RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Sócrates - Primera etapa

Archivos

1) OBJETIVO

Contribuir a una educación y a una formación de calidad, y a la creación de un espacio europeo abierto de educación.

2) MEDIDA COMUNITARIA

Decisión 95/819/CE del Consejo, de 14 de marzo de 1995, por la que se crea el Programa de acción comunitaria "Sócrates".

Modificada por la decisión 98/576/CE del Parlamento europeo y del Consejo de 23 de febrero de 1998.

3) CONTENIDO

Duración del programa: periodo del 1 de enero de 1995 al 31 de diciembre de 1999.

El programa de educación comprende tres ámbitos de acción comunitaria: enseñanza superior, enseñanza escolar y educación de adultos, así como actividades transversales en los campos del aprendizaje de lenguas, del aprendizaje y educación abiertos y a distancia, y del intercambio de información y experiencias.

El objetivo del programa es mejorar la calidad y desarrollar la dimensión europea a todos los niveles de la educación y promover el conocimiento de las lenguas de la Comunidad para permitir a los ciudadanos de la Comunidad disfrutar de las ventajas resultantes de la realización de la Unión Europea, al tiempo que se refuerza la solidaridad entre los pueblos de la Comunidad.

El programa también tiene como objetivo intensificar la movilidad de los estudiantes de enseñanza superior y fomentar una cooperación amplia e intensa entre los centros de enseñanza de todos los niveles en todos los Estados miembros y utilizar sus posibilidades intelectuales gracias a la movilidad de los profesores.

Su finalidad es igualmente fomentar el reconocimiento académico de los diplomas y los periodos de estudio, en particular mediante la introducción de los créditos académicos y de módulos para facilitar este reconocimiento a escala comunitaria.

El programa prevé la utilización de las tecnologías de la información y de las comunicaciones como herramienta y tema para la educación, con la inclusión de los instrumentos multimedia de la información y los aspectos telemáticos a todos los niveles de la enseñanza.

Favorece la movilidad intelectual de los saberes y de las experiencias mediante el desarrollo del aprendizaje y la educación abiertos y a distancia en todos los niveles de la enseñanza.

Promueve los intercambios de información y de experiencias para que la diversidad de los sistemas educativos de los Estados miembros se convierta en fuente de riqueza.

La Comisión contará con la ayuda de un comité de carácter mixto, de gestión y consulta, compuesto por dos representantes por cada Estado miembro y presidido por el representante de la Comisión.

El capítulo I del anexo "Enseñanza superior Erasmus" agrupa las actividades iniciadas en el marco del antiguo programa Erasmus y de la acción 2 del antiguo programa Lingua.
Comprende dos acciones cuyo objetivo es:

  • la promoción de la dimensión europea en los centros de enseñanza superior,
  • la financiación de becas para la movilidad de los estudiantes.

El capítulo II sobre la "Enseñanza escolar Comenius" presenta tres acciones destinadas al fomento de:

  • la cooperación entre los centros de enseñanza preescolar, primaria y secundaria;
  • la escolarización de los hijos de trabajadores migrantes y gitanos, de viajeros y personas que ejerzan profesiones itinerantes, la educación intercultural;
  • la actualización de las competencias del personal educativo.

El capítulo III sobre "Medidas transversales" comprende acciones encaminadas a fomentar:

  • las competencias lingüísticas en la Comunidad;
  • las tecnologías de la información y las comunicaciones y el aprendizaje y la educación abierta y a distancia;
  • la información y los intercambios de experiencia, así como la educación de los adultos y demás medidas complementarias.

La Comisión se encargará de la aplicación del programa "Sócrates", con arreglo a las disposiciones del anexo.

El programa prevé una estrecha cooperación con los Estados miembros que se traduce en el plano operativo en una descentralización de diversas acciones del programa, de cuya gestión se encargan las Agencias nacionales designadas a tal efecto por los Estados miembros (Leonardo da Vinci).

La Comisión velará por la coherencia entre este programa y el programa de acción para la aplicación de una política de formación profesional de la Comunidad (Leonardo da Vinci).

El programa será objeto de un seguimiento permanente, realizado en asociación entre la Comisión y los Estados miembros.

La Comisión presentará al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones, antes del 30 de septiembre de 1998, un informe provisional sobre la fase inicial, y, antes del 30 de septiembre del 2000, un informe final sobre la aplicación del programa.

Para obtener información sobre la segunda fase del programa Sócrates, véaseSócrates II.

4) PLAZO PARA LA APLICACIÓN DE LA NORMATIVA EN LOS ESTADOS MIEMBROS

5) FECHA DE ENTRADA EN VIGOR (si no coincide con la fecha anterior)

6) REFERENCIAS

Diario Oficial L 87 de 20.04.1995
Diario Oficial L 77 de 14.03.1998

7) TRABAJOS POSTERIORES

El 14 de marzo de 1997 la Comisión adoptó un informe sobre los resultados obtenidos en 1995 y 1996 por el programa de acción comunitaria en el ámbito de la educación (Sócrates) [COM (97) 99 final - aún no ha sido publicado en el Diario Oficial].

El programa ha sido recibido con entusiasmo por el conjunto de la comunidad educativa de los quince Estados miembros y de los tres países del EEE y ha permitido ya realizar considerables progresos en la consecución de los objetivos fijados en la decisión por la que se creaba Sócrates: se ha producido un aumento significativo del volumen de la cooperación europea, en particular en los ámbitos de la enseñanza escolar, de la educación de adultos y de la educación abierta y a distancia, en los cuales no había cooperación estructurada a escala transnacional o era muy escasa.

Las ayudas concedidas en 1995 y 1996 permitieron:

  • a 316 000 estudiantes de enseñanza superior superar en otro país participante un período de estudios reconocido;
  • a 26 000 profesores realizar estancias de enseñanza integrada en el extranjero;
  • a unos 80 000 jóvenes participar en proyectos conjuntos o en intercambios lingüísticos;
  • a 16 000 personas participar en cursos de formación continua para profesores de lenguas;
  • la puesta en marcha de 2 673 programas de cooperación interuniversitaria, en los que participaron más de 1 800 instituciones de enseñanza superior;
  • el establecimiento de 28 grandes redes temáticas en el sector de la enseñanza superior, cada una integrada por más de 70 instituciones;
  • la conclusión de 1 620 acuerdos de cooperación entre 5 000 centros escolares;
  • la puesta en marcha de 3 500 proyectos conjuntos de educación lingüística;
  • la puesta en marcha de 600 proyectos transnacionales, en los que participaron unas 2 700 instituciones, destinados a incrementar la cooperación en el ámbito de la enseñanza abierta y a distancia, de la educación de adultos, de la educación intercultural, del aprendizaje de lenguas y de la formación inicial y continua de los profesores.

Esta "dimensión europea en la educación" que Sócrates contribuye a concretizar se traduce también en el lugar preeminente que las instituciones van progresivamente atribuyendo a la cooperación europea en sus proyectos de desarrollo.
Tal y como estaba previsto en la decisión por la que se creaba el programa, en 1997 Sócrates podría extenderse a los 10 países asociados de Europa Central y Oriental, y también a Chipre. Esta extensión tendrá repercusiones de importancia, sobre todo en términos presupuestarios, habida cuenta de que ya en la actualidad hay un exceso de solicitudes para la mayoría de acciones.

Desde 1997 Rumania y Hungría participan en el programa Sócrates.
Desde 1998 Estonia, Lituania y Letonia participan en el programa Sócrates.
Desde 1999 Bulgaria participa en el programa Sócrates.

8) DISPOSICIONES DE APLICACIÓN DE LA COMISIÓN

El 12 de febrero de 1999 la Comisión aprobó un informe sobre la fase inicial de aplicación del programa Sócrates (1995-1997) [COM(99) 60 final - no publicado en el Diario Oficial].

Este documento, elaborado a partir de los diversos informes de evaluación realizados durante la aplicación del programa, presenta los principales resultados de Sócrates hasta 1997.
Entre 1995 y 1997 Sócrates se aplicó en el territorio de los 15 Estados miembros de la Unión Europea, así como en los países firmantes del acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (Islandia, Liechtenstein y Noruega).
Desde 1997 y 1998 es también aplicable a los ciudadanos y a las instituciones de Chipre y de algunos países de Europa Central y Oriental (Rumania, Hungría, Polonia, República Checa y República Eslovaca), con arreglo a las condiciones especiales establecidas en los Acuerdos de asociación firmados con estos países. Está previsto que en 1999 Bulgaria y Eslovenia participen también en el programa.
La Comisión considera que el programa ha avanzado en la realización, por un lado, de una enseñanza y una formación de calidad y, por otro lado, de un espacio europeo de cooperación en el sector de la enseñanza.
El presupuesto inicial (850 millones de ecus) no tardó en resultar insuficiente para cumplir los objetivos que establece el programa a corto y medio plazo, a pesar de la concesión de un aumento de presupuesto de 70 millones de ecus. Ante esta insuficiencia de recursos, el importe de las becas de los estudiantes fue disminuyendo progresivamente, favoreciendo, en particular, a aquéllos que disponían de medios financieros suficientes para costearse una estancia en el extranjero. La Comisión considera que habrá que tener en cuenta este aspecto cuando se decidan los recursos financieros para la segunda fase del programa. También se observó la necesidad de flexibilizar los mecanismos presupuestarios y suscitar una reflexión sobre la distribución de los fondos del programa.
Respecto a la aplicación del programa, se ha criticado a menudo la lentitud y falta de transparencia de los procedimientos de presentación de las solicitudes de ayuda. En la perspectiva de la adopción de la segunda fase del programa Sócrates, es primordial, pues, hacerlo más accesible y próximo al ciudadano. En materia de administración y de gestión, tres estructuras colaboran con la Comisión en la aplicación del programa:

  • el Comité Sócrates: contribuye a una aplicación más eficaz del programa;
  • las Agencias Nacionales: ejercen funciones de gestión y de seguimiento de las actuaciones descentralizadas, aunque han surgido ciertas dificultades (multiplicación de Agencias en un único Estado miembro, deficiente coordinación entre ellas y falta de medios de ciertas Agencias);
  • la Oficina de asistencia técnica Sócrates y Juventud: su gestión fue satisfactoria; no obstante, un informe externo recomienda que se refuercen los medios y las competencias de la Oficina, para que pueda cumplir plenamente su función.

La información relativa al programa se divulgó mediante campañas nacionales de información (conferencias, seminarios, publicaciones, Internet, etc.). Las Agencias Nacionales Sócrates también desempeñaron un papel importante (un 63,2% de los participantes en el programa se pusieron en contacto con su agencia para obtener información). El éxito de estos instrumentos de información resulta evidente si observamos el aumento en cantidad y calidad de las solicitudes recibidas en el segundo año de aplicación del programa. A pesar de ello, la información relativa al programa fue uno de los puntos más criticados a lo largo de esta primera fase (dificultades de coordinación y comunicación entre los distintos socios, diversidad de los métodos de organización de las Agencias Nacionales Sócrates, diferencias culturales entre los participantes en los proyectos, etc.). La Comisión considera necesario mejorar los mecanismos de información y de coordinación del programa para atender mejor a las necesidades de los utilizadores y garantizar la realización y difusión de proyectos de calidad (flexibilidad de funcionamiento, agilización de los mecanismos).
Por último, la Comisión desea desarrollar mecanismos adecuados de control, de seguimiento y de evaluación de los proyectos con el fin de optimizar las actividades financiadas. Las medidas de seguimiento y evaluación deberán favorecer una reflexión continua sobre los objetivos del programa, su articulación y sus mecanismos de aplicación, las necesidades de las personas a que se dirigen y la difusión de los productos.

El 12 de febrero de 2001 la Comisión adoptó el informe final sobre la aplicación del Programa Sócrates 1995-1999 [COM(2001) 75 final].

En el presente informe, que comprende el conjunto de los análisis disponibles, la Comisión presenta los resultados del Programa Sócrates en el periodo 1995-1999 (periodo correspondiente a la fase inicial del Programa) y destaca algunos elementos que pudieran contribuir a una evolución positiva del Programa en su segunda fase (2000-2006).

En el informe se considera que el Programa contribuyó a lograr sus objetivos, en particular los relativos al desarrollo de la ciudadanía europea y la mejora de la calidad de los sistemas educativos en la UE. El Programa contribuyó también a:

  • mejorar el conocimiento de las lenguas, especialmente en el marco de Lingua (la Comisión apoya, entre otras cosas, el objetivo de que todos dominemos dos lenguas comunitarias además de la nuestra);
  • favorecer la dimensión intercultural de la enseñanza;
  • promover la movilidad y los intercambios (entre 1995 y 1999 aproximadamente 460.000 estudiantes, 40.000 profesores universitarios, 150.000 alumnos y profesores de idiomas aprovecharon estas posibilidades y las cifras siguen aumentando);
  • favorecer la cooperación entre centros de enseñanza de todos los niveles;
  • fomentar el reconocimiento de los títulos, los periodos de estudios y otras cualificaciones;
  • fomentar la educación abierta y a distancia (a pesar de algunas dificultades debidas a un presupuesto limitado);
  • promover los intercambios de información y de experiencias;
  • desarrollar una educación y una formación de calidad.

No obstante, el Programa resultó a veces excesivamente ambicioso para un marco presupuestario limitado. El informe pone de manifiesto cierta disparidad de resultados, por ejemplo, en cuanto a la movilidad de estudiantes. Un análisis de los flujos pone en evidencia un reparto desigual entre países y ramas de estudio, y una tendencia al alza de la contribución parental a las becas de estudio. Por otra parte, los promotores de proyectos han observado problemas de coherencia entre los Programas Sócrates y Leonardo.

Con un presupuesto limitado, será indispensable adoptar opciones estratégicas, especialmente en cuanto a las principales fuentes de financiación de las acciones en cuestión. En la nueva fase será necesario también reforzar los vínculos entre los Programas Sócrates y Leonardo, así como con el Programa Juventud, entre otras cosas, por medio de las «acciones conjuntas». Asimismo, deberán reforzarse los vínculos entre las diversas acciones del Programa, especialmente entre Erasmus y Comenius.

La Comisión desea además mejorar el análisis del efecto del Programa en las políticas nacionales de educación, para aumentar su impacto a nivel nacional. La Comisión prevé también procedimientos administrativos y financieros simplificados, una política de comunicación más eficaz y una política de seguimiento y evaluación más atenta.

En conclusión, el informe indica que el éxito de la segunda fase del Programa dependerá de los medios humanos y financieros que se concedan a su aplicación. En una situación en la que impera la tendencia a la descentralización de las actividades, ello implica que las agencias nacionales dispongan de un apoyo financiero suficiente por parte de los países participantes.

Última modificación: 12.07.2001
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba