RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Hacia un mercado único de sistemas complementarios de pensiones

Archivos

1) OBJETIVO

Con la perspectiva de la creación de un mercado único para las pensiones complementarias, mejorar los regímenes de jubilación complementaria en función de los resultados de la consulta iniciada por el Libro Verde sobre las jubilaciones complementarias de 10 de junio de 1997. Permitir a los regímenes de jubilación complementaria que se aprovechen en mayor medida del mercado único y del euro.

2) MEDIDA COMUNITARIA

Comunicación de la Comisión, de 11 de mayo de 1999: Hacia un mercado único de sistemas complementarios de pensiones (resultados de la consulta en torno al Libro Verde sobre los Sistemas Complementarios de Pensiones en el Mercado Único).

3) CONTENIDO

El mantenimiento de un alto nivel de protección social es un objetivo compartido por todos los Estados miembros de la Unión Europea. Uno de los principales desafíos es el control del coste de esta protección, garantizando al mismo tiempo la cohesión económica y social y desempeñando un papel positivo sobre el crecimiento económico.

Las prestaciones de jubilación son un componente básico de los sistemas de protección social. En efecto, los gastos realizados en concepto de los regímenes de pensión públicos representan cerca de la mitad del total del gasto en protección social, lo que supone entre el 9 % y el 15 % del producto interior bruto de los Estados miembros; esta proporción corre el riesgo de aumentar debido al envejecimiento de la población.

Los sistemas de pensión se organizan, por lo general, en tres niveles:

  • el primer nivel comprende los regímenes de la seguridad social;
  • el segundo está constituido por los regímenes profesionales;
  • el tercero, por los planes de pensión suscritos a título personal.

Los regímenes complementarios están constituidos por el segundo y el tercer nivel, cuya finalidad es completar los regímenes públicos.

El Libro Verde relativo a los regímenes de pensión complementaria suscitó un centenar de respuestas, procedentes de las instituciones europeas, en particular del Parlamento Europeo y del Comité Económico y Social, pero también de los Estados miembros, de los interlocutores sociales y del sector financiero.

La Comisión también ha aprovechado las concertaciones relativas a la elaboración del plan de acción para los servicios financieros, del 1 de mayo de 1999, que aborda también el problema de las pensiones [COM (1999) 232 final].

Si bien corresponde a los Estados miembros organizar como deseen sus regímenes de pensión, la Comisión debe velar por que los regímenes complementarios saquen provecho de las libertades instauradas por el mercado único, algo que no ocurre actualmente.

En efecto:

  • los fondos de pensiones profesionales están sometidos frecuentemente a normas de inversión y gestión que, sin mejorar la protección de los beneficiarios, impiden que los fondos utilicen eficazmente los mercados de capitales y el euro para reciclar las contribuciones recibidas. Esto tiene como resultado que se limite el rendimiento de las inversiones y, por tanto, aumente el coste de las prestaciones;
  • la organización de los regímenes complementarios actual obstaculiza la movilidad profesional. A menudo, los derechos a pensión son difíciles de adquirir y, sobre todo, de transferir de un Estado miembro a otro;
  • la libre prestación de servicios apenas funciona en la práctica, en materia de pensión complementaria, debido a la disparidad de los regímenes fiscales.

La Comisión desea, pues, la instauración de un marco comunitario para las pensiones complementarias que podría articularse en torno a tres ejes:

- La aprobación de una propuesta de Directiva relativa a la regulación cautelar de los fondos de pensiones profesionales
Esta Directiva, una vez aprobada, debe:

  • garantizar a los partícipes la mejor protección posible;
  • permitir que los fondos de pensiones se beneficien plenamente del mercado único y del euro;
  • garantizar la igualdad de trato entre los proveedores de pensiones complementarias vinculadas al empleo y evitar las distorsiones de la competencia respecto a otros prestadores de servicios como las entidades de seguros de vida;
  • permitir el reconocimiento mutuo de las normas cautelares existentes en los Estados miembros (afiliación transfronteriza).

- La eliminación de los obstáculos a la movilidad profesional
La ausencia de sistemas de coordinación de las pensiones complementarias constituye una auténtica barrera a la movilidad de los trabajadores en la Unión Europea.

La Comisión considera que es importante:

  • simplificar las condiciones de adquisición de los derechos a pensión complementaria y limitar los períodos de prácticas;
  • establecer normas comunes relativas a los métodos de transferencia de los derechos;
  • establecer una mejor coordinación de los regímenes fiscales y un reconocimiento mutuo de los regímenes;
  • crear un «foro de pensiones» con el fin de debatir los problemas vinculados a la movilidad profesional en la Unión.

- La coordinación de los regímenes fiscales de los Estados miembros
Las disparidades existentes entre los regímenes fiscales nacionales aplicados a los seguros de vida y a los productos vinculados a la jubilación, así como su complejidad y sus características específicas, constituyen importantes obstáculos a la movilidad de los trabajadores. Tras descartar la hipótesis de una armonización, y prestando atención a proteger la recaudación fiscal de los Estados miembros, la Comisión considera necesario esforzarse en suprimir las discriminaciones fiscales nacionales contra los productos de entidades de otros Estados miembros (compañías de seguros, fondos de pensiones).

En este sentido, la Comisión y los Estados miembros han dado paso a la cooperación a fin de examinar los medios de eliminar los principales obstáculos. Uno de los problemas prioritarios es el del tratamiento fiscal de las contribuciones y primas abonadas a instituciones establecidas en un Estado miembro distinto de aquel en que reside el partícipe o el tomador de la póliza. Este tema es objeto de debate en el Grupo de Política Fiscal, órgano de diálogo de alto nivel entre la Comisión y los Estados miembros en el ámbito fiscal.

4) PLAZO PARA LA APLICACIÓN DE LA NORMATIVA EN LOS ESTADOS MIEMBROS

No aplicable.

5) FECHA DE ENTRADA EN VIGOR (si no coincide con la fecha anterior)

6) REFERENCIAS

Comunicación de la Comisión COM(1999) 134 final/2
No publicada en el Diario Oficial

7) TRABAJOS POSTERIORES

8) MEDIDAS DE APLICACIÓN DE LA COMISIÓN

 
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba