RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Programas nacionales para reducir la demanda de drogas: primer informe.

Archivos

1) OBJETIVO

A resultas de la invitación efectuada los días 25 y 26 de junio de 1990 por el Consejo Europeo reunido en Dublín, la Comisión presenta un resumen de la labor realizada en los Estados miembros en lo que se refiere a la reducción de la demanda de drogas.

2) ACTO

Comunicación de la Comisión de 8 de noviembre de 1990, relativa a un informe sobre los programas nacionales para la reducción de la demanda de drogas en la Comunidad Europea [Comunicación de la Comisión COM(90) 527 final].

3) SÍNTESIS

En cada Estado miembro las competencias en materia de droga se reparten entre los niveles nacional, regional y local. Así, en general, las políticas y grandes orientaciones se deciden a nivel nacional, mientras que su ejecución corresponde a los organismos regionales o locales. Cabe señalar la voluntad de mantener el equilibrio entre la descentralización mediante actividades locales innovadoras y la necesaria coordinación mínima entre las políticas.

La financiación de estas acciones se ajusta a este reparto de responsabilidades, pero a estos fondos se añaden en algunos Estados miembros contribuciones sustanciales del sector no gubernamental (por ejemplo en Grecia). El importe total de la financiación ha sufrido en varios Estados un notable aumento debido a la amenaza suplementaria del SIDA.

En cuanto a la amplitud y las tendencias del consumo de drogas, no es fácil efectuar comparaciones, ya que cada Estado aplica métodos y definiciones diferentes para la recogida de datos, y en ocasiones no se ha realizado ningún esfuerzo coherente de recogida de datos (especialmente en el Reino Unido). El número total de consumidores de drogas es difícil de conocer, ya que buena parte de los mismos no solicitan ayuda y no tienen contacto alguno con las autoridades. No obstante, a partir de algunos datos disponibles sobre los toxicómanos conocidos, muchos Estados miembros han observado durante estos últimos años un aumento de su número. En algunos Estados se registra una estabilización del número global de consumidores, en particular por lo que respecta a la heroína. Se observa también que en algunos países el consumo de cocaína y de nuevas drogas está en aumento.

En lo que se refiere al marco jurídico, en la mayoría de los Estados miembros se prefiere una estrategia terapéutica con respecto a los toxicómanos. Esta puede revestir carácter voluntario u obligatorio (como alternativa al encarcelamiento). En algunos Estados miembros las disposiciones legales relativas a la detección y el consumo tienden a reprimirse con mayor severidad. En cuanto a la normativa en materia de desintoxicación y de tratamientos de sustitución, la conciencia del riesgo de infección del SIDA por vía parenteral, a resultas del consumo de drogas, ha dado lugar a decisiones concretas como la autorización de la metadona, en tanto que tratamiento de sustitución, o la liberalización de la venta de jeringuillas.

Los Estados miembros han multiplicado sus esfuerzos de prevención desarrollando acciones coordinadas, continuas y estructuradas para responder a una situación que evoluciona rápidamente. Pero solamente en una parte de estos países se han utilizado los medios de comunicación para las campañas de información.

Las estructuras de tratamiento varían considerablemente de un Estado a otro y van de estructuras oficiales a asociaciones benévolas. Los Estados se han visto obligados a adoptar métodos más flexibles, intentando llegar a los toxicómanos en su entorno habitual, proponiendo ayuda sin exigir previamente el abandono de la droga, a causa del riesgo de transmisión del SIDA. El reparto entre los servicios de sanidad y los servicios sociales difiere según los Estados. En algunos países actúan también en este campo los servicios de salud mental.

Es reciente la conciencia de la necesidad de medios financieros y humanos y, por tanto, las estructuras están poco desarrolladas. Es urgente la necesidad de personal. Del mismo modo, la investigación, hasta ahora poco coordinada, precisa una atención y una financiación especiales.

Las estrategias de los Estados miembros son muy diversas y se encuentran en cambio constante. Los Estados miembros son conscientes de la importancia de los programas de reducción de las demandas de drogas dentro de una política global sobre la droga que tenga en cuenta los problemas culturales, sanitarios y sociales.

4) DISPOSICIONES DE APLICACIÓN

5) TRABAJOS POSTERIORES

Última modificación: 04.09.2002
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba