RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


El diálogo social sectorial: visión global

Archivos

El diálogo social europeo es un elemento único del modelo social europeo. Comprende los debates, consultas, negociaciones y actuaciones comunes de las organizaciones representativas de los interlocutores sociales (empleadores y trabajadores).

1998: primera etapa del diálogo social sectorial

A nivel sectorial el diálogo social experimentó un importante desarrollo en 1998. En su Comunicación titulada «Adaptación y fomento del diálogo social a escala comunitaria», la Comisión sentó las bases de una nueva organización del diálogo social sectorial. Este documento enunció disposiciones precisas sobre la creación, la representatividad y el funcionamiento de nuevos comités sectoriales, destinados a convertirse en centros de consulta, de iniciativas conjuntas y de negociación.

Los comités de diálogo social sectorial se crean para promover el diálogo entre los interlocutores sociales a escala europea. Estos comités, constituidos a solicitud de los interlocutores sociales, se someten en última instancia a la aprobación de la Comisión, conforme a criterios de representatividad. Los comités deben:

  • corresponder a categorías o sectores específicos y estar organizados a nivel europeo;
  • estar compuestas por organizaciones cuya propia integración en las estructuras de los interlocutores sociales de los Estados miembros esté reconocida, tener capacidad para negociar acuerdos y ser, en la medida de lo posible, representativas en todos los Estados miembros;
  • disponer de las estructuras adecuadas para poder participar eficazmente en el proceso de consulta.

2000: un punto estratégico para el diálogo social

En el marco de la aplicación de la estrategia de Lisboa, la Comisión subrayó la importancia de promover la calidad de las relaciones laborales, que fue uno de los puntos clave de la Agenda de política social 2000-2005. Las actuaciones previstas eran:

  • consultar a los interlocutores sociales a nivel europeo para detectar ámbitos de interés común;
  • supervisar y actualizar el estudio sobre la representatividad de los interlocutores sociales a nivel europeo;
  • poner en marcha un grupo de reflexión sobre el futuro de las relaciones laborales;
  • promover la interacción entre el diálogo social en los ámbitos europeo y nacional a través de mesas redondas nacionales sobre temas de interés común;
  • pasar revista con los interlocutores sociales al funcionamiento de las estructuras del diálogo social (tanto a escala intersectorial como sectorial);
  • pedir a los interlocutores sociales que desarrollen sus propias iniciativas en ámbitos de su responsabilidad para adaptarse al cambio;
  • aplicar la estrategia de aprendizaje y formación permanente.

2002: el hito esencial

La nueva Comunicación de la Comisión de 2002 titulada « El diálogo social europeo, fuerza de modernización y cambio » constituye un hito esencial, ya que permite ir derechos al grano: hay que mejorar las estructuras existentes y favorecer un diálogo más eficaz que garantice una mejor gobernanza de la Unión.

En todas las medidas propuestas, la Comisión subraya que el diálogo sectorial es «un nivel pertinente de debate para muchas cuestiones vinculadas con el empleo, las condiciones de trabajo, la formación profesional, los cambios industriales, la sociedad del conocimiento, la evolución demográfica, la ampliación y la globalización». Con esta perspectiva, la Comisión tiene la intención de:

  • proseguir su política de creación de nuevos comités;
  • fomentar las agrupaciones o cooperaciones necesarias entre sectores;
  • orientar la actividad de los comités de diálogo social sectorial únicamente hacia las dimensiones del diálogo y la negociación;
  • apoyar prioritariamente los comités cuyos trabajos produzcan resultados concretos en relación con la estrategia de Lisboa;
  • reforzar el papel del Foro de enlace como lugar privilegiado de información y consulta.

Desde la creación de los comités, el diálogo social sectorial ha traído consigo alrededor de 350 compromisos de distinta naturaleza y alcance diverso: dictámenes y posiciones comunes, declaraciones, directrices y códigos de conducta, cartas, acuerdos, etc. Algunas de estas iniciativas, como los acuerdos celebrados en el sector de los transportes, han dado lugar a directivas comunitarias. Otros textos, como las declaraciones o los dictámenes comunes, fueron adoptados para definir la postura de los interlocutores sociales ante temas directamente vinculados con el futuro de sus sectores.

Asimismo, muchas acciones se refieren a grandes temas de interés común, que afectan a varios sectores. Así ocurre con la liberalización de los servicios (correos, electricidad, transportes, telecomunicaciones), la consolidación del mercado interior (bancos, seguros, construcción, telecomunicaciones), las políticas comunitarias (agricultura, pesca, transportes), el refuerzo de la competitividad en una economía global (textil, confección, calzado y cuero), la profesionalización y la calidad del trabajo y los servicios (seguridad privada, limpieza industrial y servicios personales) o los efectos de las nuevas tecnologías en la organización del trabajo (telecomunicaciones, comercio).

En su Comunicación de 2004 titulada «Colaboración para el cambio en una Europa ampliada: Potenciar la contribución del diálogo social europeo», la Comisión anima a los interlocutores sociales de distintos sectores --a nivel europeo, nacional o de empresa-- a seguir buscando sinergias entre sus sectores.

Última modificación: 25.05.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba