí al año 2005 ó al 2010 como máximo para todos los vehículos nuevos [COM (95) 689 final; Conclusiones del Consejo de 25.06.1996]. Esta estrategia consiste en un acuerdo en materia de medio ambiente con los fabricantes de coches por medio de medidas fiscales. No obstante, se hacen precisas otras medidas, por ejemplo, el desarrollo de gravámenes para vehículos o la creación de un sistema de información del consumidor. También deberá realizarse un esfuerzo para el desarrollo de combustibles de sustitución menos contaminantes.

Transporte de mercancías por ferrocarril:

Una de las prioridades de la Comisión en su estrategia de reducción de las emisiones contaminantes es el fomento del recurso al transporte por ferrocarril. Con este fin, en el libro blanco de 1996 "Estrategia para revitalizar el ferrocarril en Europa" se destaca la necesidad de adaptar este modo de transporte a las exigencias de los consumidores así como de mejorar su rendimiento. Ello implica una mayor liberalización del transporte por ferrocarril. La Comisión deberá presentar una serie de medidas en 1998 para desarrollar la eficacia del mercado del ferrocarril.

Para ello propone:

  • la armonización técnica y la interoperabilidad de los ferrocarriles clásicos;
  • una mejora de la utilización, de la gestión y de la tarificación de las infraestructuras ferroviarias;
  • clarificar las relaciones entre el Estado y los ferrocarriles.

Transporte público de pasajeros:

Para reducir las emisiones contaminantes en zona urbana, es importante fomentar la utilización del transporte colectivo. Existe una serie de medidas que puede fomentar su utilización:

  • compra, por parte de las empresas, de abonos de transporte colectivo para el personal;
  • mejora de la calidad de los transportes colectivos mediante la concesión de subvenciones nacionales, regionales o locales;
  • animar a los consumidores a utilizar este tipo de transporte mediante campañas de información eficaces.

Transporte marítimo:

El transporte marítimo es uno de los modos de transporte menos contaminantes y por lo tanto es fundamental desarrollar su utilización, incluso para el transporte a poca distancia dentro del territorio comunitario.

El protocolo de Kioto confía la misión de elaborar normas que permitan la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero a la Organización Marítima Internacional. Aunque la Comisión apoya los esfuerzos realizados en el marco de la OMI, opina que las medidas adoptadas en esta organización no deberían limitarse a la industria marítima de los países industrializados.

Transporte aéreo:

Una parte del CO2 presente en la atmósfera procede del transporte aéreo (12%). La Comisión presentará en 1998 una comunicación sobre transporte aéreo y medio ambiente. Las medidas que permitirán una reducción significativa de las emisiones de CO2 son de varios tipos:

  • elaborar normas internacionales más estrictas en materia de emisiones;
  • reforzar la eficacia del transporte aéreo (impuestos específicos, mejor tarificación, limitación de la duración de los vuelos);
  • fomentar modos de transporte de sustitución cuando sea posible.

La Comisión está estudiando el sistema fiscal aplicable al transporte aéreo y principalmente el régimen del IVA (no aplicado a las tarifas aéreas intracomunitarias) y sobre la imposición de tasas al queroseno.

Desarrollo de un sistema de transporte comunitario integrado:

La existencia de medios de transporte eficaces y rentables favorecerá la reducción de las emisiones contaminantes. Deberá favorecerse la intermodalidad con el fin de suministrar servicios de transporte de puerta a puerta que se articulen en torno a un conjunto de modos de transporte intercambiables. La creación de un sistema de transporte intermodal integrado es uno de los objetivos de la Comisión.

Según una estimación, la creación de un sistema integrado de gestión de la logística que aproveche plenamente las posibilidades que ofrece la telemática permitiría reducir en un 4% las emisiones de CO2 provenientes del transporte.

La Comisión tiene previsto asimismo intervenir en el marco comunitario de la fiscalidad de los productos de la energía y estima que el aumento de los índices mínimos comunitarios de impuestos sobre el combustible es un elemento importante de la estrategia de lucha contra las emisiones de CO2 procedentes del sector del transporte.

Tarificación equitativa y eficaz:

La Comisión desea que los precios de los medios de transporte reflejen los costes para la sociedad (contaminación, desgaste de la infraestructura de transporte, costes derivados de los retrasos causados por las congestiones de tráfico, accidentes de circulación, contaminación acústica, etc.).

Reforzar la capacidad de las infraestructuras:

Los problemas de transporte están a menudo relacionados con una capacidad insuficiente de las infraestructuras. Por consiguiente, la construcción de nuevas infraestructuras de transporte constituye una prioridad en la Unión Europea (redes transeuropeas). Igualmente, la Comisión desea una mejora de la eficacia y de la fiabilidad de las estructuras existentes, por ejemplo mediante el desarrollo de servicios de navegación y de localización fiables y mediante el fomento de la interoperabilidad.

Además de las acciones relativas a los distintos modos de transporte, la Comisión propone medidas complementarias:

  • el refuerzo de la función de las autoridades nacionales, regionales o locales determinantes en materia de gestión del tráfico (regulación de la velocidad, campañas de información, promoción de medios de transporte no contaminantes como la bicicleta, restricciones de la circulación en zona urbana, etc.);
  • la introducción de una política de ordenación del territorio que tenga en cuenta preocupaciones medioambientales;
  • el desarrollo de nuevas tecnologías de propulsión, menos contaminantes (coches híbridos y pilas de combustible).

La investigación deberá centrarse en la reducción del coste de fabricación de estas tecnologías. Los programas ALTENER y THERMIE podrán permitir a la Comunidad desarrollar:

  • la demostración y experimentación de las nuevas tecnologías en materia de transporte.
  • la promoción de nuevos combustibles como los biocombustibles;
  • una mejor coordinación del conjunto de los participantes mediante la adopción de planes de acción;
  • la aplicación de un sistema de seguimiento y de vigilancia de la evolución de las emisiones de CO2 relacionadas con los transportes, gracias a la colaboración de la Agencia Europea del Medio Ambiente.

En términos más generales, la investigación realizada en virtud del Quinto Programa de Investigación, Desarrollo y Demostración (1998-2002) debería centrarse en las relaciones entre los transportes y la producción y consumo, para suministrar indicaciones sobre la forma de disociar el aumento de la circulación del crecimiento económico.

Por lo que se refiere al enfoque general, la Comisión subraya que los planes de acción en el ámbito de la Comunidad, de los Estados miembros y de las administraciones locales son la mejor forma de apoyar una política eficaz de reducción de las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte.

4) PLAZO PARA LA APLICACIÓN DE LA NORMATIVA EN LOS ESTADOS MIEMBROS

No aplicable

5) FECHA DE ENTRADA EN VIGOR (si no coincide con la fecha anterior)

No aplicable

6) REFERENCIAS

COM(98) 204 final
No se ha publicado en el Diario Oficial hasta la fecha

7) TRABAJOS POSTERIORES

8) DISPOSICIONES DE APLICACIÓN DE LA COMISIÓN

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba