RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Protección de los ecosistemas marinos vulnerables de alta mar frente a la pesca de fondo

El presente Reglamento tiene por objeto eliminar las prácticas de pesca destructivas que amenazan los ecosistemas marinos vulnerables en alta mar mediante la adopción de medidas que se inscriben en el marco de las recomendaciones de la Asamblea General de Naciones Unidas. Este Reglamento se aplica a los buques comunitarios que operan en alta mar en zonas que no están reguladas por una Organización Regional de Ordenación Pesquera (OROP) y que, en consecuencia, necesitan una reglamentación por parte del Estado del pabellón.

ACTO

Reglamento (CE) n° 734/2008 del Consejo, de 15 de julio de 2008, sobre la protección de los ecosistemas marinos vulnerables de alta mar frente a los efectos adversos de la utilización de artes de fondo.

SÍNTESIS

El ámbito de aplicación del presente Reglamento se extiende a los buques pesqueros comunitarios que utilizan artes de fondo * en sus actividades en alta mar. Los buques que faenan en las zonas reguladas por una Organización Regional de Pesca (ORP) no están sujetos a dicho Reglamento. Lo mismo sucede con los buques que practican sus actividades zonas donde se está constituyendo una OROP y se han adoptado medidas provisionales para la protección del medio ambiente marino.

Para poder practicar su actividad en alta mar con artes de fondo, los buques comunitarios deben obtener un permiso de pesca especial. Las solicitudes de permisos de pesca especiales deben ir acompañadas de un plan de pesca detallado en que se especifique:

  • la zona de actividad;
  • las especies que esté previsto capturar;
  • el tipo y las condiciones de utilización de las artes de fondo elegidas;
  • la cartografía de los fondos marinos donde se practicará la actividad pesquera si es necesario.

El permiso es expedido por la autoridad competente del Estado del pabellón que previamente lleva a cabo una evaluación de impacto. Este estudio se basa en datos científicos y técnicos sobre la localización de los ecosistemas marinos vulnerables * en la zona de actividad definida en el plan de pesca. El estudio debe demostrar que las actividades pesqueras no tienen efectos negativos significativos * sobre dichos ecosistemas.

Cualquier modificación del plan de pesca debe notificarse a la autoridad competente, quien examina si estas modificaciones son susceptibles de amenazar zonas que albergan o pueden albergar ecosistemas marinos vulnerables. La autoridad competente del Estado del pabellón procede a la retirada del permiso especial de pesca cuando un buque no cumple el plan de pesca previsto.

El criterio cautelar se aplica cuando la autoridad competente no dispone de datos científicos fiables sobre una determinada zona. En este caso, queda prohibida la utilización artes de fondo. Las actividades de pesca de fondo sólo se autorizan cuando no pueden dañar los ecosistemas marinos vulnerables.

Cuando un buque encuentra de modo fortuito un ecosistema marino vulnerable, debe retirarse del lugar y abandonar sus actividades pesqueras en la zona. Únicamente podrá reanudarlas en una zona prevista en su plan de pesca situada a una distancia mínima de cinco millas náuticas del lugar donde se haya producido el encuentro. El buque debe notificar con la mayor brevedad el encuentro a las autoridades competentes facilitando los detalles pertinentes (naturaleza, situación, hora, etc. del encuentro).

Los Estados miembros proceden al cierre de zonas de pesca con artes de fondo cuando los datos científicos demuestran la existencia o la posible existencia de ecosistemas marinos vulnerables en la región abierta a la pesca. Los Estados miembros informan a la Comisión, que a su vez se encarga de notificarlo al resto de los Estados miembros.

En caso de avería del sistema de localización de buques vía satélite (SLB) instalado a bordo de un buque pesquero, el capitán del buque debe comunicar su posición, cada dos horas, al Centro de seguimiento de las actividades de pesca (CSP) del Estado miembro del pabellón. El buque únicamente puede volver al mar si la autoridad competente ha comprobado que el SLB funciona de nuevo correctamente.

A lo largo de toda la ejecución del plan de pesca, las actividades de los buques están vigiladas por observadores a los que se les ha expedido un permiso de pesca especial. Durante este periodo de observación, deben compilar la información sobre capturas, modificaciones del plan de pesca, encuentros con ecosistemas vulnerables y la profundidad a la que se calan las artes de fondo. En los veinte días siguientes a su misión, los observadores presentan un informe a las autoridades competentes del Estado miembro de que se trate. A continuación, se remite a la Comisión una copia de este informe.

Contexto

El presente Reglamento se inscribe en el marco de la Política Pesquera Común y de la política medioambiental de la Unión, ya que establece las normas que permitirán prevenir y eliminar los efectos adversos de determinadas prácticas pesqueras en el entorno marino.

El Reglamento pone en marcha las recomendaciones formuladas por la Asamblea General de Naciones Unidas (resolución 61/105 de 8 de diciembre de 2006) sobre la adopción de medidas destinadas a eliminar las prácticas de pesca destructivas.

Términos clave del acto
  • Artes de fondo: artes desplegadas en contacto con el fondo marino en el transcurso normal de operaciones de pesca, incluidas las redes de arrastre de fondo, las dragas, las redes de enmalle de fondo, los palangres de fondo, las nasas y los lazos.
  • Ecosistema marino: un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos y su entorno abiótico, que interaccionan como una unidad funcional.
  • Ecosistema marino vulnerable: cualquier ecosistema marino cuya integridad se ve amenazada por efectos adversos significativos provocados por el contacto físico con artes de fondo en el transcurso normal de las operaciones de pesca, incluidos, entre otros, los arrecifes, los montes marinos, las fuentes hidrotermales, los corales de aguas frías o los campos de esponjas de aguas frías. Los ecosistemas más vulnerables son los que se alteran con facilidad y además son muy lentos en recuperarse, o pueden no recuperarse nunca.
  • Efectos adversos significativos: los efectos que ponen en peligro la integridad del ecosistema de un modo que reduce la capacidad de las poblaciones afectadas para reproducirse y degrada la productividad natural a largo plazo de los hábitats, o que causa de forma, no sólo temporal, pérdidas significativas de riqueza de especies, de hábitats o de tipos de comunidad.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Reglamento (CE) n° 734/2008

31.7.2008

-

DO L 201 de 30.7.08

Última modificación: 08.09.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba