RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Estatuto de los nacionales de países terceros que sean residentes de larga duración

La Unión Europea (UE) otorga un estatuto europeo a los nacionales de países terceros que han residido legal e ininterrumpidamente durante cinco años en el territorio de un país de la UE. La presente directiva aproxima las legislaciones nacionales sobre concesión de este estatuto de residente y fija las condiciones de estancia en los países de la UE distintos del que les haya concedido tal estatuto.

ACTO

Directiva 2003/109/CE del Consejo, de 25 de noviembre 2003, relativa al estatuto de los nacionales de terceros países residentes de larga duración.

RESUMEN

Con la creación de un estatuto uniforme para nacionales de terceros países *, residentes de larga duración, la presente directiva aproxima las legislaciones de los países de la UE y otorga un trato equitativo en todo el territorio europeo, independientemente del país de la UE de residencia.

La directiva será aplicable a todo nacional de un tercer país que resida legalmente en el territorio de un país de la UE. Se excluyen algunas categorías de personas del ámbito de aplicación debido a la precariedad de su situación o a la brevedad de su estancia (refugiados, solicitantes de asilo en espera de decisión, trabajadores temporeros o enviados a prestar servicios transfronterizos, titulares de una protección temporal o de una forma subsidiaria de protección y residentes a efectos de estudios o de formación profesional).

Los países de la UE deberán aplicar la directiva en cumplimiento del principio de no discriminación de acuerdo con el artículo 10 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) y del artículo 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Estatuto de residente de larga duración

Los países de la UE deberán reconocer el estatuto de residente de larga duración después de cinco años de residencia legal e ininterrumpida. Las ausencias del territorio del país de la UE no superiores a seis meses consecutivos (que no totalicen más de 10 meses durante 5 años) o por razones específicas previstas en la legislación de cada país de la UE (obligaciones militares, traslado para razón de trabajo, enfermedad grave, maternidad, realización de investigaciones o estudios) no se contabilizarán en el cálculo de la duración de residencia.

Con el fin de obtener el estatuto de residente de larga duración, el nacional de un tercer país deberá proporcionar pruebas de que dispone, para él y para su familia:

  • de recursos estables y suficientes para cubrir sus necesidades sin recurrir al sistema de ayuda social del país de la UE;
  • de un seguro de enfermedad.

Los países de la UE podrán exigir a los nacionales de terceros países que cumplan condiciones suplementarias de integración (como conocimiento suficiente de una lengua nacional del país de la UE).

Los países de la UE podrán rechazar la expedición del estatuto por razones de orden público o seguridad pública.

La autoridad competente deberá tomar una decisión sobre la solicitud de reconocimiento del estatuto de residente de larga duración en el plazo de seis meses a partir de la fecha de la presentación de la solicitud. Toda decisión de desestimación de la demanda deberá justificarse, notificarse por escrito a la persona interesada, de conformidad con los procedimientos legales del país e indicar las modalidades y plazos para eventuales recursos. El residente de larga duración recibirá un permiso de residencia permanente, normalizado para todos los países de la UE, de una duración de al menos cinco años y automáticamente renovable.

Las razones que justifican la retirada del estatuto son limitadas y especificadas en la presente directiva (ausencia del territorio de la UE durante más de 12 meses consecutivos, adquisición fraudulenta del estatuto o adopción de una medida de expulsión en contra del residente).

Una vez adquirido el estatuto de residente de larga duración, el interesado tendrá derecho a toda una serie de prestaciones en las mismas condiciones que los nacionales, en particular en materia de:

  • condiciones de acceso a un empleo asalariado y a una actividad por cuenta propia así como condiciones de empleo y trabajo (descanso semanal, normas de higiene, vacaciones anuales, salario, condiciones de despido);
  • educación y formación profesional, reconocimiento de títulos;
  • protección social (subsidios familiares, pensiones de jubilación) y asistencia sanitaria;
  • asistencia social (renta mínima, pensiones mínimas, ayuda médica gratuita);
  • ventajas sociales y fiscales, y acceso a bienes y servicios;
  • libertad de asociación y afiliación, y participación en organizaciones de trabajadores o patronos;
  • libre acceso al conjunto del territorio del país de la UE concernido.

En ciertos casos los países de la UE podrán restringir la igualdad de trato en materia de acceso al trabajo y educación (por ejemplo, pidiendo pruebas del conocimiento adecuado de la lengua). En materia de ayuda y protección, los países de la UE podrán limitar la igualdad de trato a las prestaciones esenciales. Los Estados miembros son libres de todos modos de ampliar la lista de beneficios en los que concederán igualdad de trato así como de facilitar igualdad de trato en ámbitos adicionales.

La persona que disponga del estatuto de residente de larga duración será protegida intensamente contra toda decisión de expulsión. El comportamiento que justifique una decisión de expulsión deberá constituir una amenaza actual y suficientemente grave para el orden público o la seguridad pública. Las razones económicas nunca podrán justificar tal decisión. Los países de la UE se comprometen a tener en cuenta elementos específicos antes de tomar una decisión de expulsión contra un residente de larga duración (edad, duración de residencia, etc.).

Las disposiciones de la presente directiva serán aplicables sin perjuicio de la posibilidad para un país de la UE de expedir un permiso de residencia permanente en condiciones más favorables que las previstas por la directiva. Sin embargo, estos permisos de residencia no darán acceso al derecho de residencia en los otros países de la UE.

Derechos de residencia en los otros países de la UE

El residente de larga duración podrá ejercer el derecho de residencia en un país de la UE distinto del que le concedió el estatuto durante un período superior a tres meses, cumpliendo algunas condiciones, en especial:

  • ejercer una actividad económica como asalariado o independiente;
  • estudiar o seguir una formación profesional;
  • otros fines.

Sin embargo, los países de la UE, en el caso de que su legislación vigente en el momento de adoptar la presente directiva, prevea limitaciones a la admisión de nacionales de terceros países, podrán limitar el número de permisos de residencia. Al mismo tiempo, en lo que respecta a la política del mercado de trabajo, los países de la UE tendrán derecho a dar preferencia a los ciudadanos de la Unión.

Estas condiciones no afectan a los trabajadores trasladados en el marco de una prestación transfronteriza ni a los prestatarios de servicios transfronterizos.

Al presentar la solicitud de permiso de residencia las autoridades competentes del segundo país de la UE * podrán pedir la presentación de algunos documentos (en particular, permiso de residente de larga duración, documento de identidad, contrato de trabajo, documentos relativos a una vivienda adecuada...) y aportar pruebas sobre la disponibilidad de recursos estables y regulares y de un seguro de enfermedad.

Los miembros de la familia * del residente de larga duración podrán reagruparse con él / ella o acompañarle/la en el segundo país de la UE a condición de que ya hayan formado una familia en el primer país de la UE*. En caso contrario, la Directiva 2003/86/CE sobre el derecho a la reunificación familiar será aplicable.

El segundo país de la UE podrá rechazar la estancia solamente en caso de una amenaza para el orden público o la seguridad pública o salud pública. En este último caso, la directiva prevé la posibilidad de que un país de la UE exija un examen médico para asegurarse de que los nacionales de terceros países no sufren enfermedades que son objeto, en el país de acogida, de medidas de protección. Además la directiva prevé una serie de garantías relativas al procedimiento: plazo para el examen de la demanda del permiso de residencia, modalidades de la notificación, vías de recurso y condiciones para la expulsión.

Desde su admisión en el segundo país de la UE, el residente de larga duración se beneficiará de todas las prestaciones de las que se beneficiaba en el primer país de la UE, en las mismas condiciones que los nacionales, a excepción de la asistencia social.

El residente de larga duración que resida en el segundo país de la UE conservará su estatuto en el primer país de la UE hasta que haya adquirido el mismo estatuto en el segundo país de la UE. Si así lo desean, podrán solicitar que se les considere residentes del segundo país de la UE tras haber residido allí legalmente durante un período de cinco años.

Por regla general, el primer país de la UE estará obligado a readmitir al residente de larga duración al que el segundo país de la UE haya retirado el permiso de residencia, así como a los miembros de su familia.

Contexto histórico

Con motivo del Consejo Europeo de Tampere del 15-16 de octubre de 1999, los países de la UE subrayaron la necesidad de garantizar un tratamiento equitativo a los nacionales de países terceros legalmente residentes en la UE. Así, todo nacional de un país tercero que resida durante un largo tiempo en un país de la UE debería tener un conjunto de derechos uniformes que sean lo más parecidos posible a los que se reconocen a los ciudadanos de la Unión Europea (apartado 21 de las conclusiones de Tampere). Además, la presente propuesta tiene por objeto garantizar la aplicación del artículo 79 del TFUE al definir los derechos de los nacionales de terceros países que residan legalmente en un país de la UE, a residir en otros países de la UE.

Términos claves del acto
  • Nacional de terceros países: toda persona que no es ciudadana de la UE.
  • Residente de larga duración: todo nacional de un país tercero que dispone del estatuto de residente de larga duración previsto por la presente directiva.
  • Primer país de la UE: país de la UE que concedió el estatuto de residente de larga duración por primera vez.
  • Segundo país de la UE: todo país de la UE distinto del que concedió el estatuto de larga duración por primera vez a un nacional de un tercer país y en el que el residente de larga duración ejerce su derecho de residencia.
  • miembro de la familia: personas definidas como miembros de la familia por la Directiva 2003/86/CE relativa al derecho a la reagrupación familiar.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2003/109/CE

23.1.2004

23.1.2006

DO L 16, 23.1.2004

Última modificación: 05.05.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba