RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Lucha contra el terrorismo: preparación y gestión de las consecuencias

En caso de ataque terrorista, la Unión Europea (UE) debe estar dispuesta a reaccionar y gestionar las consecuencias. Para ello, la Comisión ha establecido una serie de mecanismos e instrumentos. Esta Comunicación resume los medios existentes y formula propuestas en materia de preparación y gestión de las consecuencias de actos terroristas de todo tipo. La acción de la Comisión se refiere a los ámbitos de la protección civil y la protección sanitaria pero también a la instauración de una red de sistemas de alerta que permitan una reacción rápida y eficaz en caso de ataque o accidente.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 20 de octubre de 2004, titulada «Lucha contra el terrorismo: preparación y gestión de las consecuencias» [COM (2004) 701 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Orientada a prever y gestionar las consecuencias en la lucha contra el terrorismo, esta Comunicación detalla la acción de la Comisión en dos ámbitos: la protección civil y la seguridad sanitaria. El objetivo consiste en poner a punto mecanismos y formaciones destinados a proteger y ayudar lo mejor posible a la población civil en caso de ataque, en particular, bioterrorista. La Comunicación describe también los distintos dispositivos de alerta rápida existentes.

Cooperación europea en materia de protección civil

A nivel europeo, la protección civil se basa en un mecanismo comunitario creado en octubre de 2001 y que agrupa actualmente a 30 países (UE-25 más Bulgaria, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Rumania). Este mecanismo incluye un conjunto de medidas e instrumentos que la Comisión ha establecido para mejorar la preparación de los países implicados y facilitar la asistencia mutua en caso de catástrofe y que permite aportar una ayuda instantánea en distintas situaciones urgentes.

El mecanismo comunitario de protección civil está dotado con un servicio de asistencia denominado Centro de Control e Información (MIC), cuya función es recibir las solicitudes de ayuda de los países afectados por una catástrofe y transmitirlas a todos los demás países. Puede también aportar ayuda técnica, enviando equipos de expertos. Por último, recopila y transmite información durante la catástrofe. El MIC puede intervenir a raíz de numerosos tipos de catástrofes como incendios, terremotos, mareas negras, accidentes industriales o atentados. Durante los dos últimos años, el MIC prestó asistencia a más de 10 países.

En el marco del mecanismo de protección civil, la Comisión pretende mejorar la preparación de los Estados miembros para que puedan administrar las consecuencias de un posible acto terrorista. En este sentido, organizó formaciones y simulacros y ya se ha formado a 200 expertos nacionales gracias a un programa al efecto. Un segundo programa comenzó en septiembre de 2004; incluirá, por ejemplo, cursos sobre ayuda psicológica a las víctimas o intervención en un ambiente contaminado. Del mismo modo, desde 2002 la Comisión financió tres simulacros de situaciones terroristas, en Francia, Dinamarca y Bélgica, con el fin de probar los procedimientos existentes, identificar los problemas y adquirir experiencia.

Para mejorar la preparación, la Comisión evalúa también los medios y capacidades disponibles en caso de ataque. En este sentido, ha constituido bases de datos y ha puesto a punto diversos escenarios. Las bases de datos recopilan información proporcionada por los Estados miembros sobre sus expertos y equipos en materia de protección civil. Los escenarios comparan las necesidades de asistencia y los recursos disponibles en Europa. Sobre la base de la información obtenida, la Comisión se propone redactar un informe que podría constituir una herramienta política única para la Unión y los Estados miembros.

La Comisión destaca que para que el mecanismo comunitario de protección civil sea eficaz, los Estados miembros deben participar plenamente. Además a raíz de la declaración de solidaridad del Consejo Europeo de Bruselas de 25 de marzo de 2004, la Comisión expresó su intención de reforzar el mecanismo comunitario de protección civil. Para ello quiere:

  • mejorar la comunicación y la coordinación;
  • garantizar la interoperatividad de los equipos técnicos, incluso entre los ámbitos civil y militar;
  • diseñar emblemas comunes para los equipos de intervención con el fin de mejorar la visibilidad de la solidaridad europea;
  • encontrar los medios de financiar el coste de transporte de los equipos y el personal en caso de catástrofe.

Protección sanitaria

Teniendo en cuenta que incidentes o atentados terroristas con explosivos, agentes químicos o biológicos tendrían consecuencias desastrosas, la Comisión ha reforzado su acción en materia de seguridad sanitaria. Los Estados miembros y la Comisión adoptaron un programa de cooperación en noviembre de 2001 que se refiere a:

  • evaluación de riesgos;
  • detección y exclusión de agentes biológicos, químicos o radioactivos en los embalajes, compartimentos ambientales o en humanos, animales y plantas;
  • comunicación en materia de riesgos entre las autoridades sanitarias, los profesionales de la salud y la opinión pública;
  • gestión de riesgos (consejos para el viaje, detección y seguimiento de contactos, vacunación, administración de terapias y tratamientos, descontaminación, selección de víctimas, prohibición de acceso a locales o de desplazamiento, eliminación de residuos).

Creado en noviembre de 2001, el Comité de Seguridad Sanitaria es la plataforma que tiene por objeto coordinar las acciones de la UE al respecto. El Comité está conectado a la Comisión, a las Administraciones nacionales y a todos los sistemas de alerta sanitaria de la UE mediante un sistema de alerta rápida que funciona las 24 horas del día y todos los días del año. Su misión es:

  • intercambiar información relativa a amenazas sanitarias;
  • coordinar la preparación sanitaria, los planes de intervención urgentes y las estrategias de gestión de crisis;
  • dar la alerta y comunicar información en caso de incidente sanitario en la UE;
  • asesorar en materia de gestión de crisis;
  • organizar y apoyar la formación y difusión de buenas prácticas y experiencias.

Para la Comisión, la lucha contra el bioterrorismo es una prioridad. Los agentes biológicos se caracterizan en efecto por su riesgo de contagio, su virulencia, su persistencia en el medio ambiente, su facilidad de manipulación y de diseminación. Para la Comisión se trata de:

  • identificar y controlar los agentes de riesgo elevado. Bacillus anthracis (responsable del ántrax), Franciscella tularensis (tuleramia), Coxiella burnetii (fiebre Q) y Variola major (viruela) son agentes de alto riesgo que la Comisión decidió poner bajo vigilancia en junio de 2003. Además, en la UE existen siete laboratorios que pueden controlar y detectar los agentes biológicos de alto riesgo;
  • poder intervenir y curar. Para ello quiere agrupar las existencias necesarias de vacunas y medicamentos, establecer estrategias de vacunación y también mejorar el conocimiento de los agentes bioterroristas y de sus enfermedades.

La seguridad sanitaria pasa también por una serie de normas relativas al almacenamiento, manipulación y transporte de agentes y materiales químicos, biológicos, radiológicos y nucleares (CBRN) que son aplicables a los laboratorios, institutos de investigación, universidades, hospitales, etc.

Como en el ámbito de la protección civil, en materia de seguridad sanitaria la Comisión hace hincapié en la preparación y la capacidad de reacción de la UE en caso de ataque. Con el fin de reaccionar eficazmente, la Comisión se fijó como objetivo que las medidas de lucha de los Estados miembros se complementen y coordinen. Los Estados miembros y la Comisión establecen, por ejemplo, modelos de dispersión y evolución de los agentes CBRN según distintas situaciones. La Comisión también puso a punto un programa de formación relativo a las epidemias de enfermedades contagiosas. Por último, la creación de un centro europeo de prevención y control de enfermedades permitirá aplicar medidas de vigilancia e intervención en materia de seguridad sanitaria.

A escala internacional, la Comisión coopera con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para luchar contra el bioterrorismo. Participa también en la iniciativa de Ottawa sobre seguridad sanitaria mundial con los Ministros de Salud del G7 y México.

Sistemas de alerta rápida a escala comunitaria

Para garantizar una reacción rápida y eficaz de la UE en numerosas situaciones urgentes, la Comisión estableció una serie de sistemas de acción rápida basados en una red de intercambio de información que permite recibir y lanzar una alerta así como hacer circular la información. Entre dichos controles cabe citar los siguientes:

  • MIC, Centro de seguimiento e información destinado a organizar y apoyar la asistencia mutua entre los países participantes
  • Sistema ECURIE, en caso de urgencia radiológica
  • BICHAT, para ataques y amenazas biológicos y químicos
  • RAPEX y RASFF, para la salud de los consumidores
  • EWRS, para enfermedades contagiosas
  • EUROPHYT, red fitosanitaria para interceptar organismos nocivos para los vegetales
  • SHIFT, controles sanitarios de las importaciones que tienen implicaciones veterinarias
  • ADNS, para salud animal

La Comisión propone completar antes de que finalice el 2005 la red de sistemas, creando:

  • una red europea de orden público y seguridad. Europol administraría esta red de servicios de policía, llamada LEN;
  • una red de alerta para las infraestructuras críticas, llamada CIWIN.

La Comisión propone también consolidar y coordinar los sistemas de alerta existentes estableciendo un sistema de alerta rápida general y seguro (ARGUS), que dispondría de un centro de crisis que agruparía a representantes de los servicios de la Comisión afectados por una situación urgente. Este centro tendría por misión evaluar las mejores soluciones y elegir las medidas de intervención más adaptadas.

Contexto

Esta Comunicación de la Comisión forma parte de una serie de cuatro comunicaciones destinada a intensificar la lucha de la UE contra el terrorismo. La primera propone generalmente medidas para prevenir los actos terroristas y prepararse y responder a los mismos; las tres otras se refieren más concretamente a:

  • prevención y financiación del terrorismo
  • gestión de las consecuencias
  • protección de infraestructuras críticas

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 20 de octubre de 2004, titulada «Prevención, preparación y respuesta a los ataques terroristas»[COM (2004) 698 final - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 20 de octubre de 2004, sobre la «prevención y la lucha contra la financiación del terrorismo a través de medidas para mejorar el intercambio de información, aumentar la transparencia y mejorar la trazabilidad de las transacciones financieras» [COM (2004) 700 - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 20 de octubre de 2004, titulada «Protección de las infraestructuras críticas en la lucha contra el terrorismo» [COM (2004) 702 - no publicada en el Diario Oficial].

Última modificación: 07.02.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba