RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Cercenamiento de las aletas de los tiburones

La práctica de cercenar las aletas de los tiburones y arrojar al mar el resto de la canal * representa una amenaza grave para la conservación de estas especies y la sostenibilidad de las pesquerías. Las aletas son objeto de una demanda creciente, especialmente en los mercados asiáticos, en los que se venden a precios altísimos. Así pues, deben adoptarse cuanto antes medidas para prohibir o evitar el desarrollo de esa práctica. Este Reglamento, que prohíbe el cercenamiento y el mantenimiento de las aletas de los tiburones en los buques, así como su transbordo o desembarque, constituye una medida para reducir la mortalidad excesiva de estas especies vulnerables.

ACTO

Reglamento (CE) nº 1185/2003 del Consejo de 26 de junio de 2003 relativo al cercenamiento de las aletas de los tiburones en los buques.

SÍNTESIS

Con este Reglamento, el Consejo se propone prohibir la práctica de cercenar las aletas de los tiburones en los buques y arrojar al mar el resto de sus canales. La forma más práctica y eficaz de aplicar la prohibición de cercenar las aletas y de lograr que las capturas accesorias de tiburones resulten menos atractivas es prohibir el cercenamiento de las aletas a bordo y prohibir que las aletas de tiburón cercenadas se mantengan a bordo, se transborden o se desembarquen.

No obstante, en el caso de determinadas pesquerías, puede que resulte práctico y necesario cercenar a bordo las aletas de los tiburones y efectuar por separado la transformación de éstas y del resto del animal, incluso cuando las canales se vayan a conservar y a utilizar. En tales circunstancias, parece conveniente que se expida un permiso especial que autorice esa práctica, al tiempo que se garantiza que el mantenimiento a bordo, el desembarque y el transbordo de aletas se complementa con el mantenimiento a bordo, el desembarque y el transbordo del correspondiente peso de las canales. Para facilitar la observancia de este Reglamento y limitar los posibles abusos, conviene adoptar un factor de conversión único y restrictivo que se aplique a todas las especies de tiburones.

Ámbito de aplicación

Los problemas que supone la práctica del cercenamiento de las aletas de los tiburones no sólo afectan a las aguas comunitarias. Así pues, el Reglamento no sólo se aplica a todos los buques de pesca que faenan en aguas comunitarias, sino también a los buques comunitarios que faenen fuera de las aguas marítimas sometidas a la soberanía de los Estados miembros.

Actividades prohibidas

El Reglamento prohíbe:

  • cercenar las aletas de los tiburones en los buques, y mantener a bordo, transbordar o desembarcar aletas de tiburón;
  • comprar o vender las aletas de tiburón que se hayan cercenado a bordo, mantenido a bordo, transbordado o desembarcado infringiendo el presente Reglamento.

Excepciones y condiciones en relación con éstas

El Estado miembro de pabellón podrá expedir y gestionar un permiso especial por el que se autorice el cercenamiento a bordo (así como su mantenimiento a bordo, transbordo o desembarque), siempre que el resto de la canal se mantenga asimismo a bordo (excepto los residuos relacionados con la evisceración, decapitación y desollamiento). Esta autorización sólo podrá concederse a los buques que puedan utilizar todas las partes de los tiburones y justificar la necesidad de transformar por separado las aletas y las partes restantes de los tiburones.

En tal caso, el peso de las aletas mantenidas a bordo no deberá exceder de un 5 % del peso total de la captura (peso vivo).

Un sistema de anotaciones y de seguimiento de las cantidades de aletas de tiburón y otras partes mantenidas a bordo, transbordadas, desembarcadas y vendidas permitirá a los capitanes de los buques que dispongan de este permiso controlar el cumplimiento de estas disposiciones. Los Estados miembros deberán comprobar estos datos.

En caso de desembarque fuera de puertos comunitarios, un sistema de comunicación previa de al menos 72 horas completará este dispositivo de seguimiento.

Términos clave del acto
  • Cercenamiento de las aletas de los tiburones: esta práctica, que también se conoce con el nombre inglés de «finning», consiste en cercenar las aletas de los tiburones y arrojar el resto del animal al mar. Esta práctica contribuye a una mortalidad excesiva de las poblaciones de estas especies.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Reglamento (CE) nº 1185/2003

2.9.2003

-

DO L 167 de 4.7.2003

Última modificación: 25.03.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba