RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Grupo Europeo de Empleo (2003)

Archivos

El Grupo Europeo de Empleo se creó de conformidad con las conclusiones de la presidencia del Consejo Europeo de Bruselas de marzo de 2003 para llevar a cabo un examen independiente de la situación del mercado del empleo e identificar las reformas prácticas necesarias para alcanzar los objetivos de la estrategia europea de empleo (EEE). El grupo concluyó sus trabajos, realizados entre abril y noviembre de 2003, con un informe que ha dado una señal de alarma sobre los logros europeos en materia de empleo y señala la necesidad urgente de intensificar las reformas estructurales en los Estados miembros para reforzar la capacidad de adaptación, la oferta de mano de obra y la inversión en recursos humanos.

El Grupo Europeo se creó para identificar las medidas más urgentes en el ámbito del empleo en una Unión Europea de 25 miembros. Su informe, titulado «Trabajos, trabajos, trabajos: crear más empleo en Europa» (DE ) (EN ) (FR ) (pdf), viene a apoyar la elaboración del informe conjunto 2003/2004 de la Comisión y del Consejo sobre el empleo.

Según el informe del Grupo Europeo, el fomento del crecimiento ya no es suficiente y hacen falta reformas estructurales para que el mercado laboral sea más flexible y más atractivo. No obstante, en lugar de fijar nuevos objetivos o de modificar los ya existentes, el informe recomienda que los Estados de la UE asuman sus responsabilidades cuando los resultados en materia de empleo no sean satisfactorios. En lugar de intentar definir los costes sociales y financieros de las reformas, se trata de cifrar las consecuencias de la falta de acción. Para remediar la «enorme distancia» que separa a Europa de los objetivos fijados en el Consejo Europeo de Lisboa, los Estados miembros deberían favorecer un crecimiento sostenible del empleo y la productividad a medio y largo plazo, y formar una fuerza de trabajo más numerosa y productiva en lugar de concentrarse en la creación de puestos de trabajo a corto plazo. Asimismo es necesario aprovechar mejor los ejemplos de buenas prácticas.

El informe del Grupo Europeo destaca que para dinamizar eficazmente el empleo y la productividad, conviene:

  • Incrementar la capacidad de adaptación de los trabajadores y las empresas: los Estados miembros y los agentes sociales deberán ser capaces de anticipar, inducir y asumir los cambios. Además, deberían reducir los obstáculos administrativos para la creación y gestión de las empresas, ofrecer mejores posibilidades de financiación y asesorar a las empresas jóvenes. Para favorecer a los trabajadores poco cualificados, el Grupo Europeo recomienda la reducción de los costes salariales indirectos (cotizaciones patronales) para los bajos salarios. Los salarios deberían evolucionar en función del aumento de la productividad. La mejora de los derechos de propiedad y del entorno fiscal, el fomento de las innovaciones y la creación de asociaciones regionales y sectoriales estimularían el relanzamiento de la investigación y el desarrollo tanto en el sector privado como en el público (ejemplos de buenas prácticas: Suecia, Dinamarca y Finlandia). Los Estados miembros también deberían flexibilizar el mercado del empleo diversificando los tipos de contrato con objeto de responder a las necesidades de los trabajadores y las empresas, manteniendo al mismo tiempo un nivel de seguridad adecuado (protección del empleo y la capacidad de conservar el puesto de trabajo) (ejemplos de buenas prácticas: Países Bajos y Dinamarca). Por otra parte, deberían fomentar el trabajo temporal y examinar las posibilidades de transición entre diferentes situaciones como el trabajo asalariado, la formación, las interrupciones, etc.
  • Animar a un mayor número de personas a entrar en el mercado laboral y a permanecer en él: se trata de acabar con situaciones en las que no resulta rentable trabajar a causa de la percepción del subsidio de desempleo, la inactividad y los bajos salarios. Es fundamental dirigir a los desempleados y a las personas inactivas (orientación, formación, etc.). Los Estados miembros deberían preocuparse por la integración de la mujer en el mercado laboral (mejora de los servicios de guarderías y de cuidado de las personas mayores, reducción de las diferencias de remuneración) y también por la de los inmigrados (estimular la creación de empresas). Asimismo deberán desarrollar una estrategia global de envejecimiento activo poniendo en marcha un marco jurídico y financiero que anime a los trabajadores mayores (55 a 64 años) a permanecer en el mercado laboral y aumentar las posibilidades de formación, especialmente para los trabajadores poco cualificados (ejemplos de buenas prácticas: Suecia y Finlandia).
  • Invertir más eficazmente en capital humano y en educación y formación permanentes: es necesario actualizar continuamente la competencia y las cualificaciones de los trabajadores frente a los cambios tecnológicos, preocuparse por ofrecer un nivel elevado de instrucción y un amplio acceso a la universidad, así como aumentar la participación de los adultos en la formación profesional permanente, principalmente en el caso de los trabajadores poco cualificados (ejemplos de buenas prácticas: Dinamarca, Suecia y Finlandia). Los Estados miembros deberían adelantarse también a las necesidades de competencias y animar a las empresas a invertir en formación mediante un mejor reparto de los costes y la creación de fondos sectoriales o regionales de formación.
  • Garantizar una mejor aplicación de las reformas mediante una mejor gobernanza: en sus planes de acción nacionales (PAN) (DE) (EN) (FR), los Estados miembros deberían reafirmar su compromiso con la realización de esos objetivos, definir unas políticas y objetivos claros, apoyados por objetivos cuantificados apropiados y una utilización eficaz de los fondos públicos. El planteamiento de varios Estados miembros, que asocian al parlamento nacional y consultan a los agentes sociales y a la sociedad civil con objeto de los PAN, podría convertirse en la norma. Las asociaciones entre las diversas partes interesadas y una campaña de información sobre la necesidad de las reformas destinada al gran público son fundamentales. La UE debe apoyar a los Estados miembros al llevar a cabo sus actuaciones poniendo de relieve los puntos fuertes y las debilidades y asociando más íntimamente el presupuesto europeo a la realización de los objetivos de Lisboa.

La política de empleo es competencia de los Estados miembros. Sin embargo, gracias al método abierto de coordinación, las políticas nacionales de empleo persiguen objetivos comunes establecidos a nivel europeo y aplican reformas estructurales que se desarrollan en las Directrices para el empleo.

Última modificación: 06.04.2005

Véase también

Para mayor información sobre los mensajes específicos sobre cada país y las estadísticas, se pueden consultar el anexo 1 (DE ) (EN ) (FR ) (pdf) y el anexo 2 (DE ) (EN ) (FR ) (pdf) del presente informe.

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba