RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Reagrupación familiar

Esta directiva tiene por objeto establecer las condiciones en las que se ejerce el derecho a la reagrupación familiar de los nacionales de terceros países que residen legalmente en el territorio de los Estados miembros.

ACTO

Directiva 2003/86/CE del Consejo, de 22 de septiembre de 2003, sobre el derecho a la reagrupación familiar.

SÍNTESIS

La directiva tiene por objeto establecer normas comunes en materia del derecho a la reagrupación familiar. Se trata de permitir a los miembros de la familia de los nacionales de terceros países que residen legalmente en el territorio de la Unión Europea (UE) que se reúnan con ellos en el Estado miembro donde residen. El objetivo es proteger la unidad familiar y facilita la integración de los nacionales de terceros países.

La directiva no se aplica a Irlanda, Dinamarca ni Reino Unido. Por otra parte, no se opone a aquellas condiciones de las legislaciones nacionales que resulten más favorables.

Condiciones

Los nacionales de terceros países titulares de un permiso de residencia de un año como mínimo en uno de los Estados miembros y que tengan una perspectiva fundada de obtener un derecho a la residencia permanente podrán solicitar la reagrupación familiar.

Por el contrario, la directiva no se aplica a los miembros de la familia de un ciudadano de la UE ni a los nacionales de terceros países que solicitan el estatuto de refugiado y cuya solicitud no ha sido objeto de una decisión definitiva, o que se beneficien de forma temporal de protección.

Podrán beneficiarse de la reagrupación familiar:

  • el cónyuge del interesado;
  • los hijos menores de la pareja (es decir, hijos con una edad inferior a la mayoría de edad legal del Estado miembro en cuestión que no estén casados), hijos adoptados incluidos.

Los Estados miembros podrán autorizar, en determinadas condiciones, la reagrupación familiar de:

  • los ascendientes en línea directa y de primer grado (padre y madre del nacional extranjero);
  • hijos mayores de edad solteros;
  • cohabitantes no casados.

El matrimonio polígamo no se reconoce: solo una esposa podrá ser beneficiaria del derecho de reagrupación. Del mismo modo, se excluye de ese derecho a los hijos de esposas no admitidas, a menos que el interés mejor del menor lo exija (en aplicación del Convenio sobre los Derechos del Niño de 1989).

También se permite a los Estados miembros exigir que el nacional de terceros países y su cónyuge hayan alcanzado una edad mínima (que en ningún caso podrá exceder los 21 años), antes de poder ejercer el derecho a la reagrupación familiar.

Procedimiento

Los Estados miembros determinarán si es el propio nacional extranjero o el miembro de su familia que desee reunirse con él quien presentará la solicitud de reagrupación familiar. Excepto en casos particulares, el miembro de la familia que aspira a la reagrupación debe encontrarse fuera de la UE durante el procedimiento. La solicitud deberá ir acompañada de justificantes que demuestren los lazos familiares y el cumplimiento de las condiciones previstas. La petición deberá examinarse en un plazo máximo de seis meses a partir de la fecha de la solicitud.

Podrá exigirse a la persona interesada que disponga de un alojamiento que se ajuste a las normas generales de seguridad y salubridad, de un seguro enfermedad, y de recursos estables para cubrir sus propias necesidades y las de los miembros de su familia. Asimismo, podrá exigírsele que se atenga a las medidas de integración en cumplimiento del Derecho nacional y que lleve un tiempo (como máximo de dos años) residiendo en el Estado miembro en cuestión antes de que los miembros de su familia puedan reagruparse con él.

Los Estados miembros podrán denegar la solicitud de entrada y de residencia de un miembro de la familia por razones de orden público, seguridad pública o salud pública. Lo mismo ocurrirá en caso de fraude (falsificación de documentos, matrimonio de conveniencia, etc.). Las mismas razones podrán justificar la retirada o no-renovación de un permiso ya otorgado.

Las personas a quienes se les deniegue, no-renueve o retire el permiso tendrán derecho de recurrir esa decisión ante los tribunales.

Se aplicarán disposiciones particulares a la reagrupación familiar de los refugiados. En concreto, en lo que se refiere al concepto de «miembro de la familia», justificantes de los vínculos familiares, condiciones de alojamiento, de seguro de enfermedad y de recursos estables, y de conformidad con las medidas de integración.

Derechos de los miembros de la familia

Los miembros de la familia del nacional extranjero tendrán derecho a un permiso de residencia de la misma duración que el reagrupante, y de la misma manera que este, a la educación, al empleo y a la formación profesional.

Tras cinco años de residencia (como máximo), el cónyuge o la pareja de hecho así como los hijos que hayan alcanzado la mayoría de edad tendrán derecho a un permiso de residencia autónomo.

El derecho nacional define las condiciones aplicables a la concesión del permiso de residencia autónomo. En caso de ruptura del vínculo familiar, los Estados miembros podrán limitar la concesión del permiso de residencia mencionado.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2003/86/CE

3.10.2003

3.10.2005

DO L 251 de 3.10.2003

ACTOS CONEXOS

Informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 8 de octubre de 2008, relativo a la aplicación de la Directiva 2003/86/CE sobre el derecho a la reagrupación familiar [COM(2008) 610 final – no publicado en el Diario Oficial].
De este informe se desprende que la directiva ha sido traspuesta a la legislación de la mayoría de los Estados miembros implicados. No obstante, podrán constatarse casos de trasposición incorrecta o de aplicación errónea de la directiva, en particular en lo que concierne a las facilidades para la obtención de visados, la concesión de un permiso de residencia autónomo, la consideración del interés mejor del menor, el derecho de recurso y las disposiciones más favorables para la reagrupación familiar de los refugiados.
En general, la aproximación de la legislación nacional sobre reagrupación familiar sigue siendo limitada. La Comisión va dar seguimiento a este informe para garantizar una correcta aplicación en los Estados miembros. Asimismo, redactará un libro verde sobre la reagrupación familiar con el fin de abrir el debate entre las partes interesadas.

Última modificación: 27.10.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba