RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 8 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Una política común de inmigración

Archivos

La presente Comunicación tiene por objeto hacer avanzar la política de inmigración de la Unión Europea (UE). El objetivo es asumir un nuevo compromiso en cuanto a su elaboración. A partir de los trabajos emprendidos, en particular en materia de inmigración legal, integración y lucha contra la inmigración ilegal, y de asociación con los terceros países, se trata de hacer lo necesario para aplicar una política que, en cumplimiento de las actuales competencias de la UE que establecen los Tratados, sea coherente con sus otras políticas. El objetivo último es mejorar la solidaridad entre los Estados y actuar de modo que la política de la UE y las políticas nacionales en materia de inmigración sean complementarias.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 5 de diciembre de 2007, «Una política común de inmigración» [COM (2007) 780 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Comisión ha observado una serie de progresos en la política común en materia de inmigración, como:

  • los logros en el marco del espacio Schengen;
  • la acción de la Agencia europea para la gestión de la cooperación operativa en las fronteras exteriores (Frontex);
  • la instauración de una política de inmigración con una dimensión exterior;
  • el desarrollo de fondos financieros, como el destinado a las fronteras exteriores o el dedicado a la integración.

No obstante, la Comisión ha podido comprobar la existencia de insuficiencias como la ausencia de seguimiento de las órdenes nacionales de alejamiento o los enfoques contradictorios en materia de contratación de trabajadores nacionales de terceros países, por los Estados miembros. Ésta es la razón por la que considera necesario ir más allá, mediante una visión verdaderamente común de las cuestiones relacionadas con la migración. A este respecto, observa, por ejemplo, que la política europea de inmigración legal descrita en las conclusiones de Tampere es muy parcelaria.

Por consiguiente, la Comisión sugiere buscar un nuevo compromiso que permita alcanzar esta política común en la que las acciones, a escala tanto nacional como europea, se complementen. Concretamente, la política europea debería tener en cuenta las necesidades nacionales específicas. A la inversa, las políticas nacionales se aplicarían en un marco verdaderamente europeo y con arreglo a los objetivos fijados en común.

La Comisión sugiere asumir este nuevo compromiso, en cumplimiento de las competencias que establecen los Tratados. Este compromiso se asumiría a partir de la evaluación de la situación de los inmigrantes en cada Estado miembro. El compromiso daría lugar a un plan destinado a obtener una visión común en cuanto al tipo de inmigración que Europa necesita, e incluiría las medidas de integración adecuadas. Con el fin de hacer frente a la inmigración ilegal, el plan contendría un conjunto de medidas destinadas a los nuevos inmigrantes ilegales presentes en el territorio de la UE y a los que ya se encuentran en él.

Además, este plan contribuiría a mejorar la coordinación de los Estados miembros en cuanto a las decisiones importantes, como las medidas de regularización.

El compromiso renovado debería reforzar también la coherencia de las políticas, de modo que el conjunto de todas ellas, nacionales o europeas, horizontales o sectoriales, actúen de forma complementaria con un objetivo común. Para ello, este compromiso:

  • conduciría los Estados miembros y a las instituciones europeas a trabajar juntos y con total transparencia;
  • definiría principios y normas comunes relativas a la coherencia y la solidaridad;
  • se incluiría en las estrategias y políticas existentes de la UE (políticas contra la discriminación, estrategia para el empleo, método abierto de coordinación sobre la integración social, protección social y sanidad);
  • establecería indicadores cuantificables con el fin de permitir la evaluación de la acción emprendida;
  • reforzaría la cooperación entre las administraciones públicas nacionales.

La Comisión sugiere presentar propuestas para permitir que el compromiso renovado se haga realidad. Para ello, ha previsto aplicarlo a más tardar a finales del primer semestre de 2008, ya que, entretanto, un acuerdo de principio sobre la idea de este compromiso obtuvo la aprobación del Consejo Europeo en su reunión de 14 de diciembre de 2007.

Contexto

Esta Comunicación se sitúa en la línea de las conclusiones del Consejo Europeo de Tampere de 15 y 16 de octubre de 1999, y de Hampton Court de 27 de octubre de 2005. En ambas ocasiones, los Jefes de Estado y de Gobierno consideraron como una prioridad las cuestiones relacionadas con la migración. A modo de complemento, los días 15 y 16 de diciembre de 2005 el Consejo Europeo adoptó un enfoque global. Este enfoque, validado por el Consejo Europeo de 14 y 15 de diciembre de 2006, es equilibrado, global y coherente, e incluye, en los mismos términos que las conclusiones del Consejo Europeo de 15 y 16 de diciembre de 2005, políticas destinadas a luchar contra la inmigración ilegal que permitan, en cooperación con los terceros países, sacar partido de los aspectos positivos de la inmigración legal.

 
Última modificación: 08.01.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba